Placa base destacada

Nuestro método

Products

19Productos analizados
Hours

26Horas invertidas
Studies

8Artículos evaluados
Comments

79Comentarios recaudados

El concepto de placa base modular que conocemos actualmente y con el que estamos familiarizados fue creado en la década de los ochenta por Patty McHugh, ingeniera de IBM. Su desarrollo permitió simplificar enormemente la forma en que los distintos componentes de hardware interactuaban y, por tanto, también facilitó el diseño de los ordenadores.

Hoy en día, las placas base son un elemento indispensable de los ordenadores y de multitud de dispositivos electrónicos, ya que a ellas se conectan el resto de componentes. Lógicamente, si necesitas adquirir una es importante que te asegures de que sea compatible con todos y cada uno de ellos. Y de que ofrece suficientes opciones de ampliación de cara al futuro.



Lo más importante

  • La placa base es un elemento fundamental de los ordenadores, ya que a ella se conectan el resto de los componentes del equipo, desde el microprocesador a la tarjeta gráfica pasando por la memoria RAM (Random Access Memory, en inglés), el monitor o el mismo teclado.
  • A la hora de elegir la placa madre, en primer lugar tienes que asegurarte de que sea compatible con el procesador que vayas a instalar. No solo tienes que considerar el fabricante, sino también el modelo de procesador en sí.
  • Es importante que estés familiarizado con las características de las placas base para elegir la adecuada para sustituir a la que tienes en tu equipo o para montar tu propio PC. Por eso, es fundamental que conozcas elementos como el chipset, el zócalo de la CPU (Central Processing Unit, en inglés), las ranuras para la memoria RAM, o los puertos de conexión, ya que te van a servir como criterios de compra.

Las mejores placas base del mercado: nuestras recomendaciones

A continuación, te presentamos la clasificación que hemos preparado con las que, a nuestro juicio, son las cinco mejores placas base que puedes encontrar actualmente en el mercado. La hemos preparado intentando incluir únicamente artículos que ofrecen una magnífica relación calidad-precio. Además, todas son de primeras marcas.

Para los que buscan sacarle buen partido a los procesadores

Una placa base de clase media, con factor de forma micro ATX, particularmente indicada para sacarle buen partido a los procesadores AMD Ryzen sin necesidad de realizar una gran inversión económica. Dispone de cuatro ranuras para memoria RAM del tipo DDR4-SDRAM y de un total de seis conectores SATA a 6 Gbps (Gigabits por segundo).

Además, cuenta con un puerto M.2 x4 PCI Express 3.0/2.0 para conectar una unidad SSD (Solid-State Drive, en inglés), un puerto USB 3.1 Gen2 A y dos puertos USB 3.1 Gen1, estos últimos en el panel frontal de la placa. Permite el overclock, si bien no es la placa más indicada para ello. Y, por supuesto, con la garantía de una marca como ASUS.

La mejor placa base según su relación calidad-precio

Una placa madre con una gran relación calidad-precio y con la que puedes realizar un overclock moderado. Está especialmente pensada para jugadores que no disponen de un presupuesto muy elevado. Además, cuenta con un magnífico sistema de sonido con soporte para Creative Sound Blaster Cinema 3 y el Códec Realtek ALC1220.

Cuenta con siete puertos USB 3.0 y uno USB 3.0 Tipo-C, dos puertos M.2 y dos PCIe 3.0 x16, 4 PCIe 3.0 x1. Dispone de seis conectores SATA a 6 Gbps y soporta AMD Crossfire y Quad Crossfire. Se presenta con un diseño de ocho fases alimentación, contactos de oro 15μ (micras) (DIMM y PCIE), condensadores 12 K (tolerancia del 10 %) y ranuras PCI reforzadas de acero.

La mejor placa base con factor de forma micro ATX

Placa base con factor de forma micro ATX. Cuenta con el chipset B360, que es sin duda uno de los más populares, ya que ofrece prácticamente todo lo que un usuario medio puede precisar. Admite procesadores Intel Core de octava generación y memorias RAM del tipo DDR4-SDRAM. Viene con un zócalo LGA 1151.

Viene con 12 puertos USB, siendo la mitad de ellos USB 3.1 Gen 1. Además, dispone de una ranura PCI-Express x16, una x4 y una x1. Integra un puerto M.2 con PCIe Gen3 x4 para una velocidad teórica de hasta 32 GB/s. Y cuenta con seis puertos SATA 3. Está pensada para ofrecer una larga vida útil. Ofrece una excelente relación calidad-precio.

La opción más económica

Una placa base con un precio muy ajustado, ideal si lo que quieres es montar un ordenador económico para tareas muy básicas. Se trata de una placa con factor de forma micro ATX, compatible con procesadores Intel de octava generación y con un zócalo LGA 1151. Eso sí, únicamente cuenta con dos ranuras para memorias RAM del tipo DDR4-SDRAM.

Dispone de un puerto M.2 para poder instalar una SSD NVMe, de condensadores de audio de alta calidad y del sistema de refrigeración Smart Fan 5. Además, incluye cuatro puertos USB 2.0, un puerto USB 3.1 Gen1 y un conector SATA III para discos duros. No soporta overclocking y ni la posibilidad de conectar más de una tarjeta gráfica.

La mejor placa base gaming

Una placa base gaming realmente impresionante con factor de forma ATX. Es compatible con procesadores AMD Ryzen de segunda y tercera generación. Destaca por su magnífico diseño con disipador integrado en chipset y M.2. Soporta hasta 128 GB (gigabytes) de memoria RAM a 4.600 MHz (megahercios). Además, cuenta con 3 ranuras PCIe 4.0 x16 y una x1.

Tiene soporte para varias tarjetas gráficas, tanto CrossFire de 3 vías como SLI de 2 vías. Dispone de 12 puertos USB, siendo 8 de ellos USB 3.1 Gen2. Viene con ajustes automáticos de todo el sistema que incluyen perfiles overclocking y refrigeración. Está equipada con 16 fases de potencia. Y a nivel de sonido, viene con la tecnología SupremeFX.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre las placas base

Si necesitas comprar una placa madre, es fundamental que tengas en cuenta una serie de cuestiones importantes. A fin de cuentas, existe una gran variedad de modelos diferentes, pensados para distintos perfiles de usuarios. Por ello, en esta sección vamos a intentar aclararte las principales preguntas que puedas tener sobre las placas base.

Un chico montando un ordenador

La placa base se puede considerar que es la columna vertebral de u ordenador.
(Fuente: Andor Bujdoso: 65640951/ 123rf.com)

¿Qué es exactamente una placa base?

La placa base, placa madre, placa de sistema o motherboard en inglés es un circuito impreso que tiene la función de conectar y controlar todos los componentes de un ordenador. En cierto modo, se puede considerar que es su columna vertebral. De ahí su gran importancia en el rendimiento del mismo. Se suelen denominar en función del chipset que integran.

¿Cuáles son las posibles razones para comprar una placa base?

Los motivos por los que puedes necesitar comprar una placa base son principalmente tres: reemplazar la placa madre de tu equipo para mejorar su rendimiento, sustituirla porque está fallando o se ha estropeado definitivamente, o bien adquirir una para montar un nuevo ordenador componente a componente.

En cualquier caso, antes de elegir una placa base, es importante que decidas si quieres una que te ofrezca una larga vida útil o una que cumpla a corto plazo. Por supuesto, las primeras te van a requerir una mayor inversión económica, pero también te aseguran la posibilidad de mejorar o ampliar alguno de los componentes en el futuro.

Una ingeniera trabajando

El montaje de un ordenador componente a componente ofrece una serie de importantes ventajas. (Fuente: Scanrail: 85043449/ 123rf.com)

¿Cuáles son las ventajas de comprar una placa base para montar un ordenador componente a componente?

El montaje de un ordenador componente a componente ofrece una serie de importantes ventajas. Para empezar, normalmente resulta más económico que los equipos que ya vienen montados de serie. Además, te permite elegir qué componentes quieres instalar en tu equipo e invertir más en los que consideres más importantes para el uso que vayas a hacer del mismo.

También puede ser que quieras aprovechar algún componente de tu antiguo ordenador, que quieras aprovechar alguna oferta o que incluso quieras comprar alguno de segunda mano. Por supuesto, diseñar tu propio PC requiere de unos mínimos conocimientos sobre hardware y/o que lleves a cabo un proceso de investigación para encontrar los componentes adecuados.

¿Cuáles son los elementos básicos de una placa base?

Las placas básicas cuentan con una serie de elementos básicos, como son el conector de alimentación ATX, el zócalo de la CPU, las ranuras para los módulos de memoria RAM, las ranuras de expansión PCI y PCI Express, los conectores de almacenamiento, los conectores PS/2, los conectores gráficos, la batería CMOS, los puertos USB y de red, la BIOS y el chipset.

  • Conector de alimentación ATX: a través del cual llega la alimentación principal desde la fuente a la placa madre.
  • Zócalo de la CPU: es lugar al que se conecta el procesador. Puede ser para procesadores Intel o AMD.
  • Ranuras de memoria RAM: en general, para los equipos de escritorio suele haber entre dos y ocho ranuras. En el caso de las placas para portátiles, esta suele ser la única parte de la placa que incluye opciones de expansión.
  • Ranuras de expansión PCI y PCI Express: sirve para añadir nuevos componentes al equipo, como tarjetas gráficas o tarjetas de sonido. Las ranuras PCI se consideran obsoletas, por lo que cada vez es menos actual encontrar placas que cuenten con ellas.
  • Conectores de almacenamiento: es donde se conectan los discos duros, las unidades SSD y las lectoras y grabadoras de DVD, entre otros.
  • Conectores PS/2: para conectar los teclados y los ratones.
  • Conectores gráficos: que son los que se usan para conectar los monitores. Es posible encontrarlos del tipo DisplayPort, HDMI, DVI e, incluso, VGA.
  • Puertos USB: en donde se pueden conectar desde periféricos como ratones e impresoras hasta memorias USB o discos duros externos.
  • Puertos de red: es donde se conectan los cables Ethernet para disfrutar de una red alámbrica.
  • BIOS (Basic Input/Output System, en inglés): que es una memoria de solo lectura en la que se encuentra el software que controla el hardware y que opera como interfaz entre el sistema operativo y el hardware del equipo.
  • Chipset: compuesto por un conjunto de pequeños circuitos, que son responsables de coordinar el flujo de información desde y hacia los distintos componentes clave del equipo.
  • Batería CMOS (Complimentary Metal Oxide Semiconductor, en inglés): es una pila de litio que suministra la energía necesaria para alimentar la BIOS.
Una placa madre y herramientas

En la actualidad, existen decenas de formatos diferentes de placa base. (Fuente: Lightfieldstudios: 105705626/ 123rf.com)

¿Qué formatos de placas base existen?

En la actualidad, existen decenas de formatos diferentes de placa base. Cada uno está pensado para un tipo de ordenador. Sin embargo, los tres más habituales son: el factor de forma de tamaño completo (ATX), el de tamaño medio (micro ATX) o el de tamaño reducido (mini ITX). Te hemos preparado una completa tabla explicando sus principales características.

Como es lógico, cuanto mayor sea el tamaño de la placa madre, más conectores y posibilidades de expansión tendrá. Además, es importante que tengas en cuenta que el formato de placa determina el tamaño de la caja del PC y, por tanto, también afecta al sistema de refrigeración que puedes montar.

ATX Micro ATX Mini ATX
Dimensiones 305 x 244 mm. 244 x 244 mm. 170 x 170 mm.
Uso Su uso es muy variado, por lo que se puede usar para ordenadores gaming, equipos de oficina u ordenadores para trabajar. Se suelen utilizar en ordenadores de oficina y para equipos de pequeño tamaño. Están pensadas para los mini PCs, para cajas registradoras y para cualquier otro equipo de pequeñas dimensiones.
Ranuras Hasta siete ranuras de expansión y cuatro ranuras para memorias RAM. Suelen tener cinco ranuras para tarjetas de expansión y hasta cuatro módulos RAM. Una para tarjetas de expansión y dos para RAM.
Ventajas Dado que cuentan con una mayor superficie para la circuitería integrada, disponen de un mayor número de ranuras y conectores de expansión para los componentes. Son bastante más económicas que las ATX. Permiten montar ordenadores con dimensiones más reducidas.

¿Por qué te puede interesar que tu placa base te permita realizar overclock?

Seguramente, hayas oído hablar del overclock y te preguntes qué es y qué ventajas ofrece. Para empezar, es importante que tengas claro que el overclocking es una práctica que se puede realizar tanto en el procesador como en la RAM y en la tarjeta gráfica. Lo que se busca con esta técnica es aumentar la velocidad del reloj o la frecuencia de trabajo de un componente.

Lo que se consigue con ello es aumentar su rendimiento y su velocidad. En el caso de los procesadores, tanto los de Intel como los de AMD ya cuentan con una tecnología que les permite subir su frecuencia de forma automática. Eso sí, para poder realizar esta práctica es importante que el procesador y la placa estén desbloqueados y permitan realizar overclock.

Criterios de compra

Llegado el momento de adquirir una placa base, es importante que tengas en cuenta algunos criterios de compra. Para hacerte más llevadero el proceso de elección, hemos seleccionado los que nos parece que son los más importantes. Lo hemos hecho con el fin de que dispongas de un completa guía de compra para elegir la placa que mejor se adapta a tus necesidades.

  • Formato
  • El zócalo
  • Calidad de los circuitos
  • El chipset
  • La tarjeta o tarjetas gráficas
  • Conexiones

Formato

A la hora de elegir el formato, tienes que tener en cuenta el uso que vas a hacer del equipo y pensar si vas a necesitar realizar alguna ampliación en el futuro. En un principio, salvo para usos muy concretos deberías optar por los formatos ATX o micro ATX, que son bastante flexibles y ofrecen suficientes opciones de ampliación.

Las placas ATX son compatibles prácticamente con cualquier caja de PC. El formato micro ATX es el ideal si tu presupuesto está más limitado. Para montar un equipo con refrigeración líquida, con varias tarjetas gráficas y tres unidades de almacenamiento o más, te convienen los factores de forma XL-ATX y E-ATX.

Un chico y una chica ingenieros

El chipset o puente sur hace la función de centro de comunicaciones y controlador del tráfico de datos. (Fuente: Andor-Bujdoso: 65640951/ 123rf.com)

El zócalo

El zócalo determina qué procesador puedes instalar. Por eso, es fundamental que te asegures de que eliges una placa con un zócalo compatible con el procesador que quieras instalar. En la actualidad, algunos de los más habituales son el LGA 1151 y el LGA 2066 de Intel y el AM4 y TR4 de AMD. Sin embargo, no son los únicos.

Para las gamas más altas y para los procesadores para servidores, Intel usa los zócalos LGA 2011 y LGA 2011-3, mientras que para uso doméstico recurre al LGA 1151. AMD, por su parte, emplea zócalos FM2 y FM2+ para sus procesadores con la gráfica integrada y los AM4, AM3 y AM3+ para la mayoría de los procesadores para uso doméstico.

Patty McHughCreadora de la placa base

“La placa madre es la cosa que controla todo lo demás”.

Calidad de los circuitos

La calidad de construcción de la placa influye tanto en el adecuado funcionamiento del resto componentes del ordenador como en la vida útil del equipo. De ahí su importancia. En el caso de que el equipo lo vayas a utilizar para tareas de ofimática básica, no necesitas una placa que cuente con condensadores y circuitos que ofrezcan un alto rendimiento.

Un caso distinto es si el equipo va a sufrir grandes cargas de trabajo y/o vas a practicar overclock. De ser así, es fundamental que optes por una que disponga de circuitos y fases de alimentación de gran calidad, ya que la placa se verá sometida a una gran exigencia eléctrica. Por supuesto, si la calidad es mayor, normalmente también lo será su precio.

El chipset

El chipset o puente sur hace la función de centro de comunicaciones y controlador del tráfico de datos de la placa. Además, determina qué componentes son o no compatibles con la placa base. Se pueden distinguir entre los chipsets compatibles con procesadores Intel y los que lo son con los de AMD. A continuación, tienes una lista con algunos de los mejores.

  • Intel B360: chipset de gama baja sin capacidad de overclocking ni soporte para RAID, aunque sí para unidades SSD. Ideal si quieres montar un ordenador económico.
  • Intel H370: tampoco cuenta con la capacidad de realizar overclocking, pero sí tiene soporte para RAID y para unidades SSD. Se usa en placas económicas, siendo ideales para equipos gaming de gama media.
  • Intel Z390: es un modelo de gama alta. Permite el overclocking. Está indicado para equipos gaming de gama alta. Es aconsejable montar procesadores de la gama K, así como memorias RAM de 4.500 MHz e inferiores.
  • Intel X299: este chipset representa la gama más alta de Intel. Especialmente indicado para Workstation o para ordenadores orientados a las tareas más exigentes.
  • AMD A320: enmarcado dentro de la gama baja de AMD. No permite el overclocking ni varias tarjetas gráficas. Pensado para los equipos más baratos.
  • AMD B450: acepta overclocking y varias tarjetas gráficas. Sin duda, se trata de una opción particularmente interesante para ordenadores gaming de gama media.
  • AMD X470: pensada para equipos gaming de gama alta. Por supuesto, soporta overclocking y varias tarjetas gráficas.
  • AMD X399: el chipset de gama más alta de AMD. Diseñado para quienes quieren o necesitan equipos muy potentes, ya sea para diseño o para estaciones de trabajo.

La tarjeta o tarjetas gráficas

En primer lugar, tienes que asegurarte que la placa base que adquieras sea compatible con la tarjeta gráfica que vayas a conectar. Además, en el caso de que estés pensando instalar dos o más tarjetas para mejorar el rendimiento del ordenador, especialmente para jugar a videojuegos, es fundamental que te cerciores de que soporta la instalación de más de una tarjeta.

Normalmente, de ser así el fabricante lo suele indicar de forma expresa. SLI (Scalable Link Interface, en inglés) es el sistema Multi GPU para tarjetas gráficas Nvidia y mientras que Crossfire es el sistema correspondiente para tarjetas gráficas de ATI/AMD. Lógicamente, también debes comprobar la cantidad de tarjetas que admite.

Conexiones

Dado que las placas base son el centro de conexiones de un ordenador, es fundamental que la que compres cuente con todas las conexiones que vayas a necesitar. En cualquier caso, en general estas están relacionadas con el tipo de chipset que elijas. Para empezar, es recomendable que te fijes en el número y el tipo de los conectores SATA de los que dispone.

Por supuesto, también debes considerar el número y el tipo de puertos USB con los que cuenta, el tipo de conectores para audio y vídeo que posee y si viene con conectividad Wi-Fi y bluetooth. En el caso de los puertos USB, te conviene que alguno de ellos esté en la parte frontal de la placa. Y, por supuesto, no te olvides de los puertos PCI Express.

Resumen

De cara a montar un ordenador componente a componente, la elección de la placa base es determinante en la configuración del resto del equipo. Si, por el contrario, lo que necesitas es sustituir la placa de uno que ya está ensamblado, va a ser esta la que va a tener que adaptarse a los componentes de los que ya dispongas.

Por tanto, para elegir la adecuada debes tener en cuenta el formato de placa, el zócalo y el chipset que integra, las conexiones con las que cuenta, la calidad de los circuitos y el tipo y el número de tarjetas gráficas que acepta. Del mismo modo, con la vista puesta en el futuro te conviene considerar las posibles opciones de ampliación.

Por último, si consideras que esta guía te ha resultado útil en tu proceso de elección, puedes dejarnos algún comentario o compartirla a través de las distintas redes sociales.

(Fuente de la imagen destacada: bee32: 72668634/ 123rf.com)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Jaime Caballero Filólogo e ingeniero
Escribir para mí es no solo una pasión, sino una necesidad. De niño me recuerdo siempre leyendo y escribiendo, siempre con una curiosidad que parecía no tener límite. Recuerdo también cuando cayó en mis manos mi primer ordenador, un Spectrum. Aún conservo la misma fascinación por la tecnología, la misma curiosidad. Sin embargo, a menudo, me pregunto: ¿sabemos realmente para qué la necesitamos y cuál es la mejor forma utilizarla?