Última actualización: 15/07/2022

Nuestro método

18Productos analizados

72Horas invertidas

23Artículos evaluados

169Opiniones de usuarios

Las bolsas biodegradables se fabrican con materiales naturales y recursos renovables como el almidón de maíz, la caña de azúcar y otros productos de origen vegetal. Se descomponen en dióxido de carbono, agua y biomasa con el tiempo, al colocarse en un vertedero, en el medio ambiente o una instalación de compostaje.

No dejan residuos dañinos que puedan perjudicar a la fauna y se pueden reciclar o compostar en una instalación comercial para producir energía para la comunidad. Además, las bolsas biodegradables no tiene productos químicos tóxicos que puedan filtrarse en el suelo o en los suministros de agua si se desechan correctamente después de su uso.




Los mejores bolsas biodegradables del mercado: nuestras recomendaciones

La mejor bolsa biodegradable contra fugas

Este producto está elaborado con materiales de alta calidad, a prueba de fugas y sin polietileno. Se descompone en alrededor 180 días cuando se coloca en un ambiente de compost, dejando solo agua, dióxido de carbono y humus.

Cuentan con un espesor que garantiza durabilidad y cada bolsa de basura ecológica mide 43 cm x 47 cm. Es capaz de adaptarse a varios tipos de contenedores de bolsas.

La mejor bolsa biodegradable con biotecnología

Estas bolsas biodegradables utilizan biotecnología avanzada que les permite ser mucho más resistentes y duraderas. Son fáciles de usar y tienen un tamaño justo, por lo que se adaptan a una gran variedad de hogares.

Tiene aplicaciones variadas, ya sea como bolsa de basura para la cocina, bolsa de residuos de alimentos o para recoger residuos orgánicos. Su resistencia contribuye a que los cubos se mantengan limpios.

La mejor bolsa biodegradable y compostable

Este producto consiste en una forma ecológica de deshacerse de sus residuos, son 100% biodegradables y compostables. Suelen ser aprobadas para el reciclaje de residuos de alimentos.

Las bolsas están hechas de papel impermeable de 70 g y miden aproximadamente 20 cm de ancho,15 cm de pliegue lateral y 36 cm de largo. Cada paquete contiene 50 bolsas y una guía de compostaje, para que eliminar los residuos de la forma más sostenible posible.

La mejor bolsa biodegradable con almidón de maíz

Estas bolsas están fabricadas con almidón de maíz, y se descomponen sin dejar plásticos y sin liberar sustancias químicas nocivas. El paquete ofrece 250 bolsas Biodegradables sin asas.

Pueden ser utilizadas de forma profesional, como en verdulerías o supermercados. También son útiles para el uso personal, como bolsa de almacenamiento de alimentos o de residuos orgánicos.

La mejor bolsa biodegradable de fácil separación

Estas bolsas ecológicas biodegradables vienen en rollo y son adecuadas para la mayoría de dispensadores. Además, vienen con un corte que permite su fácil separación, evitando rupturas.

Además de las bolsas, el embalaje también es amigable con el ambiente y sustituye el cilindro tradicional por uno hecho de cartón reciclado. El producto es apto para el transporte o almacenamiento de alimentos como frutas, verduras y carne.

Guía de compra: Todo lo que debes saber sobre las bolsas biodegradables

Las bolsas biodegradables deben ser seguras para tus alimentos. (Fuente: Gellidon/unsplash)

¿Quién debe usar las bolsas biodegradables?

Las bolsas biodegradables son ideales para las personas que quieren reducir su huella de carbono. Las puede emplear cualquiera, pero son especialmente útiles para quienes viven en zonas donde llueve o nieva mucho y el suelo no es muy fértil.

Si tienes una zona en tu propiedad que ha resultado dañada por la erosión de la escorrentía, las bolsas biodegradables ayudarán a devolverla a su estado natural con el tiempo, ya que se descomponen de forma natural cuando se exponen a la luz solar y a la humedad.

¿Qué tipos de bolsas biodegradables hay?

El primer tipo es una bolsa que se descompone en el medio ambiente, pero no en condiciones normales, como cuando se deja en la encimera o se tira con otra basura. Estas bolsas se pueden compostar en casa y los microorganismos las descomponen en dióxido de carbono, agua y biomasa (materia orgánica).

El segundo tipo se descompone cuando se expone a la luz solar o al calor de una hoguera o barbacoa; se denominan bolsas de plástico fotodegradables porque se degradan cuando se exponen a fuentes de energía luminosa como los rayos UV del sol o la radiación infrarroja emitida por los fuegos calientes.

El primer tipo debe eliminarse de forma industrial para que se descomponga adecuadamente, mientras que el segundo tipo no necesita ningún tratamiento especial antes de su eliminación, por lo que puedes tirarlas con la basura normal sin preocuparte de dañar el medio ambiente.

¿Qué hace que una bolsa biodegradable sea buena?

Las bolsas biodegradables deben estar hechas de materiales naturales, como el almidón de maíz o la caña de azúcar. También pueden utilizar procesos compostables para descomponerse en un en algunos días y la bolsa debe llevar el logotipo "biodegradable" para garantizar que es realmente biodegradable.

Las bolsas biodegradables no contiene aditivos nocivos como lejía de cloro, colorantes, plastificantes, y otros que puedan causar problemas de salud de las personas o los animales. Estos problemas se presentan en otro tipo de bolsas, por ejemplo, cuando entran en contacto con los productos alimenticios con el paso del tiempo.

Criterios de compra

Biodegradabilidad.

En términos ambientales, una de las características más importantes en la que hay que fijarse es en el porcentaje de biodegradabilidad. Una bolsa debe ser altamente biodegradable para que se descomponga en poco tiempo. Busca bolsas con al menos un sesenta o setenta por ciento de contenido biológico o más, si es posible.

Calidad

La calidad de las bolsas de be ser la ideal para las actividades por las que requieres usarlas. Si se trata de bolsas que se rompen fácilmente, generan fugas o tienen tamaños inadecuados a tus fines, probablemente no sea una opción que se adapte a tus necesidades. Tampoco deben tener ningún olor químico que contamine el aroma de tus alimentos, o genere molestias en la nariz.

Las bolsas deben ser resistentes, evitar las fugas y ser de un tamaño adecuado. Para eso debes evaluar las opciones disponibles en el mercado con el fin de seleccionar las bolsas que mejor se adecúen a tus necesidades específicas.

(Fuente de la imagen destacada: spratt/unsplash)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Evaluaciones