Última actualización: 24/01/2023

Nuestro método

19Productos analizados

40Horas invertidas

16Artículos evaluados

201Opiniones de usuarios

Las cacerolas bajas son fundamentales para todas las cocinas que se presuman de completas y profesionales. Son ideales para preparar tus recetas favoritas con los resultados más tiernos y sabrosos que puedes imaginarte.

Puedes elegir entre diferentes tamaños, materiales y diseños. Para ayudarte a decidir por una cacerola baja, nos gustaría presentarte varios modelos e informarte sobre lo que debes tener en cuenta antes de comprar.




Las mejores cacerolas bajas del mercado: nuestras recomendaciones

La mejor cacerola baja con fondo difusor uniforme

Se trata de una cacerola baja de 3.1 litros, la cual cuenta con un diámetro de base de 21.8 mm. Es de aluminio fundido y es apta para todo tipo de cocinas, incluidas las de inducción.

Su fondo difusor uniforme proporciona una máxima eficiencia, mientras que el recubrimiento antiadherente de teflón es de alta calidad. Asimismo, lleva asas de silicona resistentes a las temperaturas y desmontables.

La mejor cacerola baja con triple capa antiadherente

Esta cacerola baja está diseñada con aluminio fundido y tapa de vidrio templado. Dispone de un fondo de 6 mm de espesor, el cual es apto para cocinas de inducción y alcanza una temperatura de cocción óptima rápidamente y con un menor consumo de energía.

La cacerola está diseñada con triple capa antiadherente de tecnología suiza. Asimismo, sus asas de baquelita de tacto suave son robustas y resistentes a la deformación.

La mejor cacerola con acabado de partículas de piedra

Es una cacerola baja de 28 centímetros de diámetro diseñada en aluminio fundido. Se caracteriza por su gran calidad y espesor, mientras que su base permite una distribución homogénea del calor para que los alimentos se cocinen rápida y uniformemente.

El recubrimiento antiadherente con acabado de partículas de piedra es libre de tóxicos y facilita la limpieza interior. A su vez, las asas son ergonómicas y cuenta con una tapa de cristal con refuerzo de silicona anti-impactos.

La mejor cacerola baja de larga vida útil

La cacerola baja está hecha de aluminio forjado y cuenta con una superficie de textura rugosa. La misma protege la pieza contra los arañazos y la abrasión producida por el uso.

Además, presenta una triple capa antiadherente reforzada con partículas de titanio. A su vez, las asas ergonómicas de acero inoxidable remachado le otorgan una apariencia profesional de alta calidad.

La mejor cacerola baja para resultados tiernos

Es una cacerola baja de 28 centímetros de diámetro, la cual está hecha de aluminio fundido con revestimiento antiadherente de titanio. Su base gruesa consigue una retención de calor adicional para alcanzar resultados tiernos y sabrosos.

Su forma versátil y cómoda facilita el trabajo de servir la comida con precisión. Además, es compatible con todo tipo de cocinas y puede destinarse al horno, puesto que resiste temperaturas de hasta 250 °C.

Otras cacerolas bajas recomendadas por la redacción

Guía de compras: Todo lo que debes saber sobre las cacerolas bajas

Son ideales para preparar tus recetas favoritas con los resultados más tiernos y sabrosos que puedes imaginarte. (Fuente: myviewpoint/ 123rf)

¿Por qué debería utilizar una cacerola baja?

Son muchos los motivos, pero lo que más resalta de este producto es su eficiencia. Una cacerola baja es ideal para cocinar alimentos a fuego lento como estofados, guisos y salsas, ya que los alimentos se cocinan a una temperatura más baja. Esto hace que los alimentos se cocinen uniformemente y evita que se quemen.

Por otro lado, también permite que los alimentos se mezclen con una mayor cantidad de líquidos, lo que resulta en una textura más suave. Las tapas también se ajustan bien a estas cacerolas, lo que ayuda a mantener la humedad y el sabor, así como a mantener fuera el vapor cuando se cocinan verduras como zanahorias o patatas. Además, es más fácil de limpiar que una cacerola alta.

¿Qué tipos de cacerolas bajas hay?

Hay dos tipos de cacerolas bajas. Una está pensada para su empleo con diversos tipos de cocinas y la otra se especializa para su empleo con las cocinas de inducción. A continuación te contamos todo lo que debes saber:

  • La primera es la tradicional, que tiene un fondo plano y lados rectos que se curvan hacia arriba para formar un labio en el borde superior. Este tipo de cacerola puede utilizarse en cualquier fuente de calor, incluidas las placas de inducción y las cocinas de gas o eléctricas. También se puede usar en hornos convencionales y de convección (hasta 400 °F).
  • El segundo tipo está diseñado específicamente para las superficies de cocción por inducción. Cuenta con una base extra gruesa con paredes laterales curvadas que se extienden hasta alcanzar su tapa abovedada, creando un sello hermético entre la olla y la superficie del quemador para que obtengas un calentamiento uniforme sin puntos calientes ni zonas frías.

(Fuente de la imagen destacada: fermate/ 123rf)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Evaluaciones