Las memorias USB o pendrive ofrecen una gran capacidad de almacenamiento a la vez que son pequeñas, rápidas y transportables. Con este punto de partida, no es de extrañar su popularidad. Además, sus aplicaciones no han dejado de crecer. Y todo ello, en un dispositivo que cabe en un bolsillo y que incluso se puede usar como llavero.

Ciertamente, nunca está de más contar con una siempre a mano. De hecho, cuántas veces no te habrá ocurrido que echas en falta tener una justo cuando más la necesitas. O tienes una en la que ya no queda espacio libre. Sea cual sea la razón para comprar una, en esta práctica guía te lo contamos todo sobre las memorias USB.

Lo más importante

  • Son muy ligeras y versátiles. Ideales para un mundo cada vez más pequeño. Las puedes llevar en el bolsillo, en un llavero o en la mochila.
  • Su capacidad de memoria no ha dejado de crecer desde que aparecieron los primeros modelos.
  • Tienen múltiples aplicaciones: desde instalar un sistema operativo hasta hacer una copia de seguridad de documentos importantes. Algunos modelos disponen de sistemas de seguridad para evitar que su contenido caiga en manos de la persona equivocada.

Ranking: Los mejores pendrive en el mercado

A continuación, te ofrecemos nuestro completo ranking con las cinco mejores memorias USB disponibles actualmente en el mercado. Cada una de ellas destaca especialmente por alguna particularidad. Eso sí, todas tienen una muy buena relación calidad-precio. De este modo, podrás elegir cuál es la que mejor se adapta a tus necesidades.

Puesto nº 1: SanDisk Ultra Fit,  Flash USB 3.0

Una auténtica superventas que además recibe magníficas valoraciones de sus compradores. Una memoria flash USB 3.0 extremadamente pequeña, de bajo perfil, pero alta velocidad. Es perfecta para notebooks, videoconsolas o equipos de audio del coche. Dispone de 64 GB de capacidad y ofrece una velocidad de lectura de hasta 150 Mbs.

Se trata de una memoria USB ideal para un uso no profesional, con un precio bastante ajustado y unas buenas prestaciones. Además, se presenta en un elegante diseño plateado que te encantará. Con la garantía de una marca como SanDisk. Y si lo prefieres, también está disponible en versiones de 16 GB, 32 Gb y 128 GB.

Puesto nº 2: Corsair Flash Voyager GTX

Una memoria USB con 512 GB de capacidad de almacenamiento, más que muchos discos duros externos. Y con la velocidad de una unidad SSD. Según el fabricante, llega a velocidades de lectura de hasta 440 Mb/s y de escritura de 440 Mb/s. Además, es compatible con los estándares USB 3.1 Gen 1, USB 3.0 y USB 2.0.

Está diseñada con materiales de alta calidad para ser sólida, pero también elegante. Para una mayor resistencia, su carcasa está fabricada con una aleación de zinc y de aluminio. Podrás utilizarla en la mayoría de los sistemas operativos sin necesidad de instalar drivers. Funciona perfectamente en Windows 7, 8.1, 10, macOS y Linux.

Puesto nº 3: SanDisk Cruzer Fit

Si quieres una memoria USB muy barata a un precio realmente económico, entonces SanDisk Cruzer Fit es lo que estás buscando. Dispone de una capacidad de almacenamiento de 16 GB y de una tecnología de conectividad USB 2.0. Incluye el software SanDisk SecureAccess para proteger los archivos guardados en ella.

Gracias a su diseño con un tamaño super reducido, pasa totalmente desapercibida. De hecho, es más pequeña que una moneda de un euro. De este modo, es idónea para utilizarla como almacenamiento continuo de notebooks, netbooks, tablets u otros dispositivos pequeños. Y todo ello, por un precio inferior a diez euros.

Puesto nº 4: Lexar P20 32GB, USB 3.0 JumpDrive

Una muy buena relación calidad-precio con la garantía de una marca como Lexar. Cuenta con una capacidad de 32 GB. Ofrece velocidades de lectura de hasta 400 Mb/s y de escritura de hasta 270 Mb/s. Puede transferir una película en formato HD en menos de 40 segundos. Además, es compatible con los estándares USB 3.0 y USB 2.0.

Se presenta con un elegante diseño en color negro que te encantará. Está fabricada con una base de aleación metálica, si bien que la parte superior tiene un acabado en espejo de alto brillo. Además, cuenta con un sistema de encriptado de seguridad para proteger los archivos. No tendrás que preocuparte de que caigan en las manos equivocadas.

Puesto nº 5: SanDisk Extreme Pro 128 GB

Se trata de una memoria flash USB 3.1 ultrarrápida. Según el fabricante, alcanza una velocidad de lectura de hasta 420 Mb/s y de escritura de hasta 380 Mb/s. Para que te hagas una idea, puede copiar una película en 4K en menos de 15 segundos. Cuenta con una capacidad de 128 GB. Y todo ello, con un diseño sencillo y elegante.

Incorpora una carcasa metálica protectora fabricada con aluminio. Está diseñada para ofrecer una larga vida. Dispone también de la posibilidad de acceso por contraseña para más seguridad. Con la garantía y la confianza de una marca como SanDisk. Por supuesto, la calidad hay que pagarla. Desde luego, no es una memoria USB barata.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre los pendrive

De cara a adquirir una memoria USB o pendrive es conveniente que tengas en cuenta una serie de cuestiones. No todas las memorias USB son iguales. Por este motivo, en esta sección abordamos las preguntas más frecuentes de los compradores. Así, será más probable que aciertes con tu elección y quedes satisfecho con ella.

Memoria USB con hombre

Las memorias USB o pendrive son diapositivos de almacenimiento que nos permiten intercambiar datos con mucha facilidad.
(Fuente: Lassedesignen: 36588464/ 123rf.com)

¿Qué es exactamente una memoria USB?

Las memorias USB (Universal Serial Bus) o pendrive son pequeños dispositivos de almacenamiento. En ellas se puede guardar cualquier tipo de información. Para guardar los datos, utilizan memoria flash. Su origen data del año 2000, cuando salieron a la venta las primeras unidades. También se las conoce como pendrives, pen drives o lápices de memoria.

foco

Antes de las memorias USB se utilizaban CDs para transportar datos e información. Las memorias USB ganaron popularidad rápidamente gracias a su versatilidad y funcionalidad.

¿Cuáles son las principales aplicaciones de las memorias USB?

Frente a la tendencia cada vez mayor de almacenar información en la nube, las memorias USB siguen teniendo multitud de aplicaciones. Se pueden utilizar para instalar un sistema operativo o para hacer copias de seguridad de archivos o documentos importantes. También son muy prácticas para trasladar archivos muy pesados.

Otro interesante uso consiste en instalar aplicaciones portátiles. También se pueden emplear para reproducir contenido audiovisual en una televisión inteligente. O para grabar algún programa, serie o película si el televisor lo permite. Del mismo modo, se puede utilizar en videoconsolas para guardar partidas o incluso vídeos.

¿Ventajas y desventajas de los pendrive?

Sin duda, su principal ventaja es que son transportables y ocupan muy poco espacio. Caben en un bolsillo, en una mochila e incluso se pueden llevar como si fueran un llavero. Además, permiten intercambiar información entre dispositivos de forma rápida y ágil. Y todo ello a un precio que no suele ser muy elevado.

Sin embargo, su utilización puede presentar algunos inconvenientes. Son muy vulnerables ante los cambios de voltaje o ante los golpes. Además, las más antiguas suelen experimentar problemas tras un uso prolongado.

Y por supuesto, como son tan pequeñas, es muy fácil perderlas. Si eres una persona despistada, ten mucho cuidado.

¿Cómo utilizar una memoria USB?

Utilizar una memoria USB es muy fácil. En ordenadores y dispositivos similares, tan solo es necesario conectarla al equipo. Una vez hecho esto, ya es posible copiar y mover archivos o ejecutar y instalar aplicaciones. En televisores inteligentes o videoconsolas únicamente deberás seguir las sencillas instrucciones que aparezcan en pantalla.

¿Cuánto dura un pendrive?

En general, la duración de una memoria flash suele ser de media de unos 3.000 – 5.000 ciclos de escritura. Esto viene a ser alrededor de unos 4 a 5 años de vida si las usas unas dos veces al día. Parece más que suficiente. De hecho, seguramente la pierdas o la prestes antes de que llegue a cumplir su ciclo de vida.

¿Para quién es recomendable comprar una memoria USB?

Sus aplicaciones son tantas y tan variadas y cuentan con tantas ventajas, que casi podría decirse que son recomendables para cualquier persona. En concreto, puedes necesitar un pendrive, si tienes que instalar Windows 10 en tu PC. O si quieres hacer una copia de seguridad de algunos documentos.

También te puede resultar útil si con frecuencia necesitas mover muchos documentos de un equipo a otro. O para grabar películas o colecciones de canciones que quieres reproducir en distintos dispositivos. E incluso, ciertas empresas las usan como soporte publicitario y las regalan en distintas promociones.

Ventajas
  • Pequeñas y ligeras
  • Manejables y versátiles
  • Precio moderado
  • Intercambio de información de forma rápida y segura
Desventajas
  • Fáciles de perder
  • Vulnerables a los golpes
  • Vulnerables a los cambios de voltaje

¿Qué cuidados requiere un pendrive?

En el caso de los pendrive es muy importante evitar caídas o fuertes golpes, ya que podrían dejar de funcionar. Del mismo modo, es recomendable evitar ambientes húmedos y temperaturas extremas. Por supuesto, es importante retirarlos del equipo al que estén conectadas haciendo uso del sistema “Quitar hardware de forma segura”.

Mujer con memoria USB

La calidad tiene un precio y a la larga merece la pena pagarlo. Las de gama alta pueden llegar a alcanzar los 80 euros. (Fuente: Guillem: 34176532/ 123rf.com)

Criterios de compra

A continuación, vamos a estudiar una serie de criterios importantes que debes tener en cuenta antes de adquirir una memoria USB. De esta forma, será más fácil que quedes satisfecho tras la compra. No nos gustaría que pasados unos meses te sientas decepcionado con tu nueva memoria USB.

  • Uso que le vas a dar
  • Capacidad de almacenamiento
  • Velocidad
  • Formato de archivos
  • Resistencia
  • Construcción física de la USB
  • Tamaño
  • Sensibilidad de los datos a guardar
  • Marca

Uso que le vas a dar

A la hora de elegir una memoria USB, es muy importante que tengas claro qué uso le vas a dar. Puedes necesitar un pendrive para un uso puntual, como instalar un sistema operativo. O para un uso frecuente, como guardar documentos que vas a utilizar en distintos equipos. O para guardar y reproducir vídeo en alta calidad.

Capacidad de almacenamiento

Evidentemente, la capacidad va a ser un criterio fundamental a la hora de elegir el pendrive que vas a comprar. Vivimos en un mundo en que el cada vez más necesitamos guardar más y más información. Por suerte, los pendrive actuales ofrecen valores también cada vez más altos.

Queda lejos la época de los pendrives de 128 MB. Hoy en día, la capacidad de las memorias USB se mide en GB. Es posible encontrar una memoria USB de 64 GB por menos de veinte euros. Sin embargo, piensa que no tiene sentido comprar un pendrive con una capacidad de almacenamiento mucho mayor de la que necesitas.

Memoria USB con teclado

Son muy pequeñas y se pierden fácilmente. Si eres un poco despistado, te conviene elegir un modelo que puedas llevar con las llaves.
(Fuente: Kongkiatpaiboon: 61724272/ 123rf.com

Velocidad

La velocidad de transferencia de datos puede ser una cuestión importante si necesitas copiar gran cantidad de información. A este respecto, conviene distinguir entre los estándares USB 2.0, USB 3.0 y, el más reciente, USB 3.1. Puedes consultar la siguiente tabla para conocer la velocidad de transferencia de cada uno de ellos.

USB 2.0 USB 3.0 USB 3.1
Velocidad de transferencia (teórica) 480 Mb/s  5 Gbps 10 Gbps

Es necesario aclarar que se trata de valores teóricos y que lo reales pueden variar. No todas las memorias USB van a alcanzar esas tasas de transferencia. Además, en ocasiones, los fabricantes ofrecen datos de picos máximos y no de velocidades medias. Por otra parte, hay que distinguir entre velocidades de lectura y de escritura.

Formato de archivos

El formato, o sistema de archivos, es el modo en la que una unidad de memoria organiza el contenido o información que almacena. En general, para poder utilizar un pendrive, o cualquier otro dispositivo de almacenamiento, antes es necesario darle formato. En general, en los pendrives el sistema de archivos ya viene dado de serie.

Sin embargo, de no ser así debes elegir el correcto para el dispositivo en el que vayas a utilizarla. Para hacerlo existen distintas utilidades y aplicaciones que te permitirán formatearla de un modo fácil y rápido. También puede ocurrir que el formato de fábrica no sea adecuado para el equipo en el que la vas a usar.

Resistencia

Nada resulta más frustrante que perder la información acumulada porque, de pronto, el pendrive deja de funcionar. Es cierto que existen programas que te pueden ayudar a recuperar esta información. Sin embargo, no siempre resultan efectivos. Así que, como se suele decir, más vale prevenir que curar.

Dado que las memorias USB están pensadas para viajar, es importante que sean resistentes. Un problema bastante común en los pendrives es su poca resistencia a los cambios de voltaje. Además, a menudo las memorias USB se ven sometidas a golpes y vibraciones.

Por esta razón, te conviene elegir una fabricada con materiales de buena calidad.

Construcción física de la USB

En la actualidad, existen muchos tipos distintos de construcción de memorias USB. Las hay retráctiles, con o sin tapa, de plástico, metálicas y en forma de llavero, entre otras. En este sentido, conviene que elijas una que ofrezca una construcción sólida. Viene bien que el plástico sea duro y que venga engomado.

Tamaño

Con los pendrive el tamaño sí que importa. No olvides que uno de sus grandes atractivos es que ocupan poco espacio. Se trata de dispositivos diseñados para poder transportarlos fácilmente. De hecho, los pendrives muy grandes y gruesos pueden generar problemas de espacio al conectarlos al ordenador, especialmente en los portátiles.

En general, puede parecer que una memoria USB de menor tamaño es mejor que otra más grande. Sin embargo, no siempre va a ser así, ya que esto va a depender más de la calidad de los componentes. Eso sí, va a ser más fácil de transportar, ya que va a ocupar menos. Y, claro, según el uso que le vayas a dar, este puede ser un factor clave.

Sensibilidad de los datos a guardar

Puede que los datos que vayas a guardar en la memoria USB sean muy sensibles. En ese caso, podría ser interesante comprar una con un sistema de cifrado de seguridad por Hardware. De esta forma, si la pierdes, nadie podrá acceder a la información guardada en la memoria. Y lo único que tendrás que lamentar es la pérdida del pendrive.

Marca

La elección de la marca es una de las más importantes a la hora de realizar una compra. La marca de un producto está estrechamente relacionada con aspectos como la calidad, la garantía, la durabilidad y el precio. Algunas de las marcas de fabricantes más reconocidas son: SanDisk, Lexar, Trascend, Toshiba, Corsair, Verbatim y Kingston.

Resumen

Aunque vivimos en un mundo hiperconectado, las memorias USB llegaron para quedarse y van a seguir con nosotros durante mucho tiempo. No en vano, ofrecen una serie de ventajas que no puede igualar ningún otro medio de almacenamiento. Son pequeñas, muy manejables y versátiles. Y cada vez disponen de más capacidad de almacenamiento.

De cara a comprar una, no hay que dejar pasar una serie de cuestiones. Por supuesto, el precio es un factor clave, como también lo son la capacidad de almacenamiento y la velocidad de transferencia. Sin embargo, tampoco conviene olvidar la resistencia y la marca. Sin duda, estos dos factores van a influir en la durabilidad de la memoria.

Esperamos que esta guía te haya sido útil y que te haya servido de ayuda. Si consideras que ha sido así, te estaríamos muy agradecidos, si la compartieras con tus amigos.

(Fuente de la imágen destacada: Intaravichian: 57531878/ 123rf.com)

Califica este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
49 Voto(s), Promedio: 4,50 de 5
Cargando…