Última actualización: 30/04/2021

Nuestro método

7Productos analizados

21Horas invertidas

6Artículos evaluados

30Opiniones de usuarios

La silla de ruedas ha facilitado la movilidad a miles de personas. Es un instrumento diseñado para el desplazamiento de aquellas personas con problemas de locomoción, movilidad reducida o algún tipo de discapacidad relacionada. De este modo, sus usuarios pueden desenvolverse con autonomía en diversos entornos, como deportivos, profesionales o en el propio hogar.

A lo largo de los años se han estudiado los primeros prototipos de sillas de ruedas hasta llegar a la gran variedad de modelos actuales. Existen sillas manuales, eléctricas, plegables, ligeras, ergonómicas y de última generación. La amplia oferta permite al usuario escoger la que mejor se ajuste a sus necesidades y hemos elaborado una guía para facilitar la elección.




Lo más importante

  • La silla de ruedas es una ayuda técnica para las personas con movilidad reducida o algún tipo de discapacidad que le impida el desplazamiento. La silla otorga independencia y autonomía en el día a día de estas personas, por lo que puede mejorar considerablemente su calidad de vida.
  • Se pueden encontrar sillas de ruedas manuales o eléctricas. Las primeras son populares por su adaptabilidad y facilidad de transporte. También porque muchos de sus modelos se ofertan a un precio bastante económico. Las eléctricas proporcionan mayor libertad al usuario eliminando el esfuerzo físico en gran medida.
  • Dependiendo del uso y el entorno en donde vaya a utilizarse, la silla de ruedas tendrá unas características u otras. Generalmente, variarán en sus dimensiones, peso o tamaño de las ruedas. Cada persona debe evaluar el modelo acorde sus propias necesidades.

Las mejores sillas de ruedas del mercado: nuestras recomendaciones

Hay una amplia gama de sillas de ruedas en el mercado. Existen diferentes tipos, desde los más sencillos a los más avanzados. Esto con el fin de cubrir el mayor número de necesidades. Aquí puedes encontrar una elaborada selección de las mejores del mercado para ayudarte con tu decisión.

La mejor silla de ruedas según su relación calidad-precio

Esta se trata de una silla de ruedas de acero que está fabricada con tejido ignífugo, material que le aporta mayor durabilidad a su prolongada utilización. Además, su asiento es ergonómico, proporcionando gran comodidad. Es una silla de ruedas plegable, que permite desplazamientos fáciles y un sencillo almacenamiento. Sus ruedas son desmontables, lo que también facilita el transporte.

Proporciona gran confort, debido a que su asiento y respaldo son ajustables y cuenta con reposabrazos acolchados. Su uso está especialmente indicado para el exterior. Debido a sus medidas y el tamaño de sus ruedas, está preparada para saltar obstáculos y acceder a diferentes áreas.

La mejor silla de ruedas manual

Este modelo de silla de ruedas destaca por su gran adaptabilidad. Es una silla ultraligera, ya que está fabricada en aluminio. Tiene un buen sistema de plegado, con un chasis que se dobla hacia atrás y un respaldo abatible. Su portabilidad resulta muy cómoda.

Los reposapiés también son abatibles y giratorios. Sus ruedas traseras son fácilmente desmontables. Cuenta con unos frenos que se accionan desde las empuñaduras. Esto, junto con el cinturón de seguridad que lleva integrado, otorga mayor seguridad.

La mejor silla de ruedas para propulsar manualmente

Esta silla de ruedas posee un elegante diseño de color carbón y tapicería de nylon acolchado. Destaca por proporcionar, a la persona que la utiliza, amplia autonomía y movilidad. El tamaño de sus ruedas permite que la silla sea propulsada de manera sencilla.

Está fabricada en acero y, aunque el tamaño de sus ruedas puede parecer dificultar el transporte, se desmontan de manera sencilla. Además, es ligera y plegable. Sus reposapiés son regulables, al igual que los reposabrazos. Asimismo, cuenta con reposabrazos de escritorio, lo que permite cualquier otra actividad sobre una superficie y un bolsillo en el respaldo para guardar cosas.

La mejor silla de ruedas eléctrica

Mobiclinic Lyra es una popular silla de ruedas eléctrica por su adaptabilidad y autonomía de 20 km. Cuenta con un par de baterías de gel de 12 V 20 AH (240 W) y cabe destacar sus dispositivos de seguridad, como las ruedas traseras antivuelco. Estas son macizas y resistentes a los pinchazos. Las condiciones de su diseño y material proporcionan al usuario un desplazamiento cómodo y seguro.

Al quitar las baterías, Mobiclinic Lyra se puede plegar. Asimismo, al estar fabricada en aluminio, resulta ser muy ligera y fácil de transportar, sin olvidar la mejora en la movilidad. Su peso sin batería es de 35 kg. Su velocidad máxima es de 6 km/h y una pendiente máxima de subida de 8 grados de inclinación. Demora entre 6 y 8 horas de carga. Este sistema garantiza independencia y mayor calidad de vida al usuario.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre la silla de ruedas

Seguro que sabes cómo funcionan las sillas de ruedas, pero existen diferentes detalles que pueden marcar la diferencia. En esta guía encontrarás toda la información necesaria para elegir correctamente la silla de ruedas que necesitas.

La silla de ruedas proporciona autonomía e independencia a las personas con movilidad reducida. (Fuente: Marcus Aurelius: 064335/ Pexels)

¿Para qué sirve la silla de ruedas?

La silla de ruedas es un instrumento de ayuda técnica que sirve para prestar apoyo con el desplazamiento a las personas con movilidad reducida. Está diseñada específicamente para satisfacer las necesidades de este tipo de pacientes.

Generalmente, consta de varias partes que permiten que la persona que la utiliza sea más móvil e independiente. Algunas, están presentes en las sillas de ruedas estándar y otras varían según las necesidades del usuario.

  • Asiento: Está fijado a la estructura de la silla mediante tornillos u otros sistemas. Es un tejido fuerte que aporta resistencia, pero se puede ajustar para mejorar la comodidad.
  • Respaldo: Es un tejido fuerte y tenso, similar al del asiento, que se fija a la estructura de la silla en los dos tubos del chasis.
  • Reposapiés: Es una plataforma única o doble, donde la persona apoya los pies. Pueden ser fijos o desmontables. Los ángulos anatómicos más frecuentes de su posición suelen ir de 80º a 60º, pero el ideal es 90º.
  • Reposabrazos: Sobre esta pieza la persona apoya los brazos y pueden ser fijos, desmontables o regulables.
  • Ruedas: Pueden ser neumáticas o macizas. Las primeras se suelen recomendar para el interior y las segundas para el exterior.
  • Frenos: Suelen ser la palanca sobre la rueda o el mango donde se empuja. Hay varios tipos: de tambor, zapata, tijera o una mano.

¿Qué tipos de silla de ruedas hay?

Existen diferentes modelos de silla de ruedas. Los dos tipos más importantes son la silla de ruedas manual y la silla de ruedas eléctrica. Aparte, se añaden mejoras y tecnologías que aumentan sus ventajas. En la siguiente tabla aparecen las características de los dos tipos:

Manual Eléctrica
Manejo Es empujada desde atrás por otra persona. Si es autopropulsada, puede hacerlo uno mismo, pero requiere fuerza y movimiento en los brazos Fácil manejo, ya que es asistida o motorizada
Peso Ligera, si es autopropulsada aumenta el peso Pesada
Transporte Fácil transporte, suelen plegarse Complicado, aunque existen modalidades portátiles
Tamaño Suelen ser más pequeñas, pero las autopropulsadas tienen ruedas más grandes Grandes, soporta batería y motores

¿Dónde solicitar una silla de ruedas?

La silla de ruedas se puede solicitar a través de la Seguridad Social. Para ello, se debe ir al médico especialista de la Seguridad Social. Este se encarga de valorar si la persona demandante reúne los requisitos necesarios. Si es así, procede a recetarla.

En el caso de la silla de ruedas eléctrica, es el médico rehabilitador quien la prescribe. Se las conceden a pacientes con limitaciones graves del aparato.

Para obtener la subvención se debe presentar:

  • Prescripción del médico especialista.
  • Factura original de la Ortopedia.
  • Fotocopia del DNI del paciente.
  • Fotocopia de la tarjeta sanitaria.
  • Fotocopia de los dígitos de la cuenta bancaria que esté a nombre del paciente.

Una vez reunidos todos estos documentos, se presenta en cualquier Servicio de Atención al Usuario o Gerencia de Salud de Área de SACYL.

¿Cómo usar una silla de ruedas?

En el caso de la silla de ruedas manual, la persona debe agarrar el aro metálico de las ruedas para empujar. Para ir hacia adelante, las llantas se agarran lo más atrás que se pueda. Luego, se empuja hacia adelante. En cambio, para girar, por ejemplo, a la derecha se mantiene la llanta derecha en su posición y se empuja solo la izquierda. Si deseas girar en el mismo lugar debes empujar una llanta hacia delante y la otra hacia atrás.

Se recomienda practicar el manejo de la silla de menor a mayor dificultad para cierto tipo de movimientos, como la subida de escalones.

Si quieres detenerte, se agarran los aros y se aplica fricción para disminuir la velocidad. Para quedarse quieto, una vez has parado, se ponen los frenos. A la hora de saltar un borde o escalón, debes detenerte antes de llegar y concentrarte en tu centro de gravedad. Para despegar, te inclinas hacia adelante y en el aire corregir la postura hacia atrás para caer correctamente.

La silla de ruedas es una ayuda técnica para las personas con movilidad reducida o algún tipo de discapacidad que le impida el desplazamiento. (Fuente: Białasiewicz: 35447741/ 123rf)

¿Cómo montar una silla de ruedas?

Normalmente, las sillas de ruedas suelen ser plegables. Para poder usar una, debes desplegarla, separando los reposabrazos con las manos y empujándolos hacia el exterior. Al mismo tiempo, debes presionar hacia abajo para que el tapizado quede desplegado completamente. Una vez esté abierta, coloca el resto de partes que sean ajustables.

Para volver a plegar la silla de ruedas, se deben abatir los reposapiés. Una vez estén doblados, tira del asiento hacia arriba, con una mano. De este modo, sujeta uno de los reposabrazos haciendo presión y con la otra tira ligeramente hacia el interior. Así, quedará plegada de la forma más estrecha ocupando el menor espacio posible.

¿Cómo limpiar una silla de ruedas?

Si tienes un cojín removible, tendrás que retirarlo para meterlo en la lavadora. Si, por el contrario, es fijo, aplica el producto quitamanchas directamente sobre él. Para el resto de la estructura puedes utilizar un trapo humedecido en producto limpiador y agua tibia. En caso de que quede pegajoso, enjuaga con una esponja con agua.

Para las ruedas, lo conveniente es usar limpiador para neumáticos, en concreto, el de la bicicleta. Para ello, primero se quita el polvo que haya en las llantas, preferentemente con un cepillo. Después, ya se puede aplicar el limpiador en profundidad.

Se pueden encontrar sillas de ruedas manuales o eléctricas. (Fuente: Yastremska: 122285297/ 123rf)

¿Por qué utilizar una rampa para la silla de ruedas?

Aunque mediante la silla de ruedas se pueden realizar algunos movimientos para subir o bajar escalones, una rampa de accesibilidad siempre será la mejor opción. Son un perfecto sustituto de las escaleras convencionales. Esto se debe a que permiten salvar desniveles verticales y garantizan la accesibilidad a las personas con movilidad reducida. Nunca deben superar el 10 % de inclinación y pueden ser fijas o móviles.

Se pueden encontrar varios tipos de rampas para silla de ruedas:

  • Rampas fijas: Salvan pequeños desniveles en zonas de tránsito medio. Suelen encontrarse en los accesos a playas o parques naturales.
  • Rampas plegables: Salvan desniveles pequeños pudiendo transportarse con facilidad al plegarse. Suelen ser fabricadas con materiales ligeros.
  • Rampas telescópicas: A menudo, son las más flexibles a la hora de salvar alturas y pendientes. Están formadas por dos carriles independientes que disminuyen o aumentan su longitud según las necesidades.

¿Hay sillas de ruedas infantiles?

Existen sillas de ruedas específicas para niñas y niños. Estas se adaptan en tamaño reducido y también en un peso más ligero. También son más flexibles y configurables, además de portar múltiples accesorios que pueden requerir las necesidades de niños y jóvenes.

Su estética es más fresca y moderna, con gran variedad de modelos y colores. Hay varios tipos según las necesidades, igual que las sillas de ruedas para adultos. En general, prestan atención al hecho de que la estructura garantice un mínimo esfuerzo y la máxima seguridad.

Para mayor adaptabilidad del niño en su entorno, suelen cuidar mucho el diseño y la mecánica. Un fácil manejo que le permitirá desenvolverse en el entorno cotidiano.

Criterios de compra

Elegir una silla de ruedas puede ser complicado, ya que se pueden encontrar múltiples tipos y modelos que nos pueden hacer dudar. En esta lista de criterios puedes encontrar los factores más importantes a tener en cuenta.

Transporte

Este es un factor fundamental. Las sillas rígidas que no son plegables suelen ser más ligeras, tener mayor suavidad de marcha y mayor calidad cuando pertenecen a gamas más altas. Además, las rígidas cuentan con un mecanismo para quitar las ruedas traseras, por lo que, aunque no se plieguen, puede facilitar su transporte.

Si la silla de ruedas se va a transportar en coche o almacenar en espacios más pequeños, es recomendable que se pliegue. Además, pueden encontrarse modelos bastante económicos. Sin embargo, este tipo suele ser más pesado.

Las sillas de ruedas eléctricas proporcionan mayor libertad al usuario eliminando el esfuerzo físico que supone el manejar una silla de ruedas manual. (Fuente: Nanastudio: 123161502/ 123rf)

Dimensiones

Existen unos estándares para el tamaño de las sillas de ruedas. En el caso de las personas de hasta 60 kg, se recomiendan sillas de 40 cm de ancho. Para los usuarios de mayor peso hasta los 80 kg, se recomiendan 45 cm. Si se supera este peso, existen medidas especiales. Siempre se debe tener en cuenta la comodidad de la persona y las medidas que mejor se ajusten a su cuerpo.

La siguiente tabla presenta un ejemplo las medidas de una silla de ruedas estándar:

Pequeña Mediana Especial
Anchura asiento 40 45 50
Anchura total 59 64 69
Grosor 80 80 80
Altura 92 92 92

El tamaño de las ruedas, además del lugar o entorno donde se utilicen, dependerá de la fuerza y capacidad física del usuario. Si la persona es capaz de autopropulsarse, se recomiendan unas ruedas grandes porque pueden desplazarse con sitios con ciertos obstáculos y proporcionan a la persona mayor independencia y movilidad.

En cambio, si el usuario es dependiente de otra persona que le empuje, es aconsejable utilizar unas ruedas pequeñas que facilitarán el manejo de la misma.

Material

El material es otro factor relevante a tener en cuenta, puesto que hace que varíen sus características principales. En la siguiente tabla presentamos los materiales más utilizados en la fabricación de silla de ruedas:

Aluminio Acero Acero ligero
Peso 8-12 kg 18-20 kg 15-18 kg
Resistencia Muy alta Muy alta Alta
Transporte Fácil y ligero Medio Medio

Tiempo de uso

El tiempo que pase la persona en la silla de ruedas determina el tipo que se va a elegir. Si se trata de una persona dependiente de ella, es importante que sea cómoda. Considera la estructura donde apoyará su cuerpo, así como el grosor del asiento o la calidad del reposabrazos.

Si, por el contrario, la silla se va a utilizar por cortos períodos o desplazamientos puntuales, estos factores no serán tan necesarios. Sobre todo, en el caso de los accesorios que no se encuentran en las sillas estándar. De este modo, es más fácil ahorrar espacio, reducir el peso y aumentar la portabilidad de la silla de ruedas.

Lugar de uso

La silla de ruedas puede utilizarse tanto en interior como en exterior. Dependiendo de ello, variará su maniobrabilidad según el diseño. En interiores se recomiendan las ruedas pequeñas, ya que proporcionan un ángulo de giro mayor y un ancho inferior. Estas características permiten desplazarse con facilidad por espacios cerrados o reducidos.

Para las áreas exteriores se aconsejan las ruedas grandes. Esto se debe a que, con mayores dimensiones, será más fácil superar obstáculos como umbrales de puertas o aceras. Las ruedas traseras grandes reducen el esfuerzo para impulsar y permiten entrar fácilmente en zonas de difícil acceso.

La silla de ruedas es una ayuda técnica que mejora la calidad de vida de sus usuarios. (Fuente: Завалишина: 138520086/ 123rf)

Accesorios

Para la persona que utiliza la silla de ruedas a diario, será muy importante la elección de los accesorios. La silla estándar está compuesta por un mínimo de piezas para la comodidad del usuario, como el respaldo, los reposabrazos o reposapiés. Sin embargo, existen elementos extra que pueden mejorar mucho el confort del individuo.

Estos accesorios pueden ser diversos, como un cojín para el asiento. Otros tipos pueden tratarse de elementos para el almacenaje, como una mochila que vaya colgada en el respaldo. También existen bandejas plegables para comer o escribir, cinturones de seguridad, cubre piernas o asas de sujeción.

Resumen

La silla de ruedas supone una gran ayuda para muchas personas en el mundo. Algunas personas con movilidad reducida o discapacidad pueden encontrar difícil adaptarse a los diferentes entornos. La silla de ruedas abarca estas limitaciones en cuanto al desplazamiento y movimiento del individuo.

Decidir adquirir una silla de ruedas para una persona con problemas de locomoción puede mejorar mucho su calidad de vida. Cualquier tipo de silla de ruedas le otorgará independencia, autonomía y adaptabilidad. Además, existen modelos más completos y avanzados que van más allá, cubriendo mayor número de necesidades y proporcionando mayor comodidad.

Si te gusto nuestro artículo y te resultó útil, ¡compártelo en tus redes y déjanos un comentario!

(Fuente de la imagen destacada: Bertolli: 31676422/ 123rf)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Evaluaciones