Si has llegado hasta aquí, seguramente tu tripita ya ha crecido lo suficiente como para no dejarte dormir tanto como necesitas. Y es normal, ya que el peso que has ganado y los cambios en la forma del cuerpo influyen en la calidad del sueño. Además, es muy importante que duermas ahora, porque cuando llegue el bebé ya no habrá marcha atrás.

En Zonapadres sabemos la importancia que tiene el descanso para las futuras mamás y, por ello, hemos preparado una completa guía sobre las almohadas para el embarazo. En ella, hablaremos sobre los beneficios de estos productos y te resolveremos cualquier tipo de duda. ¿Empezamos?

Lo más importante

  • A partir del tercer trimestre de embarazo, el tamaño de la tripa provoca el aumento de la tensión en la espalda y produce incomodidad en las futuras madres, sobre todo a la hora de dormir. Esto hace que muchas embarazadas no descansen todo lo que deberían.
  • Las almohadas para el embarazo han sido especialmente diseñadas para crear un soporte cómodo y adaptado a la nueva forma del cuerpo, de manera que se garantiza un mejor descanso nocturno.
  • A la hora de elegir la almohada que más nos conviene, es fundamental que tengamos en cuenta diferentes aspectos como la forma, el material o el tamaño de la misma. Así, nos aseguramos de estar tomando la decisión correcta.

Las mejores almohadas para el embarazo del mercado: nuestras recomendaciones

Más adelante, veremos que existen diferentes tipos de almohadas para el embarazo. Esta variedad tiene un lado positivo, ya que nos permite escoger la que más se adapta a nuestras necesidades, y uno negativo, ya que nos dificulta la decisión. Para ayudarte, hemos seleccionado las cuatro mejores almohadas, ¡echa un vistazo!

La almohada para el embarazo más versátil y funcional

No nos extraña que esta almohada sea una de las favoritas de las usuarias online. Es muy grande, cómoda y tiene suficiente relleno como para que la podamos poner en cualquier posición y, aun así, encontrar la postura perfecta.

Cuenta con una funda lavable en la lavadora, hipoalergénica, sin ftalatos ni BPA (bisfenol A) y se coloca fácilmente con una cremallera.

La mejor almohada para el embarazo para mamás y bebés

Esta almohada es de menor tamaño que la anterior, por lo que muchas madres la continúan utilizando como cojín de lactancia después de dar a luz.

Además de aportar comodidad a las futuras mamás durante la noche, cuenta con un botón en los extremos que hace que se convierta en un cojín ideal para los más pequeños.

La almohada para el embarazo más compacta

Otro de los tipos de almohadas para el embarazo que está teniendo mucho éxito entre las embarazadas es este, un cojín en forma de cuña. Su inclinación ofrece un apoyo abdominal firme que evita dolores de espalda durante el embarazo.

Su composición de Tencel, una fibra natural y ecológica, le aporta absorción, suavidad y frescura.

La almohada para el embarazo que más se adapta a tu cuerpo

Por último, una almohada en forma de U diseñada para seguir los contornos naturales y la forma del cuerpo para ofrecer un apoyo completo.

Además, este modelo mejorado cuenta con unas dimensiones mayores y un relleno 100 % de algodón PP 7D, lo que la hace suave e hipoalergénica. Las usuarias destacan la gran comodidad que les aporta esta almohada para el embarazo, sobre todo durante la noche.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre las almohadas para el embarazo

Sobre todo si eres primeriza, es normal que aparezcan millones de dudas antes de adquirir cualquier producto, tanto para ti como para tu futuro bebé. Como conocemos los múltiples beneficios de las almohadas para el embarazo y no queremos que te quedes sin la tuya, respondemos a las preguntas más frecuentes que te puedan surgir.

Mujer utilizando almohada de embarazo

Las almohadas de embarazo se adaptan a la forma del cuerpo de la embarazada, lo que proporciona un ajuste perfecto. (Fuente: Belchonok: 98286835/ 123rf.com)

¿Qué tienen de particular las almohadas para el embarazo?

Empecemos por el principio. Son muchas las futuras mamás que se plantean, en primer lugar, si realmente necesitan una almohada para el embarazo, ya que piensan que con su almohada de siempre podría ser suficiente.

Pues bien, aunque en algunos casos sea así, lo cierto es que este tipo de productos están especialmente diseñados para adaptarse al cuerpo de la embarazada, tanto en lo relativo a la forma, como en lo relativo al relleno. Se trata de almohadas que ofrecen un apoyo completo de la tripa, de manera que se libera tensión de la espalda.

María MasdeuRedactora de Mi bebé y yo

“Las almohadas para embarazadas están diseñadas para proporcionar el máximo descanso a la futura mamá, teniendo en cuenta los problemas de posición derivados del avance de la gestación”.

¿Por qué es tan recomendable utilizar las almohadas para el embarazo?

Que los expertos en la materia recomienden constantemente el uso de las almohadas para el embarazo no es casualidad. De hecho, la experiencia de muchas madres avala los múltiples beneficios de este tipo de productos, sobre todo en la recta final de la espera. ¿Quieres motivos concretos? Aquí los tienes:

  • Se adaptan a la forma del cuerpo de la embarazada, lo que proporciona un ajuste perfecto.
  • Ofrecen un apoyo total en el vientre, la espalda, las caderas y las piernas para eliminar la tensión provocada por el peso extra del bebé.
  • Su diseño evita que las futuras madres se muevan demasiado en la cama y que, cuando lo hagan, encuentren siempre un punto de apoyo.
  • Además de mejorar la calidad del sueño, están aconsejadas para mujeres que sufren acidez estomacal.
  • Son muy útiles también después de dar a luz, ya que pueden servir como cojín de lactancia o como almohada de seguridad para la cuna del bebé.
  • Suelen incluir una funda que se lava fácilmente en la lavadora.
Mujer durmiendo comodamente

La almohada larga es uno de los tipos más vendidos, ya que suele ser la que más utilizamos también después del embarazo. (Fuente: Lightpoet: 45397382/ 123rf.com)

¿Qué tipos de almohadas para el embarazo existen?

Antes mencionábamos la existencia de diferentes tipos de almohadas para el embarazo, lo que sin duda supone una ventaja para las futuras mamás, ya que les ofrece la posibilidad de elegir aquella que más les interese. Veamos con detenimiento cada uno de los tipos:

  • Almohada larga: uno de los tipos más vendidos, ya que suele ser la que más utilizamos también después del embarazo. Es como una almohada de matrimonio, pero más grande y gruesa.
  • Almohada con forma de rodaja: más que una almohada, es un cojín. Tiene forma de media luna y sirve principalmente para sujetar la barriga.
  • Almohada con forma de U: su forma permite envolver a la embarazada y ofrecer un apoyo completo, tanto para la cabeza como para los brazos y las piernas.
  • Almohada con forma de C: aunque a simple vista pueda parecer un poco lioso, la forma de esta almohada dibuja el contorno del cuerpo y es muy cómoda. En la parte de arriba se coloca la cabeza y el resto de la almohada para por la espalda y entre las piernas.

No podemos decir que ningún tipo es mejor que otro, ya que todos están concebidos para mejorar la calidad del sueño y ofrecer una postura más cómoda. Por lo tanto, la elección dependerá enteramente de nuestras necesidades.

¿Cómo sé cuál es la almohada para el embarazo que más me conviene?

Claro, hablamos de necesidades, pero no especificamos realmente cuáles son. Pues bien, lo más normal es que nos refiramos a la postura en la que dormimos, ya que este es uno de los principales factores que influye en la calidad del sueño de las embarazadas. Por ello, dependiendo de cómo durmamos, nos irá mejor un tipo de almohada que otro:

Postura al dormir Tipo de almohada ideal
Boca abajo Almohada con forma de C, ya que permite apoyar la barriga con comodidad.
Boca arriba Almohada con forma de U, ya que ofrece un apoyo completo.
De lado Almohada larga o con forma de rodaja, ya que se basan sobre todo en el apoyo de la barriga y la separación de las piernas. 

Además de utilizar una almohada para el embarazo, ¿qué otras prácticas me pueden ayudar a dormir mejor?

Son muchas las mujeres que, a pesar de utilizar a diario una almohada para el embarazo, no consiguen conciliar el sueño y descansar tanto como necesitan. En estos casos, puede que los motivos por los que no duermen bien estén relacionados con otros aspectos del día a día en los que no solemos caer. Observa estos casos:

  • ¿Bebes muchos líquidos en las últimas horas de la tarde o antes de acostarte?
  • ¿Tus cenas suelen ser pesadas o te gusta mucho condimentarlas?
  • ¿Practicas ejercicio por la tarde?

Si la respuesta a alguna de estas tres preguntas es afirmativa, seguramente ahí tengas el motivo por el que no logras dormir tan bien como te gustaría. Procura evitar cualquiera de estas tres situaciones y notarás la diferencia.

Almohada de embarazo

Los materiales con los que se fabrican las almohadas para el embarazo también son un factor relevante que harán que la balanza se incline hacia un modelo en concreto. (Fuente: Bilkei: 71963909/ 123rf.com)

¿De qué están rellenas las almohadas para el embarazo?

Hemos mencionado en diferentes ocasiones que uno de los factores que diferencian las almohadas tradicionales de las específicas para el embarazo es el relleno. Este puede ser de diferentes materiales, todos ellos pensados para mejorar el confort y la comodidad. Estos son los principales materiales que se utilizan:

  • Bolas de poliestireno, en las opciones más baratas.
  • Poliéster, muy resistente pero muy deformable.
  • Microbolas, muy cómodas y ligeras.
  • Viscoelástico, con memoria.
  • Semillas, calientes en invierno y frescas en verano.

A excepción de los dos primeros, que suelen más económicos, pero de peor calidad, el resto de los rellenos resultan muy cómodos y cumplen a la perfección la función para la que fueron concebidas las almohadas para el embarazo.

¿Las almohadas para el embarazo deben ser hipoalergénicas?

Como en todo, cuando hablamos de embarazo y puericultura no existe una única respuesta universal a esta pregunta. El hecho de que la almohada para el embarazo que utilicemos lleve un relleno hipoalergénico será útil si has pasado por un periodo de alergias o eres propensa a sufrir este tipo de afecciones.

Además, este tipo de rellenos suelen ser también mejores para los bebés, si después vamos a utilizar la almohada como cojín de lactancia. En definitiva, no es imprescindible que la almohada sea hipoalergénica, pero tampoco va a traer ningún mal. De hecho, todo lo contrario.

Criterios de compra

Ahora que ya hemos resuelto las principales cuestiones relacionadas con las almohadas para el embarazo, toca elegir la que nos llevaremos a casa. ¿Cómo lo haremos? Muy fácil: lo mejor es que tengamos en cuenta ciertos criterios de compra que nos guiarán hasta la almohada que más se adapta a nosotras. ¡Toma nota!

  • Forma
  • Material
  • Tamaño
  • Diseño
  • Calidad

Forma

La primera decisión a la que nos enfrentamos cuando vamos a comprar una almohada para el embarazo es la forma o el tipo. Entre los cuatro principales (larga, con forma de rodaja, de U o de C), deberemos elegir el que más cómodo nos resulte en función de nuestra postura favorita para dormir.

Si sueles dormir de lado, lo mejor es que te decantes por una almohada con forma de rodaja o una larga. En cambio, si prefieres dormir boca arriba, tu almohada ideal será la de forma de U. Por el contrario, si lo haces boca abajo, la almohada con forma de C será la que más cómoda te resulte.

Mujer despertando de siesta

Entre los cuatro principales (larga, con forma de rodaja, de U o de C), deberemos elegir el que más cómodo nos resulte en función de nuestra postura favorita para dormir. (Fuente: Belchonok: 89513213/ 123rf.com)

Material

Los materiales con los que se fabrican las almohadas para el embarazo (en especial, el relleno) también son un factor relevante que harán que la balanza se incline hacia un modelo en concreto. Hemos visto diferentes tipos de materiales, algunos con mejor calidad que otros, y también hemos hablado sobre los materiales hipoalergénicos.

Teniendo en cuenta que las principales características que debe tener el relleno de este tipo de almohadas es la firmeza y la comodidad, lo más recomendable es escoger un material viscoelástico que, además, cuenta con memoria y se adapta muy bien al cuerpo.

Tamaño

Aunque el tamaño de las almohadas para el embarazo puede variar según el tipo y el modelo (van de los 0,50 centímetros hasta los dos metros), en lo que debemos fijarnos en primer lugar es en las dimensiones de la cama. Así, compraremos una almohada con la que estaremos cómodas en ella.

Si eliges una almohada demasiado grande para tu cama, no te resultará sencillo colocarla y, al final, estarás más incómoda que si no la hubieras utilizado. En el caso de que no cuentes con demasiado espacio en tu cama, lo ideal es que elijas una almohada con forma de C, ya que son las más flexibles.

Diseño

Cuando hablamos de diseño nos referimos a dos aspectos completamente diferentes. En primer lugar, y el más importante, que la almohada tenga una funda extraíble fácilmente y que se pueda lavar en lavadora. De esta manera, te aseguras poder mantener la almohada siempre en el mejor estado posible.

Por otro lado, y aunque no es imprescindible, encontramos el diseño a nivel estético. Es importante, por supuesto, que la almohada nos guste, ya que la vamos a utilizar todos los días. Pero, también, que sea adecuada para un bebé si vamos a utilizarla después de dar a luz como cojín de lactancia.

Calidad

En último lugar, no podemos olvidar la calidad. Como ocurre con cualquier producto para el embarazo o para el cuidado de nuestro bebé, no debemos escatimar en calidad. Para ello, lo mejor es acudir a marcas que ya conozcamos o sobre las que alguien nos haya hablado. Así, nos aseguramos de que la compra realizada es correcta y de que el producto cumplirá su función.

Resumen

Cada vez son más las futuras mamás que se ayudan de las almohadas para el embarazo para dormir y descansar mejor por las noches. Al estar diseñadas específicamente para acoger el nuevo cuerpo de la embarazada, ofrecen un apoyo total y una mayor comodidad, y se pueden utilizar tanto en la cama como en el sofá.

Además de los múltiples beneficios que estos productos aportan en la recta final del embarazo, también resultan muy útiles después de dar a luz, ya que pueden ser utilizados como cojín de lactancia para el bebé. Todo ello hace de las almohadas para el embarazo uno de los mejores inventos de la humanidad, ¿todavía no tienes la tuya?

Si te ha gustado nuestra guía sobre almohadas para el embarazo, compártela en redes sociales y déjanos un comentario.

(Fuente de la imagen destacada: Bilkei: 71963909/ 123rf.com)

Califica este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
40 Voto(s), Promedio: 4,50 de 5
Cargando…