Última actualización: 18/10/2021

Sí, existe una relación. La baja actividad de la glándula tiroides ocurre cuando el cuerpo no produce suficientes hormonas tiroideas para cubrir sus necesidades. Es cierto que al tener una deficiencia de yodo puede causar hipotiroidismo. Sin embargo, si la baja actividad de la glándula tiroides no es causada por la deficiencia de yodo, los suplementos de yodo no brindan ningún beneficio y no deben tomarse.

Es por ello que el hipotiroidismo y el yodo están relacionados pero no directamente. De hecho, para algunas personas con baja actividad de la glándula tiroides, demasiado yodo puede causar una afección, o empeorarla. Por otro lado el hipotiroidismo se puede tratar de manera segura y eficaz siguiendo las orientaciones de médicos especializados.




Lo más importante

  • Existe una relación entre Hipotiroidismo y yodo pero no directamente. Una carencia de yodo en el organismo no es la única causa que provoque el hipotiroidismo, aunque es un elemento determinante para su diagnóstico.
  • Existen suplementos nutricionales que contienen yodo que sirven para el tratamiento de pacientes con hipotiroidismo. Le recomendamos consultar la opinión de los médicos especializados pues un consumo excesivo de los mismos crea efectos contrarios.
  • El hipotiroidismo es una enfermedad autoinmune, es por ello que el tener una dieta adecuada, balanceada y variada en alimentos ricos en yodo contribuye sobremanera al bienestar de personas que padecen de la enfermedad.

8 aspectos que determinan la relación entre Hipotiroidismo y yodo

El yodo es un elemento necesario para la producción de hormona tiroidea. El cuerpo no produce yodo, por lo que es un componente esencial de su dieta. Si usted no tiene suficiente yodo en su cuerpo, no podrá producir suficiente hormona tiroidea. Una de las causas de un insuficiente funcionamiento hormonal de la tiroides puede provocar hipotiroidismo. Aunque clínicamente entre el Hipotiroidismo y yodo no hay evidencia de una dependencia uno del otro, existe una conexión que los relaciona entre ellos.

1. ¿Qué relación tiene la tiroides con el yodo?

La tiroides es una glándula endocrina que se sitúa en la zona baja del cuello, por delante de la tráquea. Su función principal es producir dos hormonas específicas: la tiroxina o T4 y la tironina o T3, necesarias para el correcto desarrollo de numerosos procesos vitales, desde el control de la temperatura corporal o del metabolismo, hasta el buen funcionamiento del cerebro.

Para producir esas hormonas, la tiroides necesita un ingrediente esencial: el yodo, un mineral que nuestro organismo no es capaz de producir, por lo que, necesita obtenerlo a través de los alimentos.

El hipotiroidismo es una enfermedad autoinmune, es por ello el tener una dieta adecuada, balanceada y variada en alimentos ricos en yodo contribuye sobre manera al bienestar de personas que padecen de la enfermedad. (Fuente:Thomas:xMh_ww8HN_Q/ Unsplash)

2. ¿El hipotiroidismo congénito provoca deficiencia de yodo?

Si, lo provoca. El hipotiroidismo congénito se define como una insuficiencia tiroidea presente desde el nacimiento. Es provocada por la ausencia de la glándula tiroidea o falta de acción de hormonas tiroideas durante la vida fetal. Si se desarrolla hipotiroidismo desde la etapa fetal se afecta principalmente el desarrollo del sistema nervioso central y esquelético.

Aun así, la mayoría de los recién nacidos afectados parecen normales debido a la protección relativa y transitoria de las hormonas tiroideas maternas(1). La transferencia de anticuerpos tiroideos de la madre al niño y una deficiencia moderada de yodo son las causas de hipotiroidismo congénito.

Este grupo de pacientes tienen una incidencia variable, dependen del aporte de yodo y en algunos casos la enfermedad puede ser tan profunda que necesitan tratamientos prolongados con levo-tiroxina.

La ausencia de hormonas tiroideas produce en el sistema nervioso central un retardo en la arborización, vascularización, migración neuronal y maduración de las conexiones interneuronales. Estos elementos se traducen en lesiones irreversibles del tejido neuronal, produciendo retardo mental y otras alteraciones neurológicas(2).

También interfiere con los procesos metabólicos y de maduración del organismo, sobre todo en el tejido óseo y por tanto en el crecimiento lineal(3).

Con una dieta balanceada y rica en yodo se obtienen resultados favorables en el tratamiento del hipotiroidismo

3. ¿Cómo afecta el yodo al hipotiroidismo?

La hormona tiroidea no aprovecha el yodo ingerido y puede provocar problemas de tiroides como el hipotiroidismo, el bocio u otros trastornos de deficiencia. Si se tiene déficit de yodo puede ocasionar bocio, que es un crecimiento importante de la glándula tiroides para intentar compensar la ausencia del mineral en la dieta. Esta enfermedad ocasiona problemas respiratorios y de deglución al tragar los alimentos(4), (5), (6), (7).

El hipotiroidismo o baja producción de la hormona se determinan por los siguientes síntomas:

  • Obesidad
  • Fatiga
  • Depresión

No obstante, el bocio también puede darse en altos casos de ingesta de yodo cuando es de forma muy continuada. Durante el embarazo y la lactancia, la deficiencia severa de yodo, puede ocasionar problemas graves como:

  • Abortos
  • Partos prematuros
  • Anomalías congénitas en los bebés
Yodo, esencial para el buen funcionamiento del tiroides
Los hijos de madres con insuficiencia de yodo en el embarazo podrían sufrir retraso mental, problemas de crecimiento, en la audición o en el habla

En España, se recomienda que las mujeres embarazadas deben tomar sal yodada y tres raciones de lácteos para cubrir sus necesidades de yodo. Solo usar suplementos cuando el médico lo prescriba por conclusiones en una evaluación completa. Por otro lado, el exceso de yodo es muy poco frecuente, pero puede ocasionar hipertiroidismo, es decir, una elevación de producción de hormonas tiroideas.

Se detecta mediante los siguientes síntomas:

  • Falta de concentración
  • Temblores
  • Fatiga
  • Nerviosismo

4. ¿El yodo es esencial para el buen funcionamiento del tiroides?

El yodo es un mineral esencial para el correcto funcionamiento del organismo. Es un componente clave de las hormonas tiroideas que producen la glándula tiroides. La responsable de salud y nutrición de Nestlé, Anabel Aragón, afirma que el yodo es esencial para que funcionen correctamente nuestras hormonas tiroideas, y a su vez, nuestro organismo.

Por tal razón el aporte adecuado de yodo contribuye al funcionamiento normal de la tiroides. Si este fuera excesivo puede provocar el hipertiroidismo, pero si su aporte es demasiado bajo, puede generar hipotiroidismo o incluso secuelas irreversibles si se produjera en el embarazo, lactancia o primer año de vida(8), (9).

5. ¿Cuán importante es el yodo para la glándula tiroidea?

A nivel internacional muchas personas no consumen la cantidad necesaria de yodo, y ésta ingesta inadecuada puede dar lugar a diferentes problemas de salud, como discapacidad intelectual y bocio, aumento de la glándula tiroidea.

El hipertiroidismo es un tipo de tirotoxicosis caracterizado por un trastorno metabólico en el que el exceso de función de la glándula tiroides conlleva una hipersecreción de hormonas tiroideas. Como consecuencia aparecen síntomas tales como taquicardia, pérdida de peso, nerviosismo y temblores.

En humanos las principales causas de este padecimiento son la enfermedad de bocio tóxico difuso, etiología más común con 70 u 80%, el adenoma tiroideo tóxico, el bocio multinodular tóxico, la tiroiditis subaguda y los efectos de algunos medicamentos.

El hipotiroidismo es una enfermedad endocrina caracterizada por la acción inadecuada de las hormonas tiroideas en el organismo, principalmente por una producción deficiente en la glándula tiroides, hipotiroidismo primario.

También puede producirse por una estimulación deficiente de la glándula tiroides debido a un trastorno que altere la producción de la hormona tiroestimulante en la hipófisis, hipotiroidismo secundario(10), (11).

El yodo es esencial para que el cuerpo humano pueda producir hormonas tiroideas y solo se puede obtener mediante la dieta, debido a que el organismo no lo produce solo. Lo podemos encontrar en varios alimentos y en forma natural lo encontramos en compuestos en el agua del mar, del suelo, en rocas y en las algas, así como en otros organismos marinos.

Para una adecuada dieta, podemos consumir:

Alimentos Variedad
Pescado bacalao y atún, algas marinas, camarones y otros mariscos
Productos lácteos leche, yogur y queso
Productos a base de cereales pan, cereales para el desayuno
Frutas y vegetales Los que tienen yodo, aunque la cantidad depende del mineral en el suelo en el que se cultivan y los fertilizantes utilizados
Vegetales el repollo, brócoli, coliflor y col de Bruselas, las crucíferas y, la soja
Suplementos dietéticos Los que contienen kelp, un tipo de alga marina

En áreas de América Latina, Asia y África hay mucha carencia de yodo siendo para éstos países una causa de retardo mental y de incapacidad en los niños para el desarrollo pleno de su potencial psicológico.

6. ¿Cuáles alimentos ricos en yodo puedo consumir para tratar el hipotiroidismo?

Los alimentos que más yodo aportan son los de origen marino, especialmente las algas, así como mariscos y pescados. Una dieta balanceada proporciona al cuerpo todo el yodo que necesita. Antes de optar por algún tipo de suplemento, como sal yodada, se recomienda consultar con el médico para no caer en una ingesta excesiva de este mineral.

Las enfermedades que afectan a la glándula tiroides no siempre tienen un diagnóstico sencillo, sus síntomas son muy variables y pueden confundirse con los de otras patologías. Cansancio, hipersensibilidad al frío, nerviosismo o, al contrario, decaimiento, cabello débil y uñas quebradizas, pérdida o aumento de peso.

Si se tiene una sospecha, lo más probable es que el médico aconseje realizar una serie de pruebas diagnósticas, principalmente un análisis de sangre, que permita averiguar el nivel de hormonas tiroideas presentes en el torrente sanguíneo. Si fuera necesario, por exceso o por defecto, el especialista establecerá el tratamiento necesario que corrija ese desequilibrio.

7. ¿Pueden ciertos alimentos aumentar la función tiroidea?

Habitualmente no hay ninguna dieta para el hipotiroidismo. Aunque existen muchas afirmaciones acerca de las dietas para el hipotiroidismo, no se evidencian pruebas de que comer o evitar ciertos alimentos ricos en yodo mejorará la función tiroidea en personas con hipotiroidismo.

Sin embargo, el yodo adecuado en la dieta es esencial para la función normal de la tiroides. En los países desarrollados, la enfermedad de la tiroides por la carencia de yodo ha sido casi eliminada debido a los aditivos de yodo en la sal y los alimentos. Si se sigue una dieta balanceada, no es necesario tomar suplementos de yodo. De hecho, demasiado yodo puede causar hipertiroidismo en algunas personas.

Otros suplementos como la soja, ingeridos en grandes cantidades, pueden afectar la producción de la hormona tiroidea, pero no causarán hipotiroidismo a personas que no tienen deficiencia de yodo. Evitar extremos en la dieta preservará la salud de la tiroides. Si tienes inquietudes, habla con el médico sobre tomar un multivitamínico con minerales.

Si tienes hipotiroidismo, toma el medicamento de reemplazo de la hormona tiroidea como lo indique tu médico, por lo general, con el estómago vacío. También es importante tener en cuenta que demasiada fibra en la dieta puede impedir la absorción de los medicamentos de reemplazo de la hormona tiroidea. Ciertos alimentos, suplementos y medicamentos pueden tener el mismo efecto(12).

Evita tomar la hormona tiroidea al mismo tiempo que consumes:

  • Nueces
  • Harina de soja
  • Harina de semillas de algodón
  • Suplementos de hierro o multivitaminas que contengan hierro
  • Suplementos de calcio
  • Antiácidos que contienen aluminio, magnesio o calcio
  • Algunos medicamentos para la úlcera, como el sucralfato (Carafate)
  • Algunos medicamentos para bajar el colesterol, como los que contienen colestiramina (Prevalite) y colestipol (Colestid)

Para evitar posibles interacciones, ingiere estos alimentos o usa estos productos varias horas antes o después de tomar el medicamento para la tiroides.

Los suplementos que contienen biotina, frecuente en los productos para el cabello y las uñas, pueden interferir en la medición de la hormona tiroidea. La biotina no afecta los niveles de hormona tiroidea, pero los suplementos deben suspenderse durante al menos una semana antes de medir la función tiroidea para que el estado de la tiroides se refleje con precisión.

Los alimentos que más yodo aportan son los de origen marino, especialmente las algas, así como mariscos y pescados.
(Fuente: Sala: qvIrI4ueqzY/ Unsplash)

8. ¿Pueden los suplementos de yodo ayudar a controlar la función tiroidea en una persona con hipotiroidismo?

Algunos especialistas en medicina alternativa recomiendan tabletas de yodo o suplementos de algas marinas para el hipotiroidismo. La baja actividad de la glándula tiroides (hipotiroidismo) ocurre cuando el cuerpo no produce suficientes hormonas tiroideas para cubrir sus necesidades(13).

Es verdad que no tener suficiente yodo puede causar hipotiroidismo. Sin embargo, la deficiencia de yodo ha sido poco común en los países desarrollados, ya que se agregó yodo a la sal y a otros alimentos.

Si la baja actividad de la glándula tiroides no es causada por la deficiencia de yodo, los suplementos de yodo no brindan ningún beneficio y no deben tomarse. De hecho, para algunas personas con baja actividad de la glándula tiroides, demasiado yodo puede causar una afección, o empeorarla.

Conclusión

Expertos indican que la sal yodada es un medio efectivo para mejorar el estado de yodo en el organismo. Sin embargo no se puede establecer conclusiones acerca de la mejoría en otros resultados más orientados al paciente, como el desarrollo físico y mental en los niños y la mortalidad.

En el mundo de la ciencia no existen investigaciones en específico sobre la aparición de hipertiroidismo inducido por yodo, que puede pasarse por alto fácilmente si se evalúa sobre la base de los síntomas.

(Fuente de la imagen destacada: Binning: 0zqT55YuPn8/ Unsplash)

Referencias (13)

1. 1. Marí Silva MC, Toderescu P, Alonso Gordo JM, Pérez Rodríguez MI, Sánchez González MC, Dumbraveanu A. Hipotiroidismo en tratamiento en el Área de Salud de Guadalajara (España): características y prevalencia estimadas a partir del consumo de hormona tiroidea. Rev clín med fam. 2012;5(2):89–96.

2. 2. Hipotiroidismo congénito transitorio por defectos bialélicos del gen DUOX2. Dos casos clínicos. Arch Argent Pediatr [Internet]. 2017;115(03). Available from: http://dx.doi.org/10.5546/aap.2017.e162
Fuente

3. 3. Bros JA, Lluís PG, Cabot GL, Pedragós AC. Hipotiroidismo primario: consideraciones para una buena utilización del tratamiento con levotiroxina. Med Clin (Barc). 2011;136(5):207–14.

4. 4. Gabriela Brenta1, Mario Vaisman2, José Augusto Sgarbi3, Liliana Maria Bergoglio4, Nathalia Carvalho de Andrada5, Pedro Pineda Bravo6, Ana Maria Orlandi7, Hans Graf8, En representación del Grupo de Trabajo en Hipotiroidismo de la Sociedad Latinoamericana de Tiroides (LATS) Arq Bras Endocrinol Metab., 57/. Guías de práctica clínica para el tratamiento del hipotiroidismo.

5. 5. Alvarado Rodríguez VL, Fonseca Figueroa JD, Morales Vindas V. HIPOTIROIDISMO DURANTE EL EMBARAZO: REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA. Revista Ciencia y Salud Integrando Conocimientos [Internet]. 2021;5(2). Available from: http://dx.doi.org/10.34192/cienciaysalud.v5i2.245
Fuente

6. 6. Grob L F, Martínez-Aguayo A. Hipotiroidismo congénito: un diagnóstico que no debemos olvidar. Rev Chil Pediatr. 2012;83(5):482–91.

7. 7. Araujo M, Alonzo S, Paoli M, de Endocrinología y Metabolismo Venezuela http://www. redalyc.org/articulo. oa?id=3 SPAJRV de E y. MV 16 N 2. 2018 pp 97-108 SV. DEPRESIÓN EN PACIENTES CON HIPOTIROIDISMO Y SU ASOCIACIÓN CON EL ESTADO NUTRICIONAL.

8. 8. Díaz-Cadórniga FJ, Delgado-álvarez E. Déficit de yodo en España: situación actual. Endocrinol Nutr. 2004;51(1):2–13.

9. 9. Rene Zúñiga Cruz Médico Residente – Medicina Interna. “Eficacia del uso de Yodoterapia versus otras opciones terapéuticas en pacientes con hipertiroidismo en el servicio de Medicina Interna del Hospital Alejandro Dávila Bolaños, periodo 1 enero – 31 de noviembre del 2018.”

10. 10. Galofré Ferrater JC, Corrales Hernández JJ, Pérez Corral B, Cantón Blanco A, Alonso Pedrol N, Pérez Pérez A, et al. Guía clínica para el diagnóstico y el tratamiento de la disfunción tiroidea subclínica en la gestación. Endocrinol Nutr. 2009;56(2):85–91.

11. 11. Domínguez I, Reviriego S, Rojo-Martínez G, José Valdés M, Carrasco R, Coronas I, et al. Déficit de yodo y función tiroidea en una población de mujeres embarazadas sanas. Med Clin (Barc). 2004;122(12):449–53.

12. 12. de Chimborazo HLPMESP. “INFLUENCIA DEL HIPOTIROIDISMO EN EL ESTADO NUTRICIONAL EN PACIENTES DE CONSULTA EXTERNA DE NUTRICION Y DIETETICA DEL HOSPITAL PROVINCIAL GENERAL DOCENTE RIOBAMBA. 2016.”

13. 13. Sempere Verdú E, Feliu Sagala M, Hernández Ruiz R, Ajenjo Navarro A. Prevalencia del hipotiroidismo tratado en la población adulta. Aten Primaria. 2005;35(3):163–4.

¿Por qué puedes confiar en mí?

Artículo científico
1. Marí Silva MC, Toderescu P, Alonso Gordo JM, Pérez Rodríguez MI, Sánchez González MC, Dumbraveanu A. Hipotiroidismo en tratamiento en el Área de Salud de Guadalajara (España): características y prevalencia estimadas a partir del consumo de hormona tiroidea. Rev clín med fam. 2012;5(2):89–96.
Artículo científico
2. Hipotiroidismo congénito transitorio por defectos bialélicos del gen DUOX2. Dos casos clínicos. Arch Argent Pediatr [Internet]. 2017;115(03). Available from: http://dx.doi.org/10.5546/aap.2017.e162
Ir a la fuente
Artículo científico
3. Bros JA, Lluís PG, Cabot GL, Pedragós AC. Hipotiroidismo primario: consideraciones para una buena utilización del tratamiento con levotiroxina. Med Clin (Barc). 2011;136(5):207–14.
Guía Alimentaria
4. Gabriela Brenta1, Mario Vaisman2, José Augusto Sgarbi3, Liliana Maria Bergoglio4, Nathalia Carvalho de Andrada5, Pedro Pineda Bravo6, Ana Maria Orlandi7, Hans Graf8, En representación del Grupo de Trabajo en Hipotiroidismo de la Sociedad Latinoamericana de Tiroides (LATS) Arq Bras Endocrinol Metab., 57/. Guías de práctica clínica para el tratamiento del hipotiroidismo.
Artículocientífico
5. Alvarado Rodríguez VL, Fonseca Figueroa JD, Morales Vindas V. HIPOTIROIDISMO DURANTE EL EMBARAZO: REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA. Revista Ciencia y Salud Integrando Conocimientos [Internet]. 2021;5(2). Available from: http://dx.doi.org/10.34192/cienciaysalud.v5i2.245
Ir a la fuente
Artículo científico
6. Grob L F, Martínez-Aguayo A. Hipotiroidismo congénito: un diagnóstico que no debemos olvidar. Rev Chil Pediatr. 2012;83(5):482–91.
Artículo científico
7. Araujo M, Alonzo S, Paoli M, de Endocrinología y Metabolismo Venezuela http://www. redalyc.org/articulo. oa?id=3 SPAJRV de E y. MV 16 N 2. 2018 pp 97-108 SV. DEPRESIÓN EN PACIENTES CON HIPOTIROIDISMO Y SU ASOCIACIÓN CON EL ESTADO NUTRICIONAL.
Artículo científico
8. Díaz-Cadórniga FJ, Delgado-álvarez E. Déficit de yodo en España: situación actual. Endocrinol Nutr. 2004;51(1):2–13.
Artículo científico
9. Rene Zúñiga Cruz Médico Residente – Medicina Interna. “Eficacia del uso de Yodoterapia versus otras opciones terapéuticas en pacientes con hipertiroidismo en el servicio de Medicina Interna del Hospital Alejandro Dávila Bolaños, periodo 1 enero – 31 de noviembre del 2018.”
Artículo científico
10. Galofré Ferrater JC, Corrales Hernández JJ, Pérez Corral B, Cantón Blanco A, Alonso Pedrol N, Pérez Pérez A, et al. Guía clínica para el diagnóstico y el tratamiento de la disfunción tiroidea subclínica en la gestación. Endocrinol Nutr. 2009;56(2):85–91.
Artículo científico
11. Domínguez I, Reviriego S, Rojo-Martínez G, José Valdés M, Carrasco R, Coronas I, et al. Déficit de yodo y función tiroidea en una población de mujeres embarazadas sanas. Med Clin (Barc). 2004;122(12):449–53.
Artículo científico
12. de Chimborazo HLPMESP. “INFLUENCIA DEL HIPOTIROIDISMO EN EL ESTADO NUTRICIONAL EN PACIENTES DE CONSULTA EXTERNA DE NUTRICION Y DIETETICA DEL HOSPITAL PROVINCIAL GENERAL DOCENTE RIOBAMBA. 2016.”
Artículo científico
13. Sempere Verdú E, Feliu Sagala M, Hernández Ruiz R, Ajenjo Navarro A. Prevalencia del hipotiroidismo tratado en la población adulta. Aten Primaria. 2005;35(3):163–4.
Evaluaciones