destacada
Última actualización: 02/06/2020

Nuestro método

35Productos analizados

17Horas invertidas

8Artículos evaluados

865Opiniones de usuarios

¡Por fin llega el buen tiempo! Y con él, las ganas de ponernos al sol y disfrutar de un momento relajante en nuestra piscina o en la playa. No importa si eres más de agua dulce o salada, lo que todos tenemos en común es el gusto por la comodidad. ¿Y se te ocurre algo más cómodo que una tumbona plegable?

A nosotros tampoco. Por ello, hemos creado esta guía en la que te lo contamos todo sobre la que se convertirá en nuestra mejor aliada este verano. ¿Todavía no tienes una? ¿Crees que es momento de modernizar la tuya? ¡Continúa leyendo y entérate de los mejores tips para hacerlo!




Lo más importante

    • Digan lo que digan, no es lo mismo tomar el sol en el suelo (arena o césped, poco importa) que en una tumbona. Y si además es plegable y te la puedes llevar allá donde vayas, mejor que mejor.
    • Con el paso del tiempo, las tumbonas plegables se han ido modernizando y, en la actualidad, podemos disfrutar de modelos verdaderamente cómodos a la par que prácticos.
    • Eso sí, para no arrepentirnos de nuestra elección, es fundamental tener en cuenta criterios de compra como la forma, los materiales, la portabilidad o los extras. ¡Lo queremos todo! 

Las mejores tumbonas plegables del mercado: nuestras favoritas

Sabemos que no puedes esperar para disfrutar de ese merecido descanso en el que llevas pensando desde que el año pasado dijimos adiós al verano. Por ello, y para facilitarte la búsqueda de tu nueva tumbona plegable, hemos preparado para ti una selección con las mejores del mercado. ¡Echa un vistazo!

Guía de compras: Lo que debes saber sobre las tumbonas plegables

¿Nunca te has parado a pensar si has estado todo este tiempo eligiendo mal tus accesorios para tomar el sol? Si has llegado hasta aquí, es muy probable que lo hayas hecho. Por ello, queremos responder a todas esas dudas que se te pasen por la cabeza respecto a tu nueva tumbona plegable. ¡Dispara!

Con el paso del tiempo, las tumbonas plegables se han ido modernizando y, en la actualidad, podemos disfrutar de modelos verdaderamente cómodos a la par que prácticos. (Fuente: Tymonko: 102127039/ 123rf.com)

¿Por qué elegir una tumbona plegable?

Tumbonas hay muchas. Pero ¿por qué una plegable? Esta es una de las cuestiones más recurrentes. Y la respuesta es realmente sencilla: la comodidad y la versatilidad. Sí, como lo oyes. Con una tumbona plegable contarás con todas las ventajas de una tradicional y además:

  • Son mucho más ligeras y fáciles de transportar.
  • Estas características no están reñidas con la comodidad, ya que sus materiales de fabricación también son de calidad y cuentan con múltiples extras.
  • Cuando se pliegan, son muy compactas y las puedes guardar en cualquier lugar.
  • Que sean compactas también es útil cuando las queremos llevar en el coche a la playa o a algún viaje.
  • Se pliegan y montan muy fácilmente, y sin ningún esfuerzo.

Diferencias entre una tumbona plegable, una silla de playa y una hamaca

Vale, vemos todas las ventajas que tienen las tumbonas plegables y nos gustan. Sin embargo, si ya tenemos una silla de playa o una hamaca, ¿realmente será necesaria una tumbona? Sí y no. Depende de para lo que la quieras porque, de hecho, estos tres artículos son bastante diferentes. ¡Fijate en esta tabla!

Tumbona plegable Silla de playa Hamaca
Uso Es práctica y funcional tanto para la playa como para la piscina Se suele utilizar principalmente en la playa No es muy fácil de transportar, por lo que es mejor utilizarla en la piscina
Comodidad Es muy cómoda y cuenta con muchos extras No es tan cómoda, pero hay veces que es suficiente para un día de playa En términos de comodidad, se encuentra a medio camino entre la tumbona y la silla de playa
¿Portátiles? Es fácil de transportar, y se monta y desmonta de forma sencilla Están diseñadas para ser portátiles Están más pensadas para ocupar una posición estática en el jardín que para ser transportadas
Tamaño Aunque al abrirse son grandes, se pliegan de forma muy compacta Son las más pequeñas de todas Llegan a resultar muy aparatosas 

¿Existen diferentes tipos de tumbonas plegables?

Tipos, como tal, no. Pero, por supuesto, no todas las tumbonas plegables son iguales. Con esto nos referimos a que, aunque todas ellas comparten unas características comunes, hay ciertos aspectos que las diferencian. Por ejemplo:

  • Tumbonas plegables con ruedas: son muy prácticas, ya que las ruedas nos permiten moverlas con mayor facilidad, tanto plegadas como extendidas.
  • Tumbonas acolchadas: las más cómodas, ya que cuentan con un acolchado que aporta confort mientras estamos tumbados sobre ellas.
  • Tumbonas plegables fijas o multiposición: aunque la mayoría de los modelos actuales son multiposición, es decir, permiten ajustar el respaldo, todavía existen algunas que son fijas.

Las tumbonas plegables son mucho más ligeras y fáciles de transportar.
(Fuente: Shiyan: 32754977/ 123rf.com)

¿Cuál de ellas es mejor para llevar a la playa?

Cuando nos hacemos con una tumbona plegable, nuestra idea es poder transportarla con facilidad y llevarla tanto a la piscina como a la playa. Sin embargo, dependiendo del uso que le queramos dar, tendremos que fijarnos en unas características imprescindibles para que nos resulte práctica y cómoda. 

Características Piscina Playa Jardín particular
Imprescindibles Resistencia al sol
Impermeable
De secado rápido
Con bolsillos
Portátil
Plegable
Resistente al sol
Impermeable
De diseño (es parte de la decoración del jardín)
Cómoda
Recomendadas Fácil de transportar
Cómoda
Con bolsillos
Cómoda
Resistente al sol
Impermeable
No necesarias (opcionales) Plegable
De diseño
Diseño Portátil
Plegable
Con bolsillos

Y cuando no las utilice, ¿cómo debo almacenar mis tumbonas plegables para que no se estropeen?

Esta es, sin ninguna duda, una de las cuestiones fundamentales para las tumbonas plegables (y para cualquier artículo de verano). Las tumbonas deben ser un artículo duradero y, para ello, es imprescindible mantenerlas como es debido durante los meses en los que no las utilizamos.

¿Sabías que uno de los principales motivos por los que debemos cambiar de tumbona de un verano para el otro es el almacenaje incorrecto? Pues sí, y eso que es muy sencillo. Solamente debes asegurarte de guardar tus tumbonas en un lugar alejado de la luz y del exceso de humedad.

Puedes hacerte con una funda especial para estos artículos o simplemente cubrirlas con una bolsa. Eso sí, no te olvides de lavarlas bien (dependiendo del material) antes de guardarlas. Por supuesto, deberás repetir esta operación cuando las saques de nuevo al año siguiente.

Las tumbonas plegables son muy compactas y las puedes guardar en cualquier lugar.
(Fuente: Petchmai: 93274352/ 123rf.com)

Criterios de compra

En un primer momento, puede parecerte que elegir una tumbona plegable es de lo más sencillo. Sin embargo, si no lo haces bien, es muy posible que te arrepientas. Por ello, es fundamental que tengamos en cuenta algunos criterios de compra como los que te mostramos a  continuación. 

Forma y comodidad

Para ir descartando modelos hasta dar con el más adecuado para nosotros, lo mejor es empezar por lo más general: la forma. Existen tumbonas plegables con formas diferentes y no todas te resultarán igual de cómodas, dependerá de tus gustos y del uso que le vayas a dar. Antes de nada, debes tener en cuenta dos aspectos:

  1. Las tumbonas que se tumban por completo y te permiten tener una posición totalmente horizontal están más pensadas para relajarte y tomar el sol.
  2. Aquellas que se mantienen en posición semitumbada o algo más erguidas resultan más prácticas para mantener una conversación o leer.
Tipo de tumbona
Tumbona plana Se reclinan completamente, aunque también suelen contar con una posición más erguida. Son ideales sobre todo para broncearnos por la espalda.
Tumbona en forma de S Son las más ergonómicas y están diseñadas para adaptarse a la forma del cuerpo, por lo que para muchos son las más cómodas. Dentro de este tipo encontramos las de gravedad cero, diseñadas para personas con problemas de movilidad o a las que les cuesta levantarse.
Tumbona multiposición Por su diseño, son las más versátiles. Permiten regular la posición del respaldo y la zona de los pies dependiendo del momento y las necesidades. Además, se hace de forma muy sencilla.

Material

Acero, aluminio, madera, ratán, PVC o resina. Cuando llegamos a este punto, solemos abrumarnos entre tanto material y no somos capaces de distinguir cuál es el que realmente nos conviene. Pues bien, todos ellos tienen sus ventajas y sus inconvenientes, por lo que la elección dependerá, una vez más, de nuestros usos y necesidades:

Material Ventajas Inconvenientes
PVC Estas tumbonas son muy resistentes, económicas y no pasan de moda. Se calientan mucho al sol, por lo que es recomendable poner un cojín encima.
Aluminio (solo en la estructura)* Es muy ligero e inoxidable, lo que aporta durabilidad. Además, los diseños de estas tumbonas suelen ser modernos. También es algo menos resistente y se deforman con facilidad por los golpes o el uso demasiado prolongado.
Acero Es el material más resistente. Es más pesado y más incómodo de transportar.
Ratán Puede ser sintético o natural, es un material muy ligero y fácil de transportar. Si la tumbona se va a mojar con frecuencia (que lo hará), será necesario elegir un ratán sintético.
Madera Tienen un diseño rústico y bonito, se suelen fabricar con maderas exóticas como la teca, la acacia o el abeto. Necesitan un mantenimiento más frecuente y no soportan bien la lluvia, la humedad o las altas temperaturas.
Resina Estas tumbonas son muy resistentes al agua y a las altas temperaturas. No es un material muy cómodo, por lo que también será recomendable el uso de un cojín. 

*En este caso, el asiento suele estar fabricado con textileno, un material flexible y cómodo que se teje con fibras de PVC.

Plegado

Tranquilo, no hay diferentes tipos de plegado. Ya hemos tenido suficiente, ¿verdad? Llegados a este punto, una vez escogidos la forma y el material, debes fijarte simplemente en la forma de plegarse de cada modelo. En compras por Internet, suele ser algo que viene especificado por el fabricante, ya que es uno de los aspectos determinantes.

Lo más importante en este caso es que el plegado sea sencillo. Como hemos mencionado antes, cuando ya estamos a punto de tumbarnos, lo último en lo que queremos pensar es en ponernos a montar y desmontar la tumbona. Por supuesto, cuanto más se pliegue, mejor.

La tumbona plegable es práctica y funcional tanto para la playa como para la piscina.
(Fuente: Sandrine: 43895430/ 123rf.com)

Transporte y versatilidad

Si seguimos pensando de un modo práctico, no podemos pasar por alto la cuestión del transporte y la versatilidad de nuestra futura tumbona plegable. En cuanto al transporte, existen dos bases fundamentales: un plegado lo más compacto posible y, si queremos ir un paso más allá, que tenga ruedas.

Por su parte, cuando hablamos de versatilidad nos referimos sobre todo a los diferentes usos que le podremos dar a la tumbona. Un modelo realmente versátil debería:

  1. Tener un respaldo regulable en varias posiciones para encontrar la que más cómoda nos resulte según la situación.
  2. Que los materiales fueran lo más resistentes posible para poder llevarla tanto a la playa o a la piscina, o simplemente tenerla como parte de la decoración del jardín.
  3. Contar con algunos extras que nos harán mucho más confortable el rato que pasemos en la tumbona.

Extras

¿Y cuáles son esos extras de los que hablábamos? Pues simplemente son complementos o accesorios que, aunque a simple vista puede parecernos que no necesitamos, después acabarán por marcar la diferencia. Muchos de ellos vienen incluidos en el propio paquete de la tumbona o, de lo contrario, los podemos comprar aparte. Entre los más demandados podemos encontrar:

  • Cojín o colchón: si queremos añadir un extra de comodidad. Además, en algunos materiales muy duros, más que una opción es una necesidad.
  • Parasol: sobre todo si nos gusta pasar mucho tiempo en la tumbona, es necesario cubrir la cabeza. La mayoría de modelos actuales cuenta con uno en su propia estructura, pero además existen algunos con enganches universales muy fáciles de colocar.
  • Posavasos: ideal para tener siempre a mano nuestra bebida refrescante favorita en esos días de mucho calor. Ocurre lo mismo que con el parasol, podemos encontrar modelos universales.
  • Funda: esencial para almacenar y mantener en buen estado las tumbonas durante todos esos meses que no las utilizamos, protegiéndolas tanto de la lluvia y la humedad como del polvo.

Resumen

¿Es que ahora mismo puedes pensar en algo más que en tumbarte al sol para pasar un día relajante de playa o piscina? Difícilmente. Y, sin ninguna duda, si a ese pensamiento le añades una buena tumbona plegable, mejorará considerablemente. Por suerte, el mercado pone a nuestra disposición una gran variedad de ellas.

El hecho de que sea plegable nos permite llevarla con nosotros a la playa, a la piscina o simplemente nos resultarán más cómodas de almacenar. Sea como fuere, los modelos actuales cada vez son más cómodos y están diseñados para ofrecer un confort total. Eso sí, asequible para todos los bolsillos. ¿Todavía quieres seguir pensando?

Si te ha gustado nuestra guía sobre tumbonas plegables, compártela en redes sociales y déjanos un comentario. ¿Por cuál de todas ellas te has decantado?

(Fuente de la imagen destacada: Bazru: 102566293/ 123rf.com)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Beatriz Cámara Traductora y redactora
Soy redactora freelance desde hace ya algún tiempo y creo que los ingredientes fundamentales para elaborar un artículo de calidad son el rigor en la información y un toquecito de buenas maneras. Dedico mi día a día a investigar y escribir sobre cosmética, belleza, crianza efectiva y productos para el hogar.