Última actualización: 19/07/2021

Nuestro método

7Productos analizados

21Horas invertidas

6Artículos evaluados

30Opiniones de usuarios

Las muletas tienen como principal objetivo ayudar a las personas, que sufrieron algún accidente o tienen cierta discapacidad, a caminar. De esta forma, logran contribuir en el aumento de la movilización de la persona. Estas son recomendadas por los especialistas en ortopedia y traumatología.

Los avances tecnológicos han permitido que los pacientes puedan elegir dentro de un amplio catálogo de muletas. Hoy, existen opciones para cada necesidad. Para conocer más sobre los usos de las muletas, sus materiales, beneficios y más, ¡quédate hasta el final!




Lo más importante

  • Las muletas son el artefacto ortopédico más recetado por los especialistas después de una operación. Hoy en día, hay tres modelos líderes en el mercado.
  • A diferencia de la silla de ruedas, las muletas son más económicas y prácticas con relación a su traslado y uso. Priorizan así la comodidad de los pacientes.
  • Los nuevos materiales del mercado, como las muletas de fibra de carbono, permiten que las personas de más de 100 kilos usen este producto sin problema.

Las mejores muletas del mercado: Nuestras recomendaciones

A continuación, hemos creado un listado con las mejores muletas del mercado. Las hemos seleccionado con base en sus características y las necesidades que cubren. Asimismo, son los productos ortopédicos mejor valorados por los usuarios en internet.

Las mejores muletas por su relación calidad-precio

Este modelo de muletas es la mejor elección para los pacientes promedio que salen de alguna operación ortopédica. Están hechas de aluminio con empuñadura de polipropileno.

El usuario tendrá 14 puntos de ajuste para modificar el tamaño de las muletas. De esta manera, pueden usarlas: niños, jóvenes y adultos. Se presentan con un modelo clásico de color gris. Por otro lado, su taco aporta gran estabilidad y sujeción.

Evaluación editorial: Estas muletas presentan una excelente combinación entre calidad y precio. Ofrece 14 puntos de ajuste y una estructura de aluminio. Así, aportan estabilidad y sujeción a niños, jóvenes y adultos por igual.

Las mejores muletas para después de una operación

Este es el modelo más ligero y fácil de cargar. Las muletas de antebrazo tienen una presentación sencilla: los respaldos están en el antebrazo y la muñeca. Además, tienen 14 regulaciones. Asimismo, estas muletas cuentan con una empuñadura reflectante.

El principal objetivo de estas muletas es acompañar al paciente en sus primeros días de recuperación. Sobre todo, después de un accidente o tratamiento médico que requiera la inmovilidad total de una de las piernas.

Evaluación editorial: Estas muletas se destacan por ser fáciles de cargar y utilizar. Además, sobresalen por su empuñadura reflectante y sus 14 posiciones de regulación. Son ideales para los primeros días de recuperación.

Las mejores muletas por su diseño

Estas muletas están fabricadas en aluminio y empuñadura de polipropileno, por lo cual son duraderas, seguras y confiables. Pesan tan solo 560 gramos y la contera es de PVC para una máxima adherencia. Puede soportar un usuario de 125 kg y la parte del antebrazo es rígida, de modo que no provocará dolor en la articulación del codo.

Incluye 7 posiciones en caña y tres en codo mediante los extensores de alta resistencia. Así, puede adaptarse perfectamente a la altura del usuario. El apoyo del antebrazo ofrece mayor seguridad a la hora de caminar. Se trata de unas moletas ortopédicas recomendadas para períodos de convalecencia y rehabilitaciones de lesiones de pierna, rodilla, tobillo y pie.

Evaluación editorial: Estas muletas presentan una gran dureza y seguridad gracias a sus materiales de fabricación y su diseño. Además, su altura regulable puede ajustarse a cualquier tipo de usuario.

Las mejores muletas para niños y jóvenes

Estas muletas están hechas exclusivamente para niños. Buscan mejor la estabilidad, al caminar, y evitar cualquier caída inesperada. Su uso es muy práctico, al igual que su transporte, dado que solo pesan 0.54 kg.

Además de tener un diseño juvenil y fresco, las muletas son ergonómicas, ajustándose a la altura y necesidad del niño. Estos hacen que, a la hora de caminar, el esfuerzo del paciente sea menor.

Evaluación editorial: Estas muletas se adaptan perfectamente a usuarios juveniles o infantiles. Están diseñadas para evitar cualquier tipo de caída inesperada, brindando estabilidad y practicidad de transporte.

Las mejores muletas para los ancianos

Estas muletas axilares son ideales para los mayores. Su diseño ergonómico permite que los pacientes adultos mejoren la calidad de su recuperación. Su uso está recomendado para las personas que salieron de una operación delicada o tienen una marcha deteriorada.

Este producto ha tomado en cuenta que, además de la lesión que puede existir en alguno de los dos pies, el usuario puede mostrar signos de debilidad por su constante estado de reposo. Por ello, el sistema de asistencia y amortiguación de marcha evita que el usuario sufra dolor al caminar.

Evaluación editorial: Se trata de un par de muletas diseñado para adaptarse a las necesidades de los ancianos, personas con dificultades para caminar o recién operadas. Su sistema de asistencia y amortiguación evita dolores al caminar.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre las Muletas

Para elegir las mejores muletas, es necesario que cuentes con la opinión de un especialista. Además, es conveniente que consideres los siguientes puntos, ya que son los más destacados entre los usuarios de muletas.

Los adultos mayores requieren de unas muletas ligeras y frágiles de transportar. (Fuente: Elnur: 116604903/ 123rf)

¿Qué son exactamente las muletas?

Las muletas son una herramienta ortopédica que permite mejorar el andar de las personas con movilidad reducida. Ya sea que están en un proceso de recuperación o sufren de alguna enfermedad crónica degenerativa en sus piernas, las muletas son un soporte para muchas personas.

Las muletas son una necesidad. Cuando un paciente sale de una operación ortopédica, el doctor o profesional sugiere automáticamente el uso de las muletas. Esto se debe a que ayudan a acelerar el proceso de recuperación, específicamente, si se trata de caminar. Este artefacto puede adaptarse a la necesidad y características del paciente, incluyendo niños, jóvenes y ancianos.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de las muletas?

Es verdad que las muletas suelen ser un artefacto necesario para la recuperación de los pacientes que sufrieron alguna lesión. Sin embargo, los especialistas han nombrado una serie de beneficios adicionales para las personas que las utilizan.

Principalmente, aceleran los tiempos de recuperación. Además, ayudan a reducir el dolor de la zona afectada. Asimismo, las muletas redistribuyen el peso del cuerpo entre el pie sano, la fuerza de los brazos y la espalda.

Nos dimos a la tarea de resumirte las principales ventajas y desventajas del uso de las muletas:

Ventajas
  • Ayudan a la recuperación
  • Disminuyen el dolor en la pierna
  • Distribuyen el peso del cuerpo
  • Hay modelos adaptables para todos
Desventajas
  • Pueden provocar molestias en las zonas de descanso
  • Complicaciones para caminar y sentarse

¿Qué tipos de muletas existen?

Más adelante explicaremos los diferentes materiales y nuevas innovaciones de fabricación con las que cuentan las muletas. Sin embargo, es importante adelantar los tres modelos más vendidos en el mercado:

  • Muletas axilares: El modelo tradicional con apoyo acolchado en la zona de las axilas. Suelen estar hechas de aluminio. Son la presentación más usada y económica del mercado.
  • Muletas de plataforma: Este tipo de artefacto no tiene su apoyo debajo de las axilas, sino en dos partes de la mano, entre el codo y el antebrazo. Según los fabricantes, el objetivo de esta presentación es disminuir el esfuerzo que tienen los brazos en las axilas.
  • Muleta libre de manos: Un aparato autonombrado “revolucionario”. Le permite a los pacientes andar con muletas sin necesidad de usar las manos. La principal problemática que presentan es que el pie lesionado debe flexionarse. Por lo tanto, no es una muleta apta para todo tipo de lesión.

La silla de ruedas es una alternativa para las personas que tienen lesiones en ambas piernas. (Fuente: Marcus Aurelius: 4064418/ Pexels)

¿Desde qué edad se pueden usar muletas?

El material y las innovaciones están ligadas completamente con este factor: la edad. Ya sea porque un niño se accidentó haciendo deporte o porque un anciano salió de una operación, el uso de las muletas es variado. Aquí listamos las diferentes opciones que encontrarás en el mercado, dependiendo de la edad y el estado del paciente:

Edad y condición ¿Qué necesitas?
Un niño con inmovilidad y dolor en algún pie Por las proporciones generales de una niña o niño, las muletas de todos los materiales son aptos para su uso. Es recomendable usar el modelo tradicional con apoyo en las axilas.
Una persona adulta con una lesión prolongada. Para evitar el cansancio y el dolor en las muñecas, se recomienda que los adultos utilicen el modelo de las plataformas o el de manos libres, debido a que requieren una mayor atención y cuidados en la pierna, pero el resultado final es práctico y completo.
Adultos mayores en un proceso de recuperación postoperatorio Debido a los cuidados y la fragilidad adicional que representa ser un paciente de edad avanzada, es necesario tener unas muletas de alta resistencia, como lo son las de fibra de carbono. La principal recomendación es el modelo de codo y antebrazo.

¿Cuáles son las alternativas de las muletas?

El uso de las muletas es irremplazable, los fabricantes han escuchado las necesidades de los usuarios. Así, implementan nuevas herramientas a favor de la comodidad de los pacientes. Sin embargo, hay dos artefactos que, en algunas ocasiones, por la gravedad de la lesión o las necesidades personales, pueden servir:

  • Silla de ruedas: Cuando la persona no puede realizar un esfuerzo mayor en los brazos, los especialistas recomiendan el uso de silla de ruedas. Esto también aplica para aquellos que tienen lesiones en los dos pies.
  • Bastón: Es usado para lesiones menores o durante las últimas sesiones de la rehabilitación, donde el peso es menor. También suelen usarlo los pacientes que sufren de algún mal crónico en la planta del pie.

Criterios de compra

Antes de comprar unas muletas, es necesario que tengas en cuenta las características de estos productos. Por ello, hemos enlistado una serie de criterios que te ayudarán a elegir las mejores muletas para ti.

Recuperación

Las muletas ayudan a que el peso de una persona lesionada sea parcial y redistribuido. Principalmente, este aparato ortopédico es utilizado después de una fractura de tibia. Esta se caracteriza por la presencia de mucho dolor e imposibilidad de mover la pierna. Se utilizan dos tipos de muletas:

  • Muletas axilares: Esta herramienta tiene el diseño tradicional que todos conocemos. Cuentan con un cómodo y acolchado apoyo en la zona de las axilas para que los pacientes puedan usarlas la mayor parte del tiempo.
  • Muletas para el codo y antebrazo: Estos aparatos, mejor conocidos como las muletas de plataforma, tienen su soporte en la parte inferior del brazo. Esto es así porque buscan mejorar la movilidad y rapidez en la caminata. Incluso, los deportistas en rehabilitación suelen ocuparlas para el inicio de sus prácticas.

Innovaciones

Con el uso frecuente de las muletas, los pacientes pueden padecer dolor en la muñeca, cansancio o, bien, adoptar una postura jorobada. Para corregir estos aspectos los fabricantes dieron un paso más allá. Estas son las innovaciones y modelos más valorados del mercado:

  • Muletas de plataformas con mayor comodidad: Este tipo de artefactos le quitan todo el peso a la muñeca para centrar el reposo del cuerpo entre el codo y el antebrazo en un acolchado cojín.
  • Muletas con luz: Con los modelos tradicionales, de plataforma o libres de mano, los pacientes pueden colocar una luz LED en sus muletas con la intención de caminar por la noche en terrenos inestables o en lugares nuevos. Se puede comprar por separado.
  • Muletas de manos libres: Están catalogadas en el mercado como las “muletas revolucionarias”. Como lo indica su nombre, estas muletas no requieren del uso de las manos. Para usarla solo tienes que ensamblar tu pierna lesionada, de tal forma que se flexione y sustituya parcialmente la pierna herida. Distribuye así el peso uniforme entre tu pierna sana y la doblada.

Esta variación no se puede usar para pacientes con lesiones que requirieron un enyesamiento o la inmovilidad total.

Las muletas son cruciales para acelerar el proceso de recuperación. (Fuente: Cottonbro: 23195/ Pexels)

Material

Las primeras muletas que se utilizaron eran de madera, por lo que eran un poco inestables. Luego, estas fueron sustituidas por las muletas de aluminio. Hoy, estas últimas son las más populares y económicas del mercado.

Las muletas más innovadoras son las de fibra de carbono. El modelo más avanzado es canadiense. Pesa menos de 220 gramos y su uso es recomendado para pacientes con un peso mayor a los 100 kilos. Además, su fabricación curvada permite evitar la tendinitis, derivada del uso prolongado.

Por otro lado, también puedes encontrar muletas de plástico. Estas son utilizadas por pacientes que tienen lesiones de menor grado. El tiempo de vida de estas muletas es corto, dado que son propensas a desgastarse y no aguantan pesos mayores a los 80 kilogramos.

Entonces, ¿Cuáles son las principales características de cada material? A continuación te lo resumimos:

Aluminio Fibra de carbono Plástico
Modelos variados Suelen ser ligeras Son las más económicas del mercado
Fáciles de manipular Para pacientes con peso mayor a los 100 kg No requieren mayores cuidados. Recomendables para niños
Se pueden ajustar a diferentes alturas Son utilizadas en modelos revolucionarios como las muletas libres de manos Por la naturaleza de su material, no se pueden flexionar

Tamaño

¿Cuál es el tamaño ideal para adaptar unas muletas? Bueno, esto depende totalmente del paciente que las utilizará. Incluso el mismo modelo y material puede ser usado tanto para niños como para ancianos. Pero es crucial hacerlas coincidir con las recomendaciones hechas por los especialistas.

Por ejemplo, las muletas axilares se miden por centímetros. Es decir, un paciente de 1.78 cm de altura tendría que comprar unas muletas similares a su tamaño. Según los expertos, es recomendable que las axilas estén 5 centímetros por encima del reposo para así evitar que el peso caiga en la persona.

En general, las muletas están clasificadas por tallas. Estas van desde los 91 hasta los 153 centímetros. Todos los modelos, sean axilares, de codo o libres de mano, son ajustables y adaptables para el tamaño.

Resumen

Con este artículo comprendimos que, más allá del diseño y material, la industria de este producto ortopédico ha avanzado. Ahora encontramos herramientas complementarias como luces y descansos en la muñequera. También, materiales resistentes y modelos innovadores.

Es importante recalcar que, antes de tomar una decisión de compra, la opinión de tu médico es necesaria. Habrá casos en los que, por el tipo de lesión, tu cuerpo no podrá adaptarse a las muletas libres de mano, por ejemplo. Sin duda, la revolución del mercado nos ofrece más de una opción. Infórmate, compara y analiza tu decisión antes de adquirir unas muletas.

Si te hemos ayudado, puedes dejar un comentario o compartir este artículo en redes sociales.

(Fuente de la imagen destacada: Highwaystarz: 49876555/ 123rf)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Evaluaciones