Silla de playa
Última actualización: 08/10/2020

Nuestro método

13Productos analizados

19Horas invertidas

5Artículos evaluados

72Opiniones de usuarios

¡Ay, la playa! Es pensar en ella y a todos se nos pone una sonrisa en la playa. Seguro que a ti también, ¿verdad? Si has llegado hasta aquí, es muy probable que lo hayas hecho pensando en tus vacaciones y en cómo vas a poder disfrutarlas todavía más. La respuesta, por suerte, en de lo más sencilla: gracias a las sillas de playa.

Es posible que nunca le hayamos hecho demasiado caso a estos artículos que, sin embargo, llevan toda la vida acompañándonos en nuestras vacaciones. Pero, ¡hasta aquí hemos llegado! Este año queremos hacernos con una de ellas, y queremos la mejor. Si es también tu caso, acompáñanos, hoy te damos las claves para conseguirlo.




Lo más importante

  • Aunque parezca una tontería, la diferencia entre tener o no tener una silla de playa es bastante grande. De hecho, hay personas que incluso se negarían a ir a la playa si no va con ellos una de estas sillas.
  • La comodidad que aportan las sillas de playa hace que sean uno de los artículos más vendidos cada verano. Por suerte, los tiempos avanzan y, en la actualidad, podemos contar con una gran variedad entre la que elegir.
  • Por ello, para estar seguros de que estamos comprando la silla de playa a la que le vamos a sacar el mayor partido, es fundamental tener en cuenta aspectos como el tipo, los materiales o los extras que incluya.

Las mejores sillas de playa del mercado: nuestras recomendaciones

Como se suele decir, en cuestión de gustos, no hay nada escrito. Y cuando se trata de artículos cuyo objetivo es aportarnos la mayor comodidad posible, mucho menos. Por ello, antes de profundizar en el tema, queremos mostrarte las mejores sillas de playa del mercado para que puedas hacerte una idea de la multitud de modelos diferentes entre los que podrás escoger.

La silla de playa más ligera

Sus medidas son 61 x 48 x 80 cm. Es ideal para la playa o también para ir de campamento. Dispone de una estructura de aluminio y un asiento de tela resistente.

Además, soporta un peso máximo de 100 kilogramos. Su diseño es azul y tiene un tejido lavable y resistente.

Evaluación editorial: Destaca por tener un peso ligero y plegado fácil. Además, ofrece cinco posiciones diferentes ajustables.

La silla de playa más versátil

Con siete posiciones regulables, a esta silla no habrá postura que se le resista. Además, su respaldo es extensible y dispone de un práctico bolsillo trasero, ideal para guardar revistas, libros o el teléfono móvil protegidos del sol.

Está fabricada en aluminio y sus asas laterales permiten un transporte muy cómodo. El tejido es de fibra de alta resistencia y durabilidad, además desmontable.

Evaluación editorial: Por un poco más puedes hacerte con esta maravillosa silla de playa. Es de muy alta calidad, te durará años y es imbatible en cuanto a comodidad.

El mejor set de dos sillas de playa

Con este set tendrás dos cómodas sillas para exterior o interior a un precio imbatible. Están disponibles en una amplia variedad de colores y se pueden colocar en diferentes posiciones. Incluso se puede convertir en cama para echar una siesta.

Son sillas ligeras, fáciles de transportar y con asa incluida. La estructura de las sillas es de aluminio y la tela es resistente. Cada silla puede soportar un peso máximo recomendado de 100 kilogramos.

Evaluación editorial: Consigue este pack de dos sillas de playa a juego, disponibles en diferentes colores. Combina comodidad y un precio imbatible.

La silla de playa más moderna

Y para los que están cansados de las tradicionales sillas de playa, aquí tenemos la opción más moderna e innovadora. Con esta silla (o sofá) hinchable, disfrutarás de la playa a otro nivel. Su diseño ofrece un soporte cómodo tanto para el cuello como para la espalda.

No requiere bomba de inflación, simplemente hay que colocarla en contra del viento y se hinchará sola. Además, viene con bolsillos para guardar tus pertenencias. Deshinchada mide apenas 30 centímetros de largo, mientras que una vez hinchada caben hasta tres personas.

Evaluación editorial: Este sofá inflable para la playa (o cualquier otra ocasión) es muy cómoda y fácil de transportar. Además, se infla automáticamente.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre las sillas de playa

Espera, no saltes a la siguiente sección. ¿Crees que lo sabes todo sobre las sillas de playa? Bien, estamos dispuestos a sorprenderte. A continuación, respondemos a las preguntas más frecuentes sobre estos artículos y aportamos datos interesantes que es posible que todavía no conozcas. ¡Anímate, que empezamos!

Mujer acostada

Limpia las sillas, prestando especial atención a la eliminación de cualquier resto de arena o sal en ellas. (Fuente: Suebsri: 105284072/ 123rf.com)

¿Por qué debería utilizar una silla de playa?

Aunque seguramente ya las hayas utilizado en más de una ocasión, no está de más que empecemos esta sección recordándote las numerosas ventajas que tienen las sillas de playa:

  • Son muy cómodas y permiten que disfrutemos más de los días en la playa,
  • Tienen múltiples posiciones para que siempre encontremos la postura más confortable.
  • Son muy económicas.
  • Son fáciles de transportar.

¿Qué tipos de sillas de playa hay?

Si bien encontramos multitud de modelos diferentes, cuando hablamos de sillas de playa, podemos hablar de dos grandes tipos:

  • Sillas de playa plegables: las de siempre. Se trata de una silla de playa tradicional, con reposabrazos y un respaldo más o menos alto. Suelen ser bastante ligeras y muy fáciles de transportar.
  • Sillas de playa hinchables: las más modernas. En los últimos años, han aparecido en nuestras playas este tipo de sillas, que se hinchan simplemente con colocarlas en contra del viento y que son la mar de cómodas.

No importa si eres más de clásicos o prefieres los modelos más innovadores. Lo importante, en este caso, es la posibilidad de tener a nuestra disposición una gran variedad de sillas de playa que nos permitan encontrar siempre aquella que más se adapte a nuestras necesidades y a la que vayamos a sacar el mayor partido.

¿En qué se diferencian las sillas de playa del resto de asientos que se pueden llevar a la playa?

Seguro que, en alguno de tus viajes a la playa, has observado que las personas se llevan diferentes tipos de asientos. Puede que este hecho te haya hecho dudar sobre la conveniencia de tener una silla de playa o cualquiera de los demás modelos. Pues bien, observa la siguiente tabla y saca tú mismo las conclusiones:

Características Silla de playa Tumbona Hamaca
Playa o piscina Ambas Piscina Piscina
Comodidad ++ +++ ++
Transporte Fácil Difícil Fácil
Ubicación Cualquier lugar Más aparatosa Necesidad de soporte

Como puedes ver, aunque el asiento más cómodo suele ser la tumbona, está genial si ya están en la playa (aunque son de pago), pero no tanto si la tenemos que transportar nosotros mismos. La hamaca, por su parte, necesita un soporte en el que colgarla, por lo que no es demasiado práctica para la playa. En definitiva, la silla de playa es el equilibrio perfecto.

¿Qué características imprescindibles deben tener las sillas de playa?

Cuando pensamos en la utilidad de las sillas de playa, lo primero que se nos viene a la cabeza es la comodidad. Por ello, si queremos establecer algunas características imprescindibles que debe tener nuestra silla, no podemos perder de vista este aspecto:

  • Nuestra silla de playa debe estar fabricada con unos materiales de calidad que nos permitan mantener una postura correcta de la espalda.
  • Nuestra silla de playa debe resultar cómoda, aunque pasemos mucho tiempo sentados en ella.
  • Nuestra silla de playa debe ser ligera y fácil de transportar. De lo contrario, acabaremos por no sacarla de casa.
  • Nuestra silla debe ser resistente para que nos dure más de un verano.

De todos estos aspectos, el más importante es el primero. De hecho, uno de los motivos por los que las sillas de playa pueden no resultarnos cómodas son los dolores de espalda. La quiropráctica Roser de Tienda (1) asegura que, en muchas ocasiones, los responsables de estos dolores somos nosotros mismos y nuestra postura en las sillas de playa.

Sillas azules

Son muy cómodas y permiten que disfrutemos más de los días en la playa.
(Fuente: Novikov: 97524528/ 123rf.com)

¿Qué son las llamadas sillas de playa de gravedad cero?

En los últimos tiempos, hemos escuchado hablar mucho sobre las sillas de playa de gravedad cero. Sin embargo, todavía hay mucha gente que no tiene demasiado claro lo que son. Pues bien, sentimos decirte que no se trata de una silla de playa para astronautas, pero, desde luego, su tecnología te hará sentir que estás volando.

La mecánica de este tipo de sillas permite que el cuerpo quede completamente suspendido en el aire, sin que ninguna fuerza de gravedad actúe sobre él. Para ello, son capaces de distribuir el peso a lo largo de toda la superficie. Son muy beneficiosas para personas con problemas de espalda o personas mayores a las que les suele costar levantarse de las sillas.

¿Qué puedo hacer para cuidar mi silla de playa?

Como son artículos que solemos utilizar únicamente durante el verano, lo ideal sería que nos durasen varios años. Sin embargo, en muchas ocasiones, el hecho de que hagamos un mantenimiento incorrecto de las sillas de playa hace que, pasada la temporada, tengamos que deshacernos de ellas y comprar unas nuevas.

Por ello, además de limpiarla después de cada uso (aunque sea simplemente asegurándonos de que no quedan restos de arena o manchas), es fundamental dejarlas en buenas condiciones antes de almacenarlas para el año siguiente. Eso no implica solo la limpieza, sino también guardarlas correctamente:

  • Limpia las sillas, prestando especial atención a la eliminación de cualquier resto de arena o sal en ellas.
  • Asegúrate de que las sillas de playa han quedado completamente secas después de lavarlas. La humedad prolongada puede provocar la aparición de moho o estropear los materiales.
  • Cúbrelas con una bolsa de plástico o de tela, así quedarán más resguardadas de la temperatura o de otros agentes que puedan dañarlas.
  • Lo ideal es que el lugar de almacenaje no sea demasiado húmedo. Pero, si no queda más remedio, acuérdate de las bolsas.

Pareja de ancianos

Nuestra silla debe ser resistente para que nos dure más de un verano.
(Fuente: Dolgachov: 58613916/ 123rf.com)

Criterios de compra

Y, por último, vamos a lo que de verdad importa: ¿cómo elegir la silla de playa que más me conviene? Si te has hecho esta pregunta muchas veces y, finalmente, has terminado por comprar una de las primeras que has visto (y ha salido rana), aquí te dejamos el método infalible para acertar. ¡Presta atención!

Tipo de silla de playa y vacaciones

Lo primero que debemos tener en cuenta para que nuestra compra de la silla de playa sea todo un éxito es el tipo de vacaciones que vamos a tener. Y dirás “claramente, voy a ir a la playa”. Vale, pero sabrás que se puede ir a la playa de muchas maneras y que no es lo mismo alojarse a pocos metros del mar que tener que coger el coche cada mañana.

Por ello, en el primer caso, si vamos andando, es más importante que la silla sea fácil de transportar que si la vamos a llevar en el coche. Además, para decidirnos entre uno de los dos tipos de sillas de playa que hemos mencionado antes (plegable e hinchable) tendremos que pensar en nuestra actividad en la playa.

Así, mientras que las sillas de playa plegables suelen incorporar diferentes posiciones y son ideales para pasar mucho tiempo sobre ellas, las hinchables nos permiten utilizarlas tanto en la arena como en el agua.

Pareja

Nuestra silla de playa debe estar fabricada con unos materiales de calidad que nos permitan mantener una postura correcta de la espalda. (Fuente: Mandic: 103481907/ 123rf.com)

Materiales

Sin duda alguna, otro de los factores fundamentales que debemos valorar a la hora de elegir la silla de playa ideal para nosotros son los materiales con los que está fabricada. Por lo general, los materiales más utilizados suelen ser la tela, el plástico, el acero inoxidable y el aluminio.

Esto se debe a su gran resistencia al calor y la humedad.

Aunque no suele haber demasiada diferencia en el precio, es más que recomendable decantarse siempre por la silla de playa de mejor calidad. Piensa que, al fin y al cabo, se trata de una inversión. Y mejor comprar una buena este año, y que te dure, a tener que comprar una nueva cada verano. Además, tu espalda seguro que te lo acaba agradeciendo.

Tamaño y peso

Cuando ya hemos decidido el tipo de silla de playa que más nos conviene y hemos comprobado que los materiales son resistentes y de buena calidad, el siguiente paso es el descarte por tamaño y peso. Con este tipo de artículos, diseñados especialmente para aportar comodidad, las dimensiones son más que fundamentales.

En primer lugar, la silla debe tener un tamaño adecuado para que podamos sentarnos confortablemente, pero sin llegar a ser tan grande que no nos permita transportarla con facilidad. Respecto al peso, hay que tener en cuenta dos aspectos. Por un lado, el peso de la propia silla y, por el otro, más importante, el peso que aguanta la silla.

Transporte

Muy relacionado con el criterio anterior, no podemos hablar de sillas de playa sin pararnos un momento a reflexionar sobre el transporte de la misma. Si asumimos que es un artículo que vamos a llevar a la playa cada día, cuanto más fácil sea de transportar mejor. Por ello, busca siempre asas o elementos que faciliten el transporte. A la larga, lo agradecerás.

Extras

En último lugar, para afinar todavía más (si es que es posible) nuestra búsqueda, debemos tener en cuenta los extras que más nos interesan. En el caso de las sillas de playa, los accesorios más demandados por ser los más útiles, prácticos y por mejorar en gran medida la experiencia son:

  • Sillas de playa con ruedas
  • Sillas de playa con mochila
  • Sillas de playa con almohada
  • Sillas de playa con sombrilla
  • Sillas de playa con espacio para las bebidas
  • Sillas de playa acolchadas

Podrás encontrar, incluso, algunos modelos que incorporen más de un extra al mismo tiempo. Así que, ya llegados a este punto, imagínate en la playa y piensa cuáles de todos estos accesorios son los que más te gustaría tener en ese momento. Y, ahora sí que sí, ya tienes delante la silla de playa que más se adapta a ti.

Mario GestosoMédico de la Unidad de la Espalda Kovacs del Hospital Universitario HLA-Moncloa (Madrid)
"A las personas que padecen dolencias en la espalda les conviene evitar estar tumbadas en el suelo directamente durante mucho tiempo. También tienen que huir de las posturas forzadas".

Resumen

Cada año, nuestras costas se llenan de sillas de playa sobre las que podemos, cómodamente, observar el mar, leer un libro o disfrutar de una entretenida charla con familiares o amigos. Aunque no les demos demasiada importancia, las sillas de playa son un elemento fundamental en nuestras vacaciones, y llevan muchas generaciones acompañándonos.

Por suerte, el tiempo pasa y ya han quedado atrás aquellos modelos tan aparatosos que ocupaban casi más que el propio equipaje y que no resultaban demasiado prácticos. De hecho, en la actualidad, las hay hasta que se pueden meter en el agua (silla de playa y colchoneta dos en uno, ¿qué más se puede pedir).

Si te ha resultado útil nuestra guía sobre sillas de playa, compártela en redes sociales y déjanos un comentario. ¡Nos encanta leerte!

(Fuente de la imagen destacada: Ostill: 121743747/ 123rf.com)

Referencias (1)

1. Hacerfamilia.com. (2019). La hamaca puede ser responsable de tu dolor de espalda. [online]
Fuente

¿Por qué puedes confiar en mí?

Artículo
Hacerfamilia.com. (2019). La hamaca puede ser responsable de tu dolor de espalda. [online]
Ir a la fuente
Evaluaciones