Dicen que el verano es la época del año en que más depiladoras eléctricas se venden. No nos extraña: con el buen tiempo, mostramos más la piel y aparecen las preocupaciones por el exceso de vello. Mantener los pelos a raya puede convertirse en todo un suplicio si no damos con un método de depilación cómodo, rápido y duradero.

Las depiladoras eléctricas te ofrecen exactamente eso: una depilación cómoda que puedes realizar en tu propia casa; rápida, dado que estarás lista en minutos, y duradera, puesto que el vello tarda varios días o incluso semanas en volver a aparecer. En este artículo te contaremos todo lo que debes saber antes de lanzarte a comprar una depiladora eléctrica.

Lo más importante

  • Las depiladoras eléctricas eliminan el vello de forma temporal, aunque sus efectos pueden durar incluso semanas.
  • Muchas personas temen que el proceso de depilación sea doloroso, pero lo cierto es que solo duele las primeras veces y que el dolor es del todo soportable.
  • Cuando te decidas a adquirir una depiladora eléctrica, debes prestar mucha atención a sus cabezales, a la autonomía de su batería y a la disponibilidad de recambios, entre otros criterios.

Las mejores depiladoras eléctricas del mercado: nuestras recomendaciones

Una de las marcas líderes en el mercado de las depiladoras eléctricas hoy en día es Braun ―con su línea Silk-épil―, aunque tampoco se quedan demasiado atrás Philips, Rowenta y otras marcas. En este apartado hemos seleccionado un total de cinco modelos que ofrecen buenas prestaciones y funciones interesantes, y cuya calidad es incuestionable:

La depiladora eléctrica favorita de las usuarias online

Vamos a empezar por el plato fuerte: la depiladora Silk-épil 9 SkinSpa de Braun, que posiblemente sea una de las más completas del mercado a día de hoy. Esta máquina no solo funciona como depiladora, sino que también exfolia la piel e incluye un cabezal para limpiar el rostro. En resumen, son varios productos en uno, con lo que te ahorra espacio.

Gracias a su tecnología SensoSmart, guía la depilación para que puedas ejercer menos presión y eliminar así más vello de una pasada. Puede usarse tanto en húmedo como en seco. Incluye un total de 13 accesorios entre los que encontramos dos para el rostro, uno de masaje, una afeitadora y una recortadora para zonas sensibles, entre otros.

La mejor depiladora eléctrica para usar en la ducha

He aquí otra máquina de Braun que puede usarse tanto en húmedo como en seco, lo cual representa una enorme ventaja, dado que puedes ahorrar tiempo usándola mientras te duchas. También tiene un cabezal pivotante, de modo que se ajusta perfectamente a todos los contornos de tu cuerpo, sin necesidad de ejercer presión e irritarte la piel.

Además de todo lo anterior, también incluye una luz que ilumina las zonas a depilar, de modo que no se te escape ni un solo pelo. El único «contra» que tiene es que es de uso exclusivamente inalámbrico. Esto quiere decir que si te quedas sin batería en mitad de la depilación, tendrás que esperar a que vuelva a estar cargada para seguir usándola.

La depiladora eléctrica que más cuida tu piel

Este modelo de Rowenta es también una estupenda opción. Ha sido desarrollado usando la tecnología Skin Respect de la marca, de modo que se desliza por la piel con menor fricción e incluye un rodillo de masaje que relaja las zonas a depilar. Incluye distintos cabezales de exfoliación, rasurado, accesorios especiales para axilas e ingles y cepillo limpiador, entre otros.

Esta depiladora cuenta con un modo suave, indicado para pieles especialmente sensibles y que tienden a enrojecerse fácilmente, en el que rota a menor velocidad. Con apenas una hora de carga obtiene una autonomía de depilación de unos 40 minutos. Es resistente al agua, de modo que también puedes usarla bajo la ducha.

La depiladora eléctrica más completa

Como te comentábamos al inicio de este apartado, Philips es también una marca que fabrica buenas depiladoras eléctricas. El modelo que aquí te presentamos incluye además dos accesorios independientes: una depiladora de precisión de menor tamaño para zonas como las axilas o las ingles, y unas pinzas con luz que te vendrán genial para pelillos dispersos.

Su sistema de depilación deja la piel sin vello y suave durante semanas. Esta máquina tiene dos velocidades, una normal y otra especial para vello fino. El cabezal es perfectamente lavable bajo el grifo y el mango de la máquina principal, así como el de sus accesorios, es anatómico y se adapta perfectamente a la mano para que eliminar el vello sea lo más cómodo posible.

La depiladora eléctrica ideal para las primeras veces

Aquí tenemos otra depiladora de Braun que, no por más modesta, es menos efectiva. De hecho, según su fabricante, se trata de una máquina ideal para principiantes, dado que, con una sola pasada, elimina completamente el vello. Emplea tecnología Wet & Dry, así que puedes usarla tanto en seco como mientras te duchas para así ahorrar tiempo.

Este modelo incluye un kit de inicio para personas que nunca antes habían usado una depiladora eléctrica. Este incluye un capuchón para principiantes ―que además tiene cuchillas de rasurado― que te ayuda a ir acostumbrándote a la sensación. Además, cuenta con un mango antideslizante y usa el sistema MicroGrip, que arranca veintiocho veces más vello.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre depiladoras eléctricas

La depilación eléctrica no es precisamente una recién llegada a la industria de la belleza y se viene practicando desde hace décadas. No obstante, siempre hay personas que nunca la han probado o que están dando sus primeros pasos en el mundo depilación. Por eso, en este apartado hemos intentado resolver las dudas más comunes sobre depiladoras eléctricas.

Depiladoras eléctricas

Una depiladora eléctrica te ahorrará el tiempo de desplazarte a una clínica estética. (Fuente: Alena Ozerova: 116758164/ 123rf.com)

¿Por qué es una buena idea usar una depiladora eléctrica?

Una máquina de depilación eléctrica tiene muchas ventajas respecto a otros métodos de depilación, ya sean profesionales en clínicas o caseros. Los más evidentes son la practicidad de poder depilarse sin salir de casa o la rapidez que esto supone: no tendrás que perder tiempo pidiendo cita o desplazándote. Pero, lee con atención, porque hay más:

  • Simplicidad: En efecto, las depiladoras eléctricas son muy fáciles de usar. No tendrás que aprender a utilizarla, dado que su modo de uso es muy intuitivo. Incluso la persona más principiante sabría cómo depilarse con una, ¡y sin ningún riesgo!
  • Menos irritación: A diferencia de otros métodos, como la cera, el afeitado o las cremas depilatorias, la depilación eléctrica no afecta a la piel y no la irrita, dado que las máquinas agarran el vello y tiran desde debajo. Puede ser doloroso, pero no te hará daño.
  • Economía: Las depiladoras cuestan entre unos cuarenta y cien euros, dependiendo del modelo. No son baratas, pero, una vez que hayas comprado una, ¡ya está! No tendrás que volver a visitar la clínica estética, se acabaron las cuchillas y la cera.
  • Rapidez: Una depiladora eléctrica te ahorra tiempo de dos maneras: por un lado, no tendrás que desplazarte a una clínica estética; pero, por otro lado, el vello tardará mucho tiempo en salir, así que no tendrás que perder el tiempo depilándote por una buena temporada.
  • Practicidad: Casi todas las depiladoras tienen un tamaño muy reducido, así que puedes llevarlas de viaje en caso de que no hayas tenido tiempo de depilarte en casa. Además, casi todas incluyen al comprarlas una bolsa especial para transportarlas.
  • Menos desperdicios: Las cuchillas especialmente, aunque también la cera, producen basura, dado que son utensilios plásticos de un solo uso. En caso de que te preocupe el medioambiente ―y debería hacerlo―, la depiladora eléctrica es una opción ideal.

¿Usar una depiladora eléctrica es doloroso?

Para responder a esta pregunta, hemos de partir de la base de que cada uno tenemos una tolerancia distinta al dolor y que, además, esta puede variar dependiendo de cada zona del cuerpo. En cualquier caso, la respuesta breve es que la depilación eléctrica sí que duele; pero, también podemos decirte que es totalmente soportable y que con el tiempo va doliendo menos.

Como te decimos, es normal que las primeras veces sean dolorosas. Eso sí, hay un par de trucos para hacerlas más llevaderas. Para empezar, es recomendable que, antes de depilarte, te exfolies la piel para eliminar las células muertas. Además, intenta que el vello a depilar no haya crecido demasiado, pues es mucho menos doloroso depilarlo cuando aún está corto.

Depiladoras eléctricas

Las depiladoras eléctricas son muy fáciles de usar. No tendrás que aprender a utilizarla, dado que su modo de uso es muy intuitivo. (Fuente: Belchonok: 105358946/ 123rf.com)

¿Cómo se prepara la piel para la depilación eléctrica?

Ya te hemos avanzado que usar una depiladora eléctrica no es complicado en absoluto, así que apenas requiere preparación previa. Para empezar a depilarte, no tienes más que poner en marcha tu máquina ―con la batería cargada, eso sí― y empezar. No obstante, sí que te resultará más sencilla y menos dolorosa si sigues ciertas recomendaciones simples.

  • Una ducha o baño caliente justo antes o durante la depilación te facilitará mucho las cosas. Por un lado, reducirá la fricción de la máquina y por otro dilatará los poros, de modo que la extracción del vello será más sencilla.
  • Una exfoliación semanal o, en el peor de los casos, unas horas antes de la depilación, evitará el riesgo de que aparezcan molestos pelos enquistados. De este modo, además, la depilación durará más tiempo.
  • Para obtener buenos resultados, el vello debe medir unos tres milímetros. Tampoco dejes que crezca mucho más, porque entonces la depilación será más dolorosa.
  • Después de la depilación, es bueno que hidrates bien la zona. Aunque las depiladoras eléctricas apenas irritan la piel, así calmarás el dolor y atenuarás posibles rojeces.

¿Es mejor la depilación eléctrica o el láser?

Muchas personas confunden estas dos técnicas, pero lo cierto es que no tienen nada que ver. La depilación láser, a diferencia de la depilación eléctrica, es un método permanente. La depilación eléctrica tiene la ventaja de que es más económica y puedes realizarla en tu propia casa. Optar por una u otra depende de tus circunstancias y de tus preferencias personales.

¿El vello crece más fuerte tras depilarlo con una depiladora eléctrica?

No, claro que el vello no crece más. Hay creencias que persisten en la sociedad sin tener en qué basarse. Lo único que se nos ocurre como motivo es que, como tendemos a depilarnos más en verano, cuando el calor estimula la circulación y nutre los folículos pilosos, el crecimiento del vello se ve favorecido. Es rebuscado, ¡pero es una de las posibles explicaciones!

Otra posibilidad es que el nuevo pelo que nace lo hace con su color verdadero, o sea, sin haber sido aclarado por los rayos del sol. No nos queda claro qué puede haber detrás de esta leyenda, pero las pruebas dermatológicas han demostrado, si acaso, lo contrario: la depilación eléctrica es duradera y va debilitando el vello, lo cual facilita las sucesivas depilaciones.

Depiladoras eléctricas

Las depiladoras eléctricas, por norma general, no conllevan ningún riesgo. (Fuente: Roman Samborskyo: 105499846/ 123rf.com)

¿Cuánto tarda en salir el vello en las piernas tras la depilación eléctrica?

Esta es la pregunta del millón para muchas usuarias potenciales de depiladoras eléctricas y vamos a tratar de resolverla de la forma más justa. Por un lado, tenemos la versión de los fabricantes de estas máquinas, los cuales juran y perjuran que, con sus depiladoras ―y no con las demás―, las piernas pueden durar hasta cuatro semanas perfectas y sin un pelo.

La cara B del asunto es que esto puede ser lo normal con vellos claros y finos; pero no así en casos de pelo oscuro, el cual ya se puede ver desde el momento en que empieza a nacer. Por supuesto, también depende de la rapidez a la que crezca tu propio vello. En resumen, cuatro semanas puede ser un poco excesivo, pero la media serían unas dos, lo cual no está nada mal.

¿Cómo se limpian las depiladoras eléctricas?

Lo recomendable es limpiar la depiladora eléctrica después de cada uso, sin excepciones, dado que los pelos pueden quedarse atrapados entre las pinzas del cabezal. No solo es poco higiénico, sino que, en caso de que se acumule mucha cantidad, el funcionamiento del cabezal o incluso del motor de la máquina podrían llegar a verse comprometidos.

Para empezar, desconecta la depiladora en caso de que esté enchufada. Después, retira el cabezal y empieza a limpiarlo con un cepillo. Muchas máquinas traen su propio cepillo especial, pero también puedes usar un cepillo de dientes o de uñas. Los cabezales de máquinas resistentes al agua también pueden ponerse directamente debajo del grifo para mayor comodidad.

Después de la depilación, es bueno que hidrates bien la zona. (Fuente: Puhhha: 60242660/ 123rf.com)

¿La depilación eléctrica tiene alguna contraindicación?

Las depiladoras eléctricas, por norma general, no conllevan ningún riesgo. Ahora bien, las personas con piel especialmente sensible podrían experimentar enrojecimiento, irritación o vellos enquistados. Aunque son molestos, todos estos problemas pueden remediarse fácilmente mediante hidratación inmediatamente posterior o con exfoliación previa.

Mucho más raras son las infecciones cutáneas y siempre o casi siempre están relacionadas con máquinas que han sido usadas en condiciones de insalubridad. Recuerda que hay que limpiar los cabezales después de cada uso. No olvides que las depiladoras son dispositivos eléctricos, así que no uses tu máquina en la ducha si no ha sido diseñada para ello.

Criterios de compra

Aunque todas o casi todas las depiladoras eléctricas parecen similares a simple vista, pueden variar mucho entre sí, tanto en cuestión de prestaciones como de calidad. A nadie le gusta meter la pata, así que hemos seleccionado los criterios más importantes que debes tener en cuenta para comprar una de estas máquinas sin lamentarte después:

  • Cabezales
  • Autonomía
  • Recambios
  • Diseño
  • Resistencia al agua

Cabezales

Cuando compres una depiladora eléctrica, es fundamental que entiendas la importancia del cabezal o los cabezales ―puede tener más de uno―. Esta pieza de la máquina tiene pinzas que son las que se encargan de arrancar el pelo. Aunque suene como una tortura, el número de pinzas suele oscilar entre veinte y cuarenta, y estas varían tanto su longitud como su disposición.

Un cabezal con menos pinzas puede resultar menos doloroso y menos invasivo, pero hará que la depilación sea más lenta; en cambio, un cabezal con más pinzas puede provocar más dolor, pero hará que la depilación sea mucho más rápida. Es recomendable que optes por una depiladora con varios cabezales que se adapten a las distintas partes del cuerpo.

Depiladoras eléctricas

Lo recomendable es limpiar la depiladora eléctrica después de cada uso, sin excepciones, dado que los pelos pueden quedarse atrapados entre las pinzas del cabezal. (Fuente: Aliaksandr Barysenka: 118934303/ 123rf.com)

Autonomía

Hoy en día es incluso complicado encontrar una depiladora que deba estar conectada a la corriente para funcionar. La mayoría de ellas cuentan con una batería recargable, así que ahora la cuestión que nos preocupa es la autonomía de estas baterías. Ten en cuenta, además, que hay muchos modelos que no pueden usarse mientras se están cargando.

Consulta con el fabricante el tiempo de carga de la máquina que piensas comprar y la autonomía en funcionamiento. Una buena autonomía hoy en día ronda los cuarenta minutos. Ten presente que, con el uso, la duración de la batería puede ir resintiéndose y la depiladora puede perder autonomía. Por eso, nuestro consejo es que no escatimes en este aspecto.

Recambios

Recuerda que una depiladora eléctrica es una máquina que, cuidándola bien, te durará varios años. Por este motivo, es posible que algunas de sus piezas, especialmente los cabezales, se deterioren con el tiempo, hasta el punto de que sea necesario sustituirlas. Como podrás suponer, encontrar los recambios puede convertirse en una auténtica pesadilla.

Las marcas más reputadas del mercado convierten este problemilla en un trámite muy sencillo, dado que ofrecen recambios fáciles de encontrar y a un precio más que asequible, de modo que merecerá la pena seguir invirtiendo en tu máquina sin cambiarla por una nueva. En caso de que no los encuentres en tu establecimiento, siempre puedes contactar con el fabricante.

Depiladoras eléctricas

Una ducha o baño caliente justo antes o durante la depilación te facilitará mucho las cosas.

(Fuente: Kirill Ryzhov: 81281793/ 123rf.com)

Diseño

Las depiladoras eléctricas son uno de esos aparatos que, si no resultan cómodos de usar, se quedan olvidados en un cajón. No vamos a negar que el proceso de depilación puede doler, sobre todo las primeras veces; pero, si además le sumamos una máquina engorrosa, pasa a ser un verdadero suplicio. Es por eso que los fabricantes diseñan mangos anatómicos.

Cuando vayas a comprar una depiladora eléctrica, piensa en cómo se adaptaría la máquina a tu mano, ¿crees que será cómoda de manejar? Muchas opciones actuales incluyen zonas antideslizantes, flexibles e incluso mullidas, de modo que, sumadas a los cabezales pivotantes, te permiten acceder sin problemas a las zonas más recónditas del cuerpo.

Resistencia al agua

Como ya hemos mencionado a lo largo de este artículo, actualmente hay disponibles tanto depiladoras resistentes al agua como otras que únicamente pueden usarse en seco. Lo cierto es que, optar por un tipo u otro depende en buena medida de tus costumbres y preferencias, y del tiempo de que dispongas para tu cuidado personal.

Dado que vivimos en un mundo que gira cada vez más deprisa, se están haciendo muy populares las máquinas que pueden emplearse directamente en la ducha o en la bañera, pues ahorran mucho tiempo a sus usuarias. En cualquier caso, antes de decidirte a meter tu depiladora en el baño, lee detenidamente las indicaciones de uso facilitadas por el fabricante.

Depiladoras eléctricas

Casi todas las depiladoras tienen un tamaño muy reducido, así que puedes llevarlas de viaje en caso de que no hayas tenido tiempo de depilarte en casa. (Fuente: Alena Ozerova: 53055877/ 123rf.com)

Resumen

La depilación es uno de las costumbres de cuidado personal más antiguas que existen. Los seres humanos llevamos milenios luchando contra el vello que puebla buena parte de nuestros cuerpos, pero hoy en día la verdad es que no podemos quejarnos, puesto que tenemos a nuestra disposición aparatos, como las depiladoras eléctricas, que facilitan mucho el proceso.

Esperamos haberte ayudado con este artículo. En caso de que estés dudando sobre si adquirir o no una depiladora eléctrica, recuerda que son muy prácticas y económicas, y que el vello puede tardar incluso semanas en volver a nacer. Es cierto que el proceso puede ser doloroso ―aunque perfectamente soportable―, pero los resultados merecen la pena.

¿Cuál es tu método de depilación preferido? Cuéntanos en los comentarios si ya has probado las depiladoras eléctricas y no dudes en compartir nuestra guía en tus redes sociales si te ha parecido interesante.

(Fuente de la imagen destacada: Alexey Zatevahin: 122384030/ 123rf.com)

Califica este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
49 Voto(s), Promedio: 5,00 de 5
Cargando…