Para crear un espacio íntimo y acogedor es indispensable conocer la variedad de productos.
Última actualización: 08/06/2021

Nuestro método

17Productos analizados

15Horas invertidas

5Artículos evaluados

76Opiniones de usuarios

La ropa de cama es, sin duda, un elemento importante e indispensable para el hogar. Podemos pensar que su función es únicamente abrigarnos de la temperatura exterior y proteger la colcha de cama (algo fundamental). En realidad, se trata de un universo de prestaciones mucho más amplio, que combina funcionalidad y diseño. Desarrolla tu gusto por los espacios del hogar con ropa de cama nueva. Es una manera ideal.

Además, la ropa de cama es de los elementos más importantes a la hora de renovar la imagen de tu dormitorio. Te permite cambiar a un nuevo estilo constantemente. Y, lo más importante, proporciona esa sensación de calidez y bienestar que todos deseamos en nuestro hogar.




Lo más importante

  • La ropa de cama que escojas ha de ser de calidad. A mayor sea esta, más suavidad y bienestar para tu piel.
  • Ten en cuenta las diferentes opciones antes de elegir qué ropa de cama quieres. En este artículo, podrás aprender cómo adaptar las variedades a tu descanso.
  • Opta siempre por ropa de cama atemporal. Si la combinas, puede ofrecerte distintas posibilidades funcionales y de estilo. Así, no comprarás más de lo necesario.

Los mejores ropas de cama: nuestras recomendaciones

A continuación, te hemos preparado un listado con los mejores productos de ropa de cama que encontrarás en el mercado. Así, podrás escoger entre lo que más se ajuste a tus necesidades, gustos y deseos.

La mejor ropa de cama por su calidad

Su tejido es de calidad premium. Fabricadas 100% en microfibra cepillada y suave. Conservará el calor corporal en las temperaturas frías y cuentan con un exquisito diseño de estilo romántico. El acabado artesanal y sus volantes generan un efecto 3D a tus espacios.

El diseño de sus fundas de almohadas es como un sobre que evita que estas escapen durante su uso. La sábana resiste bien su uso y lavados. En general, son muy suaves y agradables al tacto. Ideales para cualquier temporada o espacio, con detalles que las convierten en imprescindibles.

La ropa de cama más versátil

Esta ropa de cama está tejida 100% en microfibra. Su textura es suntuosa y sofisticada, con un patrón clásico que le aporta versatilidad y atemporalidad. Asegúrate una experiencia de sueño cómoda gracias a su acolchado ultrasónico y a su calidad superior. No incluye fundas de almohadas.

Su gran ventaja es que es reversible. No aporta temperatura extra. Por el contrario, su sensación es frescay de estilo. Sin embargo, no la recomendamos para épocas muy frías, ya que si no la combinas con otra pieza, será insuficiente como abrigo.

La mejor ropa de cama por su diseño

Este producto cuenta con un aspecto impecable, gracias a su textura y patrón que evitan que el relleno se mueva durante la noche. Así, proporciona un sueño verdaderamente confortable. Está hecho con materiales ultra suaves de fibra de silicona. Es fresco y transpirable.

Se trata de una pieza que aporta el equilibrio perfecto entre confort y funcionalidad. Te mantendrá bien caliente en invierno y podrás utilizarlo en verano por su ambigüedad. Su esponjado es increíble y acogedor. Será sencillo hacer la cama cada mañana.

La ropa de cama más duradera y resistente

No products found.

Esta funda es preciosa, su diseño moderno de rama de árbol está dibujado a mano por ambas caras. Esta cubierta de cama encantará a todos en tu hogar. Está hecha 100% en microfibra y ofrece un rendimiento duradero y resistente a la decoloración y encogimiento.

Perfecto para personas alérgicas, ya que la microfibra repele los ácaros del polvo y otros alérgenos. Consta de tres piezas: dos fundas de almohada y una funda nórdica, con cierre de cremallera y tirantes de esquina para más facilidad de uso.

Guía de compras: Todo lo que debes saber sobre la ropa de cama

Construir en tu dormitorio un ambiente sereno y propicio para el descanso, depende de elecciones como la ropa de cama. En el dormitorio, estos textiles cumplen un papel indispensable. Es necesario tener claros ciertos puntos antes de comprar sábanas, colchas o edredones. Con la siguiente información, podrás comprar la ropa de cama que se ajuste más a tus necesidades y preferencias.

chica durmiendo

Son múltiples las variables a tener en cuenta a la hora de comprar la ropa de cama adecuada. (Fuente: Alena Ozerova: 118569208/ 123rf)

¿Qué tipos de ropa de cama existen en el mercado?

En el mercado podrás encontrar distintos tipos de prendas de ropa de cama. Entre estas, se distinguen:

  • Sábanas: Se dividen en bajera y encimera. Protegen el colchón y son la base para el resto de la ropa de cama.
  • Colchas: Se dividen en bouti, jacquard o de piqué. Nos proporcionan algo de abrigo y son perfectas para el entretiempo.
  • Edredones: Se dividen en conforter, ajustable, nórdico o colcha edredón. Nos proporcionan la sensación de calor tan necesaria para el descanso.
  • Fundas nórdica y fundas de almohadas: Protegen el edredón o las almohadas. Proporcionan un toque de diseño a la cama. Ideales para dar un toque de estilo.

¿Cómo elegir la ropa de cama ideal?

A la hora de elegir la ropa de cama, lo primero es hacer un análisis. Piensa en tu espacio y en tus necesidades. De esta forma, podrás ajustar tu compra lo mejor posible a tus necesidades y entorno actual. Debes tener en cuenta numerosos aspectos: la temperatura interna y externa de la cama, la estética del espacio y el impacto de los colores en él, la practicidad de los productos y su calidad.

Parece una compra muy sencilla, pero la calidad de la ropa de cama es una característica primordial. Esta ha de primar sobre todas las variables. No olvides que es tu piel la que estará en contacto con esta ropa cada noche.

¿Cuáles son las medidas de una ropa de cama?

La ropa de cama no tiene por qué medir exactamente las dimensiones de tu colchón. Excepto en el caso de fundas de colchón y sábanas bajeras, que su tamaño sí ha de coincidir con las medidas de nuestra cama. En el resto de complementos, las dimensiones pueden variar. En la siguiente tabla, te presentamos las medidas estándar a tener en cuenta:

Tipo de cama Fundas y sábanas bajeras Edredones, nórdicos, colchas y sábanas encimeras
Individual de 80 cm 80 x 200cm 150 x 200 cm
Individual de 90 cm 90 x 200cm 150 x 200cm
Doble de 135 cm a 160 cm 135/160 x 200cm 240 x 200cm (o más)
Extragrande de 180 cm 180 x 200cm 260 x 220cm (o más)

Estas medidas son orientativas y pueden variar. Lo más remarcable es que las sábanas o fundas bajeras deben ajustarse a la medida del colchón, mientras que el resto de piezas han de ser de mayor tamaño.

¿Qué factores deben considerarse en una ropa de cama de bebé?

No son muchos los elementos necesarios para la cama de un bebé. Sin embargo, hay factores muy importantes a tener en cuenta para su confort, seguridad y bienestar. Más allá de la belleza, que todos buscamos para su espacio de descanso, echa un vistazo a estos tips:

  • Cuenta con dos juegos de sábanas. Preferiblemente en algodón 100%, fáciles de lavar y que evitan alergias. Estas deben estar bien ajustadas en el colchón por la parte de abajo y laterales. Así, evitarás que el bebé se envuelva en ellas.
  • Una manta de grosor ajustado a la temperatura ambiente. Es recomendable tener solo una en su cuna o cama, ya que estará más cómodo así.
  • Un protector para el colchón lavable. Ha de quedar bien ajustado al mismo. Opta por un modelo que sea transpirable e impermeable.
  • Es recomendable no tener otros objetos como almohadas, peluches, lazos o cintas. De esta manera, la seguridad de tu bebé se verá reforzada y evitarás accidentes.

¿Cómo evitar la suciedad y las alergias en una ropa de cama?

La cama es un elemento susceptible de absorber diferentes elementos del exterior como polvo y suciedad. El mayor porcentaje de alergias proviene de los ácaros presentes en el molesto polvo. Si tienes mascotas que utilizan tu ropa de cama, también puedes sufrir contratiempos.  Evita estornudos y picazón con materiales como el látex natural. Es hipoalergénico, al igual que las sábanas de algodón orgánico.

Adicionalmente, podemos buscar la máxima higiene utilizando un protector de colchón. Además de acolchar y proteger, se encargará de absorber la sudoración y evitar la humedad (una causa potencial del moho, que también produce alergias). Podrás retirarlo en cualquier momento para lavarlo. Se pueden encontrar en distintos materiales como algodón, lino y otras fibras naturales.

Es recomendable utilizar ropa de cama hipoalergénica para evitar síntomas respiratorios. Tus costumbres de higiene también influirán en tu descanso. Lava y cuida tu ropa de cama para una perfecta experiencia.

¿Cuáles son los principales consejos para el lavado de la ropa de cama?

Lo primero que necesitas saber es si es el primer lavado o sucesivo. Si la ropa de cama es nueva y deseas lavarla antes de utilizarla por primera vez, debes saber que no es estrictamente necesario. Hoy en día, las sábanas están fabricadas con materiales, acabados y tejidos que pasan por todo un proceso de limpieza antes de su venta. Si prefieres lavarlas, con un programa de agua fría será suficiente.

Para mantener esa sensación suave y agradable de tu ropa de cama a lo largo del tiempo, te sugerimos las siguientes recomendaciones:

  • Frecuencia de lavado de ropa de cama: Lo ideal es lavar las sabanas una vez a la semana y las almohadas y edredones al menos dos veces al año. Todo, con el fin de no acumular bacterias y ácaros. La piel está en constante renovación, lo que genera que desprendamos piel muerta. Si nuestra piel es seca, debemos aumentar la frecuencia del lavado.
  • Lavar por separado: Debes procurar no mezclar con otras prendas la ropa de cama. Es lo ideal para que no coja pelusas o se pueda manchar con los colorantes de otras prendas. Cuanto más espacio quede libre en la lavadora, mejor será el resultado.
  • Usar un buen producto de lavado: No escatimes con el detergente o jabón y opta por uno de calidad. De esta forma, te librarás de la rigidez y sequedad al terminar el lavado. No olvides que el jabón líquido siempre será menos agresivo porque su base proviene de materias naturales.
  • Temperatura de lavado: Es recomendable lavarla entre 40º y 60º grados para eliminar cualquier tipo de bacteria y obtener la mejor limpieza. Sin embargo, es indispensable verificar las recomendaciones de las etiquetas y seguirlas. Las altas temperaturas pueden provocar que tus sábanas encojan o se estropeen.
  • Secado: Puedes secarlas al aire libre o en la secadora. Si es en la secadora, lo ideal es seleccionar un programa corto y de baja temperatura.  Es muy importante que al acabar el secado, saques la ropa de cama lo antes posible de la secadora, porque puede coger olor a humedad y se puede arrugar.

sabanas frescas

Es recomendable utilizar ropa de cama hipoalergénica para evitar síntomas respiratorios. (Fuente: Xiao Jiang: 105275490/ 123rf)

Criterios de compra

En el momento de comprar la ropa de cama debes tener en cuenta una serie de aspectos, fundamentales para una buena elección. Algunos se relacionan con tus necesidades, sin embargo, en su mayor parte representan factores diferenciales entre los distintos tipos de ropas de cama. La elección del producto ideal radica, especialmente, en este punto.

Tipo de uso

A la hora de seleccionar la ropa de cama debes hacerte varias preguntas. ¿Necesitas que proporcione abrigo a una o más personas? ¿Qué material prefieres? ¿Cómo es tu cama? Estas respuestas jugarán un papel clave en la decisión. No olvides nunca la funcionalidad. El abrigo es necesario para un descanso óptimo.

Ten en cuenta tu propia temperatura corporal y cómo adaptar la ropa de cama a ella. Si compras una colcha diseñada para temperaturas muy bajas, piensa también en el calor que desprenderá tu cuerpo. Lo importante, es que no hagas una compra inútil de la que te puedes arrepentir.

Material

Estos productos son elaborados con una amplia variedad de materiales, tanto naturales como sintéticos. Factores que influyen tanto en la durabilidad como en la comodidad de las prendas. A continuación, te compartimos un listado con los principales tipos de fibras:

Fibras sintéticas

El poliéster o el mixto (poliéster+algodón) son de las que menos confort aportan. Suelen ser poco transpirables y su tacto no es tan suave. Pero si lo que buscas es practicidad, es importante recalcar que estas fibras se secan rápidamente y no generan apenas arrugas.

madre e hijo en cama

Está claro que la ropa de cama juega un papel importantísimo en nuestra vida. (Fuente: 92592703/ 123rf)

Fibras naturales (algodón, lino, seda)

Aportan mayor suavidad y frescura, suelen regular muy bien la temperatura corporal y son sumamente transpirables. Es una elección más duradera. El algodón es nuestro material favorito. Cuanto mayor sea la presencia de este material en el tejido, más transpirable será la ropa y absorberá mejor la humedad. Dentro del algodón, también existen variantes. A continuación, compartimos los tres tipos de algodón:

  • Indio, de fibra corta: Textura más rígida y áspera.
  • Americano, de fibra media: Mayor elasticidad con respecto al indio.
  • Egipcio, de fibra larga: Más suave y duradero, produce menos pelusa que los anteriores.

Número de hilos

Siempre hemos escuchado que un alto número de hilos es un importante factor a la hora de comprar ropa de cama. Es importante saber que, a mayor cantidad de hilos, la tela será más suave, brillante y duradera. Esto se debe a que la cantidad de aquellos influye en la densidad de la pieza.

Sin embargo, esto no es del todo cierto siempre. Lo más importante será, como siempre, la calidad de esos hilos y no su número. Para hacer una buena elección y con criterio, te aconsejamos elegir tejidos de fibras naturales de calidad. Respecto al número de hilos, procura que cuenten mínimo con unos 200.

Sensación térmica

Uno de los principales factores a tener en cuenta es la temperatura exterior, según la zona geográfica o estación. Conciliar el sueño no va a ser algo fácil si no logras crear un equilibrio entre la temperatura corporal y la exterior. En cuanto a las sábanas, cabe resaltar que las fibras naturales permiten transpirar y regular la temperatura corporal en las diferentes estaciones. El lino, por ejemplo, es fresco en verano y cálido en invierno.

Por otro lado, habrá que tener en cuenta la temperatura de los edredones. Se dividen en distintos modelos según el calor que aportan:

  • Extra-cálidos: Para climas fríos. Son mucho más gruesos y con gran cantidad de relleno.
  • Cálidos: Ideales para personas que suelen sentir mucho frío aunque la temperatura exterior no sea tan baja. Son gruesos pero más ligeros.
  • Cuatro estaciones: Son los más versátiles. Gracias a que están conformados por dos piezas que se pueden utilizar juntas o separadas, logran adaptarse a la temperatura de las distintas estaciones.
  • De verano: Es el más fino y te ayudará a sentirte arropado sin que te proporcione temperatura adicional.

Resumen

Está claro que la ropa de cama juega un papel importantísimo en nuestra vida. Su función no es solo proteger la cama o decorar. Su principal valor es, sin embargo, proporcionar una experiencia de descanso deseable y óptima. Debes seleccionarla cuidadosamente y pensar en su versatilidad. Así, podrás utilizarla  en diferentes ocasiones.

No todos los tipos de ropa de cama son aptos para todas las personas o épocas del año. Si bien es cierto que algunas características hacen de la ropa de cama un elemento mucho más funcional. Conocer muy bien el contexto en que va a ser usada es indispensable para realizar una elección exitosa. ¿Te vas a animar a transformar tu experiencia de descanso con nuestra selección de ropa de cama?

(Fuente de la imagen destacada: GaelleMarcel: awYrEHKWEk4/ unsplash)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Evaluaciones