Última actualización: 20/01/2022

Nuestro método

34Productos analizados

74Horas invertidas

19Artículos evaluados

101Opiniones de usuarios

La chlorella es un alga verde unicelular que crece en el agua dulce. Se ha utilizado como alimento durante siglos. Se cultivó comercialmente, por primera vez, en Japón en la década de 1950. En la actualidad, la chlorella se cultiva en granjas de todo el mundo, como en China, Corea, Taiwán y Brasil. Estados Unidos no produce cantidades comerciales de chlorella, sino que la importa de Asia, donde se produce a muy bajo coste debido a las condiciones favorables de cultivo, es decir, gracias a sus temperaturas cálidas y con mucha luz solar.

La pared celular de la chlorella está compuesta en su mayor parte por celulosa, lo que dificulta que el cuerpo la digiera por sí sola. Es necesario, combinarla con otros ingredientes líquidos, como por ejemplo el agua. De esta forma, a nuestro cuerpo le resulta más fácil absorber todos los nutrientes.




Las mejores chlorellas del mercado: nuestras recomendaciones

Guía de compras: Lo que debes saber sobre la chlorella

La clorela es un gran suplemento para cualquiera que quiera mejorar su salud. (Fuente: Shuraeva: 7663236/ Pexels)

¿Qué tipos de chlorella hay?

La chlorella de calidad es aquella que no ha sido tratada con pesticidas. Debe venir en un formato completamente puro, sin haber sido tratada con ningún proceso químico. También es importante que se haya cultivado en un entorno natural, sin ningún tipo de proceso mecánico.

Hay dos tipos de chlorella:

  • Chlorella verde, que es más común en Japón.
  • Chlorella roja, que es más popular en América.

También la podemos encontrar en diferentes formatos como chlorella en polvo o chlorella en cápsulas. Si eres de los que te gusta probar nuevos sabores y texturas, te recomendamos que lo pruebes en polvo. En cambio, si eres más delicado con los sabores, mejor en cápsula.

¿Quién debe utilizar la chlorella?

La chlorella es un gran suplemento para cualquiera que quiera mejorar su salud. Lo pueden tomar personas de todas las edades, incluidos los niños y las mujeres embarazadas.

Sin embargo, no debe tomarse si se toma algún medicamento o se padece una enfermedad autoinmune, como el lupus o la artritis reumatoide. La chlorella puede interferir en la eficacia de los fármacos recetados para estas enfermedades.

Resulta ideal para tomar cuando estás estresado o si tu sistema inmunitario necesita apoyo. También puede tomarse como un suplemento de antienvejecimiento, ya que ayuda al cuerpo a desintoxicarse y rejuvenecerse.

¿Cuáles son las ventajas de la chlorella?

La chlorella contiene clorofila, vitaminas y minerales. También tiene altos niveles de proteína de hasta un 70% y ácidos grasos esenciales, como el omega-3.  De entre todos los nutrientes, destacamos las vitaminas A, B1 (tiamina), B2 (riboflavina) y C.

Además de estos nutrientes esenciales, la chlorella también proporciona al cuerpo clorofila, que ayuda a limpiar la sangre de toxinas como los metales pesados, como el mercurio o el plomo.

Criterios de compra y evaluación

Procedencia

Lo más recomendable es comprar chlorella que haya sido cultivada en Japón. La chlorella de otros países puede no ser tan buena, y también es posible que haya sido irradiada o tratada con productos químicos.

Sin embargo, si quieres adquirir una con otro origen, asegúrate de investigar sobre la marca y su fiabilidad.

Proporción

Otro punto a tener en cuenta es la cantidad de chlorella que contiene cada cápsula o bolsa en polvo. Deberías buscar un mínimo de 1.000 mg por ración y, preferiblemente, más que eso.

Aditivos

También es importante comprobar si hay aditivos o rellenos incluidos en el suplemento, ya que pueden tener un efecto adverso sobre su eficacia. La presencia de aditivos determina el nivel de calidad de la chlorella, tanto en formato cápsula como en polvo.

(Fuente de la imagen destacada: Nilov: 6707445/ Pexels)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Evaluaciones