Crema antiinflamatoria destacada
Última actualización: 08/10/2020

Nuestro método

9Productos analizados

25Horas invertidas

17Artículos evaluados

153Opiniones de usuarios

¿Dolor muscular o articulatorio? ¡No te preocupes! Tenemos el remedio que estabas buscando: la crema antiinflamatoria. Si bien es cierto que siempre que nos duele algo tendemos a ir directamente a por un antiinflamatorio oral, estas cremas tienen muchas ventajas que ofrecernos.

Por ello, cada vez son más las personas que se están decantando por el uso de este tipo de medicamentos cutáneos, mucho más respetuosos con el organismo. Si te estás planteando el cambio, acompáñanos, en esta guía te contaremos todo lo que necesitas saber para hacerlo de forma responsable. ¡Allá vamos!




Lo más importante

  • ¿No te fías de los efectos de las cremas antiinflamatorias? Existen muchos mitos alrededor de estos productos, pero nada más lejos de la realidad. De hecho, pueden llegar a ser incluso más efectivas que los antiinflamatorios orales.
  • Este tipo de cremas están específicamente diseñadas para calmar los dolores musculares más comunes con un efecto bastante rápido y duradero. Además, algunas están elaboradas con ingredientes naturales con acciones analgésicas muy potentes.
  • Pero no olvides que no es un cosmético. Si quieres elegir la más adecuada para ti, lo mejor es tener en cuenta criterios de compra como los ingredientes, las precauciones, la compatibilidad con otros medicamentos y la fecha de caducidad.

Las mejores cremas antiinflamatorias del mercado: nuestras recomendaciones

La creciente demanda de las cremas antiinflamatorias están provocando la aparición de muchos productos nuevos. Sin embargo, no debemos creernos siempre los anuncios de la televisión que venden como milagrosas algunas de estas cremas. Antes de nada, déjanos hacerte alguna que otra recomendación. ¡Toma nota!

La mejor crema antiinflamatoria para deportistas

Esta crema antiinflamatoria está formulada con componentes naturales con acciones calmantes, tonificantes, relajantes y refrescantes. Entre ellos se encuentran la caléndula, árnica y menta, entre otros.

Es una alternativa ideal para deportistas, así como para cualquier persona que lleve un estilo de vida activo. Solo se debe masajear suavemente la zona del dolor con movimientos ascendentes y circulares hasta que la crema se absorba completamente.

Evaluación editorial: Si realizas actividades físicas de alta intensidad, esta crema antiinflamatoria, relajante y refrescante te resultará ideal.

La mejor crema antiinflamatoria de efecto duradero

Esta crema antiinflamatoria, fabricada en Alemania, se absorbe rápidamente en la piel y proporciona un efecto duradero.

Está formulada con árnica, aceite de cáñamo, aloe vera y mentol. Estos ingredientes naturales alivian el dolor de las articulaciones, al mismo tiempo que eliminan las contracturas y desinflaman. Es una crema ideal para usar como alternativa al masaje deportivo después del entrenamiento y para articulaciones inflamadas.

Evaluación editorial: Solo debes masajear la zona dolorida o inflamada para sentir un rápido alivio. Esta crema también es perfecta para las contracturas.

La mejor crema antiinflamatoria de rápida absorción

Si vives a las corridas y necesitas que tu crema se absorba rápidamente para seguir con tu rutina, te recomendamos este producto. Gracias a su textura ligera, es fácil de aplicar y se absorbe fácilmente en la piel sin dejar sensación de oleosidad.

Esta crema antiinflamatoria está formulada con glucosamina y  otros poderosos componentes que brindan un efecto analgésico y antiinflamatorio. Es perfecta tanto para deportistas como para fisioterapeutas o cualquier otra persona que lleve un estilo de vida activo.

Evaluación editorial: Esta crema es antiinflamatoria y analgésica, por lo que desinflama y elimina el dolor. Además, se absorbe rápidamente.

La mejor crema antiinflamatoria natural

¿Buscas un calmante natural en formato crema? Esta es la opción ideal para ti, ya que está elaborada con ingredientes naturales y, además, contiene un aroma relajante que aportará un alivio extra. Gracias a su efecto casi instantáneo, conseguirás calmar y relajar músculos y articulaciones.

Además, su nueva fórmula cuenta con efecto calor/frío: calor para una mayor relajación de los músculos y frío para un rápido alivio. Se absorbe rápidamente y no deja manchas en la ropa.

Evaluación editorial: Además de ser una opción natural e inocua, esta crema relaja rápidamente los músculos gracias a su efecto frío/calor.

La mejor crema antiinflamatoria e hidratante para manos

Además de desinflamar, esta efectiva crema para manos hidrata en profundidad la piel, cuidándola por dentro y por fuera.

Está compuesta por ingredientes naturales, como árnica, salvia y aloe vera. Asimismo, su textura fluida se absorbe rápidamente en la piel y su dosificador facilita la aplicación al mismo tiempo que te permite usar solo la cantidad necesaria. No contiene colorantes, parabenos ni aromatizantes artificiales.

Evaluación editorial: Las manos suelen inflamarse a causa de golpes, artrosis o movimientos manuales repetitivos. Esta crema reduce la inflamación e hidrata la piel.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre las cremas antiinflamatorias

A pesar del uso generalizado que tienen hoy en día los antiinflamatorios, lo cierto es que no son ningún juego. Por ello, si has decidido utilizar una crema de este tipo, es esencial que te hagas ciertas preguntas para utilizarlas siempre de forma correcta y responsable. No te preocupes, nosotros te las resolveremos todas. ¿Empezamos?

Este tipo de cremas están específicamente diseñadas para calmar los dolores musculares más comunes con un efecto bastante rápido y duradero. (Fuente: Avemario: 48257996/ 123rf.com)

¿Para qué sirve una crema antiinflamatoria?

Una crema antiinflamatoria es un producto de uso médico diseñado para calmar dolores musculares. Si bien no son milagrosas e instantáneas (como intentan vender muchos anuncios de la televisión), son bastante eficaces y sus resultados son buenos. De hecho, muchas personas las prefieren en comparación con los antiinflamatorios orales porque (1):

  1. Se aplican únicamente en la zona dolorida, lo que concentra su efecto y reduce la posible aparición de otros efectos secundarios que pueden ocasionar las pastillas.
  2. Con una pequeña cantidad, los resultados son buenos y duraderos.
  3. Reducen tanto el dolor como la inflamación ocasionados por dolencias musculares.
  4. Son muy eficaces en dolencias tales como las lumbalgias, los golpes, las torceduras, la tortícolis, los esguinces o los dolores reumáticos.
  5. Por ello, se pueden aplicar en cuello, piernas, espalda, manos o brazos.

¿Qué tipos de crema antiinflamatoria existen?

En el caso de las cremas antiinflamatorias, más que de tipos hablaremos de formatos. Es decir, el producto puede ser el mismo, pero lo podemos encontrar en formatos diferentes que nos resultarán más o menos prácticos dependiendo de las circunstancias. Por ejemplo, hay quien prefiere la textura de gel, mientras que para otros es mejor la de pomada.

El gel tiene la gran ventaja de que se puede enfriar y, al aplicarlo, la sensación de alivio será mayor. La pomada, por su parte, es mucho más densa y no está recomendada para zonas con demasiado vello. Uno de los formatos más demandados es el spray, ya que es muy cómodo de aplicar y suele tener acción rubefaciente (produce calor en la zona de aplicación).

Juan DesmontsFarmacéutico y CEO de DosFarma
"La especialidad de las cremas antiinflamatorias es la facilidad con la que se pueden aplicar sobre la zona afectada, actuando concretamente sobre la inflamación que queremos reducir y eliminar. A su vez, se pretende reducir la extensión del dolor por más zonas del cuerpo".

¿Este tipo de cremas son realmente eficaces?

Siempre tendemos a pensar que tomándonos una pastilla estamos curando mejor nuestro dolor que con una crema. Pues bien, en el caso de las cremas antiinflamatorias, no es del todo así. Lo cierto es que este tipo de cremas, en lo que a dolencias musculares se refiere, y a comparación con los antiinflamatorios orales, cuentan con una eficacia probada (2):

Antiinflamatorio tópico (crema) Antiinflamatorio oral (pastilla) (3)
No tiene efectos adversos sistémicos
Como su aplicación es cutánea, no daña la mucosa gástrica
Muy eficaz para dolores articulares o musculares localizados
Pueden aliviar el dolor o la inflamación de cualquier localización, pero su uso excesivo daña la mucosa gástrica
Para dolores articulares o musculares localizados se recomiendan cuando la vía tópica no tiene efecto suficiente

¿Cómo y con qué frecuencia me puedo aplicar una crema antiinflamatoria?

Otro error común relacionado con el uso de cremas antiinflamatorias es pensar que cuanto mayor sea la cantidad que nos apliquemos, mayor será su efecto analgésico. Pero nada más lejos de la realidad. De hecho, con una ligera capa será más que suficiente. Ten en cuenta los siguientes pasos:

  1. Lo primero es limpiar la zona de piel sobre la que aplicarás la crema para que penetre mejor.
  2. Aplica una ligera capa de crema.
  3. Realiza un pequeño masaje ejerciendo algo de fuerza para favorecer la absorción.

Una vez aplicada, es importante que evites la exposición directa al sol de la zona, de lo contrario pueden aparecer reacciones alérgicas causadas por la fotosensibilidad. Además, tampoco utilices ningún tipo de vendaje sobre ella para dejar que la piel respire con normalidad. Puedes realizar estos pasos dos o tres veces al día, dependiendo de la necesidad.

Las cremas musculares se pueden aplicar en zonas como cuello, piernas, espalda, manos o brazos.
(Fuente: Drobot: 80430284/ 123rf.com)

¿Algún consejo para que el efecto analgésico de la crema sea más duradero?

Como hemos mencionado, uno de los motivos por los que para muchos el formato gel es la mejor opción es su efecto duradero y la sensación tan agradable que deja su aplicación. Sin embargo, si prefieres utilizar crema antiinflamatoria (en formato pomada) puedes conseguir unos efectos similares de dos formas muy sencillas:

  • Enfría la pomada antes de aplicarla si tienes contracturas musculares tales como una lumbalgia o una cervicalgia.
  • Calienta la pomada antes de aplicarla si tienes otro tipo de inflamaciones como dolor articular o tendinitis.

Criterios de compra

Bien, ya tienes toda la información necesaria para hacer un uso correcto y responsable de tu crema antiinflamatoria. Pero, espera, todavía queda lo más importante: elegir la más adecuada para ti. Esta puede no resultar una decisión sencilla, ya que la oferta es muy variada. Para facilitarte la elección, puedes guiarte por estos criterios de compra:

Ingredientes

Uno de los principales aspectos en los que siempre debemos fijarnos cuando compremos algún producto que vamos a aplicar sobre la piel son los ingredientes. En el caso de las cremas antiinflamatorias podemos diferenciar entre aquellas a base de ingredientes naturales o las que se componen de principios activos. Estos son los que debes buscar en la composición:

Crema antiinflamatoria de origen natural* Otras cremas antiinflamatorias (4)
Árnica Ibuprofeno
Caléndula Piketoprofeno
Hipérico Diclofenaco
Melaleuca Salicilatos
Harpagofito Etofenamato

*Plantas especialmente escogidas por sus efectos antiinflamatorios naturales.

Precauciones

Por supuesto, utilizar una de estas cremas no es ningún juego. Por ello, es imprescindible que, antes de aplicarla, tengas en cuenta si te encuentras en las mejores condiciones para hacerlo. Existen algunos casos en los que el uso de las cremas antiinflamatorias no está en absoluto recomendado. Entre ellos encontramos:

  • Si la zona en la que quieres aplicar la crema tiene mucosas, heridas abiertas o eccemas.
  • Personas menores de 12 años. En estos casos es mejor utilizar cremas lo más naturales posible, ya que la piel es mucho más sensible.
  • Tampoco se recomienda su uso a mujeres embarazadas.
  • Personas alérgicas a cualquiera de los ingredientes de la crema o con malas experiencias anteriores con este tipo de tratamientos.

Reducen tanto el dolor como la inflamación ocasionados por dolencias musculares.
(Fuente: Drobot: 58471090/ 123rf.com)

Disponibilidad

Respecto a la disponibilidad de las cremas antiinflamatorias, podemos decir que la gran mayoría de ellas se venden sin necesidad de una receta médica, por lo que encontrarlas no será un problema. Eso sí, debemos ser siempre responsables y cuidadosos con su uso, no nos cansaremos de decir que no se trata de un juego.

Caducidad

Algo que también es esencial contemplar es la caducidad de la crema antiinflamatoria. No te preocupes, este tipo de productos tienen una gran durabilidad, pero debes asegurarte de que se encuentra en buenas condiciones antes de aplicarla. De lo contrario, podrían aparecer reacciones alérgicas o ronchas en la piel.

Además, el efecto no será el que esperas. Así que, si tu crema está caducada, lo mejor será que te deshagas de ella y compres una nueva. Hazlo siempre en el punto SIGRE (5) de una farmacia. Recuerda que, aunque se trate de un medicamento de uso cutáneo, penetrará hasta el torrente sanguíneo y puede resultar nocivo.

Dr. José de la MataDirector médico y fundador del Instituto de Salud Osteoarticular (ARI)
"¿Qué nos dice la evidencia científica respecto a las cremas antiinflamatorias? Pues lo primero que nos dice es que son seguras. Salvo aisladas reacciones alérgicas locales, contrariamente a los antiinflamatorios sistémicos, estas se pueden administrar sin problemas en casi todo tipo de paciente (con independencia de su edad o su patología de base). Respecto a su eficacia, a pesar de la creencia médica generalizada, la evidencia nos dice que son eficaces".

Otros productos

Por último, pero también muy importante, debemos comprobar la compatibilidad que tiene la crema antiinflamatoria que hemos elegido con otros medicamentos que podamos estar tomando. Es fundamental leer el prospecto con atención y seguir las indicaciones del fabricante. Este tipo de cremas pueden ser incompatibles con:

  • Tratamientos con warfarina (utilizado para evitar la formación de coágulos en la sangre).
  • Otros medicamentos de uso cutáneo que contengan analgésicos.
  • Productos rubefacientes, ya que podrían llegar a potenciarse los efectos secundarios de ambos medicamentos.

Resumen

¿Por qué consumir más pastillas de las necesarias? Si tienes dolores musculares o en las articulaciones, puede que una crema antiinflamatoria sea la solución más conveniente. Este tipo de cremas alivian los dolores sin necesidad de dañar la mucosa gástrica y sus efectos son realmente buenos.

Además, se aplica el producto directamente y concretamente sobre la zona afectada. Por ello, el efecto analgésico puede ser incluso más rápido que el que conseguiríamos con un antiinflamatorio oral. Y si tienes la piel sensible, no te preocupes, también las encontrarás a base de ingredientes naturales. ¿Qué te parece?

Si te ha resultado útil nuestra guía sobre las cremas antiinflamatorias, compártela en redes sociales y déjanos un comentario.

(Fuente de la imagen destacada: Gelazius: 38704418/ 123rf.com)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Evaluaciones