otomanas
Última actualización: 29/05/2021

Nuestro método

4Productos analizados

45Horas invertidas

13Artículos evaluados

215Opiniones de usuarios

Cuando hablamos de otomanas, nos vienen a la mente diferentes muebles como sofás, divanes y, sobre todo, esa especie de reposapiés que tenemos en el salón. En ella, incluso, a veces se guardan cosas dentro. Son ideales para añadir un toque de minimalismo y modernismo en cualquier espacio del hogar. Además, destacan por ser muy cómodas y elegantes.

¿Qué sabes sobre estos muebles? ¿Cuál quedaría mejor en tu salón? ¿Y si colocas uno en el dormitorio? Hoy te aclaramos todas tus dudas. Sigue leyendo y descubrirás un mundo fascinante que te encantará.




Lo más importante

  • La otomana es un mueble pequeño que sirve tanto para reposar los pies y sentarse, como también para guardar objetos en su interior. Existen muchos estilos y tamaños diferentes.
  • Puedes ubicarla en el espacio que más te guste de la casa, ya sea en interior o en exterior. La forma más usual es colocarla en el salón y suele combinarse a la perfección con la decoración de la habitación.
  • Algunos de los aspectos que deberás tener en cuenta a la hora de escoger la ideal para ti son los materiales de fabricación y el tapizado. No obstante, también es muy importante el estilo y la capacidad de almacenamiento.

Las mejores otomanas del mercado: nuestras recomendaciones

A continuación, te proponemos una clasificación de las cinco mejores otomanas para cada espacio. No te olvides de combinarla con la decoración de la habitación. Esto no te será difícil, gracias a la gran variedad de tapizados y estilos con los que cuentan este tipo de muebles.

La mejor otomana según los usuarios online

Se trata de un baúl y taburete otomano desplegable. Puede soportar hasta 300 kilos de carga. Destaca por su estabilidad y contiene el certificado SGS. Está fabricado con un material transpirable, por lo que en verano se mantendrá libre de sudor.

Según sus compradores, tiene una resistencia impecable. También se monta muy fácilmente y tiene una excelente relación calidad-precio. Es perfecto para guardar cosas en su interior y puede ubicarse en cualquier espacio de la casa. Gracias a su diseño, se convierte en un mueble más en la habitación.

El mueble otomano más elegante

Este baúl otomano tiene una capacidad de carga de 150 kilos. Destaca por su comodidad, gracias al tejido aterciopelado de la tapicería. Perfecto para aportar un toque elegante a cualquier espacio, ya sea la oficina, dormitorio o la sala de estar.

Sus consumidores destacan su suave tejido y su alta calidad. Además, tiene una buena capacidad de almacenamiento. Por lo que es perfecto para guardar mantas, juguetes y cualquier objeto, para que el espacio quede recogido.

La otomana con más estilo

Esta elegante otomana destaca porque ser respetuosa con el medio ambiente. La tapicería de terciopelo aporta un ambiente elegante y sofisticado. Se puede colocar en cualquier espacio interior, ya sea un tocador, en el salón, el dormitorio, entre otros.

Es la opción ideal para decorar cualquier habitación. Sus consumidores afirman que es un excelente producto, de muy buena calidad y, además, la entrega suele ser más rápida de lo esperado.

La mejor otomana para cualquier rincón

Esta otomana cuadrada tiene un diseño muy original y, al ser de un color neutro, combina con la decoración de todos tus espacios. Está acolchada y, por ello, es cómoda incluso después de sentarte varias horas. Dispone de una capacidad de carga de unos 300 kilos aproximadamente.

Según sus consumidores, es un producto muy versátil y de bastante calidad con relación al precio. También destacan la facilidad con la que se monta y la capacidad de resistencia que tiene.

El taburete otomano favorito de los más pequeños

Esta otomana destaca por tener la forma de un animal. Es un mueble muy cómodo, gracias a la calidad de sus tejidos. Puede soportar hasta 120 kilos. Además, es apto tanto para niños como adultos. Indicado para usarlo como taburete infantil, caja para guardar juguetes y libros o taburete de pie.

Cabe destacar que es respetuoso con el medio ambiente y muy fácil de limpiar. Deberás pasarle una toalla húmeda y quedará como nuevo. Teniendo en cuenta que es un mueble en forma de animal, queda perfectamente en cualquier espacio de la casa como decoración. Aunque las dimensiones del interior son pequeñas y no podrás guardar muchas cosas en él.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre las otomanas

Existen muchos tipos de otomanas. Tu elección dependerá del uso que le quieras dar. Asimismo, es un mueble perfecto para usar como decoración y, combinado con otros, le dará ese toque especial y distintivo a cualquiera de tus espacios. A continuación, queremos dar respuesta a las preguntas más frecuentes que puedes hacerte si estás pensando en adquirir un mueble otomano

chica en sala

Es muy importante que escojas una otomana que encaje con la decoración del resto de la habitación. (Fuente: Heftiba: SSXMwK154/ Unsplash)

¿Qué son las otomanas?

Un mueble otomano sirve para sentarse de una forma parecida al sofá, pero sobre todo al diván. Además, como verás más adelante, a pesar de que existen muchos usos de este producto, el más usual es como reposapiés. También es perfecto para usarse como decoración, combinando con el estilo de la habitación donde lo vayas a colocar.

En la actualidad, se ha configurado como un asiento de la altura de un pequeño taburete. No tiene respaldo ni apoyos de brazos. Está acolchado y su tapizado cubre toda la estructura.

Se dice que en los otomanes auténticos, el material de su estructura queda completamente cubierto por el tapizado.

Su origen se encuentra alrededor del siglo XVIII, en Francia, lugar en el que empezaron a llamar así a los sofás del tipo diván.

¿Qué ventajas tienen las otomanas?

Como verás, estos muebles son idóneos para cualquier espacio. Seguidamente, vamos a comentarte las principales ventajas del mueble que deberías tener en tu casa si no es que ya lo tienes.

  • Versátil: Porque puede realizar más de una función. Reposapiés, mesa, para sentarse, guardar cosas, entre otros.
  • Estilo y tapizado: Se adapta a cualquier espacio, gracias a que existen muchos estilos, y el tipo de tejido también puede amoldarse a la decoración de la habitación.
  • Asiento adicional: A pesar de que la mayoría no son muy cómodos, pueden usarse como un asiento auxiliar cuando recibas visitas en casa.
  • Elegancia: Sobre todo por el material del tejido, aportan mucha elegancia y minimalismo en la decoración.
  • Orden: Permiten guardar objetos en su interior..
  • Espacio: Con un mueble otomano, podrás aprovechar al máximo todo el espacio e, incluso, los rincones de cada habitación.

¿Qué tipos de otomanas existen?

Existe una amplia variedad de otomanas. Por ello, a continuación te explicamos los más comunes que puedes encontrar en el mercado:

Tipos de otomana Características
Sillón o sofá otomano Es el modelo tradicional y el más usual. Normalmente es un asiento en forma de baúl. Suele ser de forma rectangular y tiene la tapicería acolchada.
Banqueta otomana También taburete baúl. Es similar al modelo anterior, pero mucho más pequeña y normalmente solo puede usarla una persona. No obstante, es perfecta para colocar en la parte inferior de la cama para guardar las mantas y cojines.
Reposapiés otomano Tal y como su nombre indica, es perfecto para complementar un sofá o sillón de tu sala de estar. Te permite apoyar los pies manteniendo el cuerpo estirado en posición de reposo. También podrás guardar en su interior lo que quieras, normalmente mantas y revistas.
Otomana puff Su uso es similar al de la banqueta otomana. De todos modos, destaca por tener un diseño más minimalista y moderno.
Mesa otomana Su principal uso es complementar el sofá. Se usa sobre todo como mesa de té y también claro está, para sentarse.
Cama otomana Perfecta para aprovechar al máximo el espacio y además es muy cómoda. Las camas canapé son una adaptación de la cama otomana.

¿Para qué sirven las otomanas?

Normalmente, un mueble otomano suele tener dos funciones. Como asiento o como una caja acolchada. De todas formas, también podemos usarlo como un elemento decorativo en el hogar. Todo dependerá del uso que queramos darle.

  • Asiento: Generalmente, se usa para reposar los pies mientras estamos tumbados en el sofá. Pero, también, es cómodo para sentarse cuando vienen invitados a casa. Gracias al material de fabricación, es un asiento cómodo, pero al no disponer de respaldo, no lo es tanto como una silla.
  • Mueble para guardar cosas: Las otomanas más típicas tienen la posibilidad de abrirse para guardar objetos en su interior. Aunque, también, otros modelos tienen un agujero visible para poner cosas. Estos últimos suelen usarse, principalmente, como mesas de té.

¿Cómo debe usarse un mueble otomano?

Como te comentábamos más arriba, es un mueble muy versátil. Normalmente, suele usarse, sobre todo, para reposar los pies, sentarse y para guardar cosas en su interior.

Por ejemplo, mantas, libros, juguetes o el mando de la televisión. También puede tener otros usos, como mesa de té o simplemente como elemento decorativo. Gracias al material del tapizado, aporta elegancia y un toque distintivo.

Además, es muy práctico y puede ubicarse en cualquier lugar de la casa. Es perfecto para usarse en una casa de pequeñas dimensiones, porque además te ayudará a ganar espacio.

sala de estar

El sitio más frecuente para colocar un mueble otomano es el salón. Además, no te olvides de combinarlo con el resto de la decoración. (Fuente: Spratt: Q2QhOxN5enk/ Unsplash)

¿En qué espacios de la casa se pueden ubicar las otomanas?

Realmente, puedes ubicarla donde quieras, tanto en exterior como en interior. Esto dependerá, no obstante, del material con el que esté fabricada.

De todos modos, a continuación te proponemos una pequeña lista de las mejores ubicaciones de tu casa para colocar este tipo de mueble:

  • Dormitorio: Sobre todo, queda bien en la parte de abajo de la cama. Allí puedes guardar las mantas y cojines de tu cama. En muchas ocasiones, incluso la cama se ha convertido en una otomana, una opción muy recomendable si quieres ganar espacio en tu habitación.
  • Salón o sala de estar: Es quizá la opción más típica. Ya que, como te comentábamos antes, normalmente se suele usar para reposar los pies mientras estás sentado en el sofá o una butaca. También es perfecto por si vienen invitados de más de visita.
  • Despacho: Si dispones de un despacho algo espacioso, y puedes colocar un sillón, ¿por qué no añadirle una otomana? Y si es en conjunto con la butaca y el sofá, el espacio se verá más elegante y acogedor.
  • Exteriores: Nos estamos refiriendo a jardines y terrazas. Una buena opción, aunque el material de la tapicería deberá ser impermeable. Así, evitarás tener que preocuparte cada vez que haga mal tiempo.
  • Pasillo o recibidor: En estos espacios, normalmente suele utilizarse para almacenar cosas. De esta forma, todo queda más recogido y ordenado, y ganarás un poco de espacio.

Criterios de compra

Cuando decides comprar un producto, debes tener en cuenta un conjunto de características para saber cuál se adapta más a tus necesidades. Por ello, a continuación te hemos seleccionado los factores imprescindibles que debes analizar:

Materiales

Si te centras en la estructura del mueble, normalmente suele ser de madera. Aunque también es común que sea de metal. Sea como sea, el material de la estructura no influye en la otomana, dado que tiene la misma capacidad de resistencia y durabilidad.

En lo que sí debes prestar atención es en el material que la recubre. Este puede ser de terciopelo, tela, cuero, entre otros. Debes tener especial cuidado con el lino, porque es un material muy delicado. Tu elección dependerá del estilo que tenga el salón o espacio donde vayas a colocarla, ya que tiene que ir conjuntada.

cuarto con otomanas

Las otomanas son muebles muy versátiles que aportan un toque de elegancia a cualquier rincón y habitación de tu casa. (Fuente: Katarzyna Bialasiewicz: 97864605/ 123rf)

Capacidad de almacenamiento

Teniendo en cuenta el espacio donde la quieres ubicar, tendrá unas dimensiones y una capacidad de almacenamiento distintas. Por ejemplo, está claro que podrás guardar más cosas en una cama otomana que en una otomana tipo puf. Todo dependerá de tus necesidades o del uso que le quieras dar al mueble.

De todos modos y aunque no lo parezca, estos muebles tienen mucho espacio en su interior para guardar todo tipo de objetos como mantas, juguetes, sábanas, almohadas, revistas, o lo que quieras que pueda caber y te sea útil almacenar ahí. La más común, suele tener una capacidad de unos 80 litros aproximadamente.

Tapizado

Dependiendo de los materiales con los que vayas a forrar la estructura tendrá una mayor durabilidad. Actualmente, existen muchos tipos de tapizado como, por ejemplo, antimanchas, aterciopelado, de cuero o algodón. A continuación, te explicamos los más recomendados:

  • Tapizado de piel natural: Es el más recomendable, porque proporciona mayor calidad al producto.
  • Piel sintética: Es una buena alternativa, más económica y también de buena calidad.
  • Tapizado de lino: En este caso, debes considerar que a pesar de que demuestre elegancia, es un material que requiere mucho cuidado.

Estilo

Existe una gran variedad de estilos de otomanas. Por ejemplo, modernas, clásicas o vintage. Para tu elección, deberás tener en cuenta la decoración que ya tienes establecida en la habitación, y adaptar el estilo del mueble a cada espacio. Es decir, deberás escoger una otomana que vaya en sintonía con la decoración de tu salón, despacho, terraza o el ambiente que determines. Pero, ¿qué tonalidades tiene cada estilo? A continuación, te comentamos los principales:

Estilo Tonalidad
Minimalista Destaca por el uso de tonalidades claras y sobre todo de blancos.
Retro y vintage Tonos llamativos y alegres como por ejemplo, la paleta de rojos, amarillos y azules.
Clásico Tonalidades marrones y negras. Las otomanas de terciopelo también se pueden incluir en este estilo.
Moderno Sobre todo los colores neutros, así como por ejemplo la gama de grises.

Tapa

La mayoría de otomanas tienen una tapa que puede abrirse libremente. No obstante, existen algunas en las que la tapa está sujeta por uno de los extremos a la parte inferior. También, como mencionamos más arriba, las hay que no necesitan tapa porque ya tienen un agujero descubierto en el centro.

No olvides que el mueble debe tener una buena capacidad de resistencia. Esto es muy importante porque una de las funciones principales de las otomanas es que sirven para sentarse encima, subirse para alcanzar sitios altos, entre otros. Igualmente, un mueble estándar de este tipo puede soportar unos 300 kilos.

Resumen

Las otomanas son muebles muy versátiles que aportan un toque de elegancia a cualquier rincón y habitación de tu casa. Además, gracias a sus muchos estilos, combina a la perfección con la decoración de cada espacio.

Existen muchos tipos de muebles otomanos como banquetas, reposapiés, camas o sofás estilo diván. Aunque la elección también dependerá de para qué vayas a usarla y en qué espacio quieras ubicarla. Por ello, las de exterior siempre deben ser de materiales impermeables. Y tú, ¿tienes una otomana en casa? ¿En qué habitación?

¿Qué te ha parecido nuestro artículo? No te olvides de dejarnos un comentario y compartirlo en tus redes sociales.

(Fuente de la imagen destacada: skdesign: 54596022/ 123rf)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Evaluaciones