Sofá cama

“Una visita siempre agrada, si no cuando llega, al menos cuando se va”. Esta frase del escritor francés Emmanuel Carrère está llena de verdad. Hay personas a las que les encanta tener gente a dormir y otras no lo llevan tan bien. Con independencia de si te resulta agradable o no, puede suponer un reto a nivel logístico. ¿La solución? Contar con un sofá cama .

Es un mueble al que podrás sacar un gran rendimiento. Se puede ubicar en el salón y tener una apariencia y funcionalidad similar a la de cualquier otro sofá. Es perfecto para tener un cuarto de invitados que funcione también como estudio o ser la cama en la que dormir a diario. Con esta guía de compra encontrarás un modelo que cubra todas tus necesidades.

Lo más importante

  • Encontrarás sofás camas de todos los estilos decorativos, para las diferentes habitaciones de la casa y de distintos tamaños.
  • Los sofás cama tienen diferentes sistemas de apertura.
  • ¿Quieres saber qué requisitos debe cumplir la estructura del sofá cama o su funda? ¿Te gustaría saber cuál es el mejor modelo para un uso diario? En nuestra sección “Criterios de compra” encontrarás las respuestas a estas y otras cuestiones.

Los mejores sofás cama del mercado: nuestras recomendaciones

¿Has ido alguna vez a comprar con prisa? Seguro que sí y rara vez te habrá salido bien. Por fortuna, en la mayoría de los casos no tiene demasiada importancia, ya que son productos de uso diario y económicos. Sin embargo, un sofá cama conlleva una inversión más alta, para acertar tómate tu tiempo y empieza por repasar nuestras recomendaciones.

El mejor sofá cama para los compradores online

Es un sofá cama con un marcado diseño nórdico en color rosa, aunque también está disponible en otros tonos muy atractivos. Cuenta con 3 plazas y se convierte en cama para 2. Se abre como un libro con solo un movimiento y el respaldo tiene diferentes posibilidades de reclinado.

Está tapizado con una tela que es muy resistente, transpirable y antiarrugas. Viene con dos cojines fabricados en dicho tejido y también de color rosa.

El mejor sofá cama para niños

Seguro que a tus hijos les encanta invitar a sus amigos a dormir en casa. Contar con un sofá cama como este para niños pequeños puede ser la solución. Pesa solo 6 kilos y se despliega y se pliega con facilidad.

Al se tan ligero, podrás llevar el sofá a otras habitaciones de la casa si lo necesitas. Cerrado mide 98 cm de ancho, 48 de fondo y 59 de alto. Cuando está la cama abierta alcanza los 160 cm de longitud.

El mejor sofá cama económico

En ocasiones, solo necesitas un sofá cama para momentos puntuales y por eso la inversión económica pretendes que sea mínima. Este modelo puede ser el más adecuado. Se abre en forma de libro de forma rápida y sencilla.

El sofá mide 188 x 95 x 89 cm y su cama 114 cm de ancho y 188 de largo. Su color gris combinará muy bien con diferentes decoraciones y destaca su respaldo con capitoné, que es un tapizado con remaches.

El mejor sofá cama de diseño

Este sofá cama está diseñado para convertirse en el auténtico protagonista de tu salón. Es desenfundable y te encantará su delicado color gris empolvado. El marco es de madera maciza y tiene algunas piezas decorativas en dorado.

Tiene unas medidas perfectas para un salón de un tamaño medio, 240 cm de ancho por 79 de fondo y 90 de alto. Cuenta con cremallera oculta para evitar accidentes con los niños.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre los sofás camas

¿Estás deseando empezar a disfrutar de tu sofá cama? Es lógico, en nuestro repaso has conocido opciones bastante interesantes. Pero ya sabes que no debes precipitarte. No lo harás si tienes en cuenta todo lo que te mostramos en las siguientes líneas.

Mujer en sofá cama

El interior de tu sofá cama marcará tanto su durabilidad como su firmeza. Debes conocer tus diferentes opciones para poder tomar la mejor decisión posible. (Fuente: Białasiewicz: 97700455/ 123rf.com)

¿Qué tapizados suelen tener los sofás cama?

La tela del sofá cama es otro de los aspectos que marcará la estética del mueble, pero también su resistencia y durabilidad. En el mercado encontrarás diferentes opciones, pero queremos repasar las más habituales.

  • Algodón. Se trata de un tejido natural, muy resistente y flexible. Además, es ideal para zonas cálidas, ya que aporta frescura. Resulta cómodo y se limpia muy bien. El principal inconveniente que presenta es que se arruga fácilmente. Su precio no es demasiado elevado.
  • Chenilla. Es un material compuesto por otros tejidos, como poliéster, algodón y viscosa. Resulta muy suave al tacto y muy cómodo para sentarse. Es adecuado para zonas frías. Además, se arruga muy poco y tiene un precio interesante. Se debe limpiar con cuidado para que no se estropee.
  • Loneta. Es muy resistente y encontrarás muchos sofás cama con este tipo de tapicería. Es bastante económico y no se arruga con facilidad. Debes tener en cuenta que no es una tela tan suave como otras.
  • Microfibras. Se trata de un tejido sintético muy empleado por su resistencia, pero que al mismo tiempo aporta una estética atractiva. No se arruga con facilidad y resiste muy bien el uso diario. Se limpia de forma sencilla y suele llevar un tratamiento antimanchas. Encontrarás opciones con diferentes acabados.
  • Piel. Es una alternativa de calidad y que soporta bastante bien el paso del tiempo. De hecho, la piel envejecida tiene un aspecto atractivo si el sofá cuenta con un aire retro. Si apuestas por este tapizado, efectúa su limpieza siguiendo las instrucciones del fabricante. Por supuesto, valora que es un opción con un precio bastante alto.
  • Polipiel. Es otro tejido sintético, pero en este caso imita el acabado de la piel. Es una opción económica y atractiva. Eso sí, no olvides que se desgasta con facilidad con el uso y además da bastante calor en verano y frío en invierno.
  • Terciopelo. Es un tela que está muy de moda y que cuenta con un aspecto elegante y refinado. Encaja a la perfección en los estilos decorativos más actuales y es perfecta para las zonas más frías, ya que transmite calidez. Si al peinar el tejido el vello vuelve a su sitio, es que es de calidad. Debes limpiar el sofá con cuidado para que no pierda su tacto suave.

¿Qué tipo de apertura puede tener un sofá cama?

¿Quieres un sofá cama práctico, para un uso diario o para utilizarlo de vez en cuando? Son cuestiones que debes dirimir tú mismo. Sin embargo, estarán marcadas por el tipo de apertura que tenga este mueble. En el siguiente listado te mostramos las más habituales. Más adelante, volveremos a hablar del modelo más adecuado dependiendo de su uso.

  • Tipo futón. Cuenta con una base de madera o metal que está colocada casi en el suelo. Sobre ella se coloca un colchón que se pliega y despliega con sencillez. Es una opción económica, ligera y que puede dar un estilo actual a la estancia. No son demasiado cómodos, ya que no llevan somier, ni tampoco demasiado duraderos.
  • Tipo libro o Clic-clac. Para abrirlo tienes que separar el mueble de la pared y desplazar el respaldo hacia delante y luego hacia atrás. Existen muchos modelos económicos, pero también otros con un diseño más atractivo y de gran calidad. En general, no ocupan demasiado espacio. Hay que tener en cuenta que no es ideal para un uso diario, ya que no es muy cómodo como cama.
  • Apertura italiana. Es la apertura más sencilla. No tienes que separar el sofá de la pared, tampoco tendrás que retirar los cojines del respaldo o los asientos. Solo tienes que tirar de una pequeña palanca para abrirlo. El colchón va en su interior y se puede tener la cama hecha. Es muy cómodo como sofá y como cama. Además, ni siquiera parece un sofá cama.
  • Apertura semitaliana. Es igual que la italiana, pero hay que retirar los cojines y los asientos, ya que no vienen adheridos a la estructura.
  • Deslizante. Los asientos se desplazan hacia delante. Cuenta con una pieza que se apoya en el suelo, o con patas plegable, que soporta el peso de la cama. Se abre de forma sencilla y no hay que mover el sofá.
  • Desplegable. Consiste en un colchón que está plegado tres veces sobre sí mismo cuando forma el sofá. Se despliega directamente sobre el suelo al convertirse en cama. Son bastante económicos, pero el colchón se coloca directamente en el suelo y no es muy cómodo.
Sofá cama negro

La tela del sofá cama es otro de los aspectos que marcará la estética del mueble, pero también su resistencia y durabilidad. (Fuente: Salsera: 24439134/ 123rf.com)

¿Qué rellenos pueden tener los asientos del sofá cama?

El interior de tu sofá cama marcará tanto su durabilidad como su firmeza. Debes conocer tus diferentes opciones para poder tomar la mejor decisión posible. Como no puedes probarlos todos, te mostramos qué te ofrecen los rellenos más habituales.

  • Relleno de plumas. Es el mejor material que puedes elegir, ya que resulta muy cómodo y elástico.
  • Relleno sintético. Si no te gusta que se utilicen materiales de origen animal, puedes optar por un relleno sintético.
  • Espuma. Se trata de una opción económica y con firmeza media. Si la eliges, intenta que el relleno tenga un cierto grosor.
  • Gomaespuma. Es aún más económico, pero no es demasiado confortable. No lo recomendamos para un sofá que vaya a tener un uso frecuente.

¿Cómo sabes si un sofá cama será cómodo para sentarse?

Es importante que el sofá cama resulte cómodo no solo para dormir, sino también para sentarse. Aunque esté en el cuarto de invitados y tenga poco uso, pero sobre todo si está en el salón. Ten en cuenta estas cinco cuestiones para conseguirlo.

  • Espalda. La espalda debe poder apoyarse en el respaldo y que este proteja especialmente la zona lumbar.
  • Caderas.Las caderas deben estar a la misma altura que las rodillas. De lo contrario, te costará levantarte del sofá.
  • Rodillas. El final del asiento no debe resultar incómodo para la corva, la parte opuesta a la rodilla.
  • Pies. Los pies deben apoyarse en el suelo cuando la espalda lo haga en el respaldo.
  • Codos. Si el sofá cama cuenta con reposabrazos, lo ideal es que esté situado a la altura del codo.
Habitación de mujer

Es importante que el sofá cama resulte cómodo no solo para dormir, sino también para sentarse.
(Fuente: Białasiewicz: 101313531/ 123rf.com)

¿Es una buena opción un sofá cama tipo chaise longue?

Si quieres aprovechar el espacio de tu salón y contar también con un sofá cama, puedes optar por un modelo con chaise longue. No olvides que son más grandes que los sofás de dos o tres plazas. No se recomiendan para los cuartos de invitados, estudios y dormitorios precisamente por su tamaño y también por su diseño.

Una de sus ventajas es que suelen contar con almacenaje debajo de la chaise longue. Resulta muy útil, sobre todo para guardar la ropa de cama. Esta clase de sofás pueden tener diferentes tipos de apertura, valora la que mejor se adapte a tus necesidades en cuanto a comodidad. No olvides que suele ser una opción más cara.

OMS, Organización Mundial de la Salud

“Dormir no es solo un placer, sino una necesidad”.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de un sofá cama?

Comprar una sofá cama no es una tarea demasiado complicada si tienes claro qué esperas del modelo elegido. A lo largo de esta guía has visto varias cuestiones importantes y aún te quedan otras por descubrir. Antes, te mostramos sus principales ventajas y desventajas.

Ventajas
  • Te permiten tener una cama extra
  • Hay modelos con un estética muy cuidada
  • Se adaptan muy bien a los espacios reducidos
Desventajas
  • No siempre se duerme con comodidad
  • Algunos no se abren con facilidad

Criterios de compra

Estás a punto de empezar a disfrutar de tu nuevo sofá cama. De hecho, seguro que ya has pensado dónde lo vas a colocar o incluso quién será el primero en dormir en él. ¿Quieres acertar plenamente con tu compra? Entonces, dedica unos minutos a valorar los siguientes criterios.

  • Estructura
  • Funda
  • Uso
  • Habitación
  • Asientos y respaldo

Estructura

En la actualidad, los muebles son cada vez más económicos y en muchas ocasiones esta bajada de precio afecta a la calidad. Si quieres que tu sofá cama dure en el tiempo debes prestar atención a su estructura. Determina precisamente la calidad del mueble y, por lo tanto, sus años de vida útil. Estos son los tres aspectos en los que debes fijarte.

  • Estructura. Lo mejor es que apuestes por el acero o el aluminio, aunque la madera maciza funciona muy bien.
  • Cinchas. Te recomendamos que el sofá cuente con un sistema de cinchas, con 10 tiras de sujeción por asiento. Cinco perpendiculares y otras tantas paralelas a dicho asiento. Recuperará su forma cuando te levantes y esta característica no se perderá con el uso. Algunos sofás tienen un sistema de muelles en zig-zag que le aporta firmeza, pero con el tiempo puede que termine desgastándose y haciendo ruido.
  • Patas. Las patas es una de las partes del sofá más problemáticas, ya que pueden acabar cediendo o incluso rompiéndose con el uso. Lo mejor es que sean parte de la estructura del sofá y no que estén atornilladas.

Funda

Si le vas a dar un gran uso al sofá cama o hay niños o mascotas en casa, te recomendamos que sea desenfundable. Su limpieza será mucho más sencilla. Nuestro consejo es que la funda haya sido sometida a un proceso de sanforizado. Es un tratamiento que se le da a los tejidos y que evita que encojan al ser lavados. De todas formas, lava siempre la funda con agua fría.

Uso

El uso que darás al sofá es una de las cuestiones que más debe influir en tu decisión final. No tendrás las mismas necesidades si vas a utilizarlo todos los días que solo de vez en cuando. La siguiente tabla te ayudará a valorar qué tener en cuenta.

CaracterísticaDiarioOcasional
Tipo de aperturaItaliana o semitaliana.Cualquiera.
TejidoUn tejido resistente.No es tan importante.
InversiónAlta.Económica.
LimpiezaSencilla y rápida.Sencilla.

Habitación

Un sofá cama se puede colocar en casi cualquier habitación de la casa, salvo en el baño y en la cocina, como es obvio. Pero lo normal es que en las casas más pequeñas se coloque en el salón y en las más grandes en el cuarto de invitados o estudio. En la siguiente tabla te mostramos qué tener en cuenta en ambos casos.

CaracterísticaSalónCuarto de invitados/estudio
DiseñoAtractivo y que combine con la decoración.Puede ser más sencillo.
Comodidad asientosAlta.Media.
Resistencia asientosAlta.Media.
CalidadAlta.Económica.
TamañoGrande.Pequeño o medio.
TejidoPiel, terciopelo o algodón.Loneta, algodón o microfibras.

Asientos y respaldo

¿Vas a utilizar el sofá cama como sofá de uso diario? Entonces, intenta que el relleno del asiento tenga una densidad de 30 kg/m³. Si quieres que resulte cómodo, que su grosor sea al menos de 15 cm. Por otro lado, el ancho de los cojines del respaldo debe ser de unos 20 cm. Además, deberían tener un recubrimiento especial en la zona lumbar.

sofá cama azul

Si quieres aprovechar el espacio de tu salón y contar también con un sofá cama, puedes optar por un modelo con chaise longue. (Fuente: Białasiewicz: 100721158/ 123rf.com)

Resumen

Si eres de los que disfrutas con las visitas, el sofá cama te ayudará a que siempre tengan un espacio para descansar. Si no te gustan tanto, al menos no tendrás que “sufrir” viendo un colchón tirado en mitad de la sala. Sea como sea, seguro que te encantará ser un buen anfitrión y dar a tus invitados un buen descanso.

Valora todo lo que has visto en esta guía e intenta invertir bien tu dinero. Estudia el uso que le darás al mueble. Por ejemplo, si va a ser el sofá principal del salón o si quieres que la cama se pueda dejar hecha. También analiza si te compensa realizar una inversión económica considerable o si un modelo de bajo precio será perfecto para ti.

¿Qué te ha parecido la información que hemos analizado en esta guía? Sin duda, ha sido muy interesante. Así que, compártela en tus redes sociales y déjanos un comentario con tu opinión.

(Fuente de la imagen destacada: Białasiewicz: 97751951/ 123rf.com)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Cristina Fernández Redactora
Cristina Fernández
Como madre de familia disfruto descubriendo nuevos productos para el hogar y escribiendo sobre ellos para que otros también los conozcan. Mi prioridad es ayudarte a seleccionar el mejor artículo posible. ¿Me acompañas?