Strapon
Última actualización: 05/05/2020

Nuestro método

13Productos analizados

23Horas invertidas

9Artículos evaluados

98Opiniones de usuarios

Los strap-ons o arneses sexuales son uno de los inventos más revolucionarios que puedes incluir en tus relaciones. No caigas en el error de pensar en ellos como juguetes sexuales diseñados únicamente para parejas en las que ambos miembros tienen vagina. Pueden usarse en el pegging —práctica de la que hablaremos más adelante— o en una doble penetración.

Es muy posible que, si estás pensando en probar un strap-on por vez primera, sientas nervios y te hagas un montón de preguntas. Según Esperanza Gil, psicóloga y sexóloga, para empezar, «escoger un buen lubricante y un dildo especialmente diseñado para esta práctica es fundamental» (1). Con el resto de dudas, vamos a intentar ayudarte en este artículo, no te lo pierdas.




Lo más importante

  • Cualquiera puede disfrutar de un strap-on, más allá de sus preferencias sexuales o de su identidad. Aunque te cueste creerlo, cada vez son más las parejas heterosexuales que los están introduciendo en sus relaciones.
  • Los arneses sexuales pueden sujetarse al cuerpo con correas o sin correas y pueden admitir distintos tipos de dildos, ¡o incluso varios de ellos!
  • Cuando vayas a adquirir un strap-on, ten muy en cuenta los materiales con los que está fabricado y la forma y tamaño del dildo —en caso de que lo incluya—. Hablaremos en profundidad de los criterios de compra en el último apartado.

Los mejores strap-ons: nuestros favoritos

Aunque muchos de los arneses sexuales disponibles en el mercado tengan un aspecto similar, no debes dejarte llevar por las apariencias. En esta sección, te presentamos cinco opciones con buena relación calidad-precio:

El strap-on más versátil

Este arnés te ofrece la máxima comodidad y facilidad de movimientos. Es totalmente adaptable, compatible con cuerpos femeninos y masculinos. Incluye tres tamaños de anillos distintos.

Podrás usarlo con los dildos que ya tienes en casa. Este strap-on no incluye un dildo como tal, sino un plug de tamaño pequeño, perfecto para principiantes con el arnés.

Un arnés con dildo de silicona ondulado

La marca Lumunu nos presenta una opción apta para todo tipo de usos. La correa del strap-on es ajustable y no se desliza. El interior del arnés está recubierto de un material suave, para que no provoque irritaciones.

Incluye un dildo flexible de unos 12 cm que se ancla al arnés mediante un sistema de clic, de modo que siempre se mantiene erecto. Puede extraerse fácilmente para su limpieza.

El strap-on con dildo hueco

Quizá te preguntes para qué puede servir un dildo hueco. Este tipo de arneses están pensados para que puedan usarlos de forma activa tanto hombres como mujeres. Asimismo, también son recomendables para hombres con problemas de erección.

El dildo, de la reconocida marca Pipedream, tiene unos 15 cm y las correas del arnés son suaves y ajustables. Incluye vibrador con potencia regulable.

El arnés sexual para una penetración doble

Este arnés permite usar dos dildos de forma simultánea —incluidos con el strap-on—, uno más pequeño que se inserta en la vagina de quien lleva puesto el arnés y otro de mayor tamaño que puedes usarlo... para lo que quieras.

Los dildos están fabricados en silicona flexible, resistente y sin olor, mientras que el arnés, que puede adaptarse hasta a 80 cm de cintura, es de nailon y cuero sintético.

Un strap-on doble, ¡con vibración!

No se le puede pedir mucho más a un arnés sexual. Esta opción tiene dos dildos, para que quien lo lleva puesto pueda disfrutar de una penetración vaginal y una función de vibración.

El dildo está fabricado en caucho termoplástico no tóxico, inodoro y totalmente seguro. La banda de la cintura alcanza hasta 100 cm y resulta muy cómoda de llevar puesta. Por supuesto, se envía de forma discreta.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre strap-ons

Normalmente, uno piensa en los arneses con dildo como algo sórdido. Un buen día, empieza a pensar en ellos con curiosidad, empieza a planteárselo, poco a poco, ¿y por qué no probar uno? Y, un buen día, ese uno se encuentra curioseando en una tienda online, ¡aunque todavía con muchas dudas! En esta sección vamos a tratar de despejar las más comunes entre los potenciales compradores.

Cualquiera puede disfrutar de un strap-on, más allá de sus preferencias sexuales o de su identidad. Aunque te cueste creerlo, cada vez son más las parejas heterosexuales que los están introduciendo en sus relaciones. (Fuente: Hanacek/ Picjumbo.com)

Los arneses sexuales son para todo el mundo

Sí, no nos mires así. Existe la falsa creencia de que los strap-ons son solo para homosexuales, cuando no es así. Veamos, a las parejas del mismo sexo les gusta besarse, ¿no? ¿Quiere esto decir que los besos son una práctica homosexual? ¡Por supuesto que no! Este tipo de arneses amplían las posibilidades eróticas y favorecen la experimentación sexual en pareja.

Cada vez son más las parejas heterosexuales que practican pegging, o sea, en las que ella es quien penetra al hombre mediante un arnés sexual. Como apunta Marta Jesús Camuñas, psicóloga y sexóloga, «la zona localizada entre los testículos y el ano (...) es una zona muy sensible. Ahí está el perineo y muchos localizan el punto G masculino en el interior del recto» (2).

¡Anímate a usarlo!

Aunque puedan parecer casi lo mismo, los strap-ons ofrecen una experiencia distinta a la de los dildos sin correas. Es ese «casi» el que marca la diferencia. Nuestro consejo es que destierres tus miedos e inseguridades y que pruebes: no tienes mucho que perder y sí mucho placer que ganar.

  • Un strap-on te deja las manos libres y te permite usarlas para acariciar o estimular otras partes del cuerpo.
  • Los arneses te invitan a jugar con el género, de hombre a mujer o de mujer a hombre.
  • La posibilidad de usar dos dildos abre la posibilidad de la doble penetración: uno por la vagina o otro por el ano.
  • Los strap-ons pueden serles de ayuda a hombres con problemas de erección y ofrecen un medio a la pareja para poder disfrutar del coito completo.
  • Hay amantes que encuentran muy excitante la visión de su pareja luciendo un arnés con dildo.
  • Los arneses sexuales pueden mejorar nuestra vida sexual y la complicidad con nuestra pareja. Y, por supuesto, pueden acabar con la rutina de un plumazo.
Rafa AragónPsicólogo especializado en sexología (col. A009281)

"La mayoría de los hombres que pasan por una disfunción eréctil suelen deprimirse y al mismo tiempo frustrarse mucho [...]. El arnés sexual es una buena herramienta para esto".

¿Qué tipos de strap-ons existen?

A estas alturas, ya sabrás que no todos los arneses sexuales son iguales. Hay distintos tipos. Elegir uno u otro depende de ti y del uso que vayas a hacer de tu strap-on. Vamos a verlos uno por uno:

Strap-on con correas: Las opciones que te hemos dado en la primera sección son todas de este tipo, ya que nos parecen los más cómodos. Llevan correas que se colocan en la cintura o las caderas.

  • Strap-on con dildo: Traen un dildo incorporado que puede ser sustituido por otro o no.
  • Strap-on universal: Incorporan uno o varios aros que nos permiten usar este tipo de arnés con cualquier dildo que ya tengamos o que compremos.
  • Strap-on hueco: Aunque puede usarlos cualquiera, están recomendados para personas con pene que quieran aumentar su tamaño o probar cosas nuevas.

Strap-on sin correa: Solo pueden usarlos personas con vagina, ya que se sujetan al cuerpo de quien va a penetrar mediante un apéndice o dildo fijo que se introduce en la vagina. Pueden ser más inestables o complicados de usar.

¿Quién puede usar qué? Strap-on con correas Strap-on sin correas
Strap-on con dildo Strap-on universal Strap-on hueco
Pene+vagina X X X X
Vagina+Vagina X X X X
Pene+pene x

¿Para qué se usa un arnés sexual?

Los arneses sexuales nos permiten introducir nuevos juegos y experiencias en las relaciones con nuestra pareja —recuerda que, si vas a usarlos en una relación esporádica, debe ser con preservativo—. Para que vayas cogiendo ideas, te contamos cuáles son las prácticas más habituales:

  • El pegging es una de las prácticas más frecuentes entre parejas heterosexuales que se lanzan a probar un strap-on. Muchos hombres heterosexuales disfrutan de la estimulación anal y un arnés es ideal para introducirlo en las relaciones con su pareja.
  • Penetraciones entre dos personas con vagina. Posibilita la penetración «sin manos». También existen arneses dobles que estimulan la vagina de la persona que penetra.
  • ¿Y si ya hay pene? La diversión no se acaba. Un strap-on sirve de ayuda a hombres con problemas de erección, pero también permite continuar con el coito una vez que ya se ha producido la eyaculación.

¿Qué debo tener en cuenta antes de usar un strap-on?

No vamos a negarte que usar un arnés con dildo por primera vez puede resulta un poco raro, por así decirlo. Familiarizarse con el nuevo «apéndice» lleva su tiempo. Un consejo es que, antes de emplearlo en un contexto sexual, te lo pongas para estar por casa. Como lo oyes, pruébatelo, échate a ver la tele un rato, lava los platos, lo que sea: acostúmbrate a verlo.

También puedes probar a masturbarte, para que empieces a asociarlo con prácticas sexuales. Prueba a tocar el dildo, tócate tú, empieza a normalizar la situación. Por supuesto, te recomendamos que, una vez que pases a la acción «real» con tu pareja, no escatimes en lubricante, sobre todo si has elegido un dildo de tamaño grande o si vas a realizar prácticas anales.

La calidad de los materiales determina la resistencia, la durabilidad e incluso la seguridad de tu strap-on.
(Fuente: Gordeeva: 111799921/ 123rf.com)

¿Con qué otros juguetes sexuales puedo combinarlo?

Lo mejor es que te dejes llevar por la imaginación, pero vamos a echarte una mano. Del mismo modo que hemos de despojarnos del tabú que asocia los arneses sexuales a las prácticas homosexuales, podemos no considerar el coito como el centro de la relación sexual. El arnés está bien por sí solo, pero también puede usarse junto con otros artículos.

  • Estimuladores para la vagina y el clítoris: De tipo pinza, que permiten la penetración. De este modo, puedes estimular el clítoris al mismo tiempo que disfrutas del strap-on.
  • Huevos vibradores: Puede usarlos tanto la persona que penetra como la penetrada, en distintas cavidades del cuerpo. Con ellos, ¡nadie se queda sin su dosis de placer!
  • Bolas chinas: Las bolas chinas están entre los juguetes sexuales para mujer más usados. Puedes introducírtelas en la vagina mientras usas un arnés para sentir un suave repiqueteo en tu interior.
  • Cosmética erótica: Puedes usar lubricantes con efectos de frío o calor, con sabor o con aroma, por ejemplo. También son una opción divertida los vibradores líquidos.

Criterios de compra

Nos atreveríamos a decir que, en este punto de la guía, ya te estás empezando a plantear seriamente la compra de un strap-on. Para acertar con tu adquisición, ten presentes los siguientes criterios de compra:

Atención a los materiales

La calidad de los materiales determina la resistencia, la durabilidad e incluso la seguridad de tu strap-on. Los arneses, normalmente, están hechos de nailon y cuero sintético, aunque también hay opciones de tela e incluso atractivos strap-ons hechos con materiales más alternativos. Ojo, el arnés debe ser suave por dentro para que no provoque rozaduras con el uso.

La mayor parte de dildos, por su parte, están fabricados en silicona. Lo más importante es que su material no sea poroso —especialmente si vas a usarlo de forma anal—. Los materiales con poros, como el látex, son complicados de limpiar y pueden acumular bacterias. Los materiales no porosos más habituales son la silicona, el acero inoxidable, el vidrio o el plástico ABS.

Un strap-on te deja las manos libres y te permite usarlas para acariciar o estimular otras partes del cuerpo.
(Fuente: Boltneva: 597200/ Pexels.com)

Elige un arnés cómodo para ti

El arnés es la parte del strap-on que sujeta el dildo al cuerpo de la persona que penetra. Como ya hemos mencionado, pueden tener correas o no, aunque los primeros son más comunes y también más cómodos y recomendables para principiantes, en nuestra opinión. También hay arneses que simulan una prenda interior y que prescinden de correas y hebillas.

Por otro lado, no tienes que limitarte a arneses que vayan sujetos a la cintura o a la cadera: hay opciones que se atan al pecho, a los pies, a las piernas, a la frente o incluso a las manos. Aunque no son tan frecuentes en las tiendas, ¡es cuestión de buscarlos bien! Un buen arnés debe adaptarse a tu cuerpo a la perfección para que el dildo se mantenga erguido.

El tamaño y la forma del dildo importan

Los distintos tipos de dildos cambian —y mucho— el juego. Como siempre, te recomendamos que, ante la duda, especialmente si es tu primera vez, optes por un juguete de tamaño pequeño. Ya tendrás tiempo de probar dildos de mayor tamaño, no tengas prisa. Esto es aún más importante en el caso de la penetración anal si no quieres arriesgarte a sufrir una fisura.

En cuanto a la forma, todo depende de tus preferencias personales. Hay dildos con formas abstractas y otros que son muy realistas. Normalmente, los abstractos tienden a ser más suaves, flexibles y fáciles de usar que los realistas. Por otro lado, los más «humanos» pueden resultar muy excitantes a la vista. Tú decides, ¡será por opciones disponibles en el mercado!

Megan StubbsSexóloga

"Antes de probar el pegging por primera vez, es recomendable explorar la zona anal con la lengua, los dedos o con juguetes pequeños como plugs o huevos vibradores".

Para que no tengas que preocuparte por ella, piensa en la limpieza

Limpiar el arnés y sobre todo el dildo después de cada uso es crucial, más allá de que siempre lo uses con la misma persona, con parejas esporádicas o en soledad. No quiere decir que necesariamente vayas a pillar una infección si no limpias el dildo, pero sí que aumenta las probabilidades y tomar precauciones nunca está de más. Pero, qué pereza, ¿no crees?

En efecto, lo peor de los juguetes sexuales es tener que limpiarlos. Por eso, te recomendamos que pienses en el tema de la limpieza antes de comprar uno, ¡así no tendrás que preocuparte por ella después! Opta por modelos fáciles de limpiar, sin recovecos, con materiales que puedan lavarse con jabón o incluso hervirse unos minutos si fuese necesario. Practicidad ante todo.

Resumen

Los strap-ons o arneses sexuales están dejando de ser un juguete considerado sórdido por la mayoría para colarse en la intimidad de muchas parejas, tanto homosexuales como heterosexuales. A medida que los hombres van dejando sus tabúes atrás, además, se van popularizando prácticas como el pegging, en el que es la mujer quien penetra al hombre.

En estas cuestiones «de cama», para pasarlo bien lo mejor es dejarse llevar y probar cosas nuevas sin miedos y sin prejuicios. Recuerda que, a la hora de comprar un juguete sexual, es muy importante tener presente la seguridad. Infórmate siempre acerca de los materiales con los que está fabricado e interésate por las certificaciones sanitarias.

Y tú, ¿estás pensando en probar un strap-on? Cuéntanoslo en los comentarios y no dudes en compartir este artículo en caso de que te haya resultado interesante.

(Fuente de la imagen destacada: Mahirates: 134325391/ 123rf.com)

Referencias (2)

1. Ana Lombardía (2019): «Así es el pegging: cuando es ella la que penetra», en El Español.
Fuente

2. Rita Abundancia (2019): «Sexo anal, el último tabú del hombre hetero», en S Moda.

¿Por qué puedes confiar en mí?

REVIEWBOX Redacción
Los redactores de REVIEWBOX.es investigan y escriben artículos informativos de la más alta calidad sobre diferentes temas de consumo.
Artículo informativo
Ana Lombardía (2019): «Así es el pegging: cuando es ella la que penetra», en El Español.
Ir a la fuente
Artículo informativo
Rita Abundancia (2019): «Sexo anal, el último tabú del hombre hetero», en S Moda.