destacada
Última actualización: 22/07/2020

Nuestro método

15Productos analizados

16Horas invertidas

23Artículos evaluados

92Opiniones de usuarios

Si eres gamer, ya sabrás que no se trata solo de jugar, sino de cómo lo haces. Las sillas gaming, en este sentido, son grandes aliadas. ¿Por qué? Principalmente por su comodidad. Ten en cuenta que, como gamer, competirás durante horas frente al ordenador. Estas circunstancias exigen una silla que te permita sumergirte fácilmente en el juego.

Es decir, una silla gaming buena deja que te centres en la partida y no en la postura que tienes. Además, es ideal para aguantar horas jugando sin que tu cuerpo, y sobre todo tu espalda, se resientan. Pero claro: ¿hay sillas gaming baratas de calidad? ¿Cuál es la silla gaming que realmente necesitas? A continuación, contestamos a estas y otras preguntas.




Lo más importante

  • Las sillas gaming de cuero son fáciles de limpiar, duraderas y elegantes, pero si tiendes a sudar mucho, lo mejor es optar por modelos con materiales tipo malla.
  • En función de tu peso, deberás optar por unos materiales u otros. Por ejemplo, si pesas más de 100 kg, las estructuras de acero son casi obligatorias.
  • El peso y la altura son criterios de compra básicos para adquirir la silla para jugar videojuegos que realmente necesitas. Repasamos estos y otros factores al final del artículo.

Las mejores sillas gaming: nuestras favoritas

El gaming ha pasado de ser un terreno de frikis para ser una industria millonaria que despierta emociones por doquier. Aquellos que se dedican a jugar en serio, ya sea para pasar el tiempo o con aspiraciones profesionales, utilizan siempre sillas gaming buenas. Si quieres ser un gamer de verdad y no maltratar tu espalda, a continuación te ofrecemos cuatro modelos:

La silla gaming más vendida

IntimaTE WM Heart puede presumir de tener entre sus filas la silla gaming más vendida. Y no es de extrañar que así sea, ya que se trata de una de las mejores sillas gaming disponibles actualmente.

Soporta hasta 150 kg gracias a su estructura de acero resistente y madera de primera calidad. Está recubierta de cuero sintético, posee cinco ruedas, su respaldo es alto y se reclina hasta 135º. Su acabado ayuda a reducir la presión en la zona lumbar.

La mejor silla gaming barata fabricada en cuero de PU

Si buscas una silla gaming barata, prueba con este modelo de T-LoVendo. Fabricada en cuero de PU, ofrece soporte lumbar y su acolchado es muy bueno. Con base de metal resistente, incorpora ruedas de gran durabilidad realmente difíciles de romper.

Los reposabrazos son una auténtica oda a la comunidad. Aguanta hasta 150 kg de peso. Además, es bastante versátil, ya que es ajustable en cuanto altura. Está disponible en tres colores diferentes.

La mejor silla gaming de gama alta disponible en tres tamaños

La mítica marca Diablo es conocida por su capacidad para crear las mejores sillas gaming. Este modelo no es la excepción. Con un acabado agresivo y de gran personalidad, destaca por una ergonomía superlativa y una durabilidad estratosférica.

¿Se nota que nos gusta, eh? Normal, ya que ofrece, por ejemplo, una versatilidad plena: está disponible en tres tamaños para que cualquier edad, altura o peso pueda encontrar su silla ideal.

La mejor silla gaming clásica sin cojines adicionales

Tal vez seas de esos gamers a los que los cojines adicionales de las sillas le molesten más que ayuden. En ese caso, debes probar esta silla gaming de SONGMICS. Se trata de una silla gaming buena con respaldo alto.

Permite regular la altura del asiento. Además, su discreto diseño permite combinarla con todo tipo de estancias. Incorpora también un mecanismo de inclinación de hasta 120º. Aguanta hasta 150 kg de peso sin problema alguno.

Guía de compras: lo que debes saber sobre las sillas gaming

Cuando se trata de la espalda, no hay que precipitarse, conviene conocer bien el producto. Además, nos centramos en un accesorio con el que vas a pasar horas y horas jugando o trabajando, por lo que es necesario que lo conozcas a fondo. Por ello, a continuación, contestamos a las preguntas más frecuentes sobre las mejores sillas gaming:

Las sillas gaming de cuero sintético o auténtico ofrecen una estética superlativa y una durabilidad extrema; sin embargo, tienden a atrapar el calor. (Fuente: Nestea06: 145576614/ 123rf.com)

¿Es difícil el montaje de una silla gaming?

En absoluto. Todo depende, obviamente, de lo habilidoso que seas, pero una buena silla gaming no deberías tardar en montarla más de 30 minutos. Por supuesto que hay modelos más complejos que otros, ¡pero no dejan de ser sillas, no cohetes espaciales! De todas formas, cuando te preguntes cómo montar una silla gaming, ten en cuenta estos consejos:

  • Antes de empezar, comprueba que se te ha enviado el modelo al completo. Es decir, que no falta ninguna pieza.
  • Sigue atentamente las instrucciones. Si hay alguna pieza que crees que sobra, comprueba si realmente es así. Podrías estar obviando un elemento importante de la estructura y eso es peligroso.
  • En caso de que se te complique el cómo montar una silla gaming, busca tutoriales de cómo montar tu modelo en plataformas tipo YouTube.
  • Si te ves incapaz de completar la tarea, busca ayuda. Seguro que algún amigo puede echarte un cable. También puedes recurrir a profesionales (de hecho, algunos seguros de hogar incluyen horas gratuitas de montaje de muebles, ¡aprovéchalas!).

¿Qué silla para jugar videojuegos me conviene si peso más de 100 kg?

Aunque muchas sillas gaming se jactan de poder aguantar hasta 150 kg de peso sin problema, es necesario que prestes atención a sus materiales antes de soltar el dinero. Si pesas más de 100 kg, la silla gaming que elijas deberá tener una base de acero. Es una cuestión de resistencia. El plástico, por muy bueno que sea, no aguanta tan bien como el acero y, además, se desgasta.

Por otro lado, si pesas más de 100 kg, también tienes que prestar mucha atención a las ruedas. Ten en cuenta que van a aguantar un peso considerable, por lo que deben ser adecuadas para el suelo del lugar en el que uses la silla. La goma es el mejor material y, además, decántate por ruedas que tengan varios puntos de contacto. De esta forma, distribuirás mejor el peso.

Las sillas para jugar videojuegos ayudan, pero tu postura al usarlas será clave. ¡Cuida tu higiene corporal! (Fuente: Dragoscondrea: 134579576/ 123rf.com)

¿Cuánto importa el apoyo lumbar en las sillas gaming?

Bastante, la verdad. Aunque no es imprescindible, sí es útil. Sobre todo si vas a estar sentado durante muchas horas, ya que en este tipo de situaciones la zona inferior de la columna sufre más. Si no vas a utilizarla durante demasiadas horas, puede servirte un modelo sin apoyo lumbar, ya que a nivel de ergonomía, ya es superior al de una silla común.

Junto a esto, cobra especial importancia el respaldo. Nosotros preferimos los respaldos altos. Aunque la característica indispensable es que sean ajustables, como bien hemos señalado en la respuesta a la pregunta primera. En cuanto a los respaldos altos, podemos distinguir entre dos opciones que describimos a continuación:

  • De la altura de la cintura hasta cerca de los hombros: Permiten que tu columna esté mejor soportada cuando estés sentado.
  • De la altura de la cintura hasta la cabeza: Si tienes problemas en las cervicales, son una gran opción, ya que le otorgan un gran apoyo a la base del cuello.

Ventajas y desventajas de las sillas para gamers

Seguramente ya habrás descifrado algunas de las ventajas de las sillas gaming buenas que hay en el mercado actual. Pero para que no te pierdas, a continuación te ofrecemos una tabla que aúna dichas ventajas, pero que también recoge algunas desventajas de este tipo de asientos:

Ventajas
  • Extrema durabilidad
  • Ayudan a mejorar la postura
  • Permiten jugar o trabajar durante horas con un bajo impacto
  • Altamente configurables y adaptables al usuario
  • Ayudan a proteger la zona lumbar y cervical
  • Ofrecen una interesante capacidad reclinable
  • Estéticamente son todo un lujo
Desventajas
  • No son precisamente baratas
  • Requieren cierto mantenimiento que una silla común no

Cómo usar una silla gaming

Las sillas gaming ergonómicas no hacen milagros. Obviamente, sus prestaciones son sensacionales y, si hablamos de las mejores sillas para jugar videojuegos, su calidad está fuera de toda duda. Pero, para sacarles el máximo provecho, debes ceñirte a una serie de pautas posturales:

  1. No juegues ni trabajes en tensión. Trata de estar relajado. Eso sí, recuerda que la espalda debe estar lo más recta posible.
  2. No se trata de meterte maratones entre pecho y espalda. Si trabajas, estira las piernas cada 30 minutos. En caso de que estés jugando, no excedas la hora sin tomar un descanso.
  3. Las piernas han de estar como la espalda, lo más rectas posibles. Además, no limites su movilidad. Es decir, procura no tener frente a ellas o lateralmente elementos que te impidan moverlas.
  4. Cualquier accesorio que utilices para jugar o trabajar debes sostenerlo con las muñecas rectas. Evita posturas que puedan provocar trastornos como, por ejemplo, el del túnel carpiano.
  5. Trata de mantener el cuello en una misma posición. Evita movimientos bruscos de este hacia los lados o hacia arriba o abajo.
  6. Por supuesto, más allá de estas pautas, no te olvides de andar mucho, hacer ejercicio de forma regular y apoyarte en una dieta completa y equilibrada.

Criterios de compra

Te has hecho con un buen portátil gaming barato o uno de gama alta. Estás listo para disfrutar de los mejores títulos disponibles, pero te falta una silla gaming que garantice tu integridad. Si has leído hasta aquí, es obvio que sabes algo más de ellas. ¿Pero qué criterios seguir a la hora de comprar una? Tranquilo, te los comentamos al detalle a continuación.

Altura y peso

Lo primero que debes hacer antes de comprar una silla gaming barata o de cualquier otro tipo es tomar medidas. Sí, debes tener claro cuánto pesas y cuánto mides. Es importante que, al menos, el respaldo cubra hasta la altura de los hombros. En caso contrario, te perderás gran parte de la ergonomía. Y esto no solo repercutirá en la comodidad, sino también en la salud.

En cuanto al peso, las sillas para gamers suelen aguantar entre 90 y 200 kg. La cifra varía en función del modelo. Esta debe especificarse de manera clara en la descripción del producto. Nuestra recomendación es que no escatimes, no se trata de comprar una que aguante 200 kg si pesas 70 kg. Pero tampoco racanees para ahorrar, ya que es una cuestión de seguridad.

Los reposabrazos ajustables son ideales para poder jugar con una postura ideal y evitar posibles trastornos futuros. (Fuente: Poplavsky: 113771146/ 123rf.com)

Material

El material es importante en términos de durabilidad y transpirabilidad. Por tanto, a continuación recogemos algunos de los diferentes materiales con los que están hechas las sillas para jugar videojuegos. Acompañamos cada uno de una breve descripción con apuntes de interés:

  • Cuero sintético: El cuero sintético ofrece elegancia, es fácil de limpiar y bastante económico. Pero si vives en una zona con veranos muy calurosos, quizá te arrepientas, ya que no es muy amigo del sudor y no transpira tan bien como otras opciones.
  • Cuero auténtico: Más caro que el sintético, igual de elegante, pero más duradero. Eso sí, detrás de este material existe una crueldad animal innecesaria. Por otro lado, pese a permitir una mayor transpirabilidad, tampoco es el mejor aliado contra el calor.
  • Materiales tipo malla: El cuero es una gran solución si vives en zonas de temperatura media o, simplemente, no tiendes a sudar. En caso contrario, una gran opción son las sillas para jugar a videojuegos con materiales tipo malla que permitan que el aire circule mejor.

Por otro lado, debes valorar el material de las ruedas. No solo por lo que comentábamos en la guía de compras: el cuidado de tu suelo. No. También es importante en cuanto a durabilidad y resistencia. Se trata de sillas en las que pasarás horas. Por tanto, busca ruedas a base de materiales poco agresivos, resistentes y con varios puntos de apoyo para dispersar el peso.

Espacio del que dispones

Las sillas para gamers no son precisamente pequeñas. Por lo tanto, debes tener muy en cuenta el espacio del que dispones. Por otro lado, en caso de disponer de poco espacio, debes valorar si una silla para jugar videojuegos pequeña te compensa. Y es que, por lo general, a menor tamaño, menores prestaciones. Aunque es verdad que la silla será más barata.

En cuanto a las dimensiones promedio, estas están entre los 110-120 cm de alto, y con una profundidad y distancia entre reposabrazos en torno a los 60 cm. Obviamente, las hay regulables, por lo que el tamaño variará en función de cómo la configures. También las hay de tamaño XL. Pero recuerda: lo más importante es que el modelo no reduzca tu movilidad.

Si tu suelo es delicado, opta por ruedas con recubrimiento de goma o algún material que no dañe la superficie de la habitación. (Fuente: Nazarov: 122101250/ 123rf.com)

Balanceo

La ergonomía es clave en las sillas para jugar videojuegos buenas. Uno de los puntos clave de dicha ergonomía es el balanceo. Se trata de un respaldo reclinable clásico. No es una característica indispensable, pero si ayuda, por ejemplo, para disfrutar al máximo de las cinemáticas «videojueguiles». En función de la marca o modelo que compres, puede que te encuentres ciertas diferencias:

  • El reclinado máximo suele estar en los 180º. Las mejores sillas gaming suele reclinarse hasta este punto, mientras que otras, de peor calidad o más sencillas, es posible que no. Compruébalo en la descripción del producto y valora si la cifra que muestra te interesa o no.
  • Reclinarse es un extra muy agradable, pero que puede resultar problemático cuando tendemos a dejarnos caer en la silla. Por ello, las mejores sillas gaming poseen un mecanismo de bloqueo para que solo sea reclinable cuando tú quieras.

Cojines y reposabrazos

La posición del reposabrazos no es un tema menor:

  • Si está muy alto, tus hombros se resentirán.
  • Por el contrario, si están muy bajos, tenderás a inclinarte hacia el ordenador.

Este tipo de situaciones pueden provocar diversos trastornos poco agradables. Pero tranquilo: la mayoría de modelos poseen reposabrazos ajustables en cuanto a la altura. Si no es el caso, prueba la silla gaming a fondo para ver si se adapta bien a tu cuerpo. De no ser así, no dudes en devolverla, ya que, a la larga, las intensas sesiones acabarán por crearte malestar.

En cuanto a los cojines, el objetivo de estos es garantizar una postura natural del cuerpo en zonas clave, como lo son la lumbar y la cervical. A algunas personas este tipo de cojines les incomodan, por lo que hay modelos sin ellos o con cojines extraíbles. Para otros, resultan indispensables. Asegúrate que se adaptan con suavidad a las curvaturas naturales de tu cuerpo.

Resumen

Concluimos el artículo con una idea clara: la silla para gamers no es un accesorio más, sino un indispensable de cualquier amante de los videojuegos. Es casi tan importante como un buen ratón gamer y otros esenciales del mundillo. Además, no solo es útil para jugar, sino también para aquellos que teletrabajan y pasan horas y horas cada día frente al ordenador.

Pero como siempre, comprar debe ser un acto de inteligencia y no un impulso animal. Por ello, debes fijarte en diferentes aspectos. Opta por una silla que encaje con tu altura y peso, fíjate en los materiales, en sus ventajas y desventajas, así como ten en cuenta aspectos como el espacio del que dispones o si los reposabrazos son regulables. ¡Tu espalda está en juego!

Te animamos a que compartas este artículo si te ha parecido útil o interesante. ¡Y no olvides dejar un comentario con tus opiniones o dudas!

(Fuente de la imagen destacada: Parilovv: 138472206/ 123rf.com)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Sergio Fernández Traductor, filólogo y redactor de textos
A la hora de escribir, doy lo mejor de mí cuando me toca analizar productos del hogar, tecnológicos y relacionados con el mundo animal. Porque ¿qué sería de la vida sin ellos? En cuanto a mi vida personal, no concibo el mundo sin los discos de vinilo, la poesía de Jaime Gil de Biedma, mis dos gatos (Molly y Cohen) y el clutch time de la NBA.