Última actualización: 17/02/2022

Nuestro método

29Productos analizados

87Horas invertidas

26Artículos evaluados

209Opiniones de usuarios

Las ollas esmaltadas están hechas de hierro fundido o acero y cubiertas con esmalte de porcelana. Esta cubierta está hecha de arcilla natural horneada y esmaltada para hacerlas resistentes y duraderas. Es decir, se fabrican recubriendo una olla de metal con esmalte.

El resultado es una superficie de cocción resistente y no reactiva que puede utilizarse en la cocina o en el horno. Su recubrimiento proporciona a la olla su color y la protege de la corrosión, los arañazos o las abolladuras. También las hace resistentes al calor hasta 500 °C (932 °F).




Las mejores ollas esmaltadas: Nuestras recomendaciones

Guía de compra: Todo lo que debes saber sobre las ollas esmaltadas

¿Qué tipos de ollas esmaltadas hay y qué determina un buen producto?

Hay muchos tipos de ollas esmaltadas. Las más comunes son las siguientes:

  1. Ollas esmaltadas de hierro fundido: Están hechas con un revestimiento de porcelana en las superficies interior y exterior, lo que las hace muy duraderas. Se pueden usar para cocinar lo que desees, incluida el agua hirviendo, para cocinar pasta u otros alimentos que requieran un calor alto. Lo que significa que tu comida se mantendrá caliente durante más tiempo, aún después de terminar de cocinarla. A diferencia de otros tipos de ollas, que no poseen tan buenas propiedades.
  2. Ollas de acero inoxidable esmaltado: Están recubiertas de una capa de porcelana vítrea (un material cerámico duro), lo que las hace extremadamente resistentes a la corrosión, incluso cuando se exponen directamente a sustancias ácidas como el zumo de limón, el vinagre, el vino, etc. Aunque algunos fabricantes recomiendan lavarlas solo a mano, por temor a que se rayen. Sin embargo, esto no suele ser necesario, a no ser que haya algo pegado en tus ollas esmaltadas, que no pueda eliminarse fácilmente.

¿Con base en qué criterios deberías comprar una olla esmaltada?

La forma más sencilla de elegir una olla esmaltada es buscar la que tenga un sinfín de características que cumplan tus requisitos. Debe ser duradera, fácil de usar y sencilla de limpiar. Si quieres algo que te ayude a preparar la comida, busca un buen control de la temperatura, un mango resistente y un agarre cómodo. El valor estético no importa tanto como la funcionalidad, pero si es bonito, ¿a quién le importa?.

La calidad de las ollas esmaltadas se mide de dos maneras:

  • Comprueba las opiniones sobre un producto concreto para ver si otros clientes están satisfechos con él.
  • Fíjate en el material que las compone. Un producto de alta calidad será resistente y duradero, mientras que uno barato puede estropearse rápidamente.

¿Cuáles son las ventajas de las ollas esmaltadas?

Las ollas esmaltadas son muy duraderas y pueden utilizarse durante mucho tiempo. También tienen grandes propiedades de retención del calor, lo que las hace ideales para cocinar al aire libre. El recubrimiento de esmalte también facilita la limpieza después de su uso.

Asimismo, puedes emplear una olla esmaltada con cualquier tipo de utensilios de cocina. Sin embargo, debes tener cuidado cuando uses utensilios con bordes afilados, como cuchillos o tenedores, porque pueden rayar el revestimiento de esmalte de tu olla.

(Fuente de la imagen destacada: Becca Tapert: sY5RjMB1KkE/unsplash.com)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Evaluaciones