Laminadora
Última actualización: 07/10/2020

Nuestro método

13Productos analizados

21Horas invertidas

7Artículos evaluados

75Opiniones de usuarios

Probablemente, te has encontrado en alguna ocasión en la situación de poseer un documento o material de gran valor sentimental para ti y, con el paso del tiempo, ver cómo su calidad se ha ido deteriorando. ¡Qué rabia da! Es frustrante la sensación de no haber sido precavido al protegerlo cuando todavía estabas a tiempo.

Ante estas situaciones, una laminadora puede resultar una herramienta eficaz. Si bien es imposible detener el paso del tiempo, sí podemos prepararnos ante sus consecuencias, al menos en nuestros documentos más preciados. En este artículo te explicaremos qué es exactamente una laminadora y en qué casos puede servirte.




Lo más importante

  • Utilizar una laminadora denota profesionalidad en los acabados de tus objetos, al tiempo que los protege de la humedad, gérmenes y manchas.
  • No se deben confundir a las laminadoras con las plastificadoras; las primeras se utilizan normalmente en frío, lo que garantiza que no se queme tu material de valor.
  • Las laminadoras no suelen ser productos demasiado conocidos para muchas personas. En el apartado “Criterios de compra” te mostraremos los aspectos que deberías considerar antes de adquirir una laminadora determinada.

Las mejores laminadoras del mercado: nuestras recomendaciones

Las laminadoras no suelen ser productos tan conocidos como las plastificadoras por el público general. Sin embargo, debes saber que en determinados casos pueden serte mucho más útiles. Por ejemplo, en documentos de valor histórico o personal (yendo con mucho cuidado). En esta sección te mostramos algunas de las más destacadas.

La mejor laminadora por su relación calidad-precio

Esta laminadora A4 garantiza una plastificación libre de atascos. Incorpora un sistema de liberación de rodillos que evita los atascos generados por las fundas mal alimentadas. Es apta para uso ocasional y adecuada para fundas de hasta 125 micras. Asegura un acabado profesional en fotos, manualidades, recetas, documentos y listados.

En tan solo 4 minutos, la luz verde indicará que la máquina está lista para trabajar. Su velocidad de plastificado permite trabajar a una hoja A4 por minuto. Su función de apagado automático permite reducir el consumo de energía, ya que se apagará automáticamente luego de 30 minutos de inactividad.

Evaluación editorial: Esta laminadora se presenta como una opción económica y de buena calidad. Garantiza un acabado profesional y un sistema de rodillos que evita atascos. Su diseño asegura un bajo consumo de energía.

La mejor laminadora para distintos tamaños de hoja

En este momento el producto comentado no se encuentra disponible en el proveedor. Es por eso que lo hemos sustituido por otro con similares características. Informar de un problema.

Das Problem mit diesem Produkt wurde gemeldet. Danke!

Esta máquina permite trabajar con documentos de hasta un máximo de 13 pulgadas, siendo adecuada para tamaños A3, A4 y A6. Más aún, es compatible con bolsas de laminación muy pequeñas como fotos y documentos. Su diseño es compacto y portátil, siendo ideal para transportar. Perfecta para uso escolar o laboral.

La versatilidad de esta laminadora se manifiesta en su gran cantidad de funciones: recorte de papel en tres patrones diferentes, recortador de esquinas, marcos de fotos, perforación y anillos para encuadernación. Su diseño a prueba de atascos permite resolver este incidente con la sola presión de un botón. Su tiempo de uso es de hasta 30 minutos y requiere entre 3 y 5 minutos para su calentamiento. Puede laminar a una velocidad de 250 mm por minuto.

Evaluación editorial: Esta laminadora se adapta a distintos tamaños de hoja y su diseño la convierte en una opción fácilmente trasladable. Dispone de una gran cantidad de funciones y permite resolver atascos fácilmente.

La mejor laminadora por su velocidad

Se trata de un modelo de laminadora apta para A4, A5 y A6. Su proceso de laminación consta de un sistema de 2 rodillos. La temperatura aumenta de forma rápida entre 2 y 4 minutos, y la velocidad de laminación puede llegar a los 300 mm por minuto.

Esta laminadora puede plastificar hasta un ancho de 230 mm, adaptándose su grosor a conveniencia. Incorpora un botón ABS para retirar el papel atascado sin producir daños. Además, es fácil de operar, encendiendo su alimentación y eligiendo entre opción fría y caliente.

Evaluación editorial: Esta laminadora se destaca por su velocidad de laminación y calentamiento. Es compatible con distintos tamaños de hoja, inclusive A6, y ofrece un manejo sencillo con opción fría y caliente.

La mejor laminadora por su sistema anti-atascos

Esta laminadora A4 cuenta con un sistema de doble rueda para evitar atascos, arrugas, dobleces o esquinas en el laminado. Es de un tamaño pequeño, fácil de llevar y proporciona una alta calidad de laminado. Su proceso de laminación es automático, por lo cual prescinde de intervenciones manuales. Su sistema de calentamiento avanzado no distorsionará ni contendrá burbujas, por lo que puede obtenerse un hermoso resultado de laminación.

Esta laminadora es perfecta para variedad de usos: fotos, menús, tarjetas de estudio, certificados de identificación, casa, oficina o escuela. Su nivel de ruido es muy bajo, gracias a la velocidad de su motor y su suave revestimiento. Su mango de ABS permite liberar papel atascado sin grandes esfuerzos.

Evaluación editorial: Este modelo se destaca por su innovador sistema de doble rueda que evita irregularidades o deformaciones en el laminado. Además, asegura una alta calidad de laminado para distintos usos.

La mejor laminadora por su control de temperatura

Esta máquina laminadora se integra en un cortador de papel rotativo seguro y afilado. Es compatible con bolsas de laminación de distintos tamaños: desde una tarjeta de visita hasta papel A3. Su velocidad de calentamiento y de laminado es rápida, siendo eficiente para su uso en el ámbito doméstico, laboral o escolar.

Tiene una velocidad de 250 mm por minuto y un doble rodillo que proporciona un laminado suave y rápido. El recortador de papel incluye tres patrones de corte diferentes. Su control de temperatura permite proteger la máquina y asegurar una larga duración.

Evaluación editorial: Este modelo es una buena opción para uso doméstico, laboral y escolar. Su velocidad de laminación es rápida y su sistema de corte ofrece 3 patrones de corte. Incluye control térmico para extender su vida útil.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre las laminadoras

Sabemos que comprar una laminadora no es una decisión sencilla de tomar: en primer lugar, debemos considerar qué usos le daremos habitualmente. Aunque ya lo tengamos claro, quizás nos convenga además conocer con más cercanía este producto para poder sacarle el máximo partido. En esta sección nos adentramos en sus particularidades.

Hombre de traje

Sabemos que comprar una laminadora no es una decisión sencilla de tomar: en primer lugar, debemos considerar qué usos le daremos habitualmente. (Fuente: Andriy Popov: 39431897/ 123rf.com)

¿Cuál es el objetivo principal de una laminadora?

Utilizar una laminadora asegura un acabado y sellado permanente en documentos a los que tengas especial interés en preservar. Esencialmente, protege contra el agua, la humedad, las manchas y cualquier germen que pueda dañarlo con el paso del tiempo. Si estamos ante un documento importante, es recomendable protegerlo debidamente.

Además de servir como protección, utilizar una laminadora también tiene la utilidad de mostrar una imagen cuidada y limpia del producto. Quizás te puede ser especialmente útil si trabajas en una institución seria o has imprimido un documento oficial que verá mucha gente y ante el que quieres dar una buena impresión.

¿Cómo se utiliza una laminadora?

No es que usar una laminadora requiera de un funcionamiento complicado, pero sí es necesario conocer su procedimiento y seguirlo cada vez que queramos utilizarla. Cuando vamos a laminar documentos importantes, no podemos correr el riesgo de equivocarnos y estropear nuestros valiosos archivos. A continuación, exponemos los pasos a seguir:

  • Coloca el plástico de laminación en la laminadora.
  • Enciende la laminadora y espera hasta que el botón LED te indique que está lista para laminar.
  • Prepara el papel o documento que será laminado. En este paso deberás recortar tu documento en el tamaño que desees conservarlo.
  • Coloca el papel o documento en la bandeja de la laminadora, justo al lado de los rollos de plástico.
  • Pulsa el botón de inicio de la laminación. Seguidamente, la laminadora absorberá el papel hacia adentro.
  • Espera hasta que el papel se encuentre completamente dentro de la máquina y, a continuación, deja que siga saliendo hasta que puedas cortar el plástico cómodamente.
  • Detén la laminadora utilizando el botón correspondiente. Asegúrate de no encender y detener la laminadora mientras la estás utilizando para no corromper su correcto funcionamiento.
  • Corta el plástico de laminación. Algunas laminadoras pueden tener un borde para rasgar el plástico, pero en otros casos deberás hacerlo con unas tijeras. Asegúrate de dejar un borde de unos 3 milímetros en los lados.
  • Apaga la laminadora cuando hayas terminado de laminar por completo.

Laminadora profesional

Utilizar una laminadora asegura un acabado y sellado permanente en documentos a los que tengas especial interés en preservar. (Fuente: Sergey: 83815271/ 123rf.com)

¿Qué tipo de documentos pueden utilizarse con la laminadora?

Las laminadoras pueden abarcar multitud de documentos. Sin embargo, debemos distinguir entre aquellas laminadoras industriales o profesionales, o bien los modelos de un uso más doméstico. En este artículo nos centramos más bien en la segunda modalidad, más fácil de utilizar, barata y accesible que la primera.

En este caso, se pueden laminar documentos históricos o familiares, cartas antiguas, calendarios, dibujos en acuarela, posters o carteles de actividades que desarrollamos, mapas o presentaciones. En la mayoría de casos, el uso que se le da consiste se enfoca más bien a fotografías que queremos que aguanten intactas el paso del tiempo.

¿Qué diferencia a la laminadora de la plastificadora?

De entrada, puede parecer que los términos laminadora y plastificadora son sinónimos. Aunque la plastificadora sea empleada más generalmente, debemos considerar que existen diferencias entre ambos productos y que, si las conocemos, quizás en ocasiones la laminadora puede sernos más útil. A continuación, las detallamos:

Laminadora Plastificadora
Caras Lamina por una cara del documento. Plastifica por las dos caras al mismo tiempo.
Temperatura Generalmente frío. Caliente.
Tipo de protección Protección recomendada en documentos delicados o viejos, o bien en pinturas como acuarelas. Proporciona una protección mayor, más completa, juntando los plásticos de ambas caras.
Funcionamiento Capa fina de plástico con adhesivo. Capa gruesa que puede cortarse automáticamente por el borde de impresión.
Tipo de bobinas que utiliza Bobinas de plástico muy finas. Bobinas de plástico muy gruesas.
Uso recomendado Para colores delicados, mejor utilizar la laminadora. Para documentos generales o de poco valor en sí mismo, como fotocopias.

¿Por qué es tan importante que la laminadora funcione en frío?

El hecho de funcionar en frío es un requisito esencial cuando queremos proteger documentos muy importantes para nosotros. Por ejemplo, si tenemos un documento antiguo a punto de romperse o de gran valor histórico o sentimental, deberemos laminarlo en frío para evitar que el calor dañe su correcta preservación.

Otro tipo de papel que requiere un cuidado especial es en las pinturas, por ejemplo con las acuarelas, si no queremos estropear el color. En casos como este seguramente necesitaremos fundas especiales. Además, debemos tener en cuenta que el laminado solo permite proteger el documento por una sola cara.

¿Además de usar la laminadora, qué recomendaciones debería seguir para conservar documentos de valor?

Con el paso del tiempo es habitual que los documentos se deterioren. Para conservarlos, no es suficiente con guardarlos en una caja y no tocarlos más. Además de laminarlos, si realmente nos importan estos documentos existen algunas medidas que podemos seguir para asegurar su conservación. A continuación, los explicamos:

Consejos Qué hacer
Elimina los rastros de acero ¿Eres de los que utiliza clips para unir varios documentos? Te aconsejamos retirarlos, ya que con el paso del tiempo su acero puede estropear los documentos más valiosos.
Evita la humedad Es recomendable guardar los documentos en espacios ventilados que no generen humedad. La temperatura ideal es de 18 a 20 grados.
El calor y la luz son los peores aliados de nuestros documentos Los documentos son sensibles a la luz solar o a la luz artificial fuerte. Utiliza carpetas o sobres para protegerlos y procura resguardarlos del polvo.
Evita los álbumes con hojas magnéticas Este tipo de materiales contienen una alta emisión de ácidos que pueden dañar los documentos. Por eso, aconsejamos laminarlos.
Plantéate la digitalización Además de cumplir con los consejos que hemos detallado, almacenar los documentos importantes en dispositivos digitales mediante el escaneo te dará un plus de tranquilidad y seguridad. ¡Pero no olvides mantener los originales!

Criterios de compra

Para adquirir una laminadora, debemos saber antes en qué tipo de documentos la utilizaremos. Existen laminadoras con opción de temperatura fría y caliente; otras, con láminas más gruesas. ¿Cómo quiero laminar? ¿Voy a laminar muchos archivos y, por lo tanto, necesito una velocidad avanzada? En esta sección resolvemos tus dudas.

 Versatilidad

Como avanzábamos, existen laminadoras que se parecen más a las plastificadoras. Si no tenemos del todo claro qué tipo de productos vamos a laminar (o si disponemos de muchos archivos distintos), nos interesará poder obtener un producto más versátil. Si es así, podemos encontrar modelos que cumplan con nuestros requisitos.

Ten en cuenta que si buscamos laminar tarjetas o fotos, con la mayoría de modelos nos bastará. Pero si buscamos laminar documentos de importancia o valor histórico que no pueden ser sustituidos, deberíamos inclinarnos por aquellas laminadoras más avanzadas, especializadas o profesionales para garantizar su perfecta preservación.

Plotter de corte

Enciende la laminadora y espera hasta que el botón LED te indique que está lista para laminar. (Fuente: Sergey: 93389972/ 123rf.com)

Velocidad

Una de las particularidades que encontramos cuando leemos las características de cada producto es la velocidad de laminado. Generalmente, ésta se mide en milímetros por minuto. Tenerla en cuenta nos ayudará a conocer cuántos documentos podremos laminar en cada espacio de tiempo cuando dispongamos de pocos minutos.

Se trata de una función que nos puede servir cuando vayamos a utilizar la laminadora frecuentemente, o bien cuando debamos laminar muchos documentos al mismo tiempo. Si solamente utilizaremos la laminadora en casos puntuales y en pequeñas cantidades, quizás no debamos prestar mucha atención a este criterio.

Temperatura laminado

Este es un aspecto importante si queremos evitarnos sorpresas desagradables a la hora de laminar. En primer lugar, si estamos ante documentos obtenidos de fotocopias, sin mucho valor en sí mismos, podemos experimentar con la temperatura de laminado según nos convenga. Muchas laminadoras incluyen la opción de laminar en caliente o frío.

Sin embargo, si estamos ante documentos de valor histórico, fotografías antiguas o dibujos pintados en acuarelas u otras pinturas, tenemos que extremar las precauciones. Cuanto menor sea el calor al que sometamos nuestros documentos, menos riesgo de estropear nuestro archivo de valor. De hecho, es mejor laminarlos directamente en frío.

Grosor del laminado

Es habitual que la mayoría de laminadoras detallen cuál es el grosor dentro del que pueden laminar. Este se mide normalmente en micras (una micra es 1/1000 de un milímetro. Los grosores suelen ser de 80, 100, 125, 175 o 200 micras, y los productos suelen darnos un tamaño aproximado dentro del cual pueden funcionar.

Generalmente, cuanto mayor es el grosor de la funda, mayor es el nivel de protección de los documentos, aunque las laminadoras incluyen capas finas al tratar con documentos más sofisticados. Utilizar fundas demasiado gruesas modifica el brillo del documento y no se aconseja tanto en el caso de documentos delicados.

 LED

Disponer de una luz LED en nuestra laminadora nos puede ayudar de varias formas. Primero, para detectar si la máquina se encuentra funcionando o está parada. Solo debemos tener encendida la laminadora cuando la necesitamos. En segundo lugar, nos ayudará a saber el momento exacto en que podemos empezar a laminar.

En rojo nos suele marcar el encendido (power) y la luz LED en verde indica cuando está lista (ready). De todas formas, debemos tener en cuenta que no todas las laminadoras incluyen la luz LED, aunque sí la tienen la mayoría. Escoger una que la contenga o no dependerá de si realmente nos interesa disponer de esta opción.

Resumen

Adquirir una laminadora es una opción ideal cuando disponemos de muchos documentos de valor que queremos preservar. En otros casos, también nos sirve para dar un aspecto más profesional y atractivo a carteles, posters o calendarios, ya sea para nuestro hogar o en ambientes de trabajo, como escuelas, oficinas o almacenes.

La laminadora garantiza una conservación adecuada de los documentos antes que estos se estropeen con el paso del tiempo. Sin embargo, ten en cuenta el resto de consejos que te hemos dado para asegurar su correcta preservación, como alejarlos de forma habitual de la humedad, del calor o de los rayos de sol.

Si este artículo te ha servido para conocer mejor qué son las laminadoras y para qué te pueden servir, te invitamos a compartirlo con tus amistades en las redes sociales y a dejarnos un comentario.

(Fuente de la imagen destacada: Teraweet: 30557892/ 123rf.com)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Evaluaciones