Última actualización: 02/06/2021

Nuestro método

7Productos analizados

21Horas invertidas

6Artículos evaluados

30Opiniones de usuarios

Las comidas caseras que hacía la abuela, esas que son saludables, deliciosas y que calientan paladares y corazones, a menudo requieren un proceso de cocción largo y complejo. Y, con todas las ocupaciones del día a día, ¿quién tiene tiempo para prepararlas? En realidad, podrás tener todo el tiempo para cocinar y hacer todo lo que quieras con una olla de cocción lenta.

Con esta práctica olla, tus comidas prácticamente se prepararán solas. No necesitas estar en la cocina todo el tiempo vigilando la cocción y podrás ocuparte en otras actividades. De modo que, si quieres disfrutar más comidas caseras, hemos preparado esta Guía para que encuentres el modelo que mejor se adapte a tus necesidades.




Lo más importante

  • La olla de cocción lenta es un utensilio que sirve para cocinar una gran variedad de comidas durante largos periodos de tiempo a una baja temperatura. Consigues sabores muchos más intensos y una textura muy tierna.
  • La olla de cocción lenta se popularizó a principios de la década de los 70, con la aparición de la marca Crock-Pot. De ahí, que sea común referirse a este tipo de ollas como "Crock-Pot", aunque es solo una marca de las muchas que hay en el mercado.
  • Antes de comprar una olla de este tipo, considera las necesidades personales, tales como para cuántas personas cocinarías, frecuencia de uso, funciones programables y presupuesto.

Las mejores ollas de cocción lenta del mercado: nuestras recomendaciones

Las ollas de cocción lenta vienen en una amplia gama de precios y funciones. Encontrar la adecuada para ti depende del uso que le quieras dar. En los últimos años, se han fabricado modelos elegantes y modernos, convirtiéndose en un utensilio imprescindible, bien sea para uso personal o para regalar, los siguientes modelos son una selección de calidad.

La mejor Crock-Pot según su relación calidad-precio

La Crock-Top SCV400RD es una olla de cocción lenta manual, de acero inoxidable y con una capacidad de 3,5 litros. La olla interior desmontable es de cerámica, antiadherente, apta para horno y lavavajillas. La tapa es de vidrio y también puede lavarse en lavavajillas.

Si buscas calidad, esta es la marca original. A pesar de que no tiene temporizador incluido, sí incorpora función para mantener caliente la comida y viene con un libro de recetas. Sus compradores destacan su relación calidad-precio, que es fácil de usar y comprueban el ahorro en la factura de luz.

La mejor olla de cocción lenta ovalada con elegante diseño

La Chup Chup de Cecotec es una olla de cocción lenta con un elegante diseño en forma ovalada, con capacidad de 5,5 litros y una olla de cerámica extraíble que permite cocinar piezas enteras. La tapa es de cristal con sellos de goma. Puede usarse en el horno y lavado en un lavavajillas.

Al ser de gran tamaño, podrás preparar comidas para toda la familia. Es fácil de usar y potente. En los comentarios, destacan haber preparado asados, bizcochos, flanes, caldos, fabadas, carrilleras y pulled pork, gracias a este producto.

La mejor olla de cocción lenta programable

El modelo Sous Vide de Russell Hobbs es una slow cooker programable de primera gama, con pantalla digital led. Con una base de acero inoxidable, tiene una olla extraíble de cerámica y una tapa de cristal templado, aptas para lavavajillas. Incorpora tres funciones: cocción lenta clásica, medidor de temperatura de precisión y cocción al vacío (sous vide).

A pesar de su tamaño con capacidad de 6,5 litros, es fácil de transportar, gracias a sus asas de gran tamaño y tacto frío. Podrás medir la comida mientras se cocina y, con su método de cocción al vacío, podrás mantener la integridad de los alimentos al calentarlos durante largas horas. Por la calidad de sus acabados, resistencia, facilidad de uso y funciones sofisticadas, ha ganado buenas valoraciones entre sus compradores.

La mejor Crock-Pot pequeña

La Crock-Pot SCCPQK5025B-050 es una olla de cocción lenta de 2,5 litros. Con control manual y dos niveles de cocción, es adecuada para cocinas pequeñas o personas que viven solas, en pareja o pequeñas familias. Su olla extraíble es de cerámica, antiadherente y es apta para el horno. También se puede lavar en lavavajillas con la tapa.

Es perfecta para preparar mermeladas, compotas, guisos, caldos y estofados. Sus compradores la recomiendan por su práctico tamaño, gran potencia y la calidad que ofrece la marca. Muchos la usan como complemento a una de mayor dimensión y una sugerencia común es usar un temporizador.

La mejor olla de cocción lenta multifuncional

La Cooker 8 en 1 de Cecotec es la olla de cocción lenta multifuncional más accesible que podrás encontrar. Tiene ocho funciones: calentar, hervir, cocción lenta, al vapor, saltear, plancha, asar con función horno y freír. Con esta olla, tendrás los utensilios para preparar un banquete y ahorrarás mucho espacio en tu cocina.

Tiene una olla de aluminio fundido antiadherente con capacidad de 5 litros. Con buenos comentarios por parte de sus compradores, destacan sobre todo su potencia, que la hace ideal para cocinar a altas temperaturas y en grandes cantidades. Además, sus elementos son fáciles de usar y de limpiar.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre las ollas de cocción lenta

La cocción lenta bajo fuego es una alternativa sana que permite potenciar los sabores, la textura y el aroma de los alimentos. De ahí que las ollas para este tipo de cocción se han convertido en una tendencia del realfooding y de los cocineros ocupados. Pero si quieres saber si valen la pena, revisemos algunas preguntas que muchos compradores se plantean al comprar una olla de cocción lenta.

Las ollas de cocción lenta son ideales para preparar comidas saludables y deliciosas, ahorrando tiempo y esfuerzo. (Fuente: Yuryrumovsky: 38327171/ 123rf)

¿Qué es una olla de cocción lenta y qué ventajas tienen?

Es un tipo de olla eléctrica que se calienta de manera gradual, cocinando los alimentos a una temperatura constante durante horas y de manera segura. Puedes dejar la comida preparándose en la mañana antes de ir a trabajar y, cuando regreses, servir y disfrutar tu plato, sin temor a encontrar algo quemado. Una slow cooker no solo te facilita el proceso de cocción, también mejora el sabor, al mantener los jugos y el aporte nutricional de los alimentos.

Tiene tres elementos principales: una base exterior que conduce el calor, una olla o envase interior extraíble y una tapa. La base es la parte más visible, contiene asas, pequeños pies para elevarla de la superficie y unas perillas o panel de control. Resulta un aparato muy económico y práctico a largo plazo, porque te permite preparar casi cualquier alimento ahorrando espacio, tiempo y dinero.

Como queremos que hagas una compra bien informada, hemos analizado algunas de las ventajas y desventajas de una olla de cocción lenta:

Ventajas
  • No necesitas vigilar el proceso de cocción
  • Mejora el sabor de las comidas
  • Prácticamente imposible quemar comida en ella
  • Es fácil y seguro de usar
  • Tiene bajo consumo eléctrico
  • Ahorras tiempo y dinero
Desventajas
  • No cocina rápido
  • Hay alimentos que no pueden ser cocinados
  • Requiere planificación, sobre todo en platos elaborados con distintos métodos de cocción
  • Puede que no cocine de manera uniforme

¿Cómo funciona una olla de cocción lenta?

Las slow cookers cocinan con una combinación de potencia y tiempo. Cuando se enciende a una potencia baja o alta, las bobinas se calientan y transfieren el calor desde la base exterior al espacio alrededor del envase interior. Ese calor indirecto calienta el envase a unos 80° a 140° C y cuece a fuego lento durante varias horas los ingredientes que están dentro.

A medida que la comida se cocina, se libera un vapor que queda atrapado con la tapa. Esa condensación crea un sello de vacío que agrega humedad a los alimentos y favorece el proceso de cocción. Por esta razón, no es aconsejable abrir la olla mientras se cocina, pues rompe el ciclo y aumenta el tiempo que tarda la comida en estar lista. Otros consejos:

Planifica la comida: La olla de cocción lenta tradicional solo hace una única función, así que si tu receta requiere sellar, dorar, sofreír, saltear verduras, es preferible que lo hagas con anticipación.

Introduce los ingredientes según su tiempo de cocción: La olla calienta desde el fondo, por lo que deberás empezar por los alimentos que tarden más en cocinarse. Te recomendamos este orden, desde el fondo hacia la tapa:

  • Las carnes
  • Los vegetales, especialmente las patatas, zanahorias, calabaza y las cebollas
  • Verduras. Si son blandas, se pueden añadir en los últimos 30 a 60 minutos de la cocción
  • Especias y otros ingredientes no líquidos
  • Líquidos

Enciende la olla: Ajustando la temperatura correcta para tu receta. De necesitarlo, también configura los tiempos de cocción y de "warm", si quieres mantener la comida caliente hasta consumirla.

Regula el tiempo: Es muy útil contar con un temporizador.

Comida lista: Una vez que se hayan cocinado todos los ingredientes, sirve en un plato y disfruta tu preparación.

¿Cuánto gasta de luz una olla de cocción lenta?

Las ollas de cocción lenta son energéticamente eficientes. El gasto total depende, en gran medida, del modelo y de las funciones utilizadas para la cocción. No obstante, estos aparatos fueron diseñados considerando que serán usados por un largo periodo de horas, así que tienen un consumo energético muy por debajo de otros aparatos.

Gastan más energía durante las primeras horas y, una vez que alcanzan la temperatura máxima, el consumo es mínimo. Suelen emplear entre 75 y 150 W en temperatura baja, y 150 y 210 W en temperatura alta. Esto es diez veces menos de lo que consume un horno eléctrico. Esto significa que ocho horas usando una olla de cocción lenta equivale, más o menos, al gasto de una hora de horneado.

¿Cuáles son los tipos de ollas de cocción lenta que existen?

Hay varios tipos de ollas de cocción para elegir. Si no quieres probar todos los diferentes modelos hasta encontrar el que mejor se adapte a tus necesidades, es deseable conocer un poco sus características. Estamos convencidos de que obtendrás una visión equilibrada de los diferentes tipos de ollas de cocción lenta y cuál te podría servir, después de leer esta sección. Echemos un vistazo a cada tipo:

Tipología Subdivisiones Características
Por la forma • Redonda

• Ovalada

• Rectangular

Las ollas redondas son perfectas para sopas, guisos, guarniciones y postres.

Las ovaladas cocinan bien cortes de carne como costillas o asados y pescados enteros.

Las rectangulares por ser profundas, son perfectas para carnes de gran tamaño, sopas y guisos.

Por el tamaño • Mini o pequeña

• Mediana

• Grande

• Extragrande

Las pequeñas tienen capacidad de 1,5 a 2,5 litros.

Las medianas tienen capacidad de 3 a 4 litros.

Las grandes ocupan de 5 a 6 litros.

El extragrande, con 7 u 9 litros de capacidad, es ideal para familias grandes.

Por los materiales • Cerámica

• Metal

• Aluminio

Las de cerámica son más pesadas, pero se pueden usar en el microondas y el horno, pero no debajo de una parrilla o sobre la estufa.

Las de metal no suelen tener una cocción muy uniforme y no pueden usarse en microondas.

Las de aluminio son livianas y de alto costo, tienen una superficie antiadherente que proporciona un calentamiento uniforme. No se pueden usar en el microondas, pero sí en el horno y en la estufa.

Por los controles • Básicos

• Programables

Los controles básicos cuentan con una perilla con las opciones "apagado, bajo, medio y alto" o sus equivalentes en inglés "off, low, medium, high".

Las programables tienen temporizadores digitales, permiten configurar la hora y la temperatura exacta, además de ajustes adicionales como "warm" para mantener caliente después de terminar la cocción

¿Puedo cocinar toda clase de recetas en una olla de cocción lenta?

Puedes preparar una gran variedad de recetas comunes en este utensilio eléctrico. Es perfecta para sopas, guisos, ramen y estofados; pero, también, puede usarse para cocinar al vapor y baño María. Asimismo, es útil para preparar postres como bizcocho, mermelada y arroz con leche. Muchas ollas de cocción lenta vienen con un recetario incorporado.

En cuanto a ingredientes que no se recomiendan o que pueden resultar un desafío cocinar en este tipo de olla están: pasta, lácteos, alubias, camarones, vieiras, panceta y pollo deshuesado. En cambio, se sugieren los cortes de carne duros y baratos, porque los largos tiempos de cocción descomponen la carne, dejándola tan tierna y jugosa que se derrite en tu boca.

Muchos modelos vienen con recetas de regalo y existen muchos recetarios para ollas de cocción lenta en línea. (Fuente: Muschik: 65783641/ 123rf)

¿Necesita mucho mantenimiento una olla de cocción lenta?

Si lo tuyo es cocinar, pero no limpiar, te tenemos buenas noticias. Las slow cookers son muy fáciles de limpiar. Al preparar toda la comida básicamente en un solo utensilio, no hay muchas cosas que limpiar después. La olla o envase interior, a menudo, es antiadherente, además de extraíble, y puede lavarse junto a la tapa remojándolas y removiendo los restos con una esponja, o simplemente dejarlos en el lavavajillas.

También, puedes comprar revestimientos plásticos desechables para tu olla de cocción lenta. Así, al terminar de cocinar, sacas la comida, quitas este revestimiento desechable y lo tiras a la basura. Si derramas algo en el panel táctil, las perillas o los botones puedes usar un trapo para limpiar la superficie. Eso sí, nunca sumerjas la base en agua.

Criterios de compra

Ya vistas las respuestas sobre las características de las ollas de cocción lenta, es momento de filtrar y determinar los criterios a considerar para comprar una. Vienen en una amplia gama de precios y funciones y, encontrar la adecuada, depende de para qué planea usársela. Aquí, hay algunos factores que debes considerar para encontrar la olla de cocción lenta perfecta para tu cocina, así podrás usarla felizmente en los próximos años.

Capacidad y forma

Lo primero que debes tener claro es para qué usarás tu olla de cocción lenta, considerando el número de raciones o comensales y las recetas que prepararás. Es importante recalcar estos factores, porque si tienes una familia numerosa o deseas cocinar en grandes cantidades para varios días, vale la pena invertir en una de gran tamaño para agilizar el proceso de preparación. Si, al contrario, vives solo o en pareja, una opción pequeña es la mejor alternativa.

Por otro lado, definir qué comida vas a preparar te ayudará a saber qué forma de olla puede favorecer la cocción. Si vas a preparar salsas, guisos o sopas, te conviene contar con una superficie profunda. Si deseas cocinar piezas de carne o pollo enteras, te conviene aprovechar la cocción que provee una olla más larga. En este sentido, debes considerar lo siguiente:

Qué necesitas Qué debes comprar
Cocinar 1 o 2 raciones Tamaño pequeño (capacidad de 1,5 - 2,5 litros)
Cocinar 3 o 4 raciones Tamaño mediano (capacidad de 3 - 4 litros)
Cocinar 4 a 6 raciones Tamaño grande (5 - 6 litros)
Cocinar a 6 a 10 raciones Tamaño extragrande (7 - 9 litros)
Cocinar salsas, sopas, guisos, postres Forma redonda
Cocinar costillas, asados y pescados enteros Forma ovalada o rectangular
Cocinar carnes de gran tamaño o con varios niveles de ingredientes Forma rectangular

Modo de calentamiento

La mayoría de las ollas de cocción tienen el sistema de calentamiento en un revestimiento calefactor, que se coloca dentro de la base. Este revestimiento, al encenderse, distribuye el calor de dos formas: solo desde la parte inferior o desde la parte inferior y el costado de la olla.

La principal diferencia entre ambos es que, cuando el calor sube por los lados, se distribuye por toda la superficie y cocina de manera más uniforme. Si el calor no se reparte uniformemente, es posible que debas revolver la comida para no cocer de más un solo lado.

De igual forma, hay modelos que calientan demasiado. Por eso, hay que asegurarse de que, en modo high, la temperatura no supere los 150° C y, en low, no sobrepase los 95° C. Por lo tanto, tu comida debería de estar entre 75º C y 140º C durante el tiempo de cocción.

Material

Al revisar los materiales, debes revisar los de la olla o envase interior y los de la tapa. Las ollas, generalmente, son de metal, recubiertas de cerámica o porcelana, todos ellos buenos conductores de calor. Dependiendo del material, podrás usar el envase para cocinar en el horno, microondas o la estufa. Revisa si son antiadherentes, pues requieren menos esfuerzo para limpiar.

En relación con el material de la tapa, esta suele ser de vidrio o plástico transparente. Así que, como ves, este criterio depende mucho de tus preferencias, de lo que te sea más fácil de limpiar o de lo que resulte más duradero.

Lo importante del método de calentamiento es que te dé la seguridad de que la comida se va a cocinar de manera uniforme y sin quemarse. (Fuente: Bain: 7237346/ 123rf)

Temporizador

No todos los modelos tienen temporizador. Esta es una función de las ollas de cocción lenta programables, pero es un elemento muy útil si vas a estar fuera de la cocina por más tiempo de lo que indicaba la receta. Al tener el temporizador, se puede configurar para que tu slow cooker cambie su configuración, de manera que pueda mantener caliente la comida o, directamente, apague el aparato.

Esto implica que tu comida estará lista para comer tan pronto como llegues a casa, sin que se cocine demasiado. Tendrás mayor seguridad y ahorro de energía. Si tu olla no tiene temporizador, puedes adquirir uno, los cuales son fáciles de utilizar y no requieren un desembolso importante de dinero.

Funciones extras

Las funciones en la olla de cocción lenta son una característica importante a tener en cuenta. Permiten seleccionar el tiempo en que queremos que estén cocinando y, en algunos casos, cuándo deben empezar a hacerlo.

Hay algunos con ajuste automático del ciclo de cocción. De esta manera, cuando la olla termina de cocinar, cambia automáticamente para mantener caliente la comida. Los modelos avanzados ofrecen características extras, al incorporar funciones de cocinar a presión, a vapor, saltear, asar, freír o cocinar a la plancha, todo en el mismo dispositivo y con un precio más alto.

Resumen

Las ollas de cocción lenta son una herramienta imprescindible para cocinar platos tradicionales y que requieran prepararse por muchas horas a fuego bajo. Es muy práctico para ahorrar tiempo, dinero y espacio. Si te interesa ganar aún más espacio, siempre puedes elegir una olla de cocción lenta con funciones múltiples.

Y es que, lo mejor de las slow cookers, es que pueden usarse para crear cientos de platos deliciosos y saludables, con el antiguo método de cocción de nuestras abuelas. Esto, sin gastar horas vigilando la cocción ni generando un desorden de suciedad.

Comparte esta guía si te ha parecido útil o cuéntanos, ¿ya tienes una olla de cocción lenta? ¿Qué otros criterios crees que se deben mirar antes de comprar este utensilio? Déjalo en los comentarios para ayudar a los futuros compradores.

(Fuente de la imagen destacada: Pinar: 44347304/ 123rf)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Evaluaciones