Una plancha con ropa alrededor

Ya en el siglo I a. C., los chinos utilizaban planchas de metal con asas rellenas de brasas para alisar los tejidos. Desde entonces, las planchas han evolucionado hasta convertirse en los útiles y eficientes electrodomésticos que conocemos hoy. De los distintos tipos de planchas, los centros de planchado destacan por su eficacia y por el gran ahorro de tiempo que ofrecen.

Básicamente, un centro de planchado consiste en una plancha unida a un depósito de agua de gran capacidad mediante un conducto. Gracias a ello, son más ligeras y manejables que las planchas convencionales. Además, generan más vapor y más rápidamente que los modelos tradicionales, lo que aumenta su eficacia para eliminar arrugas.

Lo más importante

  • Los centros de planchado se han convertido en la elección lógica para muchas familias. Estos electrodomésticos, diseñados para un uso intensivo, superan en eficiencia a las planchas convencionales, a la par que ofrecen resultados muy superiores a estas. Podemos encontrar modelos a precios muy interesantes, así como equipos de alta gama con grandes prestaciones.
  • El centro de planchado ofrece numerosas ventajas frente a la plancha tradicional, como una mayor autonomía y eficiencia energética, entre otras. Son fáciles de usar, aunque precisan de ciertas tareas de mantenimiento para alargar su vida útil, como la eliminación de la cal o el uso de un agua adecuada.
  • El material de la suela es un factor importante al elegir un centro de planchado. También habrá que valorar aspectos clave como la potencia eléctrica, la presión, la cantidad de vapor que sea capaz de producir, la capacidad del depósito de agua y, por supuesto, el presupuesto disponible.

Los mejores centros de planchado del mercado: nuestras recomendaciones

Si vives solo y no sueles dedicar mucho tiempo a planchar, puede que te baste con una plancha tradicional. Sin embargo, si sois varios en casa, te recomendamos que te plantees adquirir un centro de planchado: ahorrarás tiempo y tus prendas quedarán perfectas y sin arrugas. A continuación, nuestros cinco modelos recomendados.

El centro de planchado con mejor relación calidad-precio

El centro de planchado VR7260F0 Easy Steam de Rowenta, gracias a sus 5,5 bares de presión, garantiza una salida de vapor de 100 g/min, así como golpes de vapor de hasta 210 g/min. Su depósito tiene una capacidad de 1,2 litros y puede ser rellenado en funcionamiento. Además, su cartucho antical facilita el mantenimiento a la vez que alarga la vida útil del aparato.

Su suela de acero inoxidable ofrece un óptimo deslizamiento en cualquier tipo de tejido. El equipo permite, además, planchar en vertical, muy útil en el caso de trajes, cortinas o tejidos delicados que no aguanten el contacto directo con la suela de la plancha. Por otro lado, su sistema ECO permite reducir el consumo energético sin apenas sacrificar emisión de vapor.

El centro de planchado más económico

Si tu presupuesto es limitado, el centro de planchado Jata CP255 ofrece características propias de modelos superiores a un precio imbatible. Con 3,5 bares de presión, este equipo es capaz de emitir entre 65 y 75 g/min de vapor. Además, ofrece la posibilidad de planchado en vertical. En definitiva, un modelo fiable y eficaz ideal para todos los bolsillos.

El centro de planchado mejor valorado por los compradores online

El centro de planchado Philips Optimal Temp GC9410/60 cuenta con un gran depósito de 2,5 litros, lo que permite más de tres horas de uso continuo. Además, puedes usar agua del grifo sin preocupaciones gracias a su función descalcificadora Calc-clean. Sus 6,7 bares de presión permiten una salida de vapor de 120 g/min y golpes de vapor de hasta 450 g/min.

La característica más notable de este modelo es, indudablemente, su función OptimalTEMP. Gracias a ella, ya no tendrás que andar constantemente ajustando la temperatura y el flujo de vapor según qué prendas, ya que se regularán automáticamente. Dispone, además, de función ECO y posibilidad de planchado en vertical.

El mejor centro de planchado de gama media

El modelo La Vaporella XT100C, del fabricante italiano Polti, incorpora una caldera de 1,5 litros y 7,5 bares de presión, lo que garantiza un golpe de vapor de 500 g/min. Este se distribuye homogéneamente gracias a su exclusiva suela de aluminio con revestimiento cerámico, la cual facilita el planchado en cualquier dirección.

Gracias a su tecnología No Calc Long Life Boiler, la caldera de este centro de planchado retiene las partículas de cal, lo que alarga la vida útil del equipo. Por otro lado, incluye seis programas que coordinan temperatura y flujo de vapor para que no tengas que preocuparte de nada mientras planchas. Dispone también de una función turbo para las arrugas más difíciles.

El mejor centro de planchado de gama alta

Con un diseño innovador, el centro de planchado Laurastar 290970 Lift Plus Blus Sky es muy fácil de transportar y almacenar. Sus 2200 W de potencia y su tanque de agua de 1,1 litros permiten que en apenas tres minutos esté listo para planchar. Además de eliminar rápidamente las arrugas más difíciles, acaba con gérmenes y ácaros gracias a su programa de limpieza higiénica.

Este equipo es capaz de mantener una presión de vapor de 3,5 bares, lo que garantiza 150 g/min de vapor continuo y golpes de vapor de 350 g/min. Además, su suela de aluminio con tecnología 3D desprende ráfagas de vapor ultrafinas de manera intermitente para un mejor resultado. Incluye filtro antical, recogecables automático y nivel de agua iluminado.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre los centros de planchado

Muchas personas creen que un centro de planchado no es más que una plancha como las de toda la vida… solo que más cara. No pueden estar más equivocados. De hecho, muchos centros de planchado baratos ofrecen resultados superiores a planchas de gama media y superior. A continuación, te ofrecemos toda la información que necesitas conocer sobre estos electrodomésticos.

Una mujer rodeada de ropa planchada

La capacidad de los depósitos de los centros de planchado varía según marcas y modelos, aunque suele oscilar entre uno y tres litros. (Fuente: Atamanenko: 85134852/ 123rf.com)

¿Qué ventajas ofrece un centro de planchado?

Si todavía te debates entre comprar una plancha tradicional y un centro de planchado, estas ventajas terminarán de despejar todas tus dudas.

  • Rapidez. Gracias a su potencia y a la capacidad de su depósito de agua, los centros de planchado son capaces de generar más cantidad de vapor y mantener su flujo constante durante más tiempo que una plancha normal. De ahí que sean ideales para planchar grandes cantidades de ropa en poco tiempo.
  • Gran eficacia. No hay arruga que resista el continuo caudal de vapor que generan estos electrodomésticos. Para eliminar las más difíciles, la mayoría de las modelos permiten lanzar golpes de vapor capaces de alisar cualquier tejido con solo una pasada.
  • Fácil manejo. Al tener el depósito aparte, la plancha es más ligera y manejable, algo que agradecerás cuando debas planchar muchas prendas.
  • Mayor autonomía. La capacidad de los depósitos de los centros de planchado varía según marcas y modelos, aunque suele oscilar entre uno y tres litros. Algunos, incluso, permiten el rellenado mientras se usa, por lo que tienen autonomía ilimitada.
  • Mayor ahorro de agua y energía. Estos equipos brindan un ahorro de agua un 40 % mayor que las planchas tradicionales, ya que optimizan la generación de vapor. Muchos modelos incluyen, además, programas y funciones que permiten un mayor ahorro energético que una plancha normal.
  • Sanitización. Muchos fabricantes han incluido en sus centros de planchado funciones especiales capaces de acabar con ácaros y bacterias. Algunos de estos organismos resisten incluso los lavados a alta temperatura, pero no el flujo constante de vapor que generan estos equipos. ¡Y sin dañar las prendas!

¿Cómo se utiliza un centro de planchado?

La principal diferencia que distingue este electrodoméstico de una plancha tradicional es que el agua se almacena y calienta en un depósito separado. En este tanque se transforma en vapor, que pasa a la plancha a través de un conducto. Como el resto de las planchas, podremos regular a voluntad la cantidad de vapor que es expulsada por los agujeros de la suela.

Aunque existen modelos en los que es posible añadir agua mientras se usan, hay otros centros de planchado en los que no es posible hasta que la caldera queda completamente vacía. Sea cual sea el modelo, al terminarse el agua, la resistencia que la calienta se apaga automáticamente y se libera la presión acumulada en la caldera para que pueda volver a ser rellenada.

Una mujer sujetando una plancha profesional

La principal diferencia que distingue este electrodoméstico de una plancha tradicional es que el agua se almacena y calienta en un depósito separado. (Fuente: Khakimullin: 33462408/ 123rf.com)

El tiempo de calentamiento varía según marcas y modelos. En cualquier caso, si presionas el botón del vapor y sale algo de agua, significa que aún se está calentando. La mayoría de los centros de planchado pueden emitir golpes de vapor muy útiles para alisar tejidos gruesos o muy arrugados. Utiliza los controles de temperatura para los distintos materiales.

Una vez hayas terminado de planchar, deberás apagar el centro de planchado y esperar a que se enfríe para vaciarlo. Es importante que no dejes agua en su interior, ya que se pueden crear partículas que pasen a la suela de la plancha y, de ahí, a tus prendas, algo que las mancharía. En cuanto al tipo de agua recomendado, lo veremos más adelante con más detalle.

¿Es importante el material de la suela del centro de planchado?

Al escoger un centro de planchado es importante fijarse en el material de la suela de la plancha. La difusión uniforme del calor y el vapor, así como la facilidad para deslizarse sobre cualquier tejido, son factores que pueden variar según el material de la suela, principalmente aluminio, acero inoxidable y revestimiento cerámico. Analicemos uno por uno.

  • Acero inoxidable. Es un material muy resistente a golpes y arañazos, con un deslizamiento óptimo en casi cualquier tipo de tejido y muy fácil de limpiar. Al ser su índice de conductividad térmica menor que el del aluminio, se calientan más despacio y tardan más enfriarse. Son planchas más pesadas que las de aluminio o cerámica.
  • Revestimiento cerámico. Conducen muy bien el calor y ofrecen un inmejorable deslizamiento, gran resistencia al rayado y facilidad de limpieza. Normalmente, son piezas de aluminio o acero con un recubrimiento de cerámica, el cual puede deteriorarse con el tiempo.
  • Aluminio. Es el preferido por muchos fabricantes debido a su excelente capacidad para transmitir el calor, por lo que se calientan y enfrían rápidamente. No se deslizan tan bien como las anteriores, pero son más baratas y ligeras. Son suelas más frágiles que las fabricadas con acero y cerámica y suelen rayarse con las cremalleras, remaches y adornos de la ropa. Las planchas de aluminio se recubren con materiales como el teflón, que aumenta su resistencia y deslizamiento.

¿Qué tipo de agua debemos usar en un centro de planchado?

Uno de los mayores retos a los que se enfrentan los fabricantes de centros de planchado son los problemas ocasionados por un alto nivel de cal en el agua. Para minimizar el impacto de la cal en estos aparatos, los fabricantes han optado por distintas soluciones: indicadores de limpieza, varillas y cartuchos antical, filtros o la posibilidad de usar agua desmineralizada.

Muchas marcas recomiendan usar solo agua del grifo para sus centros de planchado.

No obstante, si vives en una zona cuya agua corriente tenga altas concentraciones de cal (agua dura), es aconsejable añadir al depósito agua del grifo y agua destilada a partes iguales. Si el agua es muy dura, añade dos partes de agua destilada por cada parte de agua corriente.

No obstante, hay algunos fabricantes que desaconsejan la utilización de agua destilada en sus centros de planchado, como la firma italiana Polti. Sí recomiendan, en cambio, mezclar a partes iguales agua corriente con agua desmineralizada, similar a la destilada, pero obtenida mediante un proceso distinto conocido como desionización.

Entonces, ¿qué tipo de agua hay que utilizar en zonas con altos niveles de cal? Desde aquí te recomendamos que, ante la duda, siempre consultes el manual de tu centro de planchado y sigas al pie de la letra las indicaciones del fabricante. Lo que nunca se aconseja emplear es agua de lluvia, perfumada, de condensación o cualquier otro compuesto químico o detergente.

¿Qué mantenimiento requieren los centros de planchado?

El mantenimiento de los centros de planchado depende, sobre todo, de su sistema antical. Hay equipos que incorporan una varilla anticalcárea que debe ser limpiada al menos una vez al mes. Para ello, tendremos que vaciar el depósito y esperar a que se enfríe. Extraída la varilla, se limpia con vinagre, zumo de limón o con el limpiador recomendado por el fabricante.

Algunos modelos, en vez de varillas, incorporan un cartucho antical, que ha de ser limpiado bien periódicamente, bien cuando se encienda el indicador luminoso de exceso de cal. En cuanto a la limpieza del tanque, en algunos centros de planchado es suficiente con llenarlo con agua fría y enjuagarlo varias veces hasta que salga clara y sin impurezas.

Un montón de ropa planchada

La mayoría de los centros de planchado pueden emitir golpes de vapor muy útiles para alisar tejidos gruesos o muy arrugados. (Fuente: Everydayplus: 43579817/ 123rf.com)

No hay que olvidar limpiar también la suela de la plancha, sobre todo tras una descalcificación, pues esta arrastra partículas que pueden ensuciarla. Para ello, pasa la plancha caliente por un trapo de algodón humedecido. Si quedan pegados restos de tejido por una elección de temperatura errónea, apaga la plancha y frota la suela con un paño de algodón grueso humedecido.

¿Cuánto consumen los centros de planchado?

Los centros de planchado cuestan, como mínimo, el doble que una plancha de gama media. No obstante, su eficiencia energética es mayor (hasta un 46 % más que una plancha normal), sobre todo si incorporan la función ECO. Elegir esta opción puede permitir un ahorro energético de hasta el 25 % respecto al resto de programas de planchado.

Para un mayor ahorro energético, el centro de planchado debe tener, al menos, 2000 W. Has de tener presente que cuantas más prendas planches de una vez, más energía ahorrarás, pues son electrodomésticos pensados para un uso intensivo y no puntual. En cualquier caso, invertir en aparatos con una clasificación energética A o superior supone, a medio plazo, un ahorro mayor.

No debemos desdeñar la cantidad de agua que permiten ahorrar estos electrodomésticos. Gracias a una mayor eficiencia en la producción de vapor, los centros de planchado ofrecen un ahorro de agua en torno al 40 % respecto a las planchas. Estas suelen desperdiciar bastante agua en el proceso de calentamiento, algo que no sucede con los centros de planchado.

Criterios de compra

A la hora de adquirir un centro de planchado, debemos tener en cuenta una serie de factores clave. Dada la enorme variedad de fabricantes y modelos existentes, elegir el más adecuado a nuestras necesidades puede convertirse en una tarea ardua. No obstante, si sigues estos criterios, escoger un buen centro de planchado no tiene por qué ser complicado.

  • Precio
  • Vapor
  • Presión
  • Potencia
  • Depósito de agua

Precio

Normalmente, los centros de planchado son más caros que una plancha tradicional. Sin embargo, si tu presupuesto es limitado, puedes encontrar modelos muy económicos, en torno a los 40 y 60 euros. Son centros de planchado de baja potencia, entre 1200 y 2000 W, con pocos bares de presión y una emisión de vapor que no suele superar los 120 g/min.

Si dispones de un presupuesto más holgado, entre 85 y 200 euros, te aconsejamos que aspires a modelos superiores y, por tanto, con mejores prestaciones. Suelen contar con una potencia de entre 2000 y 2500 W, presiones de entre 4,5 y 5,5 bares y una emisión de vapor que oscila en torno a los 120 g/min, con golpes de vapor de más de 250 g/min.

Un hombre planchando

Al escoger un centro de planchado es importante fijarse en el material de la suela de la plancha. (Fuente: lightfieldstudios: 114823962/ 123rf.com)

Vapor

A lo largo de este artículo, hemos usado muchas veces la expresión «g/min». ¿Sabes qué significa? Se trata de una magnitud que mide la variación de la masa respecto al tiempo transcurrido. Suele emplearse para la medición del flujo en sistemas termodinámicos, como por ejemplo la emisión de vapor de una plancha. Su unidad es el kg/s (kilos por segundo).

Ahora que sabes el significado de dicha magnitud, te será más fácil elegir el equipo más adecuado. Básicamente, cuanto más vapor sea capaz de producir, mejor, ya que de su cantidad depende la eficacia del planchado. Una función interesante que incorporan muchos modelos es el golpe de vapor, que permite expulsar una cantidad extra de vapor para eliminar arrugas difíciles.

Presión

Si quieres que tu nuevo centro de planchado cumpla las expectativas, debe tener, al menos, 4 bares de presión, aunque hay equipos de gama alta capaces de alcanzar los 7 u 8. Esta magnitud depende de la potencia del equipo y determina la cantidad de vapor que emite la plancha (los g/min) y, en consecuencia, la rapidez y eficacia de la plancha para eliminar las arrugas.

Potencia

La potencia energética es inversamente proporcional al tiempo que debemos esperar hasta que el centro de planchado comienza a emitir vapor. Por tanto, cuanta más potencia eléctrica, más rápidamente se calentará el equipo. Los centros de planchado de gama baja suelen tener poca potencia, entre 1200 y 1600 W, mientras que los modelos superiores alcanzan los 3100 W.

La mayoría de los centros de planchado de gama media tienen potencias que oscilan entre los 2000 y 2500 W, más que suficientes para calentar el agua en apenas dos minutos. Como regla general, cuanto menor sea el depósito, menos potencia necesitará para calentarse, y viceversa. Por tanto, si eliges un equipo con depósito grande, asegúrate que tenga una alta potencia.

Depósito de agua

Los centros de planchado más modestos acostumbran a tener depósitos de agua que no superan, en la mayoría de los modelos, el litro y medio de capacidad. Estos equipos suelen compensar su baja potencia con depósitos pequeños, rápidos de calentar, pero de baja autonomía. No son, por tanto, modelos adecuados para grandes cantidades de ropa.

En cambio, si vas a dar un uso intensivo a tu flamante centro de planchado, deberás escoger uno con un depósito mayor. Si no quieres estar rellenando el tanque cada dos por tres, elige uno con, al menos, 1,5 o 2,5 litros de capacidad. Algunos modelos cuentan con autonomía ilimitada, es decir, pueden rellenarse sin necesidad de apagarlos, una opción más que interesante.

Resumen

Los centros de planchado han pasado de ser electrodomésticos reservados a lavanderías y familias numerosas a estar presentes en muchos hogares. Diseñados para planchar grandes cantidades de ropa, estos aparatos se distinguen de las planchas convencionales por su eficiencia energética y su eficacia para eliminar arrugas.

En este artículo hemos elegido cinco centros de planchado que se ajustan a distintos tipos de necesidades. Además, te hemos aclarado ciertos conceptos y características propias de estos electrodomésticos, como su uso, su consumo o su correcto mantenimiento. Finalmente, te hemos ofrecido una breve guía de compra con los factores clave que tener en cuenta en tu elección.

¿Qué te ha parecido nuestro artículo? Si lo encuentras útil e interesante, ayuda a otras personas compartiéndolo en tus redes sociales, como Facebook o Twitter. También puedes dejar tus opiniones y sugerencias en nuestra sección de comentarios.

(Fuente de la imagen destacada: Belchonock: 105267335/ 123rf.com)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Diego Sánchez Periodista
Diego Sánchez
Enamorado de la literatura en general y de la ciencia ficción en particular. Internauta autodidacta, experimentado bloguero y friki en su sentido más amplio desde antes de que existiera el término.