Publicado: 25/03/2021

Nuestro método

7Productos analizados

21Horas invertidas

6Artículos evaluados

30Opiniones de usuarios

La mayoría de personas del siglo XXI dispone de un coche. Es un elemento fundamental para nuestra rutina de vida. No obstante, debemos mantenerlo bien si queremos que su vida útil sea la máxima posible. Por ello, muchos mecánicos poseen un gato para coche.

Gracias al gato para coche, arreglar tu vehículo será muy fácil. Este pequeño instrumento puede marcar la diferencia en tu coche, ya que podrás revisarlo por todos lados. Eso sí, deberás tener en cuenta la información presentada más adelante. Así, podrás escoger el mejor para ti.




Lo más importante

  • El gato para coche es una herramienta empleada para la elevación de vehículos o cargas pesadas. Podemos encontrar distintos tipos. Por ejemplo, manuales, hidráulicos, eléctricos y de neumáticos. Utilizaremos cada variante en función de nuestras necesidades.
  • Para saber qué tipo de gato escoger, deberemos tener en cuenta distintos criterios. Entre ellos, el peso de nuestro vehículo, la altura y la movilidad del gato, entre otros. Más adelante, te los describiremos. De esta forma, podrás escoger el gato que mejor se adapte a ti.
  • Los gatos son seguros y estables si hacemos caso a las recomendaciones. Sin embargo, no debemos escatimar en seguridad y comprar elementos adicionales como los caballetes. Por encima de todo, hay que escoger un gato que levante un peso mayor al de nuestro vehículo.

Los mejores gatos para coches del mercado: nuestra selección

La tipología de gatos para coche no es la información más divulgada del mundo. Ni tiene por qué conocerla todo usuario de vehículo. Por lo tanto, para facilitarte la tarea, vamos a recomendarte cinco excelentes gatos.

El mejor gato para coche según su relación calidad-precio

Este puesto se lo damos al gato hidráulico de botella de la marca Goodyear. Tiene una capacidad de carga de hasta 3 toneladas. Este gato puede levantar tu coche alturas desde 181 a 345 mm.

Gracias a su peso y su pequeño tamaño puede ser transportado sin ningún problema en nuestro vehículo. Recomendamos medir la altura mínima de nuestro coche y auxiliar con banquetes para obtener una mayor seguridad.

El mejor gato de tijera para pesos menores a 1.5T

Gato manual de tijera de la marca Goodyear. Cuenta con una capacidad de carga menor a 1,5 toneladas. Puede elevar a una altura de 115 mm y como máxima a 390 mm.

Un gato recomendable para el cambio de piezas pequeñas, como las ruedas. Debemos tener en cuenta que se debe realizar un poco de fuerza. Cumple con su cometido. No obstante, recomendamos utilizar siempre con banquetes para mayor seguridad.

El mejor gato según su movilidad

El gato para coche YAOBLUESEA cuenta con dimensiones pequeñas (480 x 96 x 98 mm). La capacidad de carga de este gato es menor a 1,5 toneladas. Tiene una altura mínima de elevación de aproximadamente 105 mm y una máxima de 385 mm.

Este es el mejor gato para llevar cuando salimos de excursión o para hacer un viaje largo. Es pequeño y se puede transportar en cualquier parte del coche.

El mejor gato hidráulico de carretilla con perfil bajo para pesos menores a 2.5T

En este caso, hablamos de un gato para coches hidráulico. Este gato, denominado JOMAFA, funciona mediante doble pistón. Nos otorga una elevación mucho más rápida y suave que los gatos de un solo pistón.

Gracias a que es de perfil bajo podemos introducirlo debajo de la mayoría de vehículos. El rango de elevación va de 80 mm a 500 mm. Puede elevar un vehículo a una altura bastante decente. No obstante, siempre recomendamos el uso de caballetes.

Tiene mucha facilidad de uso. Solo necesitaremos girar una manivela para que aumente la elevación o la reduzca. Es un producto muy versátil. Podemos utilizar este gato tanto para uso diario como para un taller.

El mejor gato neumático para pesos menores a 3T

El gato Stix encaja dentro de la tipología de gatos para coche neumáticos. Por su tamaño, no parece el tipo de gato que llevarías en el coche. Sin embargo, resulta el ideal para levantar nuestro vehículo en el garaje. El peso máximo soportado son 3 toneladas, con una altura máxima de 40 cm.

Funciona mediante aire comprimido, con una presión de funcionamiento de 6 a 10 bar. Si superamos este límite, existe una válvula de seguridad que impide que se rompa el cojín. Vemos como los fabricantes han reparado en seguridad.

Las ruedas tienen un diámetro de 60 mm. El gato se puede mover fácilmente bajo el chasis. Cuenta con la declaración de conformidad de la CE.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre gatos para coche

Pon especial atención a las siguientes líneas. Acabarán por resolver las dudas que puedas tener a la hora de comprar tu gato para coche. ¡Comenzamos!

Uno de los gatos más clásicos: el gato de tijera con manivela. (Fuente: Asphoto777: 158533558/ 123rf.com)

¿Qué es un gato para coche y qué ventajas tiene?

Un gato para coche es una herramienta que sirve para elevar cargas pesadas. En este caso, coches. Puede ser de forma mecánica, con mecanismos hidráulicos o con electricidad.

Gracias al gato para coche podemos realizar distintas reparaciones y modificaciones a nuestro vehículo, desde una posición de seguridad. Una de sus mayores ventajas es que no necesitaremos un garaje o un taller mecánico para realizar tareas simples. Por ejemplo, el cambio de rueda. Si has decidido estudiar, reparar o cambiar elementos de tu vehículo, un gato para coche te será totalmente necesario.

Ventajas
  • Seguridad
  • Reparación
  • Modificación
  • Fácil colocación
Desventajas
  • Necesario conocimiento si se va a tocar el coche

¿Cómo funciona un gato para coche?

Un gato es simple de hacer funcionar. Simplemente lo ponemos bajo el coche y, en función del tipo, activamos el mecanismo. Previamente, deberemos haber apagado el coche y puesto el freno de mano.

En el mercado hay muchos coches y existen aún más criterios para clasificar los gatos para estos. No obstante, vamos a  clasificarlos en 4 grupos:

Tipos Función
Mecánicos Normalmente funcionan mediante un mecanismo de manivelas
Hidráulicos Funciona mediante un mecanismo de pistones
Eléctricos Funciona a partir de conectar el enchufe en la electricidad
Neumáticos Funcionan a partir de aire comprimido

¿Cuándo debo utilizar un gato para coche?

Deberemos utilizar el gato para coche siempre y cuando tengamos idea de lo que estamos haciendo. En otras palabras, es muy fácil su colocación y levantar el coche. Pero todo esto no serviría de nada si no tenemos los conocimientos suficientes como para reparar o mover los elementos que componen el coche.

Normalmente, los gatos para coche se suelen llevar en trayectos largos. Es cuando existe la posibilidad de pinchazo o avería. Es entonces cuando el gato y nuestros conocimientos entran en acción.

¿Cómo saber el peso del coche?

Para saber cuánto pesa nuestro coche lo veremos en La Ficha de Inspección Técnica del Vehículo (ITV). Deberemos ir a donde está escrito la MMA (Masa Máxima Autorizada); es aquí que encontraremos tanto la capacidad máxima del coche como la TARA (el peso del vehículo en vacío).

Si no disponemos de dichos papeles, siempre podemos pesar nuestro coche de la manera tradicional: en una báscula. Normalmente, la mayoría de talleres mecánicos tienen una especial para vehículos.

Saber el peso de nuestro coche nos hará elegir de manera correcta el tipo de gato que necesitamos.

Un coche sujetado por un banquete. (Fuente: Belermi: 2780659/ Pixabay.com)

¿Es necesario tener un gato para coche?

Esta pregunta viene en función de para qué vas a hacer servir el gato. Sabemos cómo funciona y lo que hace. Sin embargo, ¿eres de los que reparan su coche o tiene conocimientos previos sobre la mecánica de vehículos? ¿O llevas a tu coche al mecánico, incluso para cambiar el aceite?

Existen garantías de seguridad con los gatos para coche. Sin embargo, a muchas personas les da miedo o reparo introducir su cuerpo bajo un vehículo. Hay que tener en cuenta todos los factores personales y decidir.

¿Son seguros los gatos para coche?

Los gatos para coche son estables. No obstante, no debemos escatimar en seguridad. Por ello, lo más ideal es adquirir, además, unos caballetes para añadir sujeción y mayor seguridad al levantamiento del coche.

Por otra parte, debemos tener en cuenta tanto el peso del vehículo. Como la altura máxima del gato.

Hacemos hincapié en nunca utilizar un gato que soporte un peso menor que el de nuestro coche.

Siempre valdrá la pena gastar un poco más de dinero y coger un gato con una capacidad de carga mayor a nuestro vehículo. Si hablamos de vehículos grandes, deberemos tener aún más en cuenta el peso y las recomendaciones de los fabricantes.

Recordemos utilizar todas las medidas de seguridad antes de proceder a arreglar nuestro coche. (Fuente: Thongsibsong: 135018876/ 123rf.com)

¿Qué tipo de perfil tiene mi gato?

Como ya hemos mencionado antes, existen diferentes tipos de gatos y también de coches. En función de la altura que estos últimos dispongan, agarremos un gato u otro. Los perfiles de gatos se diferencian en:

  • Perfil alto
  • Perfil bajo

Si tenemos un coche con una altura pequeña, cogeremos un gato especialmente diseñado para este tipo de coches. En lo que nos tendremos que fijar es en la altura mínima y en si nuestro gato podrá pasar por debajo del vehículo.

¿Qué tipos de gatos para coche hay?

Existen diversos gatos para coche en el mercado. Sin embargo, podemos clasificarlos en 4 grupos (y, a su vez, en pequeños subgrupos):

  • Mecánicos (como gatos tijeras o gatos de cremallera)
  • Hidráulicos (de botella y gatos de carretilla)
  • Eléctricos
  • Neumáticos

Cada tipo de gato responderá al tipo de necesidad de cada persona. Por ejemplo, si no tenemos la fuerza suficiente para tener un gato mecánico, existen alternativas eléctricas. Así, no hará falta hacer fuerza.

Criterios de compra

¿Estás decidido a embarcarte en la revisión o reparación de tu vehículo? Tendrás que determinar cuál es el mejor gato para coche que puedes comprar. ¿Lo querrás llevar a todos lados o lo tendrás en el garaje? ¿Tienes un coche alto o bajo? ¿Es un coche relativamente pesado o ligero? En función de los siguientes aspectos deberás comprar un gato para coche u otro:

Capacidad de carga

Suele ser la clasificación general de gatos para coche. Por ello, debemos hacer caso en función del etiquetado y la recomendación del fabricante. Pese a que hay gatos de tamaño pequeño, no quiere decir que soporte tamaños livianos. Por ejemplo, los gatos tijeras pueden llegar a soportar 1,5 toneladas. Otro ejemplo son los gatos de carretilla hidráulicos, que pueden llegar a soportar, en términos generales, las 3 toneladas. El doble que los de tijera.

La mayor recomendación que podemos dar desde aquí es que nunca se sobrepase la capacidad de carga. Es que puede poner en peligro la estabilidad del vehículo y, por consiguiente, la vida de quien esté debajo.

Por ello, es importante saber e informarnos antes del peso de nuestro coche y, en función de ello comprar alguno de los gatos aquí presentados.

Tras arreglar el coche, debemos estar seguros de que todo está en orden. (Fuente: Juntraverot: 119515018/ 123rf.com)

Nivel de elevación

Otro factor a tener en cuenta es el nivel de elevación. Cada gato cuenta con un mínimo y un máximo rango con el que pueden levantar un vehículo a nivel del suelo.

Tendremos que mirar si nuestro coche es de perfil bajo o alto. Es decir, si necesitamos un gato para coche para un turismo o por ejemplo un 4x4.

Por otra parte, también necesitaremos saber qué queremos cambiar. Si deseamos cambiar algo relativamente superficial, como una rueda, no hará falta tanta altura. Sin embargo, para mirar más a la parte central por debajo de nuestro coche, necesitaremos elevarlo a mayor altura y con mayor seguridad.

Movilidad

¿Alguna vez has perdido todo un día esperando a que venga la grúa para llevar a tu coche al mecánico por un pinchazo? Si es así, entendemos tu frustración. Es por eso que hemos añadido la movilidad. Es un factor crucial a la hora de decidir qué tipo de gato para coche queremos.

¿Vamos a ir a la montaña o de viaje? Entonces llevaremos un gato plegable y fácil de guardar. ¿Vamos a montarnos un pequeño taller en nuestro garaje? Necesitaremos un gato fijo que vaya a levantar vehículos más pesados, por ejemplo, el gato de cremallera.

Además, también deberemos tener en cuenta la movilidad del propio gato. Es decir, si lleva ruedas o no.

El gato para coche es una herramienta empleada para la elevación de vehículos o cargas pesadas. (Fuente: Thongpasan: 134657074/ 123rf.com)

Facilidad de uso

Los gatos para coche no parecen dispositivos complicados o difíciles de usar. Sin embargo, en algunos de ellos sí que será necesario que invirtamos un poco de nuestra fuerza con alguna manivela.

No obstante, también existen las versiones eléctricas. Solo necesitaremos pulsar un botón y un enchufe a la electricidad. Por ello, debes saber cuáles son tus limitaciones en cuanto a fuerza y saber escoger qué gato para coche es el mejor para ti.

Tamaño

Este criterio viene en relación con el anterior parámetro de "Movilidad". ¿Para qué vamos a querer el gato para coche? ¿Lo necesitamos como herramienta auxiliar para cuando queramos salir de aventuras? Entonces, no debe ser un gato muy aparatoso y es que lo llevaremos en el coche todo el rato. Por eso, también vamos a depender de cómo de grande sea nuestro coche.

¿No somos muy de salir fuera con el coche y más bien queremos una versión fija? En ese caso, tendremos que ver cuánto puede ocupar dentro de nuestro garaje. Normalmente, mucho más que dentro de un vehículo.

. Podemos encontrar distintos tipos. Por ejemplo, manuales, hidráulicos, eléctricos y de neumáticos. Utilizaremos cada variante en función de nuestras necesidades. (Fuente: Sorokopud: 32967461/ 123rf.com)

Velocidad de elevación

Imaginémonos en el ejemplo del criterio anterior de "movilidad". Pero esta vez tendremos nuestro gato preparado. Lo sacamos, tomamos la rueda de repuesto, ponemos el gato bajo el coche y, ¿durante cuánto tiempo vamos a estar ocupando parte del carril de la carretera para cambiar esta rueda?

Con un gato para coche portátil vamos a necesitar que eleve el coche lo más rápido posible. Si se nos para en medio de la carretera, y no hay forma de apartarlo, tendremos que actuar lo más rápido posible.

Resumen

Como hemos ido viendo, hay mucha diversidad de gatos para coche en el mercado. Hemos visto a qué criterios tendremos que responder en función de nuestras necesidades. Además, contestamos a las preguntas más frecuentes sobre los gatos para coche.

No importa si estamos intentando entrar en el mundo del motor o si somos auténticos profesionales dentro de la materia. Un gato para coche es un requisito indispensable a la hora de tratar con vehículos y sus elementos. Por ello, comprar uno nos ahorrará disgustos y tiempo en el futuro.

Ya nunca tendremos que temer a quedarnos varados si disponemos de un gato y una rueda en el maletero.

Si te ha gustado el artículo, no dudes en compartirlo en redes sociales y con aquellas personas a las que creas que les vendrá mejor. ¡No olvides dejarnos un comentario para saber qué piensas!

(Fuente de la imagen destacada: Juntraverot: 128151273/ 123rf.com)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Evaluaciones