Almohadas de embarazo
Última actualización: 25/04/2021

Nuestro método

7Productos analizados

21Horas invertidas

6Artículos evaluados

30Opiniones de usuarios

Con la gestación, mes a mes notamos cómo va cambiando todo. Por un lado, estamos llenas de amor, emociones y momentos especiales. Por otra parte, se va formando nuestra barriga y, con ello, surgen algunas incomodidades.

No obstante, este último escenario puede mejorar con una buena almohada de embarazo. En esta guía compartiremos contigo todo acerca de este accesorio indispensable para nuestro bienestar. ¡Comenzamos!




Lo más importante

  • Las almohadas prenatales tienen diferentes formas. Gracias a su variedad, puedes elegir la que mejor se adapte a tu cuerpo y necesidades. Con ella, podrás mejorar esa incomodidad que se ha presentado. También te servirá para suavizar algunas dolencias.
  • Los médicos aconsejan descansar de lado mientras se cursa el embarazo. Los cojines prenatales son ideales para dormir más cómodas. Puedes colocarlos debajo de la panza. De esta forma, tu columna y órganos internos se acomodarán mejor.
  • No todos los rellenos de las almohadas funcionan igual. Los de mayor firmeza te brindarán mejor apoyo y relajación, en contraste con los modelos más blandos. También hay opciones que te permitirán agregar o quitar relleno. Esto último es ideal para adaptarlo a tu necesidad particular.

Las mejores almohadas para embarazadas del mercado: nuestras recomendaciones

Hay varios tamaños, formas y materiales de cojines prenatales. Sin embargo, elegir una almohada de embarazo no tiene por qué ser complicado. Para ayudarte, aquí elegimos las mejores opciones que puedes encontrar. Para ello, tuvimos en cuenta la comodidad y practicidad de cada modelo. A continuación, te presentamos nuestros cojines prenatales favoritos.

La almohada de embarazo favorita de los usuarios online

Esta almohada tiene un largo total de 1,50 cm. Además, está provista de un cierre invisible para su funda desmontable. También trae un broche para trabar. Resulta hipoalergénica y su cubierta es de algodón, mientras que el relleno está fabricado en poliéster. Incluye un pequeño almohadón adicional que se ubica en el interior de la almohada para armar un nido donde podrá acostarse al bebé.

Los usuarios que se han hecho de este cojín prenatal están encantados. La gran mayoría destaca lo mucho que ha mejorado el sueño de la embarazada. Eso sí, tal vez sea demasiado ancho para el tamaño de tu cama. Por ello, ten en cuenta sus medidas.

La mejor almohada de embarazo en forma de U

En el caso de esta almohada de embarazo, su funda es desmontable y de terciopelo. En cambio, su relleno es de puro algodón. Las costuras son dobles para mayor resistencia. A la vez, ofrece soporte lumbar y apoyo para el abdomen.

Con clima cálido, el terciopelo puede resultar caluroso. Por otro lado, hay quienes hablan de lo suave que resulta al tacto. Asimismo, los usuarios destacan lo cómodo de tener una almohada alrededor cada vez que te das la vuelta.

La mejor almohada de embarazo extra grande

Mientras que la funda externa es de puro algodón, la interna es de microfibra. Ambas pueden lavarse. Su relleno no hace ruido porque es de poliéster siliconado. Es el cojín más grande, dado que mide 2,15 cm. Además, tiene cordones en los extremos para anudarlo y adecuar su forma.

Es unánime la opinión de los usuarios sobre lo bueno que es el relleno de este cojín. Además, esta almohada no se deforma y por fuera es suave al tacto. Por otra parte, aporta el apoyo lumbar y del abdomen que necesitan las embarazadas.

La mejor almohada modular de embarazo

Este modelo de Boppy es un cojín que incorpora 3 piezas diferentes que se combinan entre sí. De esta manera, la almohada se adapta mejor al cuerpo. Se puede meter en la secadora, tanto las partes como la funda.

Además, es un modelo que resulta bastante útil y funcional. Es una excelente opción para quienes buscan versatilidad.

La mejor almohada de embarazo en forma de A

Esta almohada también es modular. Es más angosta en la parte interior, comparada con las de tipo U. La funda, de algodón, puede quitarse y lavarse a máquina. El relleno es de poliéster siliconado y los materiales hipoalergénicos y antiácaros.

Con su relleno firme y uniforme, aporta un mejor punto de apoyo, mejorando el descanso de la embarazada. Que sea desarmable es una ventaja, porque resulta más adaptable.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre las almohadas prenatales

Las llamadas almohadas de embarazo son prácticas y funcionales. La variedad de formas sirve para acomodarse mejor y aliviar dolores de postura. Por eso, también puedes usar el cojín prenatal para leer, ver televisión o lo que prefieras. Además, hay modelos con los que podrás amamantar una vez nacido el bebé.

Las almohadas prenatales brindan varios puntos de apoyo al cuerpo de la mujer embarazada. Es para ayudarla a dormir y descansar mejor.
(Fuente: Cottonbro: 5853057/ Pexels.com)

¿Qué es una almohada prenatal?

Las almohadas de maternidad están pensadas para mejorar el descanso de las personas gestantes. Suele suceder que, a medida que el bebé crece, la panza pesa. Debido a ello, cuesta encontrar una postura cómoda para descansar.

Al mismo tiempo, surgen dolencias propias de la etapa. Para aliviar estos síntomas y lograr un sueño reparador, están las almohadas para embarazadas. Sin embargo, no todas son iguales; hay diferentes tipos para elegir.

¿Qué tipos de almohadas prenatales hay?

Los cojines para embarazadas tienen formas variadas. Se parecen a ciertas letras y de allí toman sus nombres. Por lo tanto, al buscar, verás opciones como la almohada en forma de C o de U. Pero, ¿qué es lo que las hace diferentes entre sí? Te lo contamos en detalle.

Tipo de almohada Descripción
Almohada en forma de C o de media luna Son similares. Sin embargo, la que tiene forma de media luna es más corta y posee mayor apertura que el cojín C. Esta última es llamada almohada de cuerpo completo, dada su mayor extensión.
Cojín en forma de U Es la almohada más larga y ofrece apoyo completo a todo el cuerpo. Se diferencia de la C por el hecho de ser más angosta. Por ello, al girar, la almohada sigue ahí. Esto evita tener que acomodarla al darse vuelta.
Almohada en forma de A Iguale a la U, pero la parte interior tiene la silueta marcada y se ajusta más al contorno del cuerpo. Por ende, no solo cumple la función de dar apoyo, sino que amortigua los golpes. Debido a esto, es el tipo más elegido para embarazos con reposo indicado.
Cojín en forma de G Igual a la almohada tipo U, pero en uno de sus extremos tiene una saliente, como la de la letra G. Allí pueden apoyarse los pies.
Almohada tipo cuña Vista de costado, presenta forma de triángulo o, como su nombre lo indica, cuña. Es ideal para mantener la cabeza más alta que el resto del cuerpo. También permite tener la espalda erguida y con buen soporte al sentarnos.

¿Qué beneficios tiene usar una almohada de embarazo?

Los cojines para embarazadas le brindan al cuerpo un mejor apoyo. Sin embargo, sus ventajas no se agotan allí. Entre sus beneficios, encontramos que:

  • Alivian malestares en el cuello, vientre, caderas, piernas y espalda.
  • Están pensados para colocarlos bajo el vientre. Por lo tanto, espalda y pelvis se relajan y los órganos internos reciben menos presión.
  • Si duermes sobre el costado izquierdo, el útero recibirá mayor irrigación sanguínea. Esto favorece el aporte de nutrientes y oxígeno al bebé. Esta postura también ayuda a prevenir edemas y varices.
  • Las almohadas para embarazadas se adaptan al cuerpo. Este queda contenido en su hueco interior. Por lo tanto, la embarazada se mueve menos al dormir. Por ende, se despierta menos y la calidad del descanso es mejor.

Algo a tomar en cuenta al momento de elegir una almohada prenatal, es su ancho. Algunos diseños pueden ser muy gruesos y ocupan bastante lugar en la cama.

A partir del tercer trimestre, tu bebé crece más rápido y, por ello, puede que te sientas más cansada. También puedes tener acidez y sentir dolor en las articulaciones, debido al aumento de peso. Todo ello es normal.

¿Cómo se usa una almohada de embarazo?

Suelen ser cojines largos. Puedes ponerlos bajo tu vientre y entre tus piernas a la vez. Por ende, tus caderas y columna quedan alineadas. De ese modo, puedes dormir de lado con comodidad.

Por otra parte, con los modelos que rodean el cuerpo, puedes poner tu cabeza sobre el cojín. No obstante, si tus dolencias o molestias son otras, te explicamos cuál usar y cómo.

Si sientes Elige una almohada con forma Para usar así
Dolor de cadera A, U, C, G Un extremo del cojín irá entre tus rodillas. De esta manera, no rotarás la cadera y evitarás que la pierna de arriba presione a la de abajo.
Dificultad para dormir C, U Sitúate en el medio de la almohada y acomoda un extremo de esta bajo el vientre.
Dolor lumbar A Igual al anterior. Su forma más estrecha, te ayudará a moverte menos al dormir.
Dolor o calambres en las piernas La que prefieras Pon la almohada bajo tus piernas, de manera que queden más altas que tu cabeza. Esto aumentará la circulación sanguínea y aliviará el dolor.
Reflujo Tipo cuña Coloca la parte más baja del cojín debajo del inicio de tu cuello. De este modo, la parte más alta elevará tu cabeza y aliviará este síntoma.

¿Qué otros usos puedo darle a una almohada de embarazo?

Cuando llegue el bebé, la almohada de embarazo te ayudará a lograr la postura correcta para la lactancia. Además, te servirá para poner dentro de la cuna. Allí, puede ser almohada antivuelco, reduciendo el tamaño sobrante en torno a tu bebé.

También sirven para leer o usar el ordenador con mejor postura y comodidad. ¡No te sorprendas si encuentras a alguien aprovechando tu almohada! Asimismo, te servirán de para golpe para el bebé. Poniéndola alrededor del cuerpo, evitarás que el peque se golpee con el borde de su cuna.

Algunos cojines prenatales pueden adaptarse y ser usados como almohadas de lactancia cuando nace el bebé.
(Fuente: Marcin Jozwiak: OKnatfQhNNQ/ Unsplash.com)

¿Cuál es el mejor relleno para una almohada de embarazo y lactancia?

Un cojín prenatal puede usarse más allá de los 9 meses de embarazo. Por ello, es ideal elegir uno cuyo material sea durable. No obstante, también es fundamental que su relleno se adapte. Al mismo tiempo, debe tener suficiente firmeza. De lo contrario, no podrá hacer de soporte al cuerpo.

Entre los materiales más habituales, se destacan 3. Estos se caracterizan por ser resistentes, flexibles y adaptables. Te contamos de ellos a continuación:

Poliéster de alta densidad Perlas de poliestireno expandido Espuma viscoelástica
Las fibras o el vellón de poliéster es un material de alta calidad. Si es de alta densidad, la almohada de maternidad recupera su volumen con rapidez y mantiene así su forma inalterable. Con el paso del tiempo, el peso al que es sometida la almohada, hace que las bolitas vayan perdiendo su forma. Esto lleva a que todo el cojín se deforme y/o pierda firmeza. Este material también es indeformable. Se adapta al peso del cuerpo y a su temperatura. Se caracteriza por tener “memoria inteligente”. Es decir, mantiene la forma del cuerpo por un tiempo, recobrando luego su normalidad.

Por otro lado, para la funda es mejor una tela natural, como el algodón puro. ¿Por qué? Se debe a que, al no tener químicos, es perfecto para estar en contacto diario con la piel de la embarazada. Esta, por efecto de las hormonas, puede tener su piel más delicada y sensible de lo habitual.

¿Es una buena idea regalar una almohada de embarazo a una futura mamá?

¡Claro que sí! Es uno de los regalos que una futura mamá, sin dudas, encontrará útil y agradecerá. El cojín de maternidad la ayudará a descansar y se sentirá mejor.

Como te hemos contado, también podrá usarlo luego de nacido el bebé. Por ende, una almohada de buena calidad estará con la familia tanto tiempo como esta la necesite.

Criterios de compra

Hemos visto qué son y cómo se utilizan las almohadas de embarazo. Si te has convencido de lo útiles que resultan y quieres una, te contamos qué tener en cuenta para elegir. A continuación, encontrarás los puntos claves para escoger un cojín prenatal con el que te sientas bien a gusto.

Confección

Si quieres un cojín de embarazo que te acompañe largo tiempo, elige materiales indeformables. Nuestro relleno favorito es el poliéster de alta densidad. Las almohadas viscoelásticas también son una buena opción. Sin embargo, no resultan fáciles de hallar.

Por otro lado, ten presente la calidad de las costuras. Si están reforzadas, mejor. Así, disfrutarás de una almohada de embarazo que podrá convertirse en cojín de lactancia. Aparte, más adelante, tu peque podrá jugar con ella.

Con el crecimiento del bebé en la panza, surgen molestias e incomodidades propias de la etapa. Estas pueden aliviarse con la ayuda del cojín de embarazo.
(Fuente: Amina Filkins: 5424634/ Pexels.com)

Higiene

Es fundamental que la almohada prenatal tenga funda desmontable porque la usarás tanto que querrás meterla a la lavadora con frecuencia. Es lo mismo que con cualquier otra prenda de uso regular.

Seguramente, quieras usarla una vez que nazca el bebé. Entonces, con más razón aún, la querrás bien higienizada. Adicionalmente, ya que se lavará a menudo, conviene elegir un material de secado rápido.

Accesorios

Nos referimos a las fundas adicionales. Son muchas las marcas que ofrecen este extra. Contar con otra funda te permitirá no tener que correr a la lavadora ante cada mancha. Al mismo tiempo, podrás seguir usando la almohada de embarazo sin quedarte sin su práctica funda.

El algodón natural es ideal para la funda del cojín de embarazo. Se trata de un género agradable al tacto, transpirable e hipoalergénico. Además, es de fácil limpieza y rápido secado.

Tamaño

Ten en cuenta cuánto mides y la forma en la que duermes. Eso es clave para elegir el cojín de embarazo adecuado. Uno que te quede corto no resolverá problemas de incomodidad en caderas y piernas. En este sentido, es preferible que te sobre de largo antes de que te falte un tramo.

Rango de precios

Este artículo para el ajuar de la futura mamá cobra cada vez más relevancia. Sin dudas, esto se debe a sus muchos beneficios. Como imaginarás, existe una amplia variedad de precios.

Hay modelos básicos y líneas de alta gama. Estas últimas puede incluir fundas y bolsas de guardado. Por lo tanto, si te preguntas cuál es el precio de un cojín para embarazada, te contamos que los valores oscilan entre los 20 € y los 60 €.

Resumen

A partir del tercer trimestre, surgen algunas molestias asociadas al normal transcurso del embarazo. Estas pueden aliviarse con una correcta postura y descanso. Para lograrlo, una almohada prenatal es lo que necesitas.

Estos cojines de maternidad son multifuncionales. Además, sirven más allá de los 9 meses de gestación. Elige un modelo confeccionado en un material noble, durable y lavable. Teniendo esto presente, disfrutarás de la almohada por mucho tiempo.

Si te hemos ayudado a elegir una buena almohada de embarazo y te ha gustado nuestro análisis, te invitamos a compartirlo en tus redes.

(Fuente de la imagen destacada: Deriabina: 162439969/ 123rf.com)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Evaluaciones