Pasar tiempo con nuestros hijos es una de las cosas que más nos gusta cuando somos padres. Sin embargo, el tener que cuidar de ellos también hace que sacrifiquemos otras actividades de nuestro día a día, como salir a montar en bici o a correr. Pero, ¿y lo bien que nos vendría poder combinar ambas cosas para disfrutar de nuestra familia mientras realizamos ejercicio?

Precisamente, en este artículo vamos a explicarte la mejor manera de llevar a los más pequeños de la casa contigo cuando decidas salir a dar una vuelta en bicicleta. Porque con las sillas portabebés ya no tendrás que dejar de lado tus aficiones, sino que podrás compartirlas con las personas que más quieres. Continúa leyendo esta guía y descubre todo sobre dicho producto.

Lo más importante

  • La silla portabebés es un asiento que se adapta a la bicicleta para que puedas llevar a tu hijo contigo y disfrutar juntos del paseo, la naturaleza y el aire libre.
  • Además, este accesorio es la manera más segura y legal para que los más pequeños viajen en bicicleta. Tu hijo te podrá acompañar desde que tenga ocho meses hasta que pese 25 kilos, aproximadamente.
  • Como veremos en los criterios de compra, a la hora de escoger la silla portabebés que mejor se adapta a nuestras necesidades es importante tener en cuenta la seguridad de los niños, dónde queremos colocar el accesorio o cuántos años tienen nuestros hijos.

Las mejores sillas portabebés para bicicletas del mercado: nuestras recomendaciones

Para tomar una buena decisión, es importante conocer a fondo las diferentes opciones entre las que nos debatimos. Si estás pensando en probar este accesorio o en cambiar el que ya tienes, en este apartado te ofrecemos una serie de recomendaciones con las cuatro sillas portabebés que consideramos como las mejores del mercado.

La favorita de los usuarios online

El complemento Bobike es el favorito de los usuarios y las opiniones al respecto son muy positivas. Es una silla diseñada para niños de entre cinco y diez años y puede soportar hasta 32 kg.

Su asiento está equipado con almohadillas que ofrecen mayor comodidad y los reposapiés se adaptan a la longitud de las piernas del niño.

La mejor en cuanto a calidad-precio

Este portabebés es la mejor elección en cuanto a calidad-precio porque cumple con los requisitos de seguridad y confort y tiene el precio más bajo del mercado. El asiento infantil se instala en la parte trasera de la bicicleta y es ideal para niños de hasta 22 kg.

Además, cuenta con tres posiciones para ajustar el complemento según el tipo de bici y el tamaño del niño.

La mejor para tener controlado a tu hijo

La silla de Weeride es la mejor opción para tener controlado a tu bebé, ya que al colocarse en la parte delantera te permite ver en todo momento lo que tu hijo está haciendo.

Ofrece gran seguridad y estabilidad gracias a su adaptabilidad a cualquier tipo de bicicleta y a que su asiento acolchado proporciona una mayor comodidad. Además, contiene reposapiés ajustables y un arnés de seguridad de cinco puntos.

La silla portabebés de mayor calidad

Este asiento infantil es el que mejor calidad presenta actualmente en el mercado porque está fabricado con materiales resistentes que proporcionan una mayor seguridad para el pequeño. Es apto para niños desde los nueve meses hasta los seis años, con un peso máximo de 22 kg.

Además, su respaldo es reclinable, algo que ofrece más comodidad al niño. Sin embargo, al ser de alta gama su precio es más elevado.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre las sillas portabebés para bicicletas

Poder compartir sus aficiones junto a sus hijos es algo que a todos los padres les encanta. Es por esto que las sillas portabebés se han convertido en un complemento ideal para los amantes de la bicicleta. Para que puedas conocer este producto a fondo y disfrutes de la naturaleza junto a tu pequeño, en esta guía te resolvemos las dudas más frecuentes de los usuarios.

Una silla portabebés es un asiento que se puede enganchar tanto en la parte delantera de nuestra bicicleta como en la parte trasera. (Fuente: Soloway: 27294673/ 123rf.com)

¿Qué es una silla portabebés?

Una silla portabebés es un asiento que se puede enganchar tanto en la parte delantera de nuestra bicicleta como en la parte trasera para llevar a los niños con nosotros cuando decidamos salir a montar en bici. Este asiento no solo nos da la oportunidad de seguir disfrutando de uno de nuestros hobbies, sino que también nos permite pasar tiempo con nuestros hijos.

¿Qué tipos de sillas portabebés existen?

Como ocurre con la gran mayoría de los productos que consumimos, existen diversos tipos de portabebés. La principal característica que hace que se diferencien unas de otras es el lugar en el que colocaremos el asiento. El manillar, la barra central y la parte posterior de la bici serán los puntos en los que anclaremos la silla. A continuación, los explicamos uno a uno.

En el manillar En la barra central En la parte trasera
Estabilidad de la bici Cuando el niño es muy grande puede complicar el control del manillar. Ofrece una buena estabilidad ya que la silla se coloca en el centro de gravedad. Es menos estable, pero más fácil de controlar.
Visibilidad Puede impedir la visión del ciclista. Puede impedir la visión del ciclista. El ciclista tiene una visión completa.
Control del niño Se lleva al niño más controlado porque se ve en todo momento qué está haciendo. Se lleva al niño más controlado porque se ve en todo momento qué está haciendo. Apenas se tiene control sobre el niño, puesto que no se le ve.
Comodidad del niño El niño va más incómodo, ya que tiene un espacio más reducido. Son de menor tamaño y tienen menos espacio por lo que son menos cómodas. Al ser de mayor tamaño son más cómodas para el pequeño.
Campode visión del pequeño El niño puede observar todo. El niño puede observar todo. El niño verá tu espalda.
Tamaño del niño Pueden soportar hasta 15 kg. Pueden soportar hasta 15 kg. Pueden soportar hasta 22 kg.

¿Desde que edad y hasta cuando puedo llevar a mi hijo en la silla portabebés?

Para que tu hijo vaya de forma segura en la silla portabebés, es recomendable que no pese menos de 9 kg. Esto quiere decir que a partir de los ocho o nueve meses, incluso un poco antes, ya estará en condiciones de acompañarte en tu paseo. Sin embargo, también hay padres que deciden esperar un poco más y no montan a su pequeño hasta que no cumple el año.

Asimismo, tampoco es aconsejable que el niño supere los 22 kg, aunque hay sillas que soportan más peso. Generalmente, estos asientos están preparados para niños de entre seis meses y seis años. Pero lo más importante es que tú estés seguro de que tu hijo está preparado. Ese será el momento ideal para que empieces a transmitirle tus pasión por la bicicleta.

¿Llevar una silla portabebés alterará mi manera de conducir la bicicleta?

Acoplar la silla para tu hijo en la bicicleta hará que tengas que adaptar tu manera de conducir. Al llevar más peso, tu bicicleta será más propensa a inclinarse, provocará que tengas que hacer más esfuerzo a la hora de acelerar y frenar y tu rango de movimiento será más limitado, siempre que coloques la silla en la parte de delante.

Todo esto puede hacer que se te quiten las ganas de llevar a tu hijo en la bicicleta. Pero descuida, no tengas miedo, porque adaptarse a estas modificaciones es muy sencillo. Además, en cuanto le cojas el truquillo no querrás dejar de hacer rutas junto a tu pequeño. Eso sí, antes de lanzarte a la aventura, asegúrate de que eres capaz de mover la bici con seguridad.

No todas las bicicletas son compatibles con los diferentes tipos de asientos. (Fuente: Prokudina: 44490279/ 123rf.com)

¿Cómo sé si la silla portabebés es compatible con mi bicicleta?

No todas las bicicletas son compatibles con los diferentes tipos de asientos. Pero si tienes una de ciudad estándar, híbrida o de uso diario, no debes preocuparte porque suelen ser más versátiles. Si por el contrario tienes una especializada, es decir, de las de fibra de carbono, de carretera o montaña, será más complicado, ya que estas no ofrecen demasiadas facilidades.

Sin embargo, es cierto que cada vez son más los fabricantes que crean asientos para todo tipo de bicis. Pero, sin duda, la mejor manera de saber si tu bicicleta es apta para soportar y enganchar un asiento infantil adicional es leyendo bien el manual de uso de la silla. De esta manera no tendrás problema a la hora de colocarla.

¿Es legal llevar al niño en la silla portabebés?

La respuesta es sí. La ley permite que las bicicletas para una persona lleven un pasajero en la silla portabebés. Eso sí, el ciudadano encargado de manejar la bicicleta tiene que ser mayor de edad y el pequeño que viaja con él, menor de siete años. Además, es indispensable que el asiento adicional esté homologado y que tanto el niño como el conductor lleven casco.

Para que tu hijo vaya de forma segura en la silla portabebés, es recomendable que no pese menos de 9 kg. (Fuente: Filimonov: 31523830/ 123rf.com)

¿Qué ventajas y desventajas tiene la silla portabebés?

Gracias a los servicios que ofrece, la silla portabebés se ha convertido en el mejor aliado de los padres a los que les encanta salir a montar en bicicleta y pasar tiempo con sus hijos. Sin embargo, como ocurre con todo, estos asientos también tienen sus inconvenientes. Sigue leyendo y descubre los pros y los contras de este producto.

Ventajas
  • Permite salir a montar en bici con tu hijo
  • Apta para niños menores de un año
  • Es segura
  • Es fácil adaptarse a ella
  • Gran variedad de diseños
Desventajas
  • Puede desestabilizar la bicicleta
  • No es apta para todas las bicis

Consejos para llevar a tu hijo en la silla portabebés

Cada vez es más común llevar al niño en la bicicleta cuando decides salir a montar. Sin embargo, como se decía anteriormente en este artículo, es importante adaptarse a la nueva manera de conducirla. Pero una vez que se tiene controlado solo queda disfrutar del viaje. A continuación, te ofrecemos una serie de consejos para que tu paseo sea más placentero.

  • Antes de montar en bici con el niño, es buena idea hacer un simulacro: coloca un peso parecido al de tu hijo en la sillita y da una vuelta para ver cómo te adaptas al nuevo sentido del equilibrio. Así te sentirás más seguro.
  • La primera vez que lleves al niño elige una ruta que conozcas con anterioridad para no encontrarte con ningún imprevisto. A ser posible, realiza un recorrido sencillo y llano.
  • Es importante hacer paradas cada cierto tiempo para que no se os haga el trayecto demasiado pesado.
  • No te olvides de coger dos cascos, uno para ti y otro para el niño. Éste debe de ser compacto, resistente, con aberturas de ventilación y lo más ligero posible para que el niño se sienta cómodo. Además, asegúrate de que se puede ajustar bien a su cabeza.

Cada vez es más común llevar al niño en la bicicleta cuando decides salir a montar. (Fuente: Topchii: 12910701/ 123rf.com)

Criterios de compra

Cada vez es más común ver a los padres pasear a sus hijos en la bicicleta. Sin embargo, la gran diversidad de modelos de sillas portabebés complica cada vez más nuestra elección. Fíjate en los criterios de compra que te exponemos a continuación para escoger el accesorio que mejor se adapte a tus necesidades y a las de tu pequeño.

  • Seguridad
  • Edad y tamaño del niño
  • Comodidad
  • Diseño
  • Ubicación

Seguridad

Obviamente, este es el criterio más importante que hay que tener en cuenta. La seguridad, tanto de tu hijo como la tuya durante el viaje en bicicleta, es imprescindible y debe ser tu prioridad a la hora de elegir la silla portabebés. Asegúrate de que el asiento que elijas cuenta con tiras ajustables, fáciles de acomodar y asegurar.

Por supuesto, comprueba que el asiento es apto para tu bicicleta y que esta se mantendrá estable cuando te montes en ella junto a tu bebé. Además, para una mayor seguridad, recuerda que el pequeño siempre deberá viajar con casco y ropa adecuada, siendo importante que no lleve partes sueltas que puedan engancharse con la bicicleta.

Acoplar la silla para tu hijo en la bicicleta hará que tengas que adaptar tu manera de conducir. (Fuente: Maximkabb: 41378560/ 123rf.com)

Edad y tamaño del niño

La edad y el tamaño de tu hijo es un aspecto decisivo a tener en cuenta antes de decantarse por una silla o por otra. Por ejemplo, los asientos traseros son más grandes que los delanteros. Es por esto que son más adecuados para niños más mayores, puesto que requieren un espacio más grande.

Generalmente, suelen soportar hasta 22 kilos.

Sin embargo, los delanteros, al tener un tamaño menor, son perfectos para niños más pequeños. Habitualmente, son empleados para llevar niños de entre nueve meses y tres años de edad. Y el peso máximo que soportan son 15 kilos. Además, es importante conocer la ley, ya que hay lugares en los que la edad mínima para llevar al bebé en estas sillas es de 12 meses.

Comodidad

Para que tu hijo pueda disfrutar también del viaje, es importante que vaya cómodo en su sillita. Además, muchos niños suelen dormirse durante el trayecto. Es por eso que tendrás que asegurarte de que el asiento elegido tiene espacio suficiente para que el niño pueda moverse con tranquilidad dentro de él y acomodarse con seguridad en caso de que quiera echarse la siesta.

Tres de los aspectos que marcarán la comodidad de tu hijo son el reposacabezas, para que puedan llevar la cabeza sujeta y se sientan más seguros; los reposapiés, para que no sientan que están suspendidos en el aire; y el cinturón de seguridad, que cuanto más acolchado esté más cómodo les resultará, ya que no les rozará en el cuello.

Diseño

Este aspecto está directamente relacionado con la comodidad y la seguridad, ya que el diseño de la silla será el que garantice que el pequeño va cómodo y seguro en su asiento. Los accesorios frontales suelen tener el respaldo más bajo para no quitarle visibilidad al ciclista. Sin embargo, esto provoca que la cabeza del niño no esté completamente sujeta.

Por su parte, los asientos de respaldo alto, además, de sujetar la cabeza, también ayudan a mantener las correas en su lugar, para una mayor seguridad, por lo que son más recomendables. Busca también que el asiento tenga la inclinación ajustable para que el pequeño pueda dormirse con tranquilidad. Y por último, que el cinturón se pueda adaptar al tamaño de tu bebé.

Ubicación

Por último, antes de elegir tu silla portabebés debes sopesar en qué parte de la bicicleta quieres ponerla, ya que dependiendo de la ubicación deberás escoger entre un montaje o el otro. Para decantarte por uno u otro, es importante saber si tu bicicleta tiene enganches para accesorios en la parte trasera, ya que son imprescindibles para situar el asiento de tu hijo.

Estos agarres se encuentran en el triángulo que se forma en la parte de detrás de tu asiento. Si logras dar con estas piezas, quiere decir que estos sillines son compatibles con tu bicicleta, de lo contrario, solo podrás instalar un asiento delantero. Este tipo de asiento se encaja en la barra de la bicicleta, por lo que también es importante conocer el tamaño del tubo.

Resumen

Una silla portabebés es un asiento adicional que permite llevar a tu hijo contigo a la hora de salir a montar en bicicleta. Esto lo convierte en un accesorio muy útil para los amantes de la bici y de la familia, ya que les ofrece la oportunidad de pasar más tiempo con sus pequeños y transmitirles su pasión por el ciclismo.

Este producto cada vez es más utilizado por los padres que disfrutan compartiendo sus aficiones con sus niños. Si tú todavía no eres uno de ellos y no sabes lo que se siente al vivir esta experiencia, ¿a qué estás esperando para hacerlo? Seguro que cuando lo pruebes no querrás dejar viajar en bicicleta junto a tu hijo.

Si te ha gustado nuestra guía sobre las sillas portabebés para bicicletas, compártela en redes sociales y déjanos un comentario.

(Fuente de la imagen destacada: Photobac: 28966898/ 123rf.com)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Andrea Barragán
Me licencié en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y trabajo de redactora freelance desde el año 2012. En este tiempo, he intentado combinar mis dos pasiones: escribir y viajar. Clientes como Kaufberater te lo hacen todo mucho más fácil. Detrás hay un equipo de profesionales que se esfuerzan en que siempre mejores y, por supuesto, cuando eso ocurre, te lo saben reconocer.