Un bebé durmiendo

Durante los primeros meses, la cabeza de los bebés es sumamente delicada y puede deformarse si no prestamos mucha atención a su cuidado. De hecho, son muchos los que sufren la afección conocida como plagiocefalia. Por suerte, contamos con los cojines para plagiocefalia, diseñados para remitir los síntomas.

Esta afección provoca una deformación en el cráneo del bebé, debida en la mayoría de los casos a los largos periodos que el pequeño pasa tumbado. A pesar de ser un problema relativamente común, todavía hay muchas cosas que no sabemos sobre él. Si tu hijo se encuentra en esta situación, continúa leyendo esta guía.

Lo más importante

  • Son muchos los bebés que sufren plagiocefalia durante sus primeros meses de vida. Se trata de un aplanamiento de uno de los lados del cráneo provocado por el tiempo que pasan tumbados. Aunque puede no ser demasiado grave, debemos tratarla sistemáticamente.
  • En la actualidad, los avances que han experimentado los artículos de puericultura nos ofrecen la posibilidad de contar con un cojín para plagiocefalia con el que evitar o tratar esta afección en casa y con muy buenos resultados.
  • A la hora de elegir el cojín de plagiocefalia ideal para nuestro bebé, debemos tener en cuenta aspectos como la forma, la compatibilidad o los materiales con los que se fabrica. De esta manera, estamos seguros de realizar la compra más adecuada.

Los mejores cojines para plagiocefalia del mercado: nuestras recomendaciones

Si ya nos cuesta trabajo elegir cualquier artículo de puericultura, la tarea se complica todavía más cuando se trata de comprar un producto que va a evitar o a curar una afección que sufre nuestro hijo. En Zonapadres sabemos la importancia que tiene el cuidado de los más pequeños. Por ello, hemos seleccionado los cinco mejores cojines para plagiocefalia del mercado.

El cojín para polagiocefalia favorito de los usuarios online

Bammax ha creado una almohada ortopédica con la que evitar la aparición de plagiocefalia en el bebé. Está fabricada de espuma con memoria termostática, lo que garantiza la máxima transpirabilidad y suavidad para que el pequeño se sienta a gusto mientras la utiliza. Cuenta con una ranura en el diseño aerodinámico del centro y el cuello, para mantener una buena postura.

Sus dimensiones (22 x 22 x 3 centímetros) se adaptan a la fisiología del bebé y es compatible con cualquier cuna o carrito de paseo. Además, como la espuma viscoelástica no se puede lavar en la lavadora, cuenta con una funda extraíble, fabricada 100 % en algodón, para poder mantener la almohada siempre en las mejores condiciones.

El cojín para plagiocefalia que se puede utilizar sobre cualquier superficie

El cojín Mimos es un dispositivo médico especialmente diseñado para la prevención y la corrección de las deformidades craneales posturales en bebés. Gracias a su diseño anatómico y a los materiales empleados en su confección, este cojín distribuye el peso de la cabeza del bebé en una superficie más amplia y evitar que se produzcan las deformidades.

Además, su estructura tridimensional le otorga excelentes propiedades de absorción y transpiración. Su diseño está especialmente concebido para su uso mientras el bebé está tumbado, ya sea durante el descanso o el juego, y se adapta perfectamente a dispositivos como la cuna o manta/parque de juegos, y también es apto para su uso en el cochecito.

El mejor cojín para plagiocefalia con memoria Foam

La almohada para el bebé Yofoos está diseñada para sostener la cabeza y el cuello del bebé, y mantenerlo siempre en la postura correcta. El contorno en el centro alivia la presión para mantener la forma redonda natural de la cabeza. Además, está fabricada con espuma con memoria Foam, muy confortable.

Su material antibacteriano promueve la ventilación para mantener al bebé fresco y cómodo. La funda de almohada es extraíble y lavable, lo que ayuda a proteger la almohada del polvo, la leche o la regurgitación. Gracias a este cojín para plagiocefalia, se reduce la presión de la cabeza del pequeño y le ayuda a dormir.

El cojín para plagiocefalia más completo

Gracias a esta almohada ortopédica fabricada con espuma con Memory Foam, se previene y se trata el síndrome de cabeza plana (plagiocefalia). Está específicamente diseñada para garantizar la postura perfecta de la cabeza y la espalda del bebé, lo que evita la aparición de dichas deformidades o corrige sus síntomas.

Además, su forma de círculo la hace muy ergonómica y actúa como antiasfixia, ya que permite encajar la cabeza del bebé cómodamente. En S&G SHOP BABY quieren ofrecer una experiencia completa y, por ello, incluyen en el paquete la almohada, dos fundas extraíbles y lavables en la lavadora, y un babero 100 % de algodón.

El cojín para plagiocefalia más recomendado por los especialistas

Este cojín para bebé está indicado para tratar la plagiocefalia o cabeza plana gracias a su diseño ergonómico, que hace que que el pequeño mantenga una postura correcta y previene que la parte trasera de su cabeza tenga contacto directo con otras superficies. Está fabricado de algodón 100 % de primera calidad, testado y recomendado por pediatras y osteópatas.

Tanto el peso como el tamaño de la almohada están pensados específicamente para usarla en la cuna, en la cama, en el cochecito, en el cambiador o en la sillita. Se adapta perfectamente a cualquier entorno para aportar la mayor comodidad. El paquete incluye una bolsa de diseño muy práctica y resistente, además de dos fundas lavables.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre el cojín para plagiocefalia

La plagiocefalia es una afección muy aparatosa que, además, preocupa mucho a los padres. Y no es para menos, pues no es fácil ver cómo el cráneo de nuestro bebé se deforma. Por ello, a la hora de comprar un cojín para plagiocefalia, nos asaltan miles de dudas. Hoy estamos aquí para responder a todas las preguntas sobre este efectivo artículo de puericultura.

Un bebé con cojín

Lo que hace tan especial a este tipo de cojines es el diseño. (Fuente: Anna Grigorjeva: 40962036/ 123rf.com)

¿Qué es un cojín para plagiocefalia y qué ventajas tiene su uso?

Como hemos comentado anteriormente, la plagiocefalia es un afección caracterizada por el aplanamiento de uno de los lados del cráneo del bebé. La cabeza de los peques es muy sensible y, al pasar tanto tiempo tumbados, cede y se deforma. Por suerte, contamos con almohadas especiales que aportan muchos beneficios:

  • Elimina la presión del cráneo del bebé, lo que hace que duerma más cómodamente.
  • Ayuda a mantener la cabeza, el cuello y la columna vertebral del pequeño en la postura correcta.
  • Previene la aparición de deformidades en el cráneo.
  • Con su uso prolongado, corrige dichas deformaciones.
  • Se adapta a cualquier lugar donde se tumbe el bebé (cochecito, cuna y cambiador, entre otros).

Y todo ello sin ningún esfuerzo. Es tan simple como cambiar la almohada normal (si la usan) por una diseñada específicamente para bebés y los resultados se ven día a día. Además, este tipo de cojines se fabrican con materiales respetuosos con la piel de los más pequeños, algo que reduce la posibilidad de aparición de reacciones alérgicas.

Además de utilizar el cojín para plagiocefalia, ¿qué otras prácticas pueden ayudar a prevenir esta afección?

Aunque los beneficios y los buenos resultados del uso del cojín para plagiocefalia están más que demostrados, la mente de los padres no para nunca y queremos ir un paso por delante. Por ello, nos planteamos la existencia de otros métodos que podamos poner en práctica para luchar contra esta afección. Toma nota de los siguientes:

  • Intentar que nuestro hijo duerma con la cabeza ladeada, boca arriba, procurando que pase el mismo tiempo hacia un lado que hacia el otro.
  • Cuando cojamos al bebé, alternar el brazo con el que lo hacemos. Así, repartiremos la presión del cráneo.
  • Reducir al máximo el tiempo que el pequeño pasa tumbado cuando está despierto.

Son tres consejos muy sencillos y que podemos llevar a la práctica con facilidad en nuestro día a día, pero que, sin embargo, influyen enormemente en la salud del cráneo de nuestro hijo. Por supuesto, cada bebé es un mundo y debemos consultar siempre con un especialista si vemos que la situación se agrava.

Una madre con su bebé

El cojín reduce la presión del cráneo y se obliga al bebé a mantener en una postura correcta. (Fuente: Anna Bizoń: 39091390/ 123rf.com)

¿Solo los bebés afectados pueden utilizar un cojín para plagiocefalia?

En absoluto. De hecho, la mayoría de los especialistas coinciden en que todos los bebés deberían utilizar un cojín para plagiocefalia en lugar de una almohada general. Esta afirmación viene respaldada por el hecho de que los cojines especializados están diseñados para la anatomía de los más pequeños.

De esta manera, además de favorecer el sueño de nuestro hijo, que dormirá mucho más a gusto sobre una almohada adaptada a él, estaremos contribuyendo a reducir las posibilidades de aparición de deformaciones en el cráneo del pequeño. Así que, ya sabes lo que se suele decir, mejor prevenir que curar.

Santiago García-TornelPediatra

“Es básico que cuando esté despierto se ponga boca abajo para reforzar la musculatura de la espalda, evitar la presión en la cabeza y mejorar el desarrollo psicomotor”.

¿De qué dependen los resultados del cojín para plagiocefalia?

Cualquier pediatra o especialista en la materia nos dirá que los resultados pueden variar de unos bebés a otros. Y es que, con los niños, no hay ciencia exacta. Por ello, aunque debe ser el experto quien valore la progresión de los resultados, podemos establecer algunos parámetros generales que harán variar los efectos del cojín para plagiocefalia:

  • El caso médico concreto: si se trata de una plagiocefalia leve, moderada o severa.
  • La constancia de uso que le demos al cojín. Cuanto más, mejor.
  • La edad del pequeño. Cuanto más pequeño sea, más rápido se notarán los resultados, ya que el cráneo está más blando.
  • La calidad del cojín para plagiocefalia que utilicemos.

A excepción del caso médico y la edad del bebé, la frecuencia de uso y la calidad de la almohada dependen de nosotros. Teniendo en cuenta estos cuatro aspectos, debemos tener paciencia y llevar un seguimiento profesional de la mejoría del pequeño. Solamente así se podrán evaluar los resultados de una manera correcta.

Un bebé con su muñeco

El diseño es tan importante porque en él se basa la funcionalidad y efectividad del cojín. (Fuente: famveldman: 31615579/ 123rf.com)

¿Se puede utilizar el cojín para plagiocefalia mientras damos el pecho?

Esta es una pregunta muy frecuente que se hacen las madres que han decidido amamantar a su bebé. El momento de dar el pecho es muy especial y siempre queremos que nuestro hijo esté lo más cómodo posible. Por ello, cuando sufre de plagiocefalia, nos preocupa no utilizar el cojín adecuadamente. Pensemos un momento en las siguientes posturas:

Postura¿Cómo?
CruzadoSiéntate y coloca al bebé sobre tí, de manera que vuestros vientres queden enfrentados.
AcunarApoya al bebé en el brazo del que estés dando el pecho. Realiza movimientos lentos.
Posición lateralExtiende el brazo y apoya al bebé encima, con el brazo sostienes su cuerpo y con la mano su cabeza.
Pelota de rugbyEl bebé se apoya longitudinalmente sobre almohadas.

Seguro que te resultan muy familiares, ¿verdad? Pues bien, estas, además de ser las posturas preferidas por los bebés, también lo son por los expertos para evitar la plagiocefalia. En todas ellas puedes interponer el cojín para plagiocefalia entre tu cuerpo y el suyo, de manera que su cráneo siempre se apoye sobre la almohada.

¿Es efectivo el cojín para plagiocefalia en todos los grados de la afección?

Para responder a esta pregunta debemos tener en cuenta que, a este respecto, existen muchas discrepancias entre los especialistas. Mientras algunos de ellos afirman que cualquier grado de plagiocefalia se podría solucionar con el uso de un cojín o una almohada destinada específicamente para ese fin, otro no están de acuerdo.

El motivo que alegan los del segundo grupo es que, cuando la plagiocefalia es muy severa, el bebé estará muy incómodo en la posición que le haría corregir los síntomas. Por ello, nunca permanecería en tal posición y la afección acabaría por agravarse. En tales casos, puede considerarse oportuno el uso de un casco ortopédico corrector.

¿El cojín para plagiocefalia soluciona un problema que es meramente estético?

Esta es otra de las grandes controversias relacionadas con el tema. Pues bien, aunque muchos se empeñen asegurar que se trata de un problema únicamente estético, lo cierto es que existen muchos estudios (como los realizados por el National Center for Biotechnology Information NCBI) que afirman todo lo contrario. Estos son algunos de sus resultados:

  • El desarrollo psicomotor es peor en niños que han sufrido plagiocefalia, sobre todo si ha sido severa.
  • También se ha demostrado la aparición de maloclusión en la mordida.
  • Es posible que aparezca una alteración en el equilibrio del niño entre los tres y cinco años.
  • Puede con “problemas” en el futuro desarrollo del niño no parezcan demasiado graves a simple vista. Pero, nadie querría que su hijo sufriera cualquier tipo de secuelas por no haber querido utilizar un cojín para plagiocefalia o un casco ortopédico corrector. Si tenemos la solución tan mano, ¿por qué no utilizarla?

¿Cuándo se empieza a utilizar un cojín para plagiocefalia?

En muchos casos, debido a un parto por cesárea o, simplemente, a una posición concreta del feto durante el embarazo, los especialistas diagnostican la plagiocefalia a los recién nacidos. De todas maneras, es una afección que se detecta de forma temprana, ya que es cuando los huesos del cráneo están más blandos.

Por ello, no es de extrañar que los bebés de dos o tres meses ya utilicen un cojín para plagiocefalia. De hecho, no se recomienda exceder los cinco o seis meses, y mucho menos esperar a los doce meses, ya que los huesos se fortalecen con el paso del tiempo y será más complicado conseguir que las deformaciones se corrijan.

Un bebé durmiendo

Se recomienda contar en casa con al menos dos fundas diferentes para poder proteger el cojín. (Fuente: sailanalt: 18442492/ 123rf.com)

Criterios de compra

La correcta elección del cojín para plagiocefalia que va a utilizar nuestro hijo es fundamental para asegurar unos buenos resultados. Por ello, es de vital importancia que, antes de tomar cualquier decisión, tengamos en cuenta ciertos criterios de compra que nos ayudarán a guiarnos y a decantarnos por el mejor. Toma nota:

  • Diseño
  • Material
  • Funda
  • Compatibilidad
  • Calidad

Diseño

Por supuesto, si vamos a hablar sobre los criterios de compra de un cojín de plagiocefalia, no podemos empezar de otra manera que por el diseño del mismo. El diseño es tan importante porque en él se basa la funcionalidad y efectividad del cojín. De no ser por él, estaríamos hablando de una almohada cualquiera.

Lo que hace tan especial a este tipo de cojines en lo que respecta a su diseño es su forma sumamente ergonómica y el orificio que tienen en el centro. Gracias a él, se reduce la presión del cráneo y se obliga al bebé a mantener en una postura correcta tanto su cabeza como su cuello y su columna vertebral.

Material

También resulta indispensable que prestemos atención al material con el que está fabricado el cojín para plagiocefalia. Se trata de un producto que va a estar en contacto directo con la piel de nuestro bebé y debemos evitar las posibles reacciones alérgicas que puedan aparecer. Además, también influirá en la comodidad.

Aunque lo lógico es que todos los artículos de puericultura estén fabricados con materiales no tóxicos, seguros, hipoalergénicos, suaves, resistentes y cómodos, no está de más que echemos un pequeño vistazo al envase del cojín y lo comprobemos. Asimismo, cuanto mejores sean los materiales, más durará el cojín.

Funda

Como la mayoría de los cojines para plagiocefalia están fabricados con espuma viscoelástica, que no se puede meter en la lavadora, lo normal es que incluyan además una funda que sí podremos lavar siempre que lo necesitemos. Las manchas serán más que habituales en el cojín, así que siempre será mejor contar con una funda.

Existen modelos con tamaños universales y fundas que se pueden comprar por separado para tener siempre a mano un recambio. Se recomienda contar en casa con al menos dos fundas diferentes para poder proteger el cojín cuando una de ellas se esté lavando. Además, el tejido de la funda siempre será más conveniente para la piel del bebé que la espuma.

Compatibilidad

Antes hablábamos de la importancia de utilizar con mucha frecuencia el cojín para plagiocefalia. Sin embargo, ¿cómo vamos a hacerlo si no podemos colocarlo en cualquier superficie sobre la que se tumba el bebé? A esto nos referimos justamente con compatibilidad, al hecho de que el cojín sea adaptable y lo podamos colocar en cualquier lugar.

Hay algunas familias que prefieren contar con varios cojines diferentes, de manera que siempre tengan uno en el lugar que lo necesitan. Por suerte, no son excesivamente costosos y puede resultar una opción viable si nuestro cojín principal no es demasiado compatible con, por ejemplo, el carrito de paseo.

Calidad

Por último, aunque en absoluto menos importante, tenemos que hablar de calidad. Parece indispensable tener en cuenta este criterio cuando nos estamos refiriendo a un artículo del que va a depender la salud de nuestro hijo. Por supuesto, nadie nos garantiza la calidad de un producto antes de comprarlo, pero podemos tomar algunas medidas de prevención.

Por ejemplo, confiar en marcas conocidas de las que ya tengamos algún artículo de puericultura o basarnos en la opinión de otros usuarios que ya lo hayan utilizado y que verifiquen su efectividad. Además, debemos contar siempre con una garantía que nos respalde. Para nuestros bebés, siempre lo mejor.

Resumen

Se ha demostrado que el uso frecuente de un cojín para plagiocefalia tiene enormes beneficios sobre los bebés. Por un lado, ayuda a prevenir la aparición de deformaciones en el cráneo y favorece una postura correcta de la cabeza, el cuello y la espalda del pequeño. Además, corrige los síntomas cuando sufren esta afección.

Podemos encontrar una gran variedad de cojines específicamente diseñados para este fin en el mercado, pero debemos ser cuidadosos a la hora de elegir el que más nos conviene. Fijarnos en factores como el diseño, el material, las prestaciones, la compatibilidad o la calidad pueden ayudarnos a tomar la decisión correcta.

Si te ha gustado nuestra guía sobre el cojín para plagiocefalia, compártela en redes sociales y déjanos un comentario.

(Fuente de la imagen destacada: Anna Grigorjeva: 52783020/ 123rf.com)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Beatriz Cámara Traductora y redactora
Soy redactora freelance desde hace ya algún tiempo y creo que los ingredientes fundamentales para elaborar un artículo de calidad son el rigor en la información y un toquecito de buenas maneras. Dedico mi día a día a investigar y escribir sobre cosmética, belleza, crianza efectiva y productos para el hogar.