Seguramente sabes que la fiebre es una reacción del organismo frente a las infecciones. Por eso es tan importante contar con un termómetro en casa. Más aún, si tienes un peque no debería faltarte un termómetro para bebé en tu botiquín o bolsa de viaje. Este práctico instrumento para tomarle la temperatura a tu hijo te ayudará a decidir cuándo debes acudir al médico.

Además, recuerda que una manera de prevenir convulsiones en los niños es evitando que sobrepasen los 38° C de temperatura. Al respecto, el pediatra probablemente te recomendará que no le administres a tu pequeño antitérmicos o antinflamatorios (como el paracetamol o el ibuprofeno) a menos que presente fiebre, malestar o dolor. En este artículo te lo explicamos a fondo.

Lo más importante

  • La medición de la temperatura corporal es uno de los pasos indispensables a la hora de determinar el estado de salud de un niño. Además, teniendo en cuenta que los más pequeños no pueden expresar con claridad lo que sienten cuando están malitos, nunca debería faltarnos un termómetro en nuestro hogar para tomar la temperatura de los bebés.
  • Saber a ciencia cierta cuándo un peque tiene fiebre o febrícula puede marcar una gran diferencia; también hacer un seguimiento de la evolución de la temperatura de los niños. Por eso, los termómetros para bebés son determinantes a la hora de decidir si acudir al pediatra con nuestros hijos, administrar un antitérmico o, simplemente, darles un baño con agua tibia.
  • ¿Quieres comprar el termómetro ideal para tu hijo? Además de fijarte en las últimas novedades, te recomendamos que tengas en cuenta aspectos como la edad exacta del pequeño, la forma en que el modelo elegido toma la temperatura, la calidad, el peso y tamaño del termómetro, y la fuente de energía que utiliza (número y tipo de pilas o baterías).

Los mejores termómetros para bebé del mercado: nuestras recomendaciones

La tecnología avanza a pasos agigantados y con ella aumenta la variedad de instrumentos disponibles para cuidar de nuestra salud; cada vez hacemos más nuestra la cultura de la prevención. Los termómetros para bebés no son la excepción en este campo, las novedades están a la orden del día y las empresas no paran de inventar curiosos modelos. Te presentamos los mejores.

El mejor termómetro multifunción para bebé

Este termómetro multifunción cuenta con las certificaciones CE, ROHS y FDA. Sirve para tomar la temperatura del bebé en oídos y frente, pero también de objetos como el agua, la leche o los alimentos.

Tiene 20 lecturas de memoria, luz y alarma de alta temperatura (cuando es superior a los 38 °C). También tiene modo silencioso, pantalla LCD, apagado automático (a los 30 segundos) para ahorrar energía.

El mejor termómetro de infrarrojos para bebé

Aquí tenemos este termómetro para bebés que cuenta con tecnología de detección de temperatura por infrarrojos. Opera de manera simple y rápida, presionando un botón. El resultado tarda solo 1 segundo.

Su pantalla LCD hace que las lecturas sean muy claras. Con 3 modos de funcionamiento (según se tome la temperatura a una persona, objeto o lugar), almacena hasta 32 datos. Y tiene 2 años de garantía.

El termómetro digital para bebé más vendido

Este termómetro de infrarrojos no requiere tener contacto directo con el bebé. Está enfocado en la seguridad, la precisión y ha sido validado clínicamente. La medición se realiza de manera muy rápida.

Funciona de manera sencilla, con 3 modos (según se tome la temperatura al bebé, a un objeto o al ambiente). Almacena hasta 32 mediciones y cuenta con alarma de fiebre. Necesita 2 pilas AAA (incluidas).

Guía de compras: Lo que debes saber sobre los termómetros para bebé

Bien sabido es que las madres siempre queremos lo mejor para nuestros hijos. Por eso, es normal que te surjan dudas a la hora de elegir algo para ellos. Mucho más si se trata de un instrumento relacionado con su salud como lo es un termómetro para bebés. Así que, presta mucha atención a esta guía de preguntas frecuentes; intentaremos resolver tus dudas al respecto.

Madre midiendo temperatura

El termómetro digital registra la temperatura de manera axilar, oral o rectal a través de un circuito eléctrico que envía la información captada a un microchip; este la procesa y la muestra en una pantalla digital. (Fuente: Ximagination: 101600294/ 123rf.com)

¿Qué es exactamente un termómetro para bebé?

Según la RAE, y como seguramente sabes, un termómetro es un instrumento que sirve para medir la temperatura corporal, de un objeto o de un lugar. Específicamente, un termómetro para bebé se fabrica pensando en las características propias de los pequeños; es de gran utilidad debido a lo difícil que resulta medir la temperatura de un bebé con un termómetro tradicional.

Este instrumento para peques está pensado para que no tengas que obligar a tu niño a mantenerse quieto por varios minutos, mientras le sujetas el brazo para tomarle la temperatura. Algunos termómetros infantiles te permiten saber si el bebé tiene fiebre aunque esté en constante movimiento. Otros no necesitan entrar en contacto con el niño gracias al uso de infrarrojos.

¿Qué tipos de termómetros para bebé existen?

Hay distintos tipos de termómetros para bebé disponibles en el mercado. A continuación, te indicamos cuáles son los más comunes y te resumimos sus principales características:

  • Termómetro de vidrio: Muestra la temperatura en una escala graduada a través del nivel al que llega el líquido (mercurio o alcohol), el cual se dilata o contrae debido al calor. La medición se expresa en grados Celsius o Fahrenheit. En la actualidad, estos termómetros funcionan con alcohol coloreado para evitar los riesgos del contacto con mercurio.
  • Termómetro sin contacto: Mide la temperatura a través de la radiación de calor que emana de los cuerpos u objetos. Para utilizarlo no hace falta tocar a la persona, lo que facilita la toma de temperatura cuando está en movimiento o alejada. Con los termómetros de infrarrojos generalmente se toma la temperatura del bebé apuntando a su frente.
  • Termómetro digital: Es el más común en hospitales y hogares por su facilidad de uso, buen precio y exactitud. Registra la temperatura de manera axilar, oral o rectal a través de un circuito eléctrico que envía la información captada a un microchip; este la procesa y la muestra en una pantalla digital. Algunos vienen tipo “chupete”, otros traen formas de animales y están los sencillos y clásicos.
  • Termómetro adhesivo: Funciona de forma rápida y simple. Se trata de pegatinas que se adhieren a la piel y se iluminan para indicar la temperatura corporal de los pequeños. Son ideales cuando los niños no paran de moverse en el momento de tomarles la temperatura.
  • Termómetro para oído: Es una de las opciones más utilizadas en la actualidad y que ha sustituido en gran parte al tradicional termómetro digital. Posee un pequeño tubo (con una funda protectora) que se inserta en el oído del bebé, seguidamente se abre un obturador que capta la radiación emitida por el canal auditivo.
Niño con termómetro en su oreja

Por cuestiones de higiene es mejor que no mezcles los objetos de tu hijo con los del resto de personas que habitan en tu casa. (Fuente: Agsararattananont: 121951831/ 123rf.com)

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de los termómetros (sin mercurio) para bebé?

Desde el año 2009 la Unión Europea prohibió la utilización de mercurio en todos los termómetros en general y, especialmente, en aquellos diseñados para bebés, tras comprobarse que se trata una sustancia tóxica para el ser humano y el medio ambiente. Cuando un termómetro de vidrio se quiebra, el líquido interior se sale y puede ser ingerido. ¡He ahí el peligro!

A partir de entonces, en los termómetros manuales se ha implementado el uso de otros compuestos tales como el alcohol pintado o el galio. Los termómetros de galio son los más fiables en cuanto a la exactitud al medir la temperatura. El problema es que siguen siendo de vidrio y, por tanto, son susceptibles de romperse. Aquí tienes una tabla de ventajas y desventajas.

Termómetro Ventajas Desventajas
Vidrio (galio) Es exacto y fiable.

No requiere pilas.

Limpieza fácil.

Tarda más en tomar la temperatura (4 minutos, axilar, 2 minutos, rectal).

Se rompe fácilmente.

Más difícil de usar con bebés.

Digital tradicional Más rápido.

No se rompe fácilmente.

Menos exacto.

Más difícil de usar con bebés.

Chupete Apropiado para el bebé. Menos exacto.

Más frágil.

Oído y frente Facilidad de uso.

Resultados rápidos.

Comodidad del bebé.

Menos riesgo de infecciones.

Requiere baterías.

Mayores costes.

Menos exactitud.

¿Qué recomendaciones debo seguir a la hora de utilizar un termómetro para bebé?

Como en la mayoría de asuntos relacionados con tus hijos, hay ciertas cuestiones que debes tener presente cuando utilices un termómetro para bebé:

  • Utiliza un termómetro exclusivo para tu bebé. Por cuestiones de higiene es mejor que no mezcles los objetos de tu hijo con los del resto de personas que habitan en tu casa. Más aún si se trata de un instrumento relacionado con su salud. De este modo, reducirás el riesgo de propagación de infecciones, alergias, entre otros.
  • Limpia el termómetro con alcohol o agua tibia después de cada uso. Recuerda la importancia de la higiene y desinfección de los objetos que utilizamos con nuestros pequeños; todo esto puede influir en un mejor estado de salud para ellos.
  • No tomes la temperatura del bebé inmediatamente después de bañarlo, llegar de la calle o desenvolverlo de una manta. Tampoco si ha llorado mucho o acaba de comer y beber. Se recomienda esperar hasta 30 minutos para tener una medición más objetiva de su temperatura corporal.
  • Asegúrate de sujetar bien el termómetro mientras tomas la temperatura de tu bebé. Por básico que parezca, un pequeño descuido puede hacer que tu termómetro se caiga, se estropee o se desconfigure.
  • Si vas a usar un termómetro rectal, bucal o de oído, debes estar alerta a los movimientos de tu peque para evitar lesiones. Es mejor “prevenir que curar”, por eso es importante estar muy atento a lo que hace tu hijo durante la toma de temperatura. ¡Así evitarás contratiempos!
Cecilia RepettiEditora de libros escolares

“Un bebé tiene fiebre cuando su temperatura corporal, “tomada con un termómetro en la axila, es superior a los 37,5 °C. La fiebre no es una enfermedad, sino un síntoma de que algo le está sucediendo al cuerpo. Es un proceso que facilita la actividad de las defensas contra los gérmenes””.

Criterios de compra

Encontramos una gran variedad de termómetros para bebé en el mercado. Son muchos los criterios que se pueden utilizar para elegir el más apropiado. Sin embargo, hay ciertos aspectos importantes que no debes dejar pasar. A continuación, te explicamos cada uno de ellos para que así puedas escoger el termómetro que mejor se adapte a tus intereses y necesidades.

  • Edad del bebé
  • Forma de tomar la temperatura
  • Calidad
  • Peso y tamaño del termómetro
  • Fuente de energía que utiliza

Edad del bebé

Dependiendo de la edad de tu peque será más apropiado un tipo de termómetro u otro. Por ejemplo, los termómetros rectales son especialmente recomendados para los recién nacidos, por ser los más exactos (1). Ahora bien, cada vez han tomado más fuerza los termómetros de oído; pero es mejor utilizarlos en bebés mayorcitos para evitar lesiones en sus conductos auditivos.

Termometro digital

Si vas a usar un termómetro rectal, bucal o de oído, debes estar alerta a los movimientos de tu peque para evitar lesiones. (Fuente: Adamowicz: 37142135/ 123rf.com)

Forma de tomar la temperatura

¿Qué es lo que más te cuesta a la hora de tomarle la temperatura a tu bebé? Es importante que te fijes en ello para elegir el tipo de termómetro más adecuado y que se ajusta mejor a las necesidades de tu peque. Por ejemplo, si tu bebé se mueve mucho y no para, mejor no compres un termómetro digital tradicional. Te será muy difícil saber con exactitud si tiene fiebre.

En estos casos, es preferible un termómetro de infrarrojos que no requiere contacto directo o, incluso, las pegatinas que reflejan la temperatura del bebé. Asimismo, si tu hijo tiene pocos meses de edad mejor evita los termómetros de oído, ya que te será casi imposible introducir la boquilla en su oreja. Lo mismo ocurre con los niños altamente sensibles o cosquillosos.

Calidad

Como en la mayoría de cosas relacionadas con la salud de tus hijos, es muy importante que te fijes en la calidad y seguridad de los materiales de fabricación. Con frecuencia se suele creer que un termómetro de mayor coste tiene mejor calidad; pero, ¡ojo!, no siempre ocurre esto. Así que, infórmate bien sobre la durabilidad del producto antes de enfocarte en el precio.

Niño con temperatura

Dependiendo de la edad de tu peque será más apropiado un tipo de termómetro u otro. (Fuente: Alicephoto: 70851850/ 123rf.com)

Peso y tamaño del termómetro

Según necesites utilizar tu termómetro en casa o fuera de ella, puedes elegir un modelo más grande y aparatoso o uno más simple y pequeño. Si quieres llevar tu termómetro a todas partes, es preferible que escojas uno ligero y pequeño. No obstante, a veces vale la pena comprar un modelo más pesado, pero estar seguro de que si cae en manos de tu bebé, no se estropeará.

Fuente de energía que utiliza

Como bien sabes, los termómetros de vidrio no necesitan baterías. Sin embargo, cada vez están más en auge los termómetros digitales que requieren distintos tipos de pilas. Por eso, te recomendamos que leas a fondo las especificaciones del producto para saber exactamente si necesita baterías, cuáles y cuántas. ¡A veces es mejor no complicarse y volver a lo sencillo!

Resumen

Los termómetros para bebé son instrumentos básicos con los que debe contar un padre, un pediatra y el botiquín de cualquier hogar en el que habiten niños pequeños. Ya sabes que la fiebre es una señal de alerta del organismo frente a las infecciones, por eso más te vale estar al tanto de cuál es la temperatura corporal de tus hijos. ¡No esperes a que estén enfermos!

Cada día encontramos más variedad en la oferta de termómetros para bebés, desde los clásicos de vidrio hasta novedosas pegatinas que se colocan en la frente y reflejan la temperatura del pequeño. No obstante, es importante informarse a fondo sobre las ventajas y desventajas de cada tipo de termómetro infantil para no llevarse una sorpresa después de haber elegido uno.

Esperamos que te haya resultado útil la información de esta guía de compras. Por favor, déjanos tu opinión o califícanos y comparte el artículo con tus contactos en las redes sociales. ¡Gracias por adelantado!

(Fuente de la imagen destacada: Chassenet: 67567659/ 123rf.com)

Referencias

1. SHANAHAN, M. Kelly, Guía del embarazo más allá de los 35 años. Todas las respuestas a sus preguntas sobre embarazo, nacimiento y desarrollo de su bebé, Editorial Amat, Barcelona, 2005, pág. 331.
Fuente

Guía de embarazo "Más allá de los 35".
SHANAHAN, M. Kelly, Guía del embarazo más allá de los 35 años. Todas las respuestas a sus preguntas sobre embarazo, nacimiento y desarrollo de su bebé, Editorial Amat, Barcelona, 2005, pág. 331.
Ir a la fuente

Califica este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
37 Voto(s), Promedio: 4,00 de 5
Cargando…