Procesador en placa de circuito visto desde cerca

La llegada de los procesadores con arquitectura Zen ha permitido a AMD recuperar parte del terreno que había perdido en los últimos años respecto a Intel. En especial, sus ventas se han visto considerablemente impulsadas en el sector de ordenadores domésticos. Así, a día de hoy cuenta con 30 % de cuota de mercado.

Si bien AMD no dispone de un catálogo de procesadores tan amplio como el de su rival, lo cierto es que es sus chips destacan por ofrecer una magnífica relación calidad-precio. Esto les convierte en una opción ideal para los usuarios que quieren montar un PC componente a componente, así como en la elección de muchos jugadores de videojuegos.

Lo más importante

  • Los procesadores AMD destacan por ofrecer una magnífica relación calidad-precio y unas muy buenas prestaciones, lo que los convierte en la mejor opción para montar equipos componente a componente.
  • Es importante distinguir entre procesadores pensados para portátiles y los que han sido diseñados para ordenadores de sobremesa. También hay que distinguir entre los chips de AMD que vienen con tarjeta gráfica integrada y los que carecen de ella.
  • El criterio de compra más importante que tienes que considerar si vas a adquirir un procesador AMD es el equipo en el que lo vas a instalar. Una vez asegurada la compatibilidad, te conviene tener en cuenta aspectos de carácter técnico, como el número de núcleos, su frecuencia de trabajo y la memoria caché, entre otros.

Los mejores procesadores AMD del mercado: Nuestras recomendaciones

A continuación, te presentamos la selección de procesadores AMD que hemos preparado desde reviewbox.com. La hemos elaborado intentando incluir artículos muy variados. En ella, puedes encontrar desde el favorito de los usuarios online hasta nuestra recomendación de gama alta. Eso sí, todos ofrecen una muy buena relación calidad-precio.

AMD Ryzen 5 3600, uno de los favoritos de los usuarios online

El chip AMD Ryzen 5 3600 destaca por su magnífica relación calidad-precio. Con él puedes jugar a cualquier juego con un gran rendimiento. Posee 6 núcleos a 3,6/4,2 GHz (gigahercios) y tecnología multihilo, por lo que puede operar con 12 hilos. Además, presenta un IPC (instrucciones por ciclo) muy alto.

Se trata de un chip fabricado en base a la arquitectura Zen2 con litografía de 7 nm (nanómetros) FinFET. Viene con un disipador Wraith Stealth.

AMD Ryzen 7 2700X, pura potencia para jugar a 144 o 240 Hz

Un procesador muy potente, perfecto para disfrutar al máximo de los juegos actuales con altas tasas de fotogramas y para tareas de edición. Cuenta con 8 núcleos y tecnología multihilo, por lo que dispone de 16 hilos de trabajo. Su frecuencia de base es de 3,7 GHz, llegando hasta 4,3 GHz en modo turbo.

Cuenta con un caché L3 de 16 MB (megabytes) y con disipador de calor Wraith Prism. Además, viene desbloqueado para que puedas realizar overclock.

AMD Ryzen 9 3900X, nuestra recomendación en gama alta

Un impresionante procesador con 12 núcleos y 24 hilos de trabajo, con una frecuencia base de 3,8 GHz y que llega en modo turbo hasta los 4,6 GHz. Fabricados a partir de la nueva arquitectura Zen2 y con una litografía de 7 nm, ofrecen un rendimiento y un IPC realmente alto. Cuentan con una memoria caché L3 de 64 MB.

Además, vienen con un ventilador Wraith Prism y tienen una potencia de diseño térmico de 105 W (vatios).

AMD Ryzen 3 2200G, la mejor opción de bajo coste

Un procesador con un precio realmente ajustado y con gráfica Radeon Vega integrada. Se trata de una de las mejores alternativas si quieres montar un equipo muy económico sin tener que comprar una tarjeta gráfica. Dispone de 4 núcleos a 3,5 GHz, que pueden llegar a 3,7 GHz en modo turbo.

Es compatible con las placas AMD socket AM4. Cuenta con 4 MB de memoria caché L3 y 2 MB de memoria L2. Y viene con un disipador de calor Wraith Stealth.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre los procesadores AMD

Si estás barajando comprar un procesador AMD, es fundamental que tengas en cuenta una serie de cuestiones importantes. A fin de cuentas, no todos los chips de AMD ofrecen las mismas prestaciones. Por esta razón, en esta sección nos proponemos aclararte las principales dudas que puedas tener al respecto.

Tecnico colocando procesador en placa

Si bien AMD no dispone de un catálogo de procesadores tan amplio como el de su rival, lo cierto es que es sus chip destacan por ofrecer una magnífica relación calidad-precio. (Fuente: Preechar Bowonkitwanchai: 93717860/ 123rf.com)

¿Qué caracteriza a los procesadores AMD?

Los procesadores AMD se caracterizan por su magnífica relación calidad-precio. Se trata de chips que generalmente ofrecen un gran rendimiento en multitarea, en edición, en renderizado y en productividad en general gracias fundamentalmente a su gran número de núcleos. E incluso en los últimos años ha logrado igualar a Intel en rendimiento en videojuegos.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de los procesadores AMD?

Los procesadores AMD ofrecen una serie de importantes ventajas. Para empezar, su gran relación calidad-precio. En la siguiente tabla, te hemos resumido tanto sus ventajas como sus posibles inconvenientes.

Ventajas
  • Ofrecen un gran rendimiento en aplicaciones multitarea
  • Presentan una estupenda relación calidad-precio
  • Ofrecen un rendimiento excelente en aplicaciones multinúcleo
  • Aseguran una mayor multifuncionalidad
  • La gráfica integrada de sus procesadores es bastante superior a los chips de Intel
  • AMD ofrece un soporte excelente
  • El socket AM4 ha permanecido como universal durante tres generaciones de chips Ryzen, lo que asegura una gran retrocompatibilidad
Desventajas
  • No cuenta con tanta variedad de modelos como Intel
  • Algunos procesadores AMD se calienta más
  • Solo algunos procesadores AMD vienen con gráfica integrada
  • Tienen una marcada dependencia de la memoria RAM

¿Para quién es recomendable comprar un procesador AMD?

Los procesadores AMD, en especial los que están fabricados en base a la arquitectura Zen, son ideales para todos aquellos que quieran montar un ordenador componente a componente. De hecho, desde la llegada de esta nueva arquitectura superan en ventas a Intel en este sector del mercado de procesadores.

También son una opción excelente para renovar el procesador de un viejo equipo y mejorar así sus prestaciones. En general, es recomendable optar por AMD frente a Intel para aplicaciones multitarea, para aprovechar su mayor cantidad de núcleos. En todo caso, si prefieres apostar por un chip Intel, puedes consultar nuestro artículo sobre procesadores Intel.

¿Qué arquitecturas poseen lo procesadores AMD?

En la actualidad, AMD comercializa procesadores basados en dos tipos de arquitecturas. La arquitectura Bulldozer y sus derivados, y las arquitecturas Zen, Zen+ y Zen2. La primera se basa en una estructura modular en la que existen módulos y núcleos. De este modo, cada uno de los módulos se compone de dos núcleos y una unidad de coma flotante.

Los procesadores AMD ofrecen una serie de importantes ventajas.

La arquitectura Zen es una estructura de núcleos monolítica que sigue un proceso de fabricación originalmente de 14 nm (nanómetros). Dispone de tecnología multihilo y soporta memorias RAM del tipo DDR3 y DDR4. Su desarrollo ha supuesto una auténtica sacudida del sector de los procesadores. La arquitectura Zen+, por su parte, se basa en un proceso de 12 nm.

¿Cuáles son las principales gamas de procesadores AMD?

A continuación, te presentamos las diferentes gamas de procesadores AMD y sus principales características, así como el rendimiento que puedes esperar que ofrezcan.

Athlon: Cuentan con versiones con dos y con cuatro núcleos. Las versiones fabricadas con la arquitectura Bulldozer y sus derivadas ofrecen un buen rendimiento para tareas básicas, como ofimática y navegación. Las de cuatro núcleos pueden llegar a rendir a buen nivel incluso en algunos juegos actuales.
APU: Reciben esta denominación las soluciones que integran de forma conjunta el procesador y la unidad gráfica. Existe una gran variedad de configuraciones.
AMD FX 4000: Cuentan con dos módulos completos y, por tanto, con cuatro núcleos que operan a frecuencias de trabajo generalmente bastante altas. Además, vienen con el multiplicador desbloqueado para que puedas hacer overclock. Garantizan un buen rendimiento en los juegos actuales.
AMD FX 6000: Disponen de tres módulos completos y seis núcleos que operan a frecuencias muy altas. También vienen con el multiplicador desbloqueado para overclock. Permiten ejecutar varias aplicaciones y juegos.
AMD FX 8000-9000: Disponen de cuatro módulos completos y ocho núcleos. También trabajan a frecuencias muy altas y permiten overclock. Su rendimiento es bueno en prácticamente cualquier tipo de aplicación.
Ryzen 3: Son procesadores con arquitectura Zen. Poseen cuatro núcleos, pero su IPC es superior, del orden de un 52 % al de las gamas FX. Su rendimiento es muy bueno, tanto en juego como para otras aplicaciones. Actualmente, su precio es bastante económico.
Ryzen 5: Por un lado, están los modelos 1500 e inferiores, con cuatro núcleos y ocho hilos. Y, por otro lado, los 1600 y 2600, con seis núcleos y doce hilos. Aseguran grandes prestaciones, destacando su muy buena relación calidad-precio.
Ryzen 7: Cuentan con ocho núcleos y dieciséis hilos. Soportan overclock y aseguran un magnífico rendimiento. Destacan igualmente por su excelente relación calidad-precio.
Threadripper 1000: Están basados en la arquitectura Zen. Cuentan con hasta dieciséis núcleos y treinta y dos hilos. Soportan configuraciones de memoria en cuádruple canal. Además, ofrecen más líneas PCI Express.
Threadripper 2000: Están basados en la arquitectura Zen+. Cuentan con hasta treinta y dos núcleos y hasta sesenta y cuatro hilos. Están diseñados para usos profesionales que requieren aplicaciones multihilo muy exigentes.

Procesadores de PC apilados

En general, es recomendable optar por AMD frente a Intel para aplicaciones multitarea, para aprovechar su mayor cantidad de núcleos. (Fuente: Danciaba: 113058966/ 123rf.com)

Criterios de compra

Si estás decidido a adquirir un procesador AMD, es importante que tengas en cuenta algunos criterios de compra para que así encuentres el que mejor se adapte a tus necesidades. Desde reviewbox.com, hemos seleccionado los que consideramos que son los más importantes para que puedas comparar los diferentes procesadores de la compañía de Sunnyvale.

  • Equipo en el que lo vas a montar
  • Número de núcleos
  • Frecuencia de trabajo
  • Instrucciones por ciclo
  • Memoria caché

Equipo en el que lo vas a montar

Lo primero que tienes que pensar a la hora de comprar un procesador AMD es el ordenador en el que lo vas a instalar. Es fundamental que te asegures de que es compatible con la placa base y con el resto de componentes, ya se trate un viejo equipo que quieres actualizar o de un ordenador que estás montando componente a componente.

Del mismo modo, tienes que tener en cuenta el uso principal para el cual está pensado el equipo. Si se trata de un ordenador sin tarjeta gráfica, te conviene apostar por un procesador de la serie APU. Si lo quieres para jugar a juegos muy exigentes, deberías apostar por un procesador Ryzen 3, Ryzen 5 o Ryzen 7.

Técnico observando procesador

La arquitectura Zen es una estructura de núcleos monolítica que sigue un proceso de fabricación originalmente de 14 nm (nanómetros). (Fuente: Igor Golubov: 80033358/ 123rf.com)

Número de núcleos

La cantidad de núcleos con la que cuenta un procesador es determinante en el número de procesos que puede ejecutar simultáneamente y, por consiguiente, en su rendimiento. En el caso de los procesadores sin tecnología multihilo, pueden desarrollar un proceso por núcleo, mientras que los que disponen de ella, pueden ejecutar dos por cada núcleo.

Los chips AMD basados en las arquitecturas Zen, Zen+ y Zen2 cuentan con tecnología multihilo, por lo que está disponible en las series Ryzen y Threadripper. Actualmente, AMD dispone de procesadores que cuentan con entre dos y treinta y dos núcleos. Para ofimática te llega con uno con dos núcleos y cuatro hilos. Para juegos, necesitas uno con, al menos, seis hilos.

Frecuencia de trabajo

Normalmente, en la información de los procesadores aparecen dos valores de frecuencia. Una es la frecuencia de base y la otra es la frecuencia turbo. La primera es la normal de funcionamiento a la que pueden operar todos los núcleos del procesador. La frecuencia turbo es la máxima a la que pueden trabajar uno o dos núcleos si se dan las condiciones adecuadas para ello.

En cualquier caso, ambas son un buen indicador del rendimiento de un chip. Por otra parte, y en especial si vas a utilizar el ordenador para juegos, te puede interesar que el procesador venga desbloqueado para realizar overclock. De este modo, todos sus núcleos pueden llegar a operar a frecuencias superiores con la mejora de rendimiento que esto implica.

Randy AllenVicepresidente corporativo mundial de Servidores y Estaciones de trabajo en AMD

“La superioridad tecnológica de AMD ya no es un secreto”.

Instrucciones por ciclo

El IPC se emplea con frecuencia para medir el rendimiento bruto que ofrece un procesador por cada núcleo activo a una frecuencia de trabajo determinada. Es, por tanto, un magnífico indicador de sus prestaciones. Eso sí, no conviene usarlo como única referencia. Ten en cuenta que hay aplicaciones que no funcionen correctamente si no dispones de los núcleos suficientes.

Memoria caché

Los procesadores poseen tres tipos de memorias caché: L1, L2 y L3. Cada una de ellas dispone de mayor capacidad que la anterior, pero también es más lenta. Su función es ofrecer una memoria de acceso rápido en la que guardar datos e instrucciones. De este modo, en el futuro el procesador puede acceder a ella y acelerar su rendimiento.

Los procesadores de la compañía de Sunnyvale destacan por contar con memorias caché con capacidades considerablemente altas. Así, se da el caso de chips como el AMD Ryzen 9 3900X que integran un caché L3 de 64 MB. Un poco por debajo quedan el AMD Ryzen 7 3700X o el AMD Ryzen Threadripper 1920X con 32 MB.

Técnico colocando procesador en placa

Normalmente, en la información de los procesadores aparecen dos valores de frecuencia. Una es la frecuencia de base y la otra es la frecuencia turbo. (Fuente: Volodymyr Krasyuk: 48525055/ 123rf.com)

Resumen

La elección del procesador es una de las más importantes dentro de las muchas que hay que tomar a la hora de configurar un nuevo equipo. En este contexto, los chips de AMD te garantizan que estás realizando una apuesta sobre seguro gracias a su excelente relación calidad-precio y a sus magníficas prestaciones. Sin embargo, aun así, es importante elegir el adecuado.

Es importante diferenciar entre los procesadores pensados para ordenadores portátiles y los diseñados para equipos de sobremesa. Por supuesto, es fundamental comprobar la compatibilidad con la placa base y con el resto de componentes. Una vez hecho esto, ya puedes pensar en el uso que vas a hacer del equipo, en el número de núcleos y en la frecuencia del procesador.

Por último, si consideras que esta guía te ha resultado útil en tu proceso de elección, puedes dejar un comentario y compartirla a través de las distintas redes sociales. Y si quieres leer más sobre procesadores, te recomendamos esta completa guía.

(Fuente de la imagen destacada: Volodymyr Krasyuk: 51359375/ 123rf.com)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Jaime Caballero Filólogo e ingeniero
Jaime Caballero
Soy licenciado en Filología Hispánica y en Ingeniería de Minas, para mí Reviewbox.es supone la combinación perfecta entre trabajar con la lengua y la tecnología. En mi trabajo procuro siempre prestar mucha atención a los detalles y crear contenido que pueda ser verdaderamente interesante y útil al lector. En última instancia, lo que me mueve es hacer un trabajo bien hecho y de calidad.