Trípodes para cámaras

Nuestro método

Products

31Productos analizados
Hours

21Horas invertidas
Studies

9Artículos evaluados
Comments

76Comentarios recaudados

Si te gusta la fotografía y tienes una cámara (y no estamos hablando de la del teléfono móvil), seguro que te has planteado adquirir complementos para poder obtener la foto que buscas en cualquier situación, para mejorar tus imágenes y probar nuevas técnicas. Uno de los más imprescindibles para poder conseguir todo esto es, sin duda, el trípode.

Ya sea para mejorar la nitidez de tus fotos con poca luz, para crear panorámicas de calidad o para hacer autorretratos, un trípode es un accesorio que no puede faltar en tu equipo fotográfico. Pero ¿qué trípode escoger?, ¿cuándo y cómo utilizarlo? En nuestra guía trataremos de responder a estas y otras preguntas para ayudarte a elegir el más adecuado.




Lo más importante

  • El trípode es un elemento indispensable para cualquier fotógrafo profesional, pero no lo es menos para un aficionado que quiera elevar el nivel de sus imágenes. Para poder tomar fotos de más calidad y practicar diferentes tipos de fotografía, un trípode es un complemento que no puede faltar en tu equipo fotográfico.
  • Los trípodes aportan estabilidad y firmeza a la cámara, sobre todo en situaciones de poca luz en las que disparar cámara en mano provocará trepidación y que la foto quede borrosa o movida. En definitiva, con un trípode conseguirás que tus fotos sean mucho más nítidas y que puedas acercarte a la calidad de un fotógrafo profesional.
  • Para elegir el más adecuado a tus necesidades debes tener en cuenta una serie de aspectos. El más importante es, probablemente, el uso que vas a darle: el tipo de fotografía que quieres practicar, ahora y en el futuro. Lo veremos más detenidamente en la última sección de esta guía, dedicada a los criterios de compra.

Los mejores trípodes del mercado: nuestras recomendaciones

Existen muchos trípodes en el mercado y con un rango de precios muy amplio. Por eso nos hemos centrado en ofrecerte un abanico de posibilidades variado. Te presentamos cinco trípodes de diferentes características, pero versátiles y que pueden colmar las necesidades de cualquier aficionado a la fotografía, tanto esporádico, medio o avanzado.

El trípode ligero preferido de los usuarios online

Un trípode de gama baja para uso esporádico. Una buena opción a un precio muy económico para iniciarse en la fotografía. Soporta hasta 3 kg de peso y las patas se extienden hasta 1,20 metros (1,52 m con la columna central extendida).

Posee una zapata rápida de fácil manejo y fijación universal compatible con cualquier cámara. Las patas tienen tres secciones. Está fabricado en aluminio y plástico. Incluye funda para el transporte.

El mejor trípode en términos de relación calidad-precio

Trípode fabricado en aluminio y magnesio con una gran relación calidad-precio. Viene con rótula de bola, un pequeño nivel de burbuja y zapata de liberación rápida compatible Arca Swiss. Su capacidad de carga es de entre 6 y 8 kg.

La columna central se puede invertir para tomas a ras de suelo y tiene un gancho para colgar peso y mejorar la estabilidad. Incluye una bolsa para su transporte. Una buena opción a un precio asequible.

El mejor trípode de calidad a un precio asequible

Otro trípode de la marca K and F Concept con una interesante relación calidad-precio. Es una versión superior a la anterior, tanto por prestaciones como por calidad de construcción. Además, una de sus patas se convierte en monopie.

Alcanza un altura de 162 cm con la columna extendida y de 139 cm sin desplegar. Es algo más pesado (1,69 kg) y ocupa algo más plegado (42,5 cm). Es más robusto, estable y versátil, pero menos portátil.

El mejor trípode por su versatilidad y robustez

Vanguard es una de las marcas más clásicas y fiables de trípodes. Su serie Alta Pro es una de sus joyas en la gama media (media-alta por calidad de materiales y construcción). La columna central es abatible hasta 180º.

Las patas son de aluminio con 3 secciones. Su capacidad de carga recomendada es de hasta 7 kg. Su peso es de 2,4 Kg. Robusto y versátil, es ideal para fotografía macro y de naturaleza, pero válido también para cualquier situación.

El trípode de aluminio perfecto para acompañarte siempre

Manfrotto es otra de las marcas más clásicas y prestigiosas de trípodes y la serie 055 una de las más vendidas. Se trata de trípodes de gama media-alta diseñados para durar toda una vida si se cuida bien de ellos.

Este kit es muy robusto y muy versátil, posee una columna central que se puede colocar a 90o y darle la vuelta para tomas a ras de suelo. Las patas son de 3 secciones y 4 ángulos de apertura. Dispone de conector para colocar accesorios.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre trípodes para cámaras

Aunque un trípode es uno de los accesorios más sencillos para la práctica de la fotografía, es importante tener claros algunos conceptos; tanto a la hora de elegir uno como en el momento de utilizarlo. A continuación, vamos a tratar de arrojar un poco de luz sobre estas ideas que conviene saber para sacarle todo el provecho posible.

Mujer con suéter rosado

El trípode es un elemento indispensable para cualquier fotógrafo profesional, pero no lo es menos para un aficionado que quiera elevar el nivel de sus imágenes. (Fuente: Golub: 109659077/ 123rf.com)

¿Qué es un trípode?

Un trípode es un aparato, un elemento o estructura portátil de 3 patas que se utiliza para soportar el peso y mantener estable la cámara, evitando el movimiento de la misma y ofreciendo, de este modo, firmeza. Así, puedes librarte de temblores y vibraciones para mejorar la nitidez de la imagen en situaciones en las que, a pulso, cámara en mano, no es posible.

¿Cuándo se usa el trípode?

Siempre que el tiempo de exposición sea largo, es decir, que dispares a velocidades lentas, la foto puede salir movida o borrosa. Si aumentas la ISO para evitarlo se producirá ruido en la toma, independientemente del estabilizador de la cámara.
Es entonces cuando debes utilizar el trípode y, así, mejorar la nitidez de tus fotos.

La regla de la inversa de la focal nos da una idea del tiempo de exposición a que debes disparar para que la foto no salga movida. Se calcula dividiendo 1 entre la distancia focal del objetivo. Así, si utilizas una focal de 50 mm, el tiempo de exposición debería ser de 1/50 segundos o más rápido, 1/80, 1/100.*

En general, con tiempos de exposición más largos que 1/80 s o 1/100s, resulta difícil que la foto salga realmente nítida (a no ser que tengas el pulso de un cirujano). Por eso, con focales largas (zoom o teleobjetivo), su uso es imprescindible para hacer tomas nítidas a una ISO razonable que no provoque un «ruido» excesivo en la foto.

foco

*Nota: Si tu cámara es de formato APS-C, es decir, no es de formato completo (full frame), debes tener en cuenta el factor de recorte. En las cámaras APS-C, las de la mayoría de aficionados, la distancia focal del objetivo se ve multiplicada por este factor de recorte (1,5 en Nikon, 1,6 en Canon). Así, una distancia focal de 50 mm equivale en APS-C a unos 75 – 80 mm.

¿En qué situaciones y para qué tipo de fotografía se usa un trípode?

Tener que utilizar velocidades lentas, es decir, tiempos largos de exposición es algo con lo que puedes encontrarte en muchísimas situaciones. Además, para algunas especialidades fotográficas o para crear ciertos efectos, el uso del trípode es indispensable. Los enumeramos a continuación.

  • Fotografía con poca luz como, por ejemplo, durante la salida y la puesta de sol, o en interiores poco iluminados
  • Fotografía nocturna y light painting («pintar con luz»)
  • Para crear un efecto sedoso en el agua, ya sea en ríos, cascadas o el mar
  • Para capturar el movimiento: captar estelas de objetos o personas
  • Congelar el movimiento en la técnica del barrido
  • Autorretratos (selfies) y fotos de grupo en las que también quieras salir tú
  • Técnicas como el HDR (Alto Rango Dinámico), el time lapse o el focus stacking
  • Para trabajar con teleobjetivos grandes
  • Para grabar vídeos con la cámara sin molestas vibraciones
  • Fotografía de paisaje y panorámicas
  • Para fotografiar la naturaleza (fauna)
  • Fotografía macro o de aproximación
  • Para fotografías de ámbito arquitectónico o de interiores
  • Fotografía de producto o bodegón
Cámara

Los trípodes aportan estabilidad y firmeza a la cámara, sobre todo en situaciones de poca luz en las que disparar cámara en mano provocará trepidación y que la foto quede borrosa o movida. (Fuente: Lightfieldstudios: 118056310/ 123rf.com)

¿Qué ventajas e inconvenientes tiene un trípode?

Como habrás comprobado en la lista anterior, para determinados tipos de fotografía el uso de un trípode resulta necesario y, en muchos casos, indispensable. En todos ellos, al aportar estabilidad, te permitirá hacer mejores fotos, de más calidad en cuanto a nitidez y detalle. Pero trabajar con un trípode no solo tiene ventajas, también inconvenientes.

Ventajas
  • Mejoran la nitidez y calidad de la foto al aportar estabilidad a la cámara.
  • Permiten realizar fotos de calidad con poca luz y captar mejor todos los detalles.
  • Posibilitan hacer fotos en ángulos imposibles cámara en mano. Ayudan a pensar más la fotografía, a componer mejor la imagen.
  • Ayudan a trabajar más cómodo con teleobjetivos, sobre todo, si son grandes y pesados.
  • Son imprescindibles en autorretratos y en fotos de grupo en las que quieras salir tú, el fotógrafo.
  • Son indispensables en algunas prácticas fotográficas
Desventajas
  • Aportan un peso extra a tu equipo fotográfico y ocupan espacio en la mochila
  • Requiere tiempo montarlos y, por tanto, se pierde agilidad a la hora de hacer la foto.
  • No son recomendables para hacer fotos en lugares concurridos.

¿Se puede utilizar un trípode con cualquier tipo de cámara?

Excepto algunas compactas, hoy en día, la mayoría de cámaras disponen de una rosca para poder utilizar un trípode. Ya tengas una cámara analógica o digital, ya sea esta compacta, bridge (intermedia), réflex digital (DSLR) o sin espejo (llamadas también CSC, mirrorless o EVIL), el trípode será válido para todas ellas.

Las cámara se coloca en el trípode mediante una zapata de liberación rápida.

Esta zapata tiene una rosca estándar de 1/4 ”  (pulgada) que se atornilla a la cámara. Luego se coloca en el plato del cabezal y queda sujeta mediante un mecanismo muy sencillo pero seguro. Con la zapata enroscada en la cámara quitarla y ponerla en el trípode es muy rápido y fácil.

¿De qué partes se compone un trípode?

Un trípode está compuesto, básicamente, por un cabezal o rótula y un cuerpo, el trípode propiamente dicho. El cuerpo lo constituyen las tres patas y una columna central, aunque no todos los trípodes disponen de ella. A continuación te hablamos un poco sobre cada una de estas partes y cuál es su función.

  • Las patas del trípode son lo que proporciona estabilidad al trípode. Tienen varias secciones para poder extender el trípode en altura. Cada sección tiene un cierre para asegurarlas, ya sea de rosca o con un sistema de pestañas. Algunos trípodes tienen varios ángulos de apertura que permiten abrir las patas en diferentes posiciones, algo que añade mucha versatilidad.
  • El cabezal o rótula es el elemento que te permitirá ajustar el ángulo de la fotografía. Hay de diferentes tipos, aunque las más comunes son las de bola y las de 3 ejes (3D o 3 way). Algunos trípodes permiten poder cambiarlas, lo cual puede ser muy útil para practicar diferentes tipos de fotografía.
  • La columna central sirve para extender aún más la altura que alcanza el trípode. No todos disponen de ella. En la mayoría, la columna central se puede sacar y ponerla al revés para tomas a ras de suelo. En algunos, la columna se puede colocar horizontal o en diferentes ángulos.
Hombre tomando fotos

Un trípode es un aparato, un elemento o estructura portátil de 3 patas que se utiliza para soportar el peso y mantener estable la cámara, evitando el movimiento de la misma y ofreciendo, de este modo, firmeza. (Fuente: Chalabala: 86906730/ 123rf.com)

¿Qué tipos de rótula para trípodes hay?

Lo más importante de un trípode, lo que garantiza su función principal, son las patas. La rótula o cabezal es el elemento en que encontraremos más variabilidad y especialización. Te presentamos los más comunes en la siguiente tabla:

Rótula Características Ventajas e inconvenientes
Bola* Es un mecanismo formado por una bola que puede girar en todas direcciones. El ajuste se realiza en un solo movimiento con un tornillo de fijación único. Son sencillas, rápidas y muy fáciles de utilizar, pero menos precisas. Ocupan poco espacio.
3 ejes Permiten el movimiento independiente horizontal, vertical y lateral. El ajuste se realiza con 2 o 3 mandos. Son más precisas, pero más lentas a la hora de su uso. Más estables, pero más voluminosas. Ocupan más espacio.
Joystick Son una variante de las de bola que cambian el tornillo de bloqueo por un mando o joystick. Son muy ágiles en su uso. Rápidas y fáciles de utilizar. Son más voluminosas y, sobre todo, más inestables.
Para vídeo (2 ejes o 2D)** Son rótulas para grabar vídeo con la cámara fotográfica. El movimiento es de inclinación (tilt) y de paneo horizontal (pan), con control hidráulico para que sea muy suave. Tienen una palanca grande para que el movimiento sea suave, lo que hace que sean más voluminosas y pesadas.
Notas

*Cada vez más rótulas de bola tiene control de fricción para que el movimiento sea más controlado. Son las llamadas hidrostáticas. Son más caras pero más precisas y seguras.

** También hay rótulas híbridas que tienen todas las características de las de vídeo, pero se mueven en 3 ejes para fotografía. Permiten cambiar entre modo de foto y vídeo. Si piensas en hacer vídeos con la cámara, son una opción interesante.

¿Qué tipos de trípodes hay?

Hemos preparado una pequeña clasificación de los tipos de trípodes según su uso y calidad. La hemos hecho pensando en ti como aficionado a la fotografía, en tus posibles necesidades y en su coste. El rango de precios va desde los 20 €, más o menos, a cifras que pueden llegar a varios cientos para los de corte más profesional.

  • Trípodes de gama baja. Están fabricados en plástico y aluminio. Son todo en uno y no tienen partes que puedan separarse. Si eres un usuario esporádico, es decir, si lo vas a utilizar muy de vez en cuando para algún autorretrato, fotos de grupo o alguna foto de viaje, pueden ser una buena opción.
  • Trípodes ligeros o de viaje (gama media). Estos trípodes buscan un equilibrio entre la estabilidad y la ligereza, es decir, el peso y la facilidad para llevarlos a cualquier parte. Son una opción muy válida para cualquier fotógrafo aficionado que quiera utilizarlo en sus viajes, meterlos en su equipaje de mano y no cargar con mucho peso.
  • Trípodes de gama media alta. Son trípodes más robustos y pesados que los anteriores, pero permiten más opciones de movimiento y ofrecen más posibilidades. Si eres un aficionado medio que busca probar con fotografía macro, de producto o en estudio, encontrarás algunos muy versátiles, con un precio razonable y no muy pesados para llevar también de viaje.
  • Minitrípodes. Son trípodes muy pequeños, de apenas unos centímetros, prácticamente de bolsillo. Son muy útiles para llevar a cualquier parte y colocarlos sobre una roca, el suelo o una mesa, en cualquier sitio estable para aportar firmeza a la cámara. Están pensados para cámaras ligeras, aunque podemos encontrar algunos que soportan hasta 3 kg de peso.
  • Minitrípodes flexibles. Son también muy pequeños y los puedes llevar a cualquier parte. Como los anteriores, no elevarán mucho la cámara, pero pueden ser de gran ayuda. Al tener las patas flexibles o articuladas, pueden sujetarse, por ejemplo, en ramas y barandillas. Los más conocidos son los Gorillapod.

Mención aparte merecen los monopies, que no son trípodes propiamente dichos. Permiten disparar a velocidades más lentas y con mejor estabilidad que a mano, pero no tanto como con trípode. Se utilizan mucho en fotografía deportiva y de fauna. Muchos trípodes incorporan la opción de utilizar una de las patas como monopie.

¿Cómo se usa un trípode?

Te puede parecer que el uso de un trípode no tiene ningún secreto. Es cierto que es un aparato de uso sencillo, casi se diría que intuitivo, pero conviene tener en cuenta una serie de normas y consejos para utilizarlo correctamente. Esto te ayudará a asegurar que cumple su función principal, estabilizar la cámara y conseguir la foto deseada.

  • Antes de colocar el trípode, busca el encuadre que quieres cámara en mano.
  • Asegúrate de que la superficie donde lo vas a colocar sea estable. Abre las patas del trípode hasta el tope de seguridad. Coloca una de las patas mirando hacia lo que vas a fotografiar, así quedará un hueco entre las otras dos en el que moverte evitando tropezar.
  • Extiende las patas hasta la altura deseada. Siempre empezando por las secciones más gruesas, las más cercanas al cabezal. Las inferiores son más finas y, por tanto, menos estables.
  • La columna central es lo último que debe extenderse y, si es posible, no hacerlo, ya que es el punto menos estable de la estructura.
  • Comprueba que el cabezal esté bien nivelado y, para asegurar la estabilidad, si el trípode tiene gancho, puedes colocar un peso como la propia mochila en la que llevas tu equipo. Comprueba que los cierres de las secciones estén seguros, bien cerrados, pero no los fuerces.
  • Enrosca la zapata a la cámara y colócala en el cabezal. Normalmente se escuchará un clic cuando la zapata esté bloqueada en el cabezal. Luego, cierra el seguro de liberación.
  • Trabaja en modo manual, con la sensibilidad del sensor (ISO) más baja que permita tu cámara.
  • Ajusta el ángulo de la cámara con la rótula o cabezal y apaga el estabilizador de imagen del objetivo o de la cámara. El estabilizador no es necesario cuando se usa trípode, es incluso contraproducente y puede provocar una vibración al hacer la foto.
  • Es recomendable, si tu cámara réflex lo permite, que levantes el espejo para evitar la trepidación que produce. Por otro lado, es indispensable disparar con un control remoto o poniendo el temporizador de la cámara, así evitaremos la vibración al apretar el disparador.

Criterios de compra

Lo ideal, a la hora de escoger un trípode, sería tener muy claro el uso que vas a darle y el tipo de fotografía que vas a hacer. Tal vez lo más importante para un aficionado medio es combinar estabilidad con manejabilidad y precio. En definitiva, encontrar un buen equilibrio entre las prestaciones y el uso. Para ello, debes tener en cuenta una serie de criterios.

Uso y tipo de fotografía

Con una afición tan adictiva como, a veces, puede resultar la fotografía , es muy difícil saber a priori el uso que vas a darle a un trípode. Si vas a darle un uso muy esporádico, si vas a utilizarlo para algún autorretrato o para hacer alguna foto de grupo de vez en cuando, o en algún viaje; tal vez un trípode de gama baja puede colmar tus necesidades.

Si la fotografía es una afición a la que dedicas mucho tiempo, quieres mejorar, practicar diferentes tipos y capturar cada vez mejores imágenes, lo mejor es elegir un trípode de gama media o media-alta. Decídete por un trípode ligero si lo que buscas es llevarlo a todas partes, o por uno más pesado y versátil para fotos de bodegón, arquitectura o macro.

Camara encendida

Siempre que el tiempo de exposición sea largo, es decir, que dispares a velocidades lentas, la foto puede salir movida o borrosa. (Fuente: Sriphet: 108311478/ 123rf.com)

Capacidad de carga

La capacidad de carga es lo primero que debes mirar cuando te informes sobre cualquier trípode. Comprueba el peso máximo de tu equipo fotográfico, el de tu cámara y el objetivo más pesado que tengas o hayas pensado comprarte. Ten en cuenta también accesorios como el flash para calcularlo. Esto es de vital importancia para evitar poner en riesgo tu equipo fotográfico.

Elige siempre un trípode que soporte algo más que el total de esta suma. Lo ideal es que soporte entre el 50 % y el doble de este peso. Si compras el trípode con rótula, el peso soportado que se indica ya tiene en cuenta el cabezal. Pero, si quieres adquirir otra rótula, fíjate bien en el peso que es capaz de soportar por sí misma.

Patas: secciones, diámetro, tipo de cierre y pies

Las patas son el trípode propiamente dicho, lo que asegura su función principal: aportar estabilidad a la cámara. Debes tener en cuenta varias cosas sobre ellas a la hora de escoger tu trípode. Te hablamos un poco sobre ellas a continuación.

  • Secciones: Cuantas menos secciones tengan las patas, más estable será el trípode. Generalmente, lo mínimo son tres. A más secciones, más capacidad para plegar el trípode y menos tamaño para facilitar su transporte. Es pues una cuestión de decidir entre algo más estable o con más facilidad de transporte. Lo más normal para los de viaje son cuatro secciones.
  • Diámetro: A mayor diámetro de las patas, más estable será el trípode, pero también más pesado. Como con lo anterior, es una cuestión de buscar el balance adecuado. En general, un diámetro entre 28 -30 centímetros en la parte más ancha de las patas es suficiente para un equipo fotográfico de peso medio.
  • Tipo de cierre: Te encontrarás trípodes con cierres de pestaña y cierres de rosca. Los dos son resistentes y duraderos. Los de pestaña son más rápidos a la hora de trabajar y los de rosca algo más robustos. No es un criterio esencial y dependerá de tus preferencias.
  • Pies: Suelen ser de goma, válidos para prácticamente cualquier superficie. Sin embargo, si vas a utilizarlos en terrenos resbaladizos, blandos o vas a meter el trípode en el agua, sería bueno que terminen en clavo, en una punta metálica. Muchos trípodes tienen las dos opciones, basta con quitar la goma. En otros, se pueden adquirir las puntas metálicas por separado.

Rótula y zapata

Lo más normal a la hora de comprar un trípode es hacerlo con la rótula incorporada, pero puedes adquirirla por separado. Un trípode con cabezal intercambiable permite usar rótulas especiales o, si se estropean, cambiarlas fácilmente. Las rótulas básicas para el equipo de cualquier aficionado o profesional son las de bola o las de tres ejes.

  • Rótula de bola. Hoy en día son las más utilizadas. Son más ligeras y ocupan menos espacio, lo que las hace ideales para un trípode ligero o de viaje. Son menos precisas que las de tres ejes, pero cada vez más hay rótulas de bola con control de fricción e hidrostáticas que aportan un control total sobre el giro. Aunque estas últimas son más caras.
  • Rótula de 3 ejes (3 D o 3 way). Son más pesadas y ocupan más espacio, aunque, actualmente, la mayoría de fabricantes las ha reducido al mínimo indispensable. Son más precisas y más estables, y aportan más control en el movimiento. Si lo tuyo es la fotografía en estudio o la fotografía macro, son una gran opción.

La zapata, el sistema de fijación de la cámara en el plato de la rótula, es otra cosa que debes tener en cuenta. Cada marca suele tener su propio tipo de zapata, pero actualmente, hay un estándar muy extendido: el sistema Arca Swiss. Es el más práctico y compatible, además de muy seguro y fácil de utilizar.

Hombre en montañas

Mejoran la nitidez y calidad de la foto al aportar estabilidad a la cámara.
(Fuente: Anyaberkut: 82482229/ 123rf.com)

Material, peso y altura

La pregunta es: ¿aluminio o fibra de carbono? Estos son los materiales con los que actualmente se fabrican la mayoría de trípodes. El aluminio es más duro, más resistente a la corrosión, más pesado y más económico. Absorbe peor las vibraciones y es mucho más sensible a la temperatura.

En condiciones muy frías o muy calurosas lo notarás al tocarlo.

La fibra de carbono es un material bastante resistente y más ligero, pero soporta bien el peso. Esto hace a los trípodes de fibra de carbono más caros. Absorben mejor las vibraciones que puedan provocarse durante el disparo. No son tan sensibles a la temperatura y trabajan muy bien en condiciones extremas de frío y calor. Son más delicados y hay que cuidarlos más.

El peso del trípode influye en la estabilidad del mismo. Lógicamente, a más peso, más robusto y estable. Si lo que buscas es poder llevarlo a cualquier parte o poder meterlo en la maleta para viajes, te conviene uno ligero. Hay opciones de apenas 1,5 kg que ya hemos recogido en nuestra lista. Estas son muy estables y funcionan bien con equipos fotográficos medios.

La altura máxima del trípode es importante para poder hacer tus fotos más cómodamente. Que el trípode más la cámara quede a la altura de los hombros es una buena referencia, así podrás mirar por el visor sin agacharte demasiado. Siempre ten en cuenta que la altura máxima se da con y sin la columna central, un elemento que desplegado resta estabilidad.

Columna central

La columna central es un elemento con el que vienen la mayoría de trípodes. Aunque resta estabilidad al desplegarse, aporta mucha versatilidad, sobre todo si es descentrable. Si se puede colocar en horizontal o en diferentes ángulos, te permitirá hacer fotos que resultarían imposibles sin ella. Esto es crucial en fotografía macro y en fotografía de producto.

Sin embargo, la mayoría de expertos no la recomiendan para fotografía nocturna, de arquitectura o de paisajes. Sobre todo en fotografía nocturna, en que los tiempos de exposición son realmente largos, sin la columna central ganarás estabilidad y, por tanto, nitidez. En estos casos, es mejor buscar un trípode que sin columna proporcione una altura de trabajo cómoda.

Resumen

Si eres un aficionado a la fotografía, el trípode es un elemento indispensable para tu equipo ya que aporta estabilidad a la cámara y, por tanto, nitidez y calidad a tus fotos. Con él podrás llevar tus imágenes a un nivel superior, prácticamente profesional. Además, te permitirá practicar técnicas y tipos de fotografía que sin él serían imposibles.

A la hora de elegir uno de los mejores trípodes del mercado, lo más importante es buscar el equilibrio entre la estabilidad, la versatilidad y el peso a la hora de transportarlo. Además, debes valorar también tu presupuesto. Pero lo más importante es que sepas para qué tipo de fotografía vas a utilizarlo y tengas en cuenta el peso de tu equipo fotográfico.

Si te ha parecido útil nuestra guía y te ha gustado el artículo, no dudes en compartirlo o dejar un comentario. Nos será de gran ayuda. ¡Muchas gracias!

(Fuente de la imagen destacada: Rawpixel: 96571894/ 123rf.com)  

¿Por qué puedes confiar en mí?

Victor Crespo Redactor SEO
Los redactores de REVIEWBOX.es investigan y escriben artículos informativos de la más alta calidad sobre diferentes temas de consumo.