Invernadero

Nuestro método

Products

18Productos analizados
Hours

14Horas invertidas
Studies

7Artículos evaluados
Comments

70Comentarios recaudados

Dicen que en la vida hay que hacer tres cosas: tener un hijo, plantar un árbol y escribir un libro. ¿Tú cómo lo llevas? A pesar de ser una de las frases más conocidas, muchos de nosotros todavía no nos hemos puesto a ello. Pues bien, ahora que ha llegado el nuevo año, podríamos empezar. Y lo mejor es que lo hagamos por lo más fácil: plantar un árbol.

Seguro que, si has llegado hasta aquí, eres un amante de las plantas. Pues, ¿sabías que tu afición está más al alcance de tu mano de lo que piensas? Sí, lo único que necesitas es un invernadero. ¿En casa?, te preguntarás. Pues sí. Hoy hemos venido a hablarte justamente de eso. Acompáñanos y descubre cómo montar tu propio invernadero. ¡Allá vamos!




Lo más importante

  • Para los amantes de las plantas, tener un invernadero es un sueño. En él puedes cuidar de tus flores, plantas y cultivos de una manera fácil y segura. Estas estructuras están especialmente diseñadas para que el crecimiento de todos ellos sea el ideal.
  • En la actualidad, tenemos la suerte de poder elegir entre multitud de modelos diferentes y adaptados a nuestras necesidades. Ya no importa el tamaño de tu terraza, balcón o jardín porque existe uno específico para cada entorno.
  • Eso sí, a la hora de elegir el invernadero más adecuado, es fundamental que nos fijemos en aspectos como las dimensiones, el material, la luz o el tipo de cultivo que queremos.

Los mejores invernaderos del mercado: nuestras recomendaciones

Cuando nos decidimos a hacernos con un invernadero, muchas veces podemos sentirnos algo perdidos. Lo cierto es que no es una práctica demasiado habitual (aunque cada vez lo es más) y no hay mucha información al respecto. Por ello, antes de entrar en materia, nos gustaría hacerte algunas recomendaciones. ¡Echa un vistazo a los mejores invernaderos del mercado!

El invernadero favorito de los usuarios online

Nuestra primera recomendación lo es también de la mayoría de los usuarios online, que lo han elegido como su favorito. Su tamaño medio (143 x 73 x 195 centímetros) lo hace ideal para cualquier espacio y permite cultivar flores, plantas y verduras.

Además, es muy funcional. Cuenta con una puerta enrollable con cremallera que facilita el acceso y no se requieren herramientas para su montaje.

El mejor invernadero para grandes espacios

Si tienes la suerte de contar con una gran superficie para tu invernadero, esta es la mejor opción para ti. Se trata de un invernadero de grandes dimensiones (250 x 185 x 195 centímetros) fabricado en policarbonato transparente y aluminio. Estos materiales lo hacen muy resistente frente a los rayos UV.

Debido a su tamaño, es necesario anclarlo al suelo para una mayor estabilidad y seguridad.

El invernadero más versátil

Por el contrario, si lo que necesitas es economizar el espacio, te recomendamos que te hagas con un invernadero lateral. Este está fabricado en policarbonato transparente y aluminio. Es muy estable y debe anclarse al suelo y la pared.

Cuenta con una claraboya muy práctica que mejora la circulación del aire. Esta y sus tubos de cámara hueca termoaislantes aseguran los mejores resultados de cultivo.

El mejor invernadero de tamaño “mini”

¿Todavía lo quieres más pequeño? También existe. Este invernadero de tamaño “mini” cabe en cualquier lugar. Con él ya no habrá excusa para no intentarlo. Su diseño en forma de casita es muy decorativo y quedará genial en cualquier lugar.

Está fabricado en policarbonato transparente y madera. Además, cuenta con dos aberturas superiores para facilitar su uso y el cuidado de las pequeñas flores.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre los invernaderos

Ahora que ya te has hecho más o menos una idea de lo que puedes encontrar en el mercado, podemos empezar a hablar de lo que de verdad importa: la práctica. Y no hay una manera mejor de hacerlo que respondiendo directamente a las preguntas que más frecuentemente se hacen los usuarios.

Para los amantes de las plantas, tener un invernadero es un sueño.
(Fuente: Morisse: 39019588/ 123rf.com)

¿Por qué es útil contar con un invernadero en casa?

Hay quien, a pesar de gustarle el cultivo, piensa que en casa no podrá hacer gran cosa. ¡Y no saben lo equivocados que están! Ahora podemos contar con un invernadero en casa y disfrutar de todas las ventajas que nos ofrecen. Entre ellas:

  1. Los invernaderos permiten que el crecimiento de los cultivos sea estable y de buena calidad, ya que los protegen de los cambios del clima y evitan su deterioro.
  2. Con ellos es posible favorecer el crecimiento de cultivos fuera de época, proporcionándonos productos saludables y de calidad durante todo el año.
  3. En un invernadero podemos plantar especies exóticas, ya que nos permiten crear un microclima específico para este tipo de cultivos.
  4. Podrás cultivar de una manera controlada y evitar la aparición de plagas o enfermedades dañinas para los cultivos.
  5. Si cultivas alimentos, disfrutarás de una dieta saludable y equilibrada sin necesidad de salir de casa.
  6. Suponen un ahorro y en muy poco tiempo resultan muy rentables.

En definitiva, se trata de la manera más práctica y funcional de tener un huerto urbano en casa y de disfrutar de nuestro hobby de la forma más rentable posible. Además, con la gran variedad de modelos entre los que podemos elegir, cada vez es más fácil encontrar al que podremos sacar el mayor partido.

¿Qué tipos de invernaderos hay?

Vale, hemos mencionado en varias ocasiones que hay muchos modelos entre los que elegir. Pero ¿cuáles son? Conocer los diferentes tipos de invernaderos y sus características y funciones particulares nos dará las claves fundamentales para tomar la mejor decisión. Así, los invernaderos se agrupan según su tamaño. Podemos diferenciar entre:

  • Invernaderos de tamaño “mini”: los más pequeños de todos. Su principal ventaja es que los podemos colocar en cualquier lugar. En ellos podemos cultivar únicamente pequeñas plantas o flores. También hay quien los utiliza como primer paso para hacer germinar las semillas.
  • Invernaderos verticales: algo más grandes, pero también pensados para espacios pequeños. Se desarrollan en vertical, como si fuera una estantería. También resultan muy prácticos porque se transportan con gran facilidad.
  • Invernadero medio: el tradicional. Dentro de este grupo también podemos encontrar diferentes dimensiones, por lo que podremos ajustar el invernadero a nuestras necesidades. Por lo general, están fabricados en policarbonato y aluminio. Son muy resistentes y duraderos.
  • Invernaderos laterales: parecidos a los anteriores, pero se apoyan sobre una pared. Esto nos permite tener un invernadero de un tamaño medio al mismo tiempo que economizamos el espacio. Al estar pegados a una pared, retienen mejor el calor.
  • Invernaderos tipo túnel: los más grandes de todos. Tienen forma de túnel con la parte superior curva. En ellos se pueden cultivar tanto plantas como alimentos y son los que mejores resultados ofrecen para estos últimos.

Aunque esta es la forma más general de clasificar los invernaderos, también podemos hacerlo por los materiales que conforman su aislamiento. Por ejemplo, existen los invernaderos con aislamiento de cristal, de plástico duro de polietileno, de lona de plástico o de policarbonato. En la mayoría de los grupos citados podremos encontrar los diferentes aislamientos.

En la actualidad, tenemos la suerte de poder elegir entre multitud de modelos diferentes y adaptados a nuestras necesidades. (Fuente: Lohrbach: 40325844/ 123rf.com)

¿Dónde debo colocar el invernadero?

Una de las claves para que el invernadero dé los mejores frutos (y nunca mejor dicho) es su correcta ubicación. Para elegir el mejor sitio en el que colocarlo, debemos tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Debe ser un lugar en el que el invernadero pueda recoger la mayor cantidad de rayos solares posible.
  • Se deben evitar zonas con sombra, por ejemplo, de árboles o edificios.
  • También es recomendable que esté en un lugar protegido del viento. Aunque los invernaderos están preparados para proteger nuestros cultivos de los cambios climáticos, no está de más que echemos una mano.
  • La mejor orientación para el invernadero es la este-oeste.

Así, aseguramos que también reciba sol durante el invierno. Si, por cualquier motivo, no se pueden cumplir la mayoría de estos requisitos, lo mejor es colocar los cultivos en macetas que podamos mover. Es una labor más costosa que requiere dedicación por nuestra parte, pero de esta manera obtendremos los mejores resultados.

¿Qué puedo cultivar en un invernadero?

Esta es la pregunta por excelencia cuando hablamos de invernaderos. Tenemos claro que queremos uno, pero dudamos sobre qué es lo que podemos plantar en ellos. Lo bueno de este tipo de estructuras es que nos permiten cultivar una multitud de plantas, incluso alimentos. Esto suele ser lo que más nos interesa. Pues bien, en tu invernadero podrás plantar:

Alimento ¿Por qué es adecuado para un cultivo en invernadero? (1) ¿Cómo se cultiva?
Zanahoria Son cultivos muy resistentes al frío, por lo que aguantan bien los cambios de temperatura. Tienen dos años de vida y es preferible consumirlas en el segundo. Se debe sembrar con ocho centímetros de separación.
Cebolla Son cultivos muy resistentes al frío y la humedad. Son uno de los alimentos más fáciles de sembrar. Se recogen entre los dos y cuatro meses. Se debe enterrar con quince centímetros de separación.
Espinacas Muy recomendables para cosechar en invierno. Se recogen a los cuarenta días. Se deben sembrar en grupos de cuatro semillas a veinte centímetros de distancia.
Coliflor También se trata de un cultivo ideal para estaciones frías, ya que es capaz de crecer con poco sol. Antes de sembrar hay que preparar la tierra con abono y con una frecuencia de riego semanal.

Aunque estos son los más fructíferos, también es posible cultivar en un invernadero alimentos como patatas, ajos o tomates. Por supuesto, además de los alimentos, los invernaderos son el entorno ideal para el cultivo de plantas (incluso las exóticas), hierbas como el perejil, la menta o el orégano, y cualquier otro tipo de flores y plantas decorativas.

¿Cómo funciona la ventilación de un invernadero doméstico?

Si antes mencionábamos que la ubicación del invernadero era una de las claves del éxito, la otra es la ventilación. En este sentido, podemos diferenciar entre ventilación artificial y natural. La ventilación artificial se consigue a partir de ventiladores específicos para este tipo de estructuras. Estos controlan la temperatura del interior y mejoran la producción.

Por su parte, si nos decantamos por la ventilación natural, proporcionada por la naturaleza, será necesario tener en cuenta que:

  • Lo más recomendable es que las ventanas se encuentren en la parte superior del invernadero.
  • La orientación del invernadero sea propicia para la entrada del aire y vientos perpendiculares, sobre todo en las estaciones cálidas.
  • Si el invernadero tiene ventanas laterales, debes colocarlo de manera que el aire entre lo más directa y verticalmente posible.
  • Hay que evitar que los árboles o edificios cercanos interrumpan la entrada del aire en el invernadero.
  • Las ventanas deben tener un cierre completamente hermético, sobre todo para las épocas de frío.
elblogverde.comTítulo

“Un invernadero es una superficie de cultivo cerrada, estática, accesible a pie y que se utiliza para la plantación y cultivo de diferentes plantas y hortalizas, caso de lechugas, acelgas, brócoli, espinacas y un largo etcétera”.

¿Qué mantenimiento necesita un invernadero?

El mantenimiento de los invernaderos domésticos es bastante sencillo. Principalmente, debemos ocuparnos de que el invernadero se encuentre siempre en las mejores condiciones de limpieza y estado posibles, para así asegurar los mejores resultados en nuestros cultivos.
Para ello, bastará con asegurarnos de que no hay fracturas en la estructura o elementos deteriorados.

En lo que respecta a la limpieza, es importante tanto para los cultivos en sí como para el correcto funcionamiento del invernadero. Por supuesto, las macetas y el entorno de las plantas deben ser lo más adecuados posible. Además, es fundamental que los laterales o parte superior por los que entra la luz solar estén limpios para dejar pasar correctamente los rayos.

Criterios de compra

¿A que después de todo ya no piensas que tener un invernadero en casa es tan complicado? Pues bien, si ya te has decidido a hacerte con uno, déjanos darte los últimos consejos para que tomes la mejor decisión a la hora de elegir el tuyo. Para ello, únicamente tendrás que guiarte por los principales criterios de compra. Te los mostramos a continuación:

Dimensiones

Lo primero que debemos tener claro cuando vayamos a comprar un invernadero es el lugar en el que lo vamos a colocar, siguiendo, siempre que sea posible, las recomendaciones de las que hablábamos antes. Una vez escogido el lugar más favorable para nuestros cultivos, es hora de pensar en las dimensiones del invernadero.

Por suerte, esto nunca supondrá un problema, ya que podemos encontrar invernaderos de tamaños y formas muy diferentes. Desde los invernaderos de tamaño “mini” hasta los grandes de tipo túnel, existe una amplia variedad de modelos. Recuerda que esta debe ser una estructura funcional y práctica, por lo que las dimensiones son fundamentales.

Con ellos es posible favorecer el crecimiento de cultivos fuera de época, proporcionándonos productos saludables y de calidad durante todo el año. (Fuente: Dusan: 27857898/ 123rf.com)

Material

Otro de los principales factores importantes a la hora de elegir nuestro invernadero ideal es el material de fabricación. Para ello, sobre todo en los invernaderos con un tamaño considerable, debemos diferenciar entre los materiales de la estructura y los de la cubierta. Para una mayor resistencia, las cubiertas se suelen fabricar con acero galvanizado o aluminio.

También los podemos encontrar de madera, mucho más estética, pero menos resistente y duradera que los demás. Por su parte, la cubierta, que es la parte más importante para el correcto desarrollo de los cultivos, puede estar fabricada con diferentes materiales:

Material Principales ventajas
Policarbonato El material más habitualmente utilizado

Ofrece un aislamiento térmico

Es muy ligero, resistente y duradero (hasta diez años de vida útil)

Plástico Ofrece un buen control de la temperatura interior

Se le puede añadir un tratamiento anti rayos UVA para aumentar su vida útil (más o menos tres años)

Vidrio o cristal Guarda muy bien el calor y evita la acción directa de los rayos UVA

Estéticamente son muy favorecedores

Ventilación

Por supuesto, una vez que hayamos elegido el tamaño y el material más adecuado para nuestro futuro invernadero, también debemos pensar en la ventilación. Ya sea artificial o natural, es importante que la estructura esté correctamente ventilada para que los cultivos salgan adelante lo mejor posible.

Luz

Con la luz ocurre lo mismo que con la ventilación, puede ser artificial o natural. Aunque lo más idóneo es que sea natural, si nuestro entorno no reúne las características necesarias, siempre podemos recurrir a la artificial. Bastará con adquirir una lámpara de espectro completo y así mejorar el desarrollo de nuestros cultivos.

Si cultivas alimentos, disfrutarás de una dieta saludable y equilibrada sin necesidad de salir de casa. (Fuente: Rawpixel: 90750515/ 123rf.com)

Tipo de cultivo

Y, como no podía ser de otra manera, terminamos hablando de los cultivos en sí. De hecho, aunque sea el último criterio de compra, es el más importante, ya que es sobre el que se basan todos los demás. El resto de criterios estarán siempre influidos por el tipo de cultivo en el que estemos interesados.

Resumen

¿Tienes ganas de convertirte en un auténtico agricultor? ¡Ahora ya puedes hacerlo sin salir de casa! Gracias a los invernaderos domésticos podrás cultivar desde pequeñas florecillas hasta los alimentos más saludables de una forma fácil, cómoda y segura. Los hay de diferentes tamaños y materiales para que siempre encuentres el que más se adapta a tus necesidades.

Para elegir el mejor, es muy recomendable que te guíes por diferentes factores como las dimensiones, los materiales o, sobre todo, el cultivo que vas a realizar. Además, deberás tener en cuenta el cuidado y las condiciones de siembra de cada uno de ellos. De verdad, una vez que te pones, no es tan difícil. ¿A qué esperas?

Si te ha parecido útil nuestra guía sobre invernaderos, compártela en redes sociales y déjanos un comentario. ¿Qué tienes pensado plantar?

(Fuente de la imagen destacada: Lohrbach: 43121221/ 123rf.com)

Referencias (1)

1. Agropinos.com. (2020). Alimentos ideales para sembrar en tu invernadero. [online]
Fuente

¿Por qué puedes confiar en mí?

Beatriz Cámara Traductora y redactora
Soy redactora freelance desde hace ya algún tiempo y creo que los ingredientes fundamentales para elaborar un artículo de calidad son el rigor en la información y un toquecito de buenas maneras. Dedico mi día a día a investigar y escribir sobre cosmética, belleza, crianza efectiva y productos para el hogar.
Artículo informativo
Agropinos.com. (2020). Alimentos ideales para sembrar en tu invernadero. [online]
Ir a la fuente