Última actualización: 17/02/2022

Nuestro método

26Productos analizados

52Horas invertidas

35Artículos evaluados

149Opiniones de usuarios

Una olla francesa es una olla pequeña y redonda hecha de arcilla. Tiene un fondo plano y lados redondeados que se estrechan hasta la parte superior, donde tiene una abertura para verter el contenido. Las ollas se cuecen en grandes hornos a temperaturas muy altas (alrededor de 1.400 grados F).

Esto hace que sean extremadamente resistentes y duraderas, por lo que pueden utilizarse a fuego directo en la cocina o en la parrilla sin temor a que se derritan o agrieten, como ocurre con otras ollas de cerámica. Además, no tienen partes metálicas, lo que significa que no tienes que preocuparte de que se oxiden con alimentos ácidos.




Las mejores ollas francesas: Nuestras recomendaciones

Guía de compra: Todo lo que debes saber sobre las ollas francesas

¿Qué tipo de ollas francesas hay y qué determina un buen producto?

Hay muchos tipos de ollas francesas, pero la más común es una olla redonda con la parte superior abierta. Vienen en diferentes tamaños y colores para que puedas encontrar una que se adapte perfectamente a tus necesidades. También tienen tapas para cuando no se usan, para mantenerlas limpias o evitar que se sequen demasiado rápido.

La calidad de las ollas francesas depende de su tamaño, grosor y material. Una buena olla debe ser lo suficientemente gruesa como para retener el calor durante mucho tiempo. También debe tener una base uniforme para que pueda mantenerse firme sobre el fuego directo sin volcarse ni tambalearse.

¿Con base a qué criterios deberías comprar una olla francesa?

Lo primero que hay que tener en cuenta es el grosor de las paredes. Si son demasiado finas, no podrá soportar el calor elevado y puede agrietarse o romperse fácilmente. Además, comprueba si hay signos de oxidación en el interior, porque esto significa que ha estado expuesto a la humedad, lo que puede afectar a su rendimiento a la hora de cocinar los alimentos de forma uniforme. También debes asegurarte de que adquieres una olla francesa con una tapa ajustada y con asas, para que te resulte fácil manejarla mientras cocinas en casa.

¿Cuáles son las ventajas de una olla francesa?

Las ollas francesas están fabricadas con un plástico de alta calidad apto para alimentos. No absorben olores ni sabores de los alimentos que almacenan y pueden utilizarse para guardar productos secos como pasta, arroz y judías, así como líquidos como aceites, vinagres y salsas. Las tapas se cierran herméticamente para evitar la humedad, de modo que su contenido se mantendrá fresco durante más tiempo.

(Fuente de la imagen destacada: Becca Tapert: XQucZO9QTOY/unsplash.com)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Evaluaciones