Última actualización: 20/01/2022

Nuestro método

11Productos analizados

23Horas invertidas

10Artículos evaluados

86Opiniones de usuarios

Existen referencias a los cabrestantes o a máquinas similares que se remontan incluso al Antiguo Egipto, en donde se utilizaban en la extracción de minerales en las minas. Evidentemente, los dispositivos actuales ofrecen unas prestaciones considerablemente superiores. No en vano, muchos modelos integran un motor frecuentemente eléctrico.

Con ellos, es posible desplazar, arrastrar e incluso elevar pesadas cargas rodantes. Así, no es de extrañar que se usen habitualmente para mover diferentes tipos de vehículos. Además, su empleo también es bastante habitual en talleres y fábricas. Sin embargo, dado que no todos los cabrestantes aseguran las mismas prestaciones, es importante elegir uno de buena calidad.




Lo más importante

  • Los cabrestantes son dispositivos mecánicos manuales o con un motor y que se emplean para mover, arrastrar o elevar cargas pesadas.
  • La principal diferencia entre los cabrestantes y los polipastos radican en el sistema de frenado que integran.
  • Uno de los primeros criterios de compra que tienes que tener en cuenta cuando vayas a comprar un cabrestante es el uso que vas a hacer de él. Después, te conviene considerar su capacidad de carga y la longitud del cable.

Los mejores cabrestantes del mercado: nuestras recomendaciones

En esta sección, puedes consultar nuestra completa selección de cabrestantes. La hemos elaborado tras analizar una gran cantidad de productos. En ella, hemos incluido tanto dispositivos manuales como máquinas con motores eléctricos.

Otras Recomendaciones

El mejor cabrestante eléctrico

En este momento el producto comentado no se encuentra disponible en el proveedor. Es por eso que lo hemos sustituido por otro con similares características. Informar de un problema.

Das Problem mit diesem Produkt wurde gemeldet. Danke!

Cabrestante eléctrico de 12 V (voltios) con un motor con una potencia de 900 W. Asegura una relación de transmisión de 153:1 y el tambor cuenta con un grosor de 72 mm.

Su capacidad de carga es de 1.360 kg y la longitud de su cable de acero es de 12 m. Cuenta con un freno automático y con una guía superresistente de 4 rodillos. Viene con dos mandos inalámbricos con un alcance de 12 m.

Evaluación editorial: Este cabrestante ocupa el primer puesto por su resistente construcción. Ni la humedad ni la corrosión podrán con él.

El mejor cabrestante para embarcaciones

Cabrestante manual con freno antirretorno. Está diseñado para encajar en los montajes de remolque de las embarcaciones.

Soporta un peso de 360 kg y cuenta con 10 m de cable.  Incorpora coronas de ruedas dentadas y un engranaje resistente. El carrete está lubricado internamente para facilitar la tracción.

Evaluación editorial: Hemos seleccionado este cabrestante porque es ideal para elevar cargas pesadas evitando esfuerzos innecesarios.

El mejor cabrestante portátil

Este cabrestante puede arrastrar hasta 816 kg. Incorpora un cable de 5mm de grosor y 3 m de longitud.

Viene en un práctico maletín de plástico para guardarlo fácilmente donde quieras. Se recomienda solo para tirar, no para levantar objetos de peso.

Evaluación editorial: Este cabrestante es ideal como herramienta básica para hacer pequeños trabajos de jardinería, como arrancar raíces por ejemplo.

El mejor cabrestante manual

En este momento el producto comentado no se encuentra disponible en el proveedor. Es por eso que lo hemos sustituido por otro con similares características. Informar de un problema.

Das Problem mit diesem Produkt wurde gemeldet. Danke!

Cabrestante manual con capacidad de carga de 960 kg y capacidad de trabajo de 320 kg. Su diseño incorpora un engranaje de 2 vías a una sola velocidad con una relación 4:1.

Destaca por tener una construcción muy sólida y por la precisión de los dientes del engranaje. Tiene un peso de 2.7 kg.

Evaluación editorial: Este cabrestante es la mejor opción si buscas una herramienta con funcionamiento reversible. Funciona de forma fluida y ayuda a reducir la fuerza que hay que ejercer para arrastrar objetos.

El mejor cabrestante de dos velocidades

Cabrestante manual con cable de acero de 10 metros de longitud y capacidad de carga de 900 kg. Cuenta con dos ejes separados con sus propias relaciones de transmisión (4: 1/8: 1), por lo que puede usarse a dos velocidades diferentes.

Es una herramienta de alta calidad, resistente a la intemperie y a la corrosión. Es ideal para arrastrar cargas, subir y bajar pesos, o sostener cargas.

Evaluación editorial: Este cabrestante es perfecto para barcos, vehículos pequeños, remolques, o donde se necesita tirar o levantar objetos grandes o pesados.

Guía de compras: Todo lo que debes saber sobre los cabrestantes

Antes de elegir un cabrestante, es necesario que resuelvas cualquier duda que puedas tener sobre estos equipos y sobre su funcionamiento. Para que puedas hacerlo, te hemos preparado esta completa guía. En ella te contamos las principales ventajas de estos dispositivos, los distintos tipos que existen, los usos que se pueden hacer de ellos y mucho más.

Los sistemas manuales cuentan con un sistema de activación y control a través de una manivela o palanca.
(Fuente: lLangstrup: 98775682/ 123rf.com)

¿Qué son exactamente los cabrestantes?

Los cabrestantes son dispositivos mecánicos compuestos por un rodillo giratorio, el cual puede ser impulsado bien de forma manual, bien por un animal o bien a través de un motor.  Además, cuentan con un cable que suele ser de acero o de un material sintético resistente. Se utilizan para mover, arrastrar o elevar cargas pesadas.

De este modo, sirven para ejercer fuerzas de arrastre con las que desplazar diferentes objetos o cargas, en especial cuando son cargas rodantes. Su uso está muy extendido para desplazar diferentes tipos de vehículos. Así, se emplean para mover coches, camiones e incluso barcos. Su origen se remonta a la minería antigua.

¿Sabías que los vehículos todoterreno suelen llevar un cabrestante para los casos en los que pierden tracción?

¿Cuál es la diferencia entre un cabrestante y un polipasto?

A pesar de que los cabrestantes y los polipastos tienen una apariencia parecida, y se pueden usar para las mismas tareas, se diferencian en un aspecto y es el sistema de frenado. Así, los dos se pueden emplear para elevar cargas pesadas, tanto en talleres como en fábricas o industrias. Sin embargo, para materiales más pesados, es más recomendable usar polipastos.

Los cabrestantes por su parte, se suelen utilizar para remolcar vehículos. Además, normalmente integran un sistema de frenado automático. Esto nos asegura que la carga no se desplome, en el caso de que el cable ceda ante el peso de la carga. Sin embargo, los polipastos cuentan con un freno físico que mantiene la carga sujeta en el caso de que empiece a ceder.

Si quieres mover vehículos o cargas muy pesadas, necesitas uno con un motor eléctrico.
(Fuente: Lurii-Konoval: 55136759 / 123rf.com)

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de los cabrestantes?

Contar con un cabrestante en el taller o en el vehículo ofrece algunas importantes ventajas. Puedes consultar las más importantes y sus principales inconvenientes en el siguiente cuadro.

Ventajas
  • Permiten reducir el esfuerzo para desplazar grandes cargas.
  • Son muy fáciles de utilizar.
  • Pueden realizar una gran variedad de funciones.
  • Existen una gran variedad de modelos diferentes
  • Permiten acelerar los procesos de trabajo, ahorrando mucho tiempo.
  • Ofrecen una gran durabilidad.
Desventajas
  • Pueden requerir montaje o instalación.
  • Los mejores modelos pueden tener un precio elevado.

¿Para quién es recomendable comprar un cabrestante?

Los cabrestantes son muy utilizados en la industria de la construcción y para remolcar diferentes tipos de vehículos, como coches, camiones e incluso barcos. Por ello, son recomendables tanto para particulares como para mecánicos profesionales que necesiten remolcar vehículos averiados. También son necesarios para trabajadores de la construcción.

¿Qué tipos de cabrestantes existen?

En primera instancia, es posible distinguir entre los cabrestantes manuales y los que son accionados por un motor. Estos últimos pueden ser térmicos, hidráulicos y eléctricos. Los eléctricos, pueden dividirse entre los que necesitan estar conectados a la red y los que cuentan con una batería. A continuación, te explicamos las características de cada tipo.

  1. Cabrestantes manuales ligeros: Están indicados para mover cargas ligeras. Son los más económicos.
  2. Cabrestantes con motor eléctrico: Están pensados para un uso intermitente, ya que se sobrecalientan rápidamente. Los hay que se conectan a la red eléctrica, los que cuentan con batería y los que se conectan directamente al motor de un coche o un camión.
  3. Cabrestantes térmicos: Son más pesados que los eléctricos. Su precio también es más elevado. La ventaja que tienen es que pueden utilizarse de forma continua (factor de marcha del 100 %).
  4. Cabrestantes hidráulicos: También tienen un factor de marcha del 100 %, por lo que pueden funcionar de forma continua. Normalmente, tienen una capacidad de carga muy alta. Por lo general, se usan en buques o plataformas offshore.

Otros cuentan con un práctico mando a distancia, que te permite accionarlo sin necesidad de ubicarse junto al cabrestante.
(Fuente: Oleg-Doroshin: 107266168 / 123rf.com)

Criterios de compra

Los cabrestantes son máquinas mecánicas más o menos complejas dependiendo, entre otras cuestiones, del tipo de dispositivo por el que optes. Sin embargo, elegir el adecuado no siempre resulta tan fácil como podría parecer. Para facilitarte la tarea, desde REVIEWBOX.es, queremos proponerte los siguientes criterios de compra.

Qué uso vas a hacer del cabrestante

El uso que vayas a hacer del cabrestante, va a determinar en gran medida el tipo de dispositivo que necesitas. Para desplazar pequeñas cargas, tienes suficiente con uno manual. Sin embargo, si quieres mover vehículos o cargas muy pesadas, necesitas uno con un motor eléctrico. En el caso de que quieras elevar grandes pesos, te conviene más optar por un polipasto.

Los cabrestantes con mando a distancia son mucho más seguros.
(Fuente: Slobodan-Dimitrijevic: 105812479 / 123rf.com)

Capacidad de carga

La capacidad de carga de un cabrestante, viene determinada por el peso máximo que puede arrastrar o levantar sin que se produzca la rotura del cable. En general, se suele expresar en kilogramos y, en los casos en los que la capacidad es mayor, en toneladas. En este sentido, conviene recordar que una tonelada equivale a mil kilogramos.

Los modelos manuales más sencillos, pueden tener una capacidad máxima del orden de las dos toneladas. Los más potentes, capaces de desplazar camiones, poseen una capacidad que puede superar incluso las diez toneladas. Nuestro consejo es que apuestes por un cabrestante que cuente con una capacidad de, al menos, 1,5 veces la carga que quieras mover.

Tipo de cable

Como ya hemos ido adelantando, en los cabrestantes puedes encontrar cables de acero o de fibra sintética. Cada tipo presenta una serie de ventajas y desventajas. Las puedes consultar a continuación.

Cable de acero Cable de fibra sintética 
Ventajas Son más resistentes a la fricción y al calor.

Permite disponer de una mayor capacidad de tracción con una misma longitud de cable suelto.

Son más ligeros y más flexibles.

Desventajas Son más pesados y menos flexibles.

Presentan riesgos mayores en caso de accidentes.

Son sensibles a los pinzamientos y aplastamientos.

Tienen una menor tolerancia a la fricción, al rasgado y al calor.

Requieren de una guía de aluminio en lugar de los rodillos.

Longitud del cable

La longitud del cable del cabrestante, va a determinar en gran medida la distancia desde la que vas a poder arrastrar las cargas. Sin embargo, no conviene apostar por un cable excesivamente largo, ya que en ese caso se pierde un importante porcentaje de su capacidad de arrastre. Esto es así porque por cada vuelta que se enrolla el cabrestante pierde fuerza.

Además, un cable demasiado largo puede acabar enredándose hasta el punto de atascar el tambor e incluso deteriorarlo. No solo eso, también puede llegar a causar problemas de seguridad. Por todo ello, nuestro consejo es que optes por un cabrestante con un cable con la longitud estrictamente necesaria.

Capacidad de control

Algunos modelos de cabrestante con motor, cuentan con un botón para accionar el dispositivo y que este vaya enrollando o soltando el cable de forma automática. Otros, además cuentan con un práctico mando a distancia, que te permite accionarlo sin necesidad de ubicarte junto al cabrestante. Desde luego, esta opción te permite su control con mayor seguridad.

Además, es importante que el equipo cuente con un freno o sistema de seguridad que inmovilice el rodillo en el caso de que el cabrestante no este funcionado. Por su parte, los sistemas manuales cuentan con sistemas de activación y control completamente manuales, generalmente a través de una manivela o palanca.

OJO: Teniendo en cuenta los riesgos que puede implicar el uso de un cabrestante, es fundamental que inviertas en uno de calidad.

Resumen

Los cabrestantes, permiten desplazar pesadas cargas rodantes con muy poco o ningún esfuerzo. Además, son fáciles de utilizar y, en general, bastante seguros. Son especialmente convenientes para desplazar vehículos.Sus dos principales componentes son el rodillo giratorio y el cable, que pueden ser de acero o de un material de fibra sintética.

En el momento de elegir qué equipo necesitas, es importante que tengas claro qué uso vas a hacer de él. En función de ello, tendrás que decidir qué tipo de cabestrante te conviene más y qué capacidad de carga y longitud de cable necesitas.

Para terminar, si piensas que esta guía te ha sido de ayuda en tu proceso de elección, puedes escribirnos un comentario o compartirla a través de las diferentes redes sociales.

(Fuente de la imagen destacada: Farmer: 55136759/ 123rf.com)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Evaluaciones