Aunque los primeros indicios de la armónica se remontan al año 3000 a. C., cuando la emperatriz Nyn-Kwa hacía tocar un instrumento de lengüeta conocido como sheng («voz sublime»), no es hasta 1830 cuando el instrumento toma la forma con la que lo conoces hoy día. Y desde entonces, gracias a su bajo precio y su diminuto tamaño, no ha hecho más que crecer en popularidad.

La armónica presenta innumerables ventajas. No solo porque es un instrumento con el que puedes crear o interpretar en solitario inolvidables melodías, sino porque también es una excelente opción de acompañamiento. Si estás buscando convertirte en el próximo Sony Terry, has llegado al lugar indicado. ¡Prepárate para conocer las mejores armónicas del 2019!

Lo más importante

  • La armónica es un instrumento de viento muy útil para acompañar otros instrumentos, pero también para tocar tonadillas carcelarias o blues en solitario.
  • Las de peine de madera exigen un mantenimiento superior a las de plástico. Estas últimas no tienen por qué ser peores, pero, al ser más resistentes, son una opción ideal para los principiantes.
  • Si quieres tocar en un tono en concreto, asegúrate de que compras una armónica correspondiente a esa tonalidad. A día de hoy, dispones de todo tipo de tonos, ¡e incluso de afinaciones personalizadas!

Las mejores armónicas del mercado: nuestras favoritas

Con el revival folk de la década de los 60, la armónica vio incrementada su popularidad hasta límites insospechados. Hasta ese entonces, solo virtuosos como Slim Harpo se atrevían a domarla. Sin embargo, con la irrupción de Bob Dylan, la armónica comenzó a ser usada recurrentemente como instrumento de acompañamiento. Veamos algunas de las mejores de 2019:

La mejor armónica para los principiantes

Es realmente fácil de tocar. Se adapta muy bien a los estilos de música más populares, como el rock, el pop o el blues.

A base de plástico, está cubierta de acero inoxidable de gran calidad. Esto la convierte en una armónica bien sencilla de mantener. Incluye paño de limpieza, instrucciones y estuche resistente.

La mejor armónica para los amantes del blues

Hohner es la marca de armónicas por antonomasia. Su abanico de opciones es innumerable, pero con una premisa innegociable: la calidad. Las Blues Harp de Hohner están entre las mejores armónicas de blues.

Debido a que posee un cuerpo de madera, no es apta para principiantes, ya que estos acostumbran a salivar en exceso. Su sonido es cálido, con unos bendings que te trasportan al Delta de los años 20.

La mejor armónica para los que buscan versatilidad

Si buscas una de las mejores armónicas con cuerpo de plástico, apuesta por Lee Oskar. Su calidad es impresionante, y el material no menoscaba un sonido versátil que puede adaptarse a cualquier estilo.

Con apenas 9 gramos de peso, se trata de una armónica realmente sencilla de tocar. Si te cuesta hacer bendings, prueba una Lee Oskar. En cuestión de minutos te sentirás todo un Rory Gallagher.

La mejor armónica cromática en relación calidad-precio

Si quieres explorar el fascinante mundo de las mejores armónicas cromáticas, pero todavía no quieres invertir demasiado, dispones de esta opción de Kmise con lengüetas de bronce fosforado.

Gracias al uso de este material, obtienes un sonido más fuerte y suave, pero sencillo de manejar. Su minucioso diseño permite, además, utilizarla en todo tipo de estilos de música, como el country o el jazz.

La mejor armónica de doble lengüeta para los que empiezan

Las armónicas de doble lengüeta no suelen utilizarse como instrumento de acompañamiento, ya que, al poseer veinticuatro celdas, son una opción más completa que tiende a usarse individualmente.

Esta propuesta de Origlam es muy económica —por lo que resulta ideal para principiantes—, pero también bastante robusta. Viene acompañada de un estuche. De diseño simplista, posee un sonido versátil.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre las armónicas

Sin Bob Dylan, profundamente influido por el carismático y ensoñador Woody Guthrie, probablemente la armónica no sería tan popular como lo es hoy en día. Es por ello que entendemos que estés buscando una de las mejores armónicas del mercado. Porque, además, es también un instrumento versátil y cargado de sentimiento. A continuación, lo analizamos en profundidad.

Hombre con armónica en sus manos

Las armónicas para principiantes son muy económicas: por menos de 10 € puedes hacerte con una. (Fuente: Savina: 83996850/ 123rf.com)

¿Qué es una armónica y por qué es buena idea tener una?

La armónica, conocida en algunas partes de Latinoamérica como rondín o dulzaina, es un instrumento musical de viento. Su diseño es, por lo general, a base de plástico, metal o madera. Posee lengüetas individuales por cada nota musical. Para hacerlo sonar, las lengüetas deben vibrar. Esto se logra al aspirar o soplar sobre uno o varios agujeros de la armónica.

Gracias a su diminuto tamaño, generalmente cabe en la palma de una mano, es muy fácil de transportar. Esto, así como el revival folk de la década de 1960, ha contribuido y contribuye a su inquebrantable popularidad. Es un instrumento muy útil, ya que, gracias a los soportes para armónica, permite tocarse al tiempo que se tocan otros instrumentos como los de cuerda.

¿Qué ventajas y desventajas ofrecen las mejores armónicas del mercado?

Si tocas la guitarra, una armónica puede ser todo lo que estabas esperando para crecer como músico. En la historia popular de este arte, hay innumerables ejemplos de guitarristas que tocaban o tocan a su vez la armónica. A los ya mencionados Woody Guthrie o Bob Dylan, se suman otros ejemplos como Neil Young o Tom Petty. No es de extrañar, ya que sus ventajas son muchas:

Ventajas
  • Económica
  • Manejable y compacta
  • Sencilla de empezar a tocar
  • Opciones para todos los estilos
  • Fácil de llevar a cualquier sitio
  • Posibilidad de tocarla junto a otro instrumento
  • Ayuda a ejercitar la memoria y la disciplina
  • Añade texturas inimaginables a las canciones
Desventajas
  • Exige un mantenimiento minucioso
  • Necesitas una armónica diferente para cada tono

¿Qué tonos o tonalidades tiene una armónica?

Antes de adentrarnos en los tipos de armónica que existen, tenemos que hablar de sus tonalidades. Por cuestiones prácticas, aquí ofrecemos únicamente armónicas en do mayor, pero hay muchas más:

  • Armónicas en tonos mayores de octava baja, doble octava baja u octava alta: Son armónicas con octavas por debajo o por encima de la octava estándar. Se utilizan para lograr un timbre más agudo o más grave de lo normal. Suelen etiquetarse como armónicas L o low , LL o low, o H o high (baja, doble baja y alta).
  • Sostenidos y bemoles: Aunque esta tonalidad también está disponible en tonos mayores, y, como veremos a continuación, menores, es recomendable mostrarla por separado. Esto se debe a la creencia errónea, pero muy extendida, de que no existen armónicas en tonos sostenidos o bemoles. En absoluto. Las armónicas Lee Oskar son buen ejemplo de ello.
  • Tonos menores y afinaciones personalizadas: Las armónicas en tonos menores son diversas. Sin embargo, las más comunes son las de escala o tono menor natural. Muy famosas son las de Lee Oskar, que indican esta condición bajo la sigla N (por ejemplo, «N re menor» o «N Dm»). Por otro lado, se pueden adquirir armónicas con afinaciones especiales o personalizadas.
Armónica en mesa de madera

La marca Hohner es una de las más fiables en cuanto armónicas. Ofrecen desde opciones de gama baja hasta otras de gama alta. (Fuente: Bbtreesubmission: 80672043/ 123rf.com)

¿Qué tipo de armónicas existen?

Una vez conocidas las tonalidades que puede presentar una armónica, debemos hablar de los tipos existentes. Básicamente, dispones de cuatro clases de armónica:

Diatónica Cromática Doble lengüeta Especiales
Celdas De seis, doce, trece y catorce. Usualmente, diez. Generalmente, veinticuatro. Variable, de espectro amplísimo.
Características especiales Exigen hacer bendings y overbendings para bemoles y sostenidos. Poseen una palanca lateral que permite cambiar de un juego de placas de lengüeta a otro. Cada nota o acordes se producen por la vibración simultánea de dos lengüetas. Suelen estar enfocadas a la reproducción de acordes o específicamente pensadas para bajos.
Tamaño Pequeño. Pequeño. Medio. De pequeño a grande.
Género musical Prácticamente cualquier estilo musical, ya que son muy versátiles. Aunque esto puede venir determinado por el diseño de la misma. Pop, jazz, música clásica, bandas orquestales, entre otros estilos. En blues son muy útiles cuando se tocan en tercera posición (centrándose en determinadas celdas que varían el tono natural del instrumento). Música étnica y folclore tradicional, especialmente si procede de zonas como el este y el centro de Europa, Latinoamérica o Asia. Armónicas típicas de estilos musicales como el pop o el jazz, pero también encajan como un guante en piezas de música clásica o en música de orquesta.

¿Cómo se limpia una armónica?

Las armónicas necesitan un cuidado continuo para mantenerse afinadas y estables. Si son de madera, mucho más, ya que la saliva puede deteriorar el material con relativa facilidad. Algunas claves para maximizar la vida útil de tu armónica son lavarse los dientes antes de tocarla y no compartirla con otras personas. Pero, a veces, deberás limpiarla en profundidad:

  • Para lograr una limpieza óptima, lo mejor es desmontar la armónica. Para ello, por lo general, basta con un destornillador.
  • Asegúrate de tratar con cuidado cada pieza para no estropearla, así como de disponer de un lugar donde depositarlas durante la limpieza para que no se extravíen.
  • Limpia el peine o mecanismo central con un cepillo. Para eliminar la suciedad restante, puedes probar con algún instrumento de filo, como un cuchillo.
  • Cepilla nuevamente. Para lograr mejores resultados, puedes colocar algo de alcohol en el cepillo. Para las partes metálicas o lengüetas, puede servirte una solución con agua y vinagre a la que deberás agregarle una cucharada de bicarbonato sódico.
    Aclara con agua. Ten en cuenta que, antes de volver a montar el instrumento, debes dejar que seque bien, ya que, si no, la limpieza será en vano.
Hombre tocando su armónica

Cuidar de una armónica puede ser arduo, pero necesario para mantenerla afinada y alargar su vida útil. (Fuente: Melnyk: 104938216/ 123rf.com)

¿Cómo afinar una armónica o cómo arreglar una armónica desafinada?

Ten en cuenta que para mantener afinada tu armónica, esta debe permanecer limpia. Aun así, con el tiempo las lengüetas tienden a desafinarse. Mientras sea posible, puedes corregir esta desafinación con una lija suave. Con ella puedes reducir el tamaño de la lengüeta afectada hasta que recupere el tono deseado. Para no pasarte, coloca algo delgado entre peine y lengüeta.

Para completar bien el proceso, debes ser muy cuidadoso. Además, tienes que estar comprobando de forma constante si has alcanzado ya o no el tono deseado. Por otro lado, no olvides que esto solo sirve para bajar el tono. En caso de que necesites subirlo, puedes probar a manipular la lengüeta, pero lo más seguro es que debas adquirir lengüetas nuevas (no son muy caras).

foco

¿Sabías que la armónica tiene el honor de ser el primer instrumento en visitar el espacio, cuando, en 1965, Walter Schirra, la llevó con él a una misión?

Criterios de compra

Ahora que conoces mucho mejor cómo son las mejores armónicas del mercado, seguramente te hayas decidido a comprar una. Si tocas la guitarra, es una genial inversión, ya que, con ella, podrás darle a tus interpretaciones una nueva dimensión. Pero también puedes comprarla para tocar en solitario blues o tonadillas carcelarias. Eso sí, siempre en base a estos criterios:

  • Nivel de aprendizaje
  • Estilo de música
  • Tipo de armónica
  • Materiales
  • Tono

Nivel de aprendizaje

Las armónicas profesionales o de gran calidad pueden llegar a ser muy caras. No tiene sentido que te gastes más de treinta euros en tu primera armónica. Cuando se empieza, hay que ir poco a poco. Ya tendrás tiempo para comprarte una Hohner de gama alta. Si estás dando tus primeros pasos, la mayoría de las mejores armónicas baratas no cuestan ni 10 €.

Armónica en color negro

Las armónicas son instrumentos muy versátiles, pero existen modelos que responden mejor a estilos de música muy concretos. (Fuente: Jhusemannde: 641425/ Pixabay.com)

Estilo de música

Cuando empiezas, este aspecto no tiene tanta importancia, ya que se trata de aprender y, mal que bien, la mayoría de armónicas pueden adaptarse a cualquier estilo. Sin embargo, a medida que avances, necesitarás comprar en función del sonido que busques. Las posibilidades son muy variadas, pero la siguiente tabla puede ayudarte a arrojar algo de luz:

Si quieres… Debes usar…
Tocar blues, Una armónica cromática o una diatónica tipo Blues Harp.
Acompañar canciones pop o rock, Una armónica diatónica tipo Pro Harp o Lee Oskar.
Tocar jazz, Una armónica cromática como las de Kmise.
Interpretar música folk americana o de tu región, Una armónica de doble lengüeta (como las de Origlam) o una armónica diatónica. Las Marine Band son muy típicas de este género.
Introducirla en una orquesta o en música clásica, Una armónica especial o también una armónica cromática.

Tipo de armónica

Se relaciona con los dos factores anteriores. En función del estilo musical, comprarás una u otra. Sin embargo, como puede haber varias para cada estilo, tendrás que tener en cuenta tu nivel. Por ejemplo, si quieres tocar blues, puedes hacerlo con una cromática, sobre todo a través de la tercera posición. Pero ambas condiciones exigen una técnica un poco más pulida.

Materiales

Los materiales afectan al sonido de la armónica y a su facilidad para tocarse. La madera produce un sonido más cálido, típico del blues. El plástico ofrece una mayor versatilidad, pero reduce la personalidad de cada nota. Por otro lado, la madera exige una protección mayor contra la humedad. El plástico no, por lo que también es una buena compra para principiantes.

Hombre con armónica

Gracias a los soportes para armónicas, podrás tocar el instrumento al tiempo que pulsas, por ejemplo, tu guitarra. (Fuente: Oskanov: 107259996/ 123rf.com)

Tono

En caso de que vayas a usarla como acompañamiento, debes tener presente que una misma armónica no sirve para cualquier canción aunque entre dentro del estilo típico de esta. Una armónica en do mayor, generalmente, puede usarse únicamente en ese tono. Si tienes una buena técnica, y sabes tocar en diversas posiciones, podrás ampliar su espectro, pero no es sencillo.

Las armónicas que hemos recogido aquí están en do mayor. Si sabes cambiar de posición, como por ejemplo, a la segunda, podrás usarlas para canciones cuyo tono sea sol mayor. Para facilitarte la vida, las mejores armónicas del mercado están disponibles en todo tipo de tonos. Si tu interpretación va a ser en solitario, las armónicas en do mayor son una gran opción.

Resumen

La armónica es un instrumento que puede tocarse por separado, pero que como opción de acompañamiento gana muchos enteros. Su sonido melancólico, dulce, e incluso estridente, provoca todo tipo de emociones contrapuestas en aquellos que lo escuchan. Sea cual sea tu situación como músico, lo que está claro es que la armónica nunca va a estar de más.

Pero para hacerse con una de las mejores armónicas del mercado, tienes que saber escoger. En función del estilo que quieras tocar, tendrás que invertir en un tipo de armónica u otro. Además, cada variante exige una técnica diferente. Por otro lado, no olvides valorar otros aspectos como el material del que está hecha o el tono que buscas.

Nuestra labor era ayudarte. Si lo hemos logrado, ¡que suene la música y comparte el contenido en tus redes sociales!

(Fuente de la imagen destacada: De Leo: 84118374/ 123rf.com)

Califica este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
31 Voto(s), Promedio: 4,00 de 5
Cargando…