Última actualización: 18/03/2022

¿Nunca te has preguntado cómo consiguen los constructores que sus edificios queden rectos? Para que un edificio, y el resto de elementos en el campo de la construcción, la carpintería, la mecánica y el bricolaje, se instalen en el ángulo correcto, es necesario utilizar un goniómetro digital que mida los ángulos.

Los goniómetros están pensados para trabajar en colaboración con niveles láser e inclinómetros. Son un instrumento de medición que no puede faltar en la caja de herramientas de ningún profesional. En este artículo te explicaremos algunas de las principales características de los goniómetros, con el fin de ayudarte en tu compra, ¿estás listo?




Los mejores goniómetros: Nuestras recomendaciones

Guía de compras: Todo lo que debes saber sobre los goniómetros

¿Para qué sirve un goniómetro?

Básicamente, los goniómetros sirven para medir y comprobar ángulos entre dos superficies con una arista (un punto) en común. Por ejemplo, pueden ser dos paredes, un techo, la pendiente de una rampa con respecto a la horizontal del pavimento o las dos caras de un prisma que necesitas soldar. Como puedes ver, las aplicaciones son muchas.

Los goniómetros digitales, en combinación con una cinta métrica, un inclinómetro o un nivel, están especialmente indicados para cualquier labor de construcción. También sirven para medir el ángulo de corte de las piezas que se emplean en la fabricación de muebles, maquinaria y hasta de instrumentos musicales. Los goniómetros son apreciados para labores de precisión.

Mano

Los goniómetros digitales, en combinación con una cinta métrica, un inclinómetro o un nivel, están especialmente indicados para cualquier labor de construcción. (Fuente: Edward Olive: 77334000/ 123rf)

Criterios de compra

Tamaño

El tamaño de un goniómetro vendrá determinado por los trabajos que tengas pensado realizar con él. Por ejemplo, los modelos más grandes, con brazos más largos, son adecuados para la construcción y albañilería. Encontrarás una gama muy completa de goniómetros de este tipo. Algunos disponen de espacios para combinar con medidores o niveles.

En el caso de que quieras un goniómetro para trabajos de precisión, por ejemplo, para carpintería, ajuste de piezas mecánicas o trabajos de fabricación y bricolaje, lo mejor es escoger un goniómetro pequeño. Estos equipos son más manejables, algo vital si tienes que manejarte en espacios estrechos y poco accesibles.

Funciones

Aunque están pensados para medir y transportar ángulos, no está de más que compruebes si disponen de alguna función extra. Por ejemplo, si tienes analizado utilizar el goniómetro para trabajos de construcción, albañilería o fontanería, deberías elegir un modelo con función de nivel, ya que te ayudará y te facilitará el trabajo, ahorrando espacio en tu bolsa.

Otra función muy atractiva es la de memoria. Esta función te permitirá guardar las medidas para transportar los ángulos de la forma más precisa. Esto te será muy útil para labores de construcción y corte. Si tu goniómetro dispone de función para exportar las medidas a un smartphone u ordenador, estarás frente a una herramienta de primera.

(Fuente de la imagen destacada: Alexandr Loskutov: 2074986/ 123rf)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Evaluaciones