Última actualización: 10/06/2021

La plata es uno de los metales más conocidos y utilizados. Sin embargo, se trata de un metal que puede perder su lustre con el paso del tiempo. Cuando esto ocurre, puede llevarnos a pensar que es de mala calidad. ¡Nada más lejos! De hecho, es todo lo contrario.

Queremos ayudarte a que puedas conservar tus objetos de plata más preciados. Por eso, a continuación, te daremos algunos de los consejos más efectivos para que puedan recuperar su brillo. Además, resolveremos algunas dudas que pueden surgirte sobre este metal y cómo limpiarlo.




Lo más importante

  • Que la plata se oscurezca no es sinónimo de que se trata de un metal de mala calidad, sino todo lo contrario.
  • Existen diversas opciones efectivas para recuperar el brillo y remover lo ennegrecido de los objetos de plata.
  • En este artículo, te contamos los tipos de plata que existen. También cómo y con qué limpiarla. Además de por qué se oscurece y cómo evitarlo, entre otra información relevante.

Lo que debes saber sobre la plata y cómo limpiarla

En el siguiente apartado, responderemos algunas de las preguntas más frecuentes de los usuarios. De esta manera, podremos ayudarte a que tus objetos de plata vuelvan a lucir como antes.

Que la plata se oscurezca no es sinónimo de que se trata de un metal de mala calidad, sino todo lo contrario. (Fuente: Marcbruxelle: 7062087/ 123rf)

¿Qué tipos de plata hay?

La plata existe desde hace miles de años. Con el paso del tiempo, el hombre ha ido adaptando este metal a sus gustos y necesidades. Hay desde joyas hasta utensilios de cocina y platería. La plata pura no suele usarse en estado puro, sino que es una aleación con otros metales que aportan mayor resistencia. Es extraída de la naturaleza y luego se procesa para convertirla en las diversas platas que conocemos. Te las mostramos en la siguiente tabla:

Plata Características Artículos/objetos % metal
Pura, fina o 999 Tiene poca resistencia. Forjado en lingotes u otros objetos sin otro metal. Se suelda fácilmente. Relojes de bolsillo, bandejas o cubiertos. 99,9% plata.
De ley 958 o de Britania Normalmente, se alea con cobre. También es blanda. Se utiliza en la fabricación de instrumentos musicales o monedas decorativas. 95,8% plata. 4,2% otro metal.
De ley 950 Es el estándar en artículos de uso diario. También se alea con cobre y es blanda. Es la más popular en joyas. 95% plata. 5% otro metal.
Argentium Silver Es una alternativa para prendas de lujo por su color rojizo. Indica su procedencia. Está patentado por Argentium International LTD. Otra propuesta para las joyas. 93,5% plata. 6,5% germanio.
Plateada o Ecosilver Es parecida a la anterior, pero está hecha a partir de residuos reciclados de industrias médicas y electrónicas, entre otras. Otra propuesta para las joyas. 92,5% plata. 7,5% germanio.
De ley 925 o esterlina Gracias a su aleación con cobre, aporta un color blanco y brillante similar a la plata fina. Es la más usada en joyería porque es más dura que 950. 92,5% plata. 7,5% otro metal.
De segunda ley 900 Se usa para crear piezas con más resistencia, aunque tiene poco brillo. Cadenas, pendientes o pulseras. 90% plata. 10% otro metal.
De segunda ley 800 Tiende a ennegrecer rápido. Tiene un color amarillento. Para cadenas. 80% plata. 20% otro metal.
Tibetana Tiene un bajo porcentaje de plata. Se puede alear con cobre, zinc y níquel. Es la más económica. En joyas o adornos para ropa. Solo tiene entre 30% o 40% de plata. El resto, entre otros metales.

¿Por qué se "oxida" la plata?

Es bastante común escuchar que la plata se oxida. Sin embargo, lo cierto es que la plata realmente no sufre ese proceso. Es debido a que este metal no reacciona al oxígeno del aire.

No obstante, pueden aparecer ciertas picaduras de óxido en las piezas por la aleación de la plata con otro metal. Estas picaduras se remueven con un limpiador especial o con métodos caseros (te hablaremos de ellos más adelante).

¿Cómo evitar que la plata se oscurezca?

La plata es un metal natural y se ennegrece por el contacto con el sulfuro de hidrógeno presente en el aire. También por el sudor de la persona y por productos de higiene personal o cosmética. Incluso, por una prolongada exposición al sol. Trata de guardar estos objetos en cajas que puedan evitar al máximo el contacto con el ambiente. Sin embargo, si se trata de joyas, entendemos que quieres lucirlas. En ese caso, puedes seguir los siguientes consejos:

  • Cuando limpies, asegúrate de quitarte las alhajas.
  • Procura no ducharte con ellas puestas.
  • Límpialas con productos adecuados cada cierto tiempo.
  • Evita el contacto con el sudor o zonas en las que aplicas maquillaje.

¿Qué tipos de limpiadores para plata existen?

Si te gusta lucir la plata, siempre querrás mantener tus joyas o tu cubertería de plata impolutas. Para ello, invertir en un buen limpiador de plata es la mejor opción. En la siguiente tabla, te mostramos los diferentes tipos de limpiadores de plata que puedes encontrar y cómo usarlos para obtener ese anhelado brillo.

Presentación Modo de uso
Crema Untar un poco de la mezcla en un pañuelo limpio y frotar sobre la pieza. Se recomienda usarlo para utensilios de cocina, como bandejas y platos.
Gel Colocar un poco sobre un trapo limpio y limpiar la pieza. Ideal para anillos, llaves, cubiertos e instrumentos musicales.
Gel concentrado Puedes diluir con agua en un atomizador, agregar un poco en un recipiente y dejar remojando la pieza por unos minutos. Es recomendable para piezas un poco difíciles de limpiar, como pendientes, cadenas y pulseras.
Líquido Normalmente, son soluciones que se agregan a un aparato ultrasónico.
Toallitas desechables Como su nombre lo indica, después de usarla limpiando la pieza, descartas la toallita. Es idóneo para llaves y anillos.
Spray Esparcir un poco en la pieza y frotar con un trapo de microfibra.
Aparatos ultrasónicos Artefactos que realizan la limpieza solo con presionar un botón. Necesitan líquidos especiales.

¿Qué utensilios necesitas para limpiar la plata?

Limpiar la plata puede parecer una tarea sencilla. Sin embargo, algunos productos que utilizamos podrían ser corrosivos para nuestra piel. Por ello, debemos hacerlo de una forma segura. A continuación, te recomendamos los siguientes “infaltables” para que cuides ambos aspectos.

  • Guantes: Para proteger tus manos y las piezas de plata. Es decir, para no dejar huellas.
  • Toalla o pañuelo: Siempre que pulas o frotes un objeto de plata, hazlo con una tela suave para que no se raye.
  • Buena ventilación: Ciertas reacciones pueden generar olores desagradables o fuertes.
  • Recipiente: Es mejor tener un envase exclusivamente para hacer las mezclas para limpiar la plata. Preferiblemente, de cerámica o vidrio para que no queden residuos.
  • Otras opciones: También puedes usar algodón. Lo importante es que, al restregar el limpiador con el objeto, quede sin manchas o rayones.

¿Cuáles son los métodos caseros más efectivos para limpiar la plata?

Hoy en día, hay muchos objetos hechos de plata: portarretratos, candelabros, cubiertos, bandejas, teteras, tazas, copas e incluso vajillas completas. También artículos personales, como anillos, pendientes, llaves, gafas de sol o de diario y pulseras, entre otros. Aun así, de usarlos mucho o no usarlos, pueden acabar perdiendo su brillo u oscureciéndose. Para tratar de evitarlo, te recomendamos a continuación algunos métodos caseros muy efectivos.

Ingredientes Modo de uso Ideal para
Bicarbonato de sodio y vinagre Mezclar ambos ingredientes hasta diluir el polvo. Luego agregar los objetos y dejar actuar unos 30 minutos. Lavar, secar y pulir con un trapo seco y suave. Las cantidades aproximadas: 4 cucharadas de bicarbonato por taza de vinagre. Joyas pequeñas y monedas. Anillos sin gemas.
Bicarbonato de sodio o sal con limón Mezclar los ingredientes hasta obtener una pasta. Untar un poco en un pañuelo o toalla limpia y frotar. Enjuagar y secar. Dependiendo de la pieza, usar el jugo de 2 limones y 1 cucharada de bicarbonato. Joyas, cubiertos pequeños o monedas. Anillos sin gemas.
Agua, limón y sal Hervir 1 taza de agua, agregar 4 cucharadas de sal y remover hasta diluir. Añadir el jugo de 1 limón e incorporar los objetos y dejar actuar unos 45 minutos. Lavar y secar. Llaves, joyas pequeñas y monedas. Anillos sin gemas.
Agua, sal o bicarbonato de sodio y papel aluminio Cubrir el interior de un recipiente con un trozo grande de papel aluminio y llenar con agua caliente y sal o bicarbonato. Utiliza 1 cucharada de sal por litro de agua. Cubiertos y monedas.
Agua oxigenada y alcohol 70° Vierte medio litro de agua oxigenada con ¼ de taza de alcohol en un recipiente y agrega los objetos. Joyas, llaves, monedas y utensilios de cocina.
Pasta dental Coloca un poco en un cepillo de dientes de cerdas suaves o usado y frota el objeto por todos lados. Puedes sustituir el cepillo por un trozo de tela limpio. Enjuagar y secar. Cadenas, pulseras y anillos.
Cáscara de plátano Frota la pieza con el interior de la cáscara. Este tiene unos componentes activos para quitar la suciedad y recuperar el brillo. Anillos, llaves, monedas, gafas de sol e instrumentos musicales.
Harina de maíz con agua Se hace una pasta con agua tibia y esta harina. Este método es usado, en su mayoría, para sacar brillo. Joyas, monedas, utensilios de cocina y llaves.
Ketchup o salsa de tomate Está presenta prácticamente en todas las neveras. Pon unas gotas de la salsa en una toalla o pañuelo, frota la pieza y deja actuar al ácido del tomate y el vinagre. Enjuagar y secar. Objetos y joyas pequeñas. Anillos sin gemas.
Salsa tártara, agua y sal Calienta 1 litro de agua y agrega 1 cucharada de salsa y de sal. Cuando hierva, agrega las piezas y deja actuar 5 minutos. Apaga y déjala enfriar con los objetos dentro. Luego lavar y secar. Cubiertos.
Tamarindo Sirve para limpiar la plata por la acidez del mismo. Solo se debe frotar un poco de la pasta de tamarindo en la pieza. Cubiertos y joyas pequeñas. Anillos sin gemas.
Amoníaco y agua Usar esta alternativa como última opción. Es más viable cuando las piezas están muy negras porque es un remedio muy agresivo. Serían 2 medidas de agua tibia y 1 medida de amoníaco. Joyas pequeñas, utensilios de cocina y llaves. Anillos sin gemas.

¿Qué no debo usar para limpiar la plata?

Así como lo anterior limpia y embellece los objetos de plata, para no dañarla, te recomendamos que evites lo siguiente:

  • Productos de limpieza, sobre todo hipoclorito de sodio o lejía.
  • Ácido de batería de los autos.
  • Trapos manchados, sucios o que no sean suaves.
  • Recipientes de plástico para hacer las mezclas.

Existen diversas opciones efectivas para recuperar el brillo y remover lo ennegrecido de los objetos de plata. (Fuente: Sirah: 116224750/ 123rf)

¿Puedo usar cualquier tipo de plata?

Como mencionamos anteriormente, cada tipo de plata es usado para algo puntual. Algunas de las aleaciones de la plata son con otros metales, como cobre, germanio, platino, zinc y níquel. En el caso de la joyería, la plata más usada es la 925 y 950. Pero algunas personas son alérgicas a alguno de ellas y no lo saben. Es por ello que, en estos casos, es mejor recurrir a usar piezas de acero inoxidable.

En la mayoría de las ocasiones, la alergia a la plata es en realidad al níquel. Se dice que una de cada cinco personas la padecen. Suele exteriorizarse tras una prolongada exposición o roce con la piel. Por ello, debes evitar cualquier contacto con este metal. Es mejor que te asegures sobre los componentes de la joya antes de sufrir una dermatitis de contacto.

Además de las joyas, utensilios de cocina, llaves, gafas de sol e instrumentos musicales, existen otros artículos que contienen plata. Tal vez no lo sepas, pero algunos de estos productos son los siguientes:

  • Ropa: Cremalleras, botones a presión y cierres del sujetador.
  • Dispositivos médicos.
  • Cigarrillos electrónicos.
  • Ordenadores portátiles o tabletas.

Conclusión

En la actualidad, la plata es un metal usado en muchas cosas. Gran parte de su aleación es con cobre, zinc o níquel. De esta forma, tiene más durabilidad y dureza. Sin embargo, la preservación de cada elemento depende del cuidado que les demos a estas piezas. Se pueden guardar en bolsas de plástico con cierre hermético o cajas de cartón. Así, evitarás que se oscurezca o se raye por el roce de unas con otras o por el sulfuro de hidrógeno del aire.

Para tratarlas de la mejor manera posible, existen limpiadores especiales en el mercado. Igualmente, puedes crear tu propio limpiador de plata en casa. Solo necesitas contar con los utensilios mencionados anteriormente, los ingredientes, hacer las respectivas mezclas y tener paciencia para que actúe. El método más adecuado de limpieza dependerá del tipo de pieza y la intensidad del tono oscuro que haya adquirido.

Si este artículo te ha sido de utilidad, no olvides compartirlo en redes sociales o dejar tu comentario.

(Fuente de la imagen destacada: Klaudiafj: 64012951/ 123rf)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Evaluaciones