Hace tiempo que las cajas fuertes dejaron de ser un artículo de lujo. Hoy en día podemos encontrar en el mercado una oferta muy amplia en cajas fuertes – o cajas de seguridad – para el pequeño negocio y para el hogar. Aprendimos a usarlas en las habitaciones de hotel y ahora todos queremos tener una en casa. Y los precios son más asequibles de lo que puedas pensar.

Tanto en el ámbito doméstico como en los negocios, las cajas fuertes tienen un cometido similar: guardar los objetos de valor. En el caso de un negocio, los estándares de seguridad son más altos. De hecho, en España no existe un estándar para las cajas fuertes de uso doméstico. En este artículo encontrarás información útil para elegir la caja fuerte que necesitas.

Lo más importante

  • Conviene anotar el número de serie de la caja fuerte antes de instalarla y guardar esa información fuera de la propia caja. Necesitarás ese número en caso de pérdida de llaves o si olvidas el código de apertura.
  • Las cajas fuertes pueden adoptar formas diferentes a la convencional.También pueden estar empotradas y camufladas.
  • Antes de comprar una caja fuerte tenemos que preguntarnos, entre otras cosas, qué grado de seguridad es el que buscamos, cuál es su capacidad (medida en litros) o si la caja es empotrable o no.

Las mejores cajas fuertes del mercado: nuestras favoritas

El concepto de caja fuerte o caja de seguridad es más amplio de lo que pensamos. Por un lado, tenemos la caja fuerte convencional con sus diferentes maneras de instalación. Por otro lado, las búsquedas online lanzan resultados sobre cajas fuertes portátiles o incluso pequeñas cajas para guardar llaves. Si no lo tienes claro, puedes encontrar inspiración en nuestra lista.

La mejor opción según su relación calidad-precio

Este modelo es el preferido de Amazon en la categoría de cajas fuertes. Las paredes laterales no son tan firmes como el frontal, pero eso no importa si la empotramos en la pared. Es una opción muy barata que ofrece una seguridad aceptable, mayor que la de cualquier caja de seguridad de hotel. No es necesario usar la llave porque funciona también con contraseña.

Si alguien – el propio usuario de la caja, por ejemplo- hace tres intentos fallidos al marcar el código de seguridad, sonará una alarma durante 20 segundos. Si has olvidado el código, o si la batería está agotada, usaremos la tecla de emergencia. Y si perdemos la llave podemos configurar de nuevo el código tomando como referencia el número de serie de la caja.

La opción preferida de los usuarios online

Este modelo de AmazonBasics es el más vendido en cajas fuertes empotrables y la opción preferida de la plataforma. Está hecho de acero y dispone de cerradura electrónica. Incluye dos llaves de emergencia y la tornillería necesaria para fijar la caja a la pared, el suelo o la estantería. Cuenta con acceso digital reprogramable, y funciona con pilas AA (no incluidas).

En su interior encontraremos la base cubierta de una suave alfombra para evitar dañar los objetos valiosos. Este modelo mide 34,5 x 22 x 24 cm por dentro, con una capacidad de 14 litros, pero los hay también de 20, 28 y 34. Además de la seguridad que ofrece el empotrado, esta caja fuerte cuenta con un bloqueo electrónico con dos pernos y bisagras antirrobo.

Para los que desean una opción discreta

La caja fuerte más segura es la que no se ve. Esto es lo que nos ofrece esta caja de seguridad camuflada en forma de enchufes. Si los ladrones no la ven, es como si no existiera. El nivel de seguridad de esta caja fuerte depende del factor estratégico para despistar a posibles amigos de lo ajeno. Cuanta menos gente sepa de su existencia, mejor.

Su pequeño tamaño (40x20x13 cm) también resulta sorprendente. Esto puede ser un inconveniente para guardar objetos de mayores dimensiones, pero es muy útil para el camuflaje. Uno de sus inconvenientes está en la necesidad de hacer obra en la pared. Por otro lado, tiene una cerradura normal con llave de puntos, más fácil de abrir. ¡Pero primero hay que encontrarla!

Para los que desean guardar objetos pequeños

La función principal de esta caja de seguridad en miniatura es la de guardar las llaves a las puertas de un domicilio. Desde luego es una alternativa mucho más segura que la de esconderlas bajo el felpudo. Este buzón de seguridad es genial para salir a hacer running, ya que evitamos llevar las llaves pegadas al cuerpo.

La caja está fabricada en acero inoxidable resistente a la corrosión. Este es un aspecto vital, ya que este tipo de “cajas fuertes” están colocadas en el exterior de las casas, expuestas al rigor de las condiciones climatológicas. En su interior caben hasta 6 llaves normales. Cuenta con un código de 4 dígitos, lo que supone 10.000 combinaciones posibles.

La mejor opción portátil

El modelo de Rapesco es el más vendido y la opción favorita de Amazon en la categoría de cajas fuertes portátiles. En realidad, todos sabemos que la seguridad que ofrece un objeto portátil es limitada, especialmente si cabe dentro de un bolso. Pero cumple su función como “caja de caudales” y cuenta con un práctico portamonedas en su interior.

También sirve para conservar algo de privacidad en el entorno doméstico. Esta caja de seguridad está fabricada de una sola pieza, con la bisagra soldada y las cerraduras hechas con sólidos cilindros. El mango está niquelado y atornillado. Tiene unas medidas de 15.2 x 12.4 x 7 cm, pero las hay de 20 y de 30 cm, que pueden servir también para guardar documentos.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre tu caja fuerte

Si crees que lo sabes todo sobre cajas fuertes por lo que hayas visto en las películas, estás muy equivocado. Los ladrones saben mucho más y también van al cine. Así que, centrémonos en la información que necesitas para elegir tu caja de seguridad. ¿Es para tu casa? ¿Es para un pequeño comercio? A continuación, damos respuesta a las preguntas habituales de los usuarios.

Mujer cerrando la caja fuerte

Si queremos incrementar la seguridad de la caja fuerte, elegiremos una que sea empotrable. Incluso podemos camuflarla. (Fuente: Nd3000: 85854787/ 123rf.com)

¿Qué es una caja fuerte?

Lo primero que nos viene a la mente es la caja fuerte que funciona moviendo un dial para dar con la combinación. Estos modelos son puramente mecánicos y todavía se fabrican al margen de los avances tecnológicos. En este artículo nos centramos sobre todo en las cajas de seguridad más modernas y en los productos similares disponibles en el mercado.

Las cajas fuertes actuales suelen contar con cierres electrónicos. Algunas, incluso tienen sistemas de reconocimiento biométrico. El concepto de “caja fuerte” puede abarcar objetos muy distintos, desde la cámara acorazada o la caja de caudales hasta la hucha de un niño. En cualquier caso, los conceptos “caja fuerte” y “caja de seguridad” son sinónimos.

¿Qué tipos de caja fuerte existen?

Si estamos decididos a instalar una caja fuerte en nuestro hogar o en la oficina, nos conviene saber cuáles son los distintos tipos que existen en el mercado. La tipología viene determinada por varios factores, como la función que tiene destinada la caja fuerte, el tipo de instalación o los distintos sistemas de apertura. Estos son los tipos de caja fuerte habituales.

Función

  • Tipo convencional para el hogar
  • Convencional para empresas
  • Para habitación de hotel
  • Buzón exterior de seguridad para llaves
  • Caja de caudales portátil con portamonedas
  • Caja para llaves de empresa
  • Armero de seguridad

Tipo de instalación

  • Empotrada (en la pared o bajo suelo)
  • Sobremesa
  • Sobremesa con anclajes laterales

Sistemas de apertura

  • Sólo llaves
  • Sólo código mecánico
  • Sólo código electrónico
  • Llaves + código mecánico
  • Llaves + código electrónico
  • Biométrica (por huella dactilar o reconocimiento de iris ocular)
Caja fuerte con dinero dentro

Las estadísticas dicen que las probabilidades de robo son menores en el hogar que en un negocio. Por lo tanto, el nivel de seguridad requerido para las cajas fuertes domésticas suele ser inferior. (Fuente: Heap: 14474714/ 123rf.com)

¿Qué objetos puede contener una caja fuerte?

Las cajas fuertes se crearon para guardar objetos de valor. Al principio, este invento sólo estaba al alcance de la gente acaudalada. Poco a poco, su uso se fue extendiendo en el entorno de los negocios. Hoy en día, cualquiera puede adquirir su propia caja fuerte doméstica por un precio asequible. Cada tipo de caja puede contener diferentes objetos. Aquí va un resumen.

Caja fuerte convencional

  • Dinero en efectivo
  • Documentos valiosos. Escrituras de propiedades, acciones bancarias y demás
  • Copias de seguridad de archivos informáticos como pendrives y similares
  • Dispositivos como tablets y ordenadores portátiles
  • Joyas y otros objetos pequeños de gran valor económico
  • Objetos de gran valor sentimental, como los recuerdos familiares
  • Armas cortas

Armeros

  • Rifles y escopetas de caza

Buzón exterior de seguridad

  • Guardar las llaves

Caja de caudales portátil

  • Cajero y portamonedas

¿Cuál la caja fuerte más adecuada para el hogar?

Las estadísticas dicen que las probabilidades de robo son menores en el hogar que en un negocio. Por lo tanto, el nivel de seguridad requerido para las cajas fuertes domésticas suele ser inferior. Lo más habitual para el uso doméstico son las cajas convencionales, con un tamaño similar al de las cajas de seguridad de las habitaciones de hotel.

Si queremos incrementar la seguridad de la caja fuerte, elegiremos una que sea empotrable. Incluso podemos camuflarla. O podemos optar por cajas fuertes de mayor peso y tamaño. También las hay ignífugas. Todo depende del uso que vayamos a darle a la caja fuerte. Incluso puede ocurrir que nos conformemos con un simple cajetín exterior para las llaves de toda la familia.

Combinación de seguridad

En las cajas fuertes convencionales puedes guardar documentos valiosos. Escrituras de propiedades, acciones bancarias y demás. (Fuente: Milinz: 14388099/ 123rf.com)

¿Cómo y dónde instalar una caja fuerte convencional?

Existen dos opciones básicas para fijar una caja fuerte en su sitio: por superposición o por empotramiento. En la primera opción, la instalación de sobremesa se realiza fijando la caja al suelo, como mínimo. Lo más recomendable es buscar puntos de anclaje adicionales, como las dos paredes de una esquina. Por ejemplo, un rincón en el interior de un armario de obra.

Si optamos por empotrar la caja, debemos elegir un modelo que sea empotrable. Se distinguen de los demás porque cuentan con un marco reforzado para su encaje en la pared o en el suelo. También hay modelos pequeños empotrables que se camuflan como tomas de corriente. Las ventajas de empotrar la caja son evidentes, aunque haya que afrontar una pequeña obra de albañilería.

¿Dónde empotrar una caja fuerte?

Si nos decidimos por empotrar una caja fuerte en casa, conviene tener en cuenta algunas consideraciones. Por un lado, hay aspectos técnicos que tienen que ver con la estructura del edificio. Por otro lado, hay aspectos estratégicos de tipo psicológico. Efectivamente, la seguridad se incrementará cuanta menos gente sepa de la existencia de la caja. Resumiendo:

  • Elegiremos las paredes maestras del edificio – las que dan a la calle – son la que tienen mayor grosor.
  • La pared debe tener un grosor que supere al menos en 10 centímetros la profundidad de la caja.
  • Si la pared no tiene el grosor necesario, hay que hacer obra para crear una estructura sólida donde empotrar la caja.
  • Elegir un lugar discreto, pero que no nos dificulte el acceso.
  • Una vez empotrada la caja fuerte, podemos camuflarla. Lo más típico: detrás de un cuadro, de un espejo o de un mueble. O debajo de una alfombra o un falso suelo.
  • Si la caja se empotra en el suelo, verificaremos que tenga la profundidad suficiente y que no haya flujos de agua en el subsuelo que puedan dañar la estructura.
Caja fuerte con llave

Las cajas fuertes actuales suelen contar con cierres electrónicos.
(Fuente: Kytayko: 27756293/ 123rf.com)

¿Qué pasa si pierdo la llave y la contraseña de mi caja fuerte?

Para ahorrarnos este tipo de problemas, hay que tomar medidas desde el mismo día en que nos llega la caja fuerte a casa. La primera recomendación: busca el número de serie de la caja fuerte, y apúntalo y guarda los datos de forma que puedas recuperarlos fácilmente. Pero, ojo: ¡no los guardes dentro la propia caja fuerte!

En los sistemas de apertura electrónica, la caja fuerte suele bloquearse después de tres intentos fallidos al introducir el código.

Este problema no existe con los códigos manuales, ya que siempre puedes seguir intentándolo de nuevo. Si el sistema de apertura funciona con una simple llave, recuerda guardar una copia en un lugar seguro.

Algunos modelos incluyen una llave de emergencia que puede abrir la caja sin necesidad de la contraseña. En ese caso, una vez abierta la caja puedes configurar una nueva contraseña que te resulte más fácil de memorizar. Si nada de lo anterior funciona, tendrás que contactar con el fabricante y seguir sus instrucciones.

¿Cómo se mide el grado de resistencia de una caja fuerte ignífuga?

Existen varios estándares de resistencia que están basados en pruebas de estrés contra el fuego. Todos ellos hacen referencia al tiempo que tardaría un incendio en dañar los materiales que guardamos en el interior de la caja fuerte. Estas son las diferentes normativas que existen hoy en día sobre este aspecto, y sus nomenclaturas.

EN 1047-1 (Europa)

  • S60P: 60 minutos (papel)
  • S120P: 120 minutos (papel)
  • S60DIS: 60 minutos (soportes informáticos)
  • S120DIS: 120 minutos (soportes informáticos)

NT FIRE 017 (Países escandinavos)

  • 60 Paper: 60 minutos (papel)
  • 120 Paper: 120 minutos (papel)
  • 60 Diskette: 60 minutos (soportes informáticos)
  • 120 Diskette: 120 minutos (soportes informáticos)

UL 72 (EE.UU.)

  • Class 350 1/2 Hour: 30 minutos (papel)
  • Class 350 1 Hour: 60 minutos (papel)
  • Class 350 2 Hours: 120 minutos (papel)
  • Class 125 1 Hour: 60 minutos (soportes informáticos)
  • Class 125 2 Hours: 120 minutos (soportes informáticos)
Caja fuerte abierta

Las cajas fuertes se crearon para guardar objetos de valor.
(Fuente: Palette7: 12577123/ 123rf.com)

Criterios de compra

Hoy en día, las cajas fuertes han dejado de ser un artículo de lujo. Navegando por la Red podemos encontrar multitud de modelos. Para no perdernos entre tanta información, debemos preguntarnos qué tipo de objetos vamos a guardar, el volumen óptimo de espacio y el nivel de seguridad que necesitamos. Aquí tienes un resumen de los factores a considerar:

  • Función
  • Nivel de seguridad
  • Tipo
  • Tamaño
  • Resistencia

Función

Ya hemos dicho que existen varias categorías de caja fuerte según la función principal que le hayamos asignado. Una caja fuerte para el hogar no necesita, en principio, de los estándares de seguridad que se le exige a la caja de seguridad de un negocio. La función principal de nuestra caja fuerte afecta al resto de los criterios que mencionamos aquí.

Las cajas de seguridad convencionales son las que se utilizan para guardar objetos de valor. En el ámbito doméstico, suelen ser una buena solución para guardar joyas, documentos y otros objetos valiosos de pequeño tamaño. Si hablamos de un negocio que maneja dinero en efectivo, elegiremos un modelo más pesado y más difícil de transportar.

Mujer con caja de seguridad

Las cajas fuertes pueden adoptar formas diferentes a la convencional.
(Fuente: Frameangel: 24668571/ 123rf.com)

Nivel de seguridad

El primer criterio aquí es, de nuevo, la diferencia entre el uso doméstico o el uso profesional en un negocio. Las cajas fuertes de los bancos y de las joyerías tienen unos niveles de alta seguridad – con apertura retardada, por ejemplo – que escapan de los límites de este artículo. Por debajo de este nivel estaría el de la caja fuerte de un comercio convencional.

En cambio, el nivel mínimo de seguridad de una caja doméstica podría ser similar al de la caja fuerte de una habitación de hotel. Si queremos incrementar el grado de protección de nuestros objetos de valor en el hogar, elegiremos una caja empotrable. Si no nos basta con esto, podemos camuflar la caja de seguridad. Y cuanta menos gente sepa de su existencia, mejor.

Tipo

En este artículo nos hemos centrado básicamente en las cajas fuertes convencionales. Esta categoría sirve para definir las características de la caja de seguridad de un negocio, o la que instalamos en nuestras casas. Ambos tipos comparten las mismas funciones, con algunas diferencias en lo que se refiere a los estándares de seguridad.

Dentro de la categoría de cajas fuertes convencionales existe otro factor para clasificar su tipología: los diferentes sistemas de apertura. Podemos elegir una apertura con llave o sin llave, electrónica o mecánica. Las de tipo mecánico tienen la ventaja de que no necesitan pilas. Además, recuerda que hay cajas fuertes que no lo parecen. Por ejemplo:

  • Buzón o cajetín para llaves
  • Caja de caudales con portamonedero
  • Armero
Caja fuerte bloqueada

Existen dos opciones básicas para fijar una caja fuerte en su sitio: por superposición o por empotramiento. (Fuente: Nd3000: 85854786/ 123rf.com)

Tamaño

Por lo general, el tamaño estándar para las cajas fuertes convencionales suele estar entre los 14 y los 34 litros. Estas medidas son las más habituales en los modelos domésticos. Por su parte, las cajas de seguridad para comercios suelen estar en la franja alta de tamaño, aunque con un grosor superior al de las cajas fuertes domésticas por cuestiones de seguridad.

Vale la pena detenerse a imaginar qué tipo de objetos vamos a introducir en la caja fuerte. Si lo que queremos es, por ejemplo, guardar un ordenador portátil, asegúrate de que va a caber. Si quieres guardar escopetas, necesitarás un armero. Si solo quieres guardar las llaves de tu casa, te bastará con anclar un buzón exterior de seguridad en la fachada.

Resistencia

Hay dos factores que determinan la resistencia de una caja fuerte: los materiales con los que está construida y el tipo de instalación. Las cajas fuertes más gruesas y pesadas son las que usaríamos para un negocio, especialmente si hay de por medio cantidades de dinero contante y sonante. A mayor grosor, mayor peso. Cuanto más pesada es la caja, más difícil es de robar.

El grosor del frontal y los laterales de una caja de seguridad son vitales cuando no está empotrada. Las cajas empotrables sólo necesitan un buen grosor en el frontal, ya que los laterales ya están protegidos por la propia pared. Y en lo que se refiere a la resistencia al fuego, recuerda los estándares sobre el tema que hemos mencionado anteriormente.

Resumen

Ahora que ya sabemos un poco más sobre las cajas fuertes, podemos empezar a hacernos las preguntas adecuadas. ¿Qué tipo de objetos voy a guardar dentro? ¿Qué capacidad debe tener mi caja de seguridad? ¿Cabe mi portátil dentro? En resumen, vale la pena echarle un poco de imaginación antes de lanzarte a comprar la primera caja fuerte que encuentres.

Podemos preguntarnos, por ejemplo, si estamos o no dispuestos a hacer obras en casa para empotrar la caja. Y en ese caso, ¿queremos empotrar la caja fuerte en la pared o en el suelo? Si elegimos el suelo, comprobaremos que no haya aguas subterráneas. Y si vamos a camuflar la caja, no tiene que estar necesariamente oculta detrás de un cuadro. Los ladrones no son tontos.

Si te ha gustado el artículo, déjanos tu comentario aquí o compártelo en tus redes sociales. ¡Aunque también puedes hacer las dos cosas!

(Fuente de la imagen destacada: Kytayko: 27853353/ 123rf.com)

Califica este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
45 Voto(s), Promedio: 5,00 de 5
Cargando…