Raclette
Última actualización: 20/02/2020

Nuestro método

Products

14Productos analizados
Hours

23Horas invertidas
Studies

8Artículos evaluados
Comments

71Opiniones de usuarios

En gastronomía, el término raclette hace alusión a una variedad de queso suizo, a la receta que se prepara con él y al utensilio utilizado para ello. Aunque cuenta con su propia denominación de origen suiza, el queso raclette también se elabora en varias regiones de Francia. Este queso se elabora con leche cruda de vaca, en grandes piezas de entre cinco y siete kilos.

En este artículo vamos a centrarnos en el utensilio que se utiliza para elaborar la raclette, una antigua receta que los pastores suizos ya preparaban allá por el siglo XII. Hoy en día, el plato se puede preparar muy fácilmente con las racleteras o raclettes eléctricas, aparatos parecidos a las más populares fondues.




Lo más importante

  • El término raclette alude a un queso tradicional suizo, a la receta que se elabora con él y al aparato para prepararla. Las raclettes multifunción —equipadas con planchas de asar de acero o piedra— son las más versátiles y figuran entre las más vendidas. No obstante, hay modelos tradicionales en los que es posible fundir incluso mitades de queso.
  • Aunque su finalidad es fundir queso, las raclettes y las fondues presentan notables diferencias. Disfrutar de una raclette en compañía de familiares y amigos es, quizás, la mayor de sus ventajas. Además, la variedad de alimentos que podemos preparar en una raclette estará limitada solo por nuestra imaginación.
  • Para elegir una buena raclette deberemos tener en cuenta, en primer lugar, la cantidad de invitados que solemos tener en casa. También tendremos que decidir si nos decantamos por un modelo multifunción o uno más tradicional. La potencia eléctrica es otro factor determinante para que nuestra raclette ofrezca un buen resultado.

Las mejores raclettes: nuestras favoritas

Existe una amplia variedad de raclettes. Algunos modelos se inspiran en los viejos utensilios usados por los pastores suizos. Otros, más modernos, combinan en un solo aparato una parrilla para el queso y una plancha para asar carnes, verduras y pescados. Para nuestra selección hemos elegido algunas de las raclettes mejor valoradas por los compradores online.

La raclette mejor valorada

Esta raclette está compuesta de una plancha superior de acero antiadherente de 42 x 21 cm, ocho sartenes de acero para derretir el queso y ocho espátulas. Estas se colocan en la parte inferior del aparato, mientras asamos la carne y las verduras en la plancha superior.

Aparte de preparar deliciosas raclettes, este utensilio es ideal para elaborar platos bajos en grasa. Este aparato tiene una potencia de 1200 W (vatios), regulable mediante un termostato.

La raclette de piedra y acero más vendida

Diseñada para ocho comensales, esta raclette incluye ocho pequeñas sartenes para fundir queso y dos planchas, una de piedra y otra metálica reversible y antiadherente. Tiene 1500 W de potencia, fácilmente regulables con un mando deslizante. Tanto la piedra como el grill se desmontan completamente para una mejor limpieza.

Lo único negativo de esta raclette es que la piedra tarda un poco más en calentarse que la plancha metálica. No obstante, ambas son independientes.

La mejor raclette con fondue

¿Fondue y raclette combinadas en un solo aparato? Este práctico utensilio dispone de ocho pequeñas sartenes para fundir queso, plancha de acero antiadherente y fondue de acero inoxidable. Cuenta con dos resistencias independientes, una para la plancha y otra para la fondue.

Esta raclette-fondue tiene 1900 W de potencia y está diseñada para ocho comensales. Tanto la fondue como las sartenes son aptas para el lavavajillas.

La raclette más versátil

Si prefieres una raclette más tradicional, este modelo es el más parecido. Dispone de una plancha de 1000 W de potencia y un soporte para colocar debajo el queso que queramos derretir. Este soporte es completamente regulable en inclinación y altura, lo que garantiza que el medio queso se derrita en su punto justo.

Mientras gratinas el queso, en la plancha superior puedes preparar carnes y verduras asadas. Está fabricada en acero inoxidable y es fácil de limpiar.

La mejor raclette tradicional de alta gama

Con esta raclette de diseño tradicional podrás calentar medio queso gracias a su soporte reclinable. Tiene unos más que suficientes 900 W y está pensada para unas seis u ocho personas. La caja que contiene la resistencia es, además, regulable en altura.

Estamos ante una raclette tradicional, muy similar a las profesionales utilizadas en restaurantes, de ahí su precio. Para que se funda uniformemente deberás usar medio queso.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre las raclettes

De ser prácticamente unos utensilios casi desconocidos, las raclettes han pasado a ser uno de los electrodomésticos más apreciados por los gourmets. Tanto si prefieres una más tradicional y sencilla como si optas por una con grill incorporado, siempre habrá una raclette que se adapte a tus necesidades culinarias.

El término raclette alude a un queso tradicional suizo, a la receta que se elabora con él y al aparato para prepararla. (Fuente: Lischetzki: 128121453/ 123rf.com)

¿Qué es una raclette?

La raclette tradicional no es más que una resistencia eléctrica y una base inclinable en la cual colocar el medio queso para que se funda. Son los modelos más sencillos. También podemos encontrar raclettes con planchas de asar de acero o de piedra, bajo las cuales se colocan pequeñas sartenes en las que gratinar el queso. Algunas, incluso, incorporan una fondue.

En realidad, las modernas raclettes son muy parecidas a las planchas de asar. La diferencia frente a estas es que son mucho más versátiles pues permiten, además de asar verduras y carnes, derretir queso en unas pequeñas sartenes. En el mercado se pueden encontrar raclettes de entre dos y ocho minisartenes, dependiendo de su tamaño.

¿Qué diferencias existen entre una raclette y una fondue?

La palabra fondue proviene del francés y significa «derretida». Como la raclette, la fondue es una manera de preparar el queso fundido típica de Suiza. Sin embargo, y a pesar de que el elemento común es el queso fundido, la fondue presenta notables diferencias respecto la raclette. Ya sabemos qué es una raclette, veamos a continuación cómo es una fondue.

La fondue es un recipiente de barro, hierro fundido o acero.

También recibe el nombre de caquelon. Este se calienta con un hornillo eléctrico, de gas, con velas o con quemadores de alcohol. Una vez derretido el queso o el chocolate, cada comensal moja pan o trozos de alimentos sirviéndose de tenedores o pinchos especiales para fondue.

Otra diferencia respecto a la raclette es que en la elaboración de la fondue suele utilizarse una mezcla de quesos. Los más habituales son el gruyer, el comté y el emmental, aunque la mezcla puede variar. Además, para preparar una buena fondue no puede faltar vino blanco seco, ajo y pimienta negra, entre otros ingredientes.

La raclette tradicional no es más que una resistencia eléctrica y una base inclinable en la cual colocar el medio queso para que se funda. (Fuente: Veve: 1293573/ Pixabay.com)

¿Por qué comprar una raclette?

Cocinar en una raclette es una de las maneras más divertidas de comer en grupo. Sin embargo, esa no es la única ventaja que ofrecen las raclettes a los amantes del buen comer. Estas son algunas otras.

  • Uso sencillo. Las raclettes son muy fáciles de usar. La mayoría solo hay que enchufarlas y ajustar la temperatura con su termostato, no hay más complicaciones.
  • Descubrir nuevos platos. Las raclettes, sobre todo los modelos multifunción, son aparatos muy versátiles que permiten preparar una gran variedad de platos. Con una raclette en casa será difícil no acertar con el menú por muy exigentes que sean tus invitados.
  • Electrodoméstico todo en uno. La mayoría de las raclettes permiten cocinar varios alimentos al mismo tiempo. A la vez que asas carne y verduras en el grill puedes gratinar queso en las bandejas e, inclusive, preparar una fondue.
  • Fácil limpieza. Las raclettes son muy fáciles de limpiar, ya que casi todas sus partes se pueden desmontar. Además, al estar fabricadas con materiales antiadherentes, apenas quedan residuos de comida.
  • Capacidad para varios comensales. Aunque hay modelos pequeños, la mayoría de raclettes están pensadas para seis u ocho comensales. Disponen de un mayor espacio para preparar los alimentos que, por ejemplo, una sartén.
  • Puedes usarlas en cualquier lugar. Una de las mayores ventajas de las raclettes eléctricas es que no producen humo, por lo que puedes usarlas dentro de casa.
  • Es una divertida forma de cocinar. Disfrutar de una raclette con amigos y familiares es de las mejores experiencias gastronómicas de las que podrás disfrutar. La razón es que cada comensal puede prepararse los diferentes alimentos a su gusto.

¿Qué recetas se pueden preparar con una raclette?

El queso suizo raclette se elabora con leche de vaca cruda y se deja madurar entre tres y seis meses. Entre el ordeño y la elaboración del queso nunca deben transcurrir más de dieciocho horas. Cada pieza suele tener unos treinta centímetros de diámetro, aunque los hay mucho mayores. Es un queso de color amarillo claro, muy aromático y sabroso.

Al ser tan versátil, la variedad de alimentos que podemos cocinar en una raclette es casi infinita. Podemos acompañar el queso raclette fundido con patatas cocidas o asadas, carnes, embutidos y distintos tipos de verduras. La raclette también es ideal para preparar brochetas de carne, pescado, verduras y, de postre, deliciosas tortitas y crepes.

El tamaño de la raclette determinará la cantidad de bandejas de gratinado que incluya y, por tanto, el número de comensales que puedan disfrutar de ella. (Fuente: Margouillat: 131149761/ 123rf.com)

¿Cómo se prepara una raclette tradicional?

Aunque la variedad de platos que se pueden elaborar en una raclette eléctrica es amplísima, la receta tradicional suiza solo hay una manera de prepararla. En primer lugar, debes cocer las patatas en una cazuela.

Una vez hervidas, escúrrelas bien y colócalas en un cuenco. Hecho esto, corta el queso raclette en láminas de aproximadamente un centímetro de grosor.

Una vez colocadas las lonchas de queso y las patatas en la mesa, enciende la raclette. Cada comensal pondrá un poco de queso en su minisartén y la meterá en la raclette para que funda bien. Mientras, se pelan las patatas y se cortan en rodajas gruesas. Cuando el queso se funda, se vierte sobre las patatas con ayuda de una pequeña espátula.

Así se prepara la receta tradicional suiza, aunque hoy en día es habitual combinarla con otros alimentos. Las patatas y el queso gratinado se pueden acompañar con fiambre, encurtidos, carne y verduras asadas. No hay límites a las recetas que puedes preparar con una raclette eléctrica con grill.

¿Qué quesos son los más adecuados para preparar una buena raclette?

Lo aconsejable es utilizar queso raclette suizo o francés, aunque es normal que si vives en una población pequeña tengas dificultades para encontrarlo. Entonces, ¿cuál usar para preparar una buena raclette? A continuación, una lista de quesos que pueden ser sustitutos del raclette. Ten en cuenta que ninguno de ellos te ofrecerá el sabor y cremosidad del original.

  • Camembert. Queso francés muy cremoso (45 % de materia grasa), de color amarillo claro y con una corteza ligeramente mohosa.
  • Cheddar. Queso inglés cuya característica más destacable es su coloración anaranjada. Funde muy bien, de ahí que se use habitualmente para acompañar hamburguesas y sándwiches.
  • Gruyer. Suizo como el raclette, este queso se elabora con leche de vaca entera. Tiene un ligero sabor picante.
  • Mozzarella. Queso de origen italiano utilizado en las pizzas, ya que funde muy bien y es muy sabroso.
  • Manchego. No podía faltar en nuestra pequeña selección el queso manchego. Se elabora con leche de oveja y tiene un contenido graso del 50 %. Tiene un sabor fuerte y sabroso, ligeramente picante en los quesos más añejos.

En general, cualquier queso con una buena proporción de materia grasa —al menos un 45 %— servirá para fundir en nuestra raclette. Algunos quesos son muy cremosos, por lo que son difíciles de cortar en lonchas. Para facilitar la tarea podemos meterlos media hora en el congelador. De este modo, podremos cortarlos en lonchas mucho más fácilmente.

¿Son seguras las raclettes para las embarazadas?

Existen dos tipos de quesos de leche cruda de vaca: los elaborados con pasta prensada cocida y los de pasta no cocida. El queso raclette pertenece a esta última categoría, junto al camembert o el roquefort, entre otros. Mientras que los de leche cruda cocida no presentan riesgos para las embarazadas, los de pasta no cocida sí pueden entrañar algún peligro.

Aunque las condiciones de fabricación del queso raclette suelen minimizar el riesgo de contagio de patógenos, no es recomendable que sea consumido por las embarazadas. Si fundes el queso en una raclette eléctrica, ello no garantiza que se hayan eliminado los gérmenes que causan enfermedades como la listeriosis. De ahí que no te aconsejemos su consumo si esperas un hijo (1).

Criterios de compra

Las raclettes eléctricas son electrodomésticos polivalentes pues son, a la vez, gratinadoras, planchas de asar y fondues. No obstante, a pesar de su versatilidad, debemos tener en cuenta ciertos factores a la hora de decidirnos por un modelo en concreto.

Tamaño

El tamaño de la raclette determinará la cantidad de bandejas de gratinado que incluya y, por tanto, el número de comensales que puedan disfrutar de ella. Lo normal es que la mayoría de los modelos incluyan ocho sartenes de gratinado, aunque se pueden encontrar raclettes más pequeñas. Si sueles invitar a comer a familiares y amigos, elige un modelo grande.

El tamaño de la raclette es directamente proporcional a su precio y a su potencia eléctrica: cuanto mayor, más cara será y más electricidad consumirá para calentarse. Si sois pocos en casa y no soléis tener invitados, con una pequeña raclette de dos o cuatro minisartenes tendréis más que suficiente.

El queso suizo raclette se elabora con leche de vaca cruda y se deja madurar entre tres y seis meses. (Fuente: Planet_fox: 4732834/ Pixabay.com)

Potencia eléctrica

Cuanto mayor sea la raclette más potencia necesitará para alcanzar y mantener la temperatura. Si eliges un aparato grande, asegúrate que tenga la potencia suficiente pues, de lo contrario, tardará mucho en calentarse. Esto se nota especialmente en las raclettes con plancha de piedra, ya que estas tardan más en calentarse que un grill metálico.

La potencia mínima recomendada para una raclette son unos 600 W.

Los aparatos de esta potencia suelen ser pequeños, para pocos comensales y con plancha de metal. Si vas a utilizarla para preparar carnes asadas, la raclette deberá tener, como mínimo, unos 1500 W de potencia. Suele ser la potencia de las raclettes diseñadas para más de seis comensales.

Tradicional o multiusos

Las raclettes modernas son, básicamente, planchas de asar en las que es posible, además, gratinar queso en unos pequeños recipientes o bandejas. No son electrodomésticos demasiado caros, teniendo en cuenta que reúnen en un solo aparato varios utensilios. Son el tipo de raclette más recomendable para un uso habitual.

No obstante, si prefieres adquirir una raclette tradicional, similar a la que se utiliza en bares y restaurantes, habrás de desembolsar algo más de dinero. Son modelos muy sencillos, diseñados exclusivamente para gratinar piezas de queso cortadas por la mitad. No suelen incluir planchas de grill, sartenes ni fondues, por lo que tendrás que adquirirlas aparte.

Parrilla metálica o piedra natural

Las raclettes con parrilla eléctrica son sustancialmente distintas a las equipadas con una piedra natural. Las primeras se calientan más rápidamente y son aptas para asar cualquier tipo de alimento. No obstante, si la vas a usar habitualmente para preparar carne, te recomendamos la raclette de piedra: se hará y sabrá mucho mejor que en una parrilla metálica.

Si prefieres la raclette de piedra natural deberás tener presente que tardan más en calentarse y que necesitan una mayor potencia eléctrica. Otro factor que debes considerar es que la piedra pesa mucho más que las raclettes de acero, lo que puede dificultar moverlas de un sitio a otro. ¿Lo ideal? Las raclettes con los dos tipos de planchas, de piedra y metal.

Funciones y accesorios

Todos los modelos de raclettes suelen incluir bandejas o sartenes para fundir el queso. No obstante, no todas traen espátulas para ayudar a verter el queso sobre los alimentos. Si adquieres una raclette con fondue, asegúrate de que están todos sus accesorios —tenedores, pinchos— y que puedes meterla en el lavavajillas.

Algunos modelos de raclettes disponen de luces LED indicadoras de la temperatura.

Es también habitual en aparatos con plancha metálica y de piedra que la temperatura se pueda regular independientemente. Las raclettes tradicionales no suelen incluir más que el soporte para el queso y la resistencia eléctrica, pero no por ello son más baratas.

La palabra fondue proviene del francés y significa «derretida».
(Fuente: Tiagozr: 36244844/ 123rf.com)

Mantenimiento y limpieza

Lo ideal es que la plancha de la raclette, sea de piedra o de acero, sea completamente desmontable para una mejor limpieza. Las mejores planchas de asar son de acero laminado tratado, pues son muy fáciles de limpiar. Solo tendrás que frotarlas con un estropajo y un poco de limón o vinagre para eliminar cualquier rastro de suciedad.

Elige una raclette que puedas desmontar completamente y que sea apta para el lavavajillas, te ahorrarás mucho trabajo. Si la plancha es de piedra, lávala siempre a mano con sumo cuidado, nunca con estropajo. Asegúrate de secarla completamente antes de colocarla de nuevo en la raclette, nunca la almacenes mojada.

Relación calidad-precio

La mejor raclette es aquella que ofrece más por menos. Aunque el tamaño suele ser el factor determinante en el precio, hay otros elementos que también influyen. Una raclette con una buena relación calidad-precio debe ser de gran tamaño, contar con una buena potencia, incluir varios accesorios y poderse limpiar fácilmente.

Resumen

Cocinar en una raclette es una forma sencilla y divertida de probar nuevas recetas, sobre todo en compañía de amigos y familiares. Este utensilio de cocina tiene como finalidad fundir queso, que acompañaremos de otros alimentos como carne, verduras, patatas o fiambres. Hay diversos tipos de raclettes, aunque las más vendidas son las que tienen una plancha para asar.

En este artículo te hemos aclarado las diferencias entre una raclette y una fondue. También te hemos ofrecido algunas ideas de qué platos puedes preparar con este versátil utensilio de cocina, así como cuáles son los tipos de queso más adecuados. Finalmente, te hemos dado algunas indicaciones para que elijas la raclette que mejor se ajuste a tus necesidades.

Si nuestro artículo te ha resultado útil, puedes compartirlo en tus redes sociales. Así ayudarás a otras personas y contribuirás a su difusión. Y si tienes algo que aportar, hazlo en nuestra sección de comentarios.

(Fuente de la imagen destacada: Winter: 44321410/ 123rf.com)

Referencias (1)

1. Listeria de Seguridad alimentaria para futuras mamás [Internet]. U.S. Food and Drug Administration. 2018 [cited 16 February 2020].
Fuente

¿Por qué puedes confiar en mí?

Diego Sánchez Periodista
Enamorado de la literatura en general y de la ciencia ficción en particular. Internauta autodidacta, experimentado bloguero y friki en su sentido más amplio desde antes de que existiera el término.
Artículo informativo
Listeria de Seguridad alimentaria para futuras mamás [Internet]. U.S. Food and Drug Administration. 2018 [cited 16 February 2020].
Ir a la fuente